Señor Jesús, tu conoces mi corazón,
que tan lejos de ti vagó en el pecar.
Tu santa ley me hizo comprender mi error,
y tu Palabra mi perdición.
Creí que solo pude andar,
por los caminos de tu ley,
y sin ayuda alcanzar tu majestad.
Más tu palabra me enseñó
que mi pecado entre los dos,
desde el principio puso la separación.
www.iglesiaciudadmeridiana.org
Gracias Señor, porque mi alma en ti confié,
y misericordia en tu cruz hallé.
Con tu perdón renovaste todo mi ser,
y vida nueva en ti encontré.
ahora me queda por vivir
toda una vida en tu amor,
siguiendo el camino que tu Hijo mostró.
Fuerzas tú siempre me darás
con tu Palabra y dirección;
y alabarte siempre podré. Gracias Señor
www.iglesiaciudadmeridiana.org
Descargar

Slide 1