Nuestra vida
vista con
la mirada de Dios
Los inicios del Prado en Chile
El año 1959 en la diócesis de Talca, siendo
obispo el Padre Manuel Larraín y el Padre
Enrique Salman, Sacerdote diocesano, Asesor
de la JOC.
Es el padre Salman quien descubre a un grupo
de jóvenes que buscaba una congregación
religiosa para consagrar sus vidas al Señor.
Es la participación de estas jóvenes en
la JOC que las lleva a discernir una
vida religiosa misionera inserta en el
mundo popular.
En aquella época no existía ninguna
congregación en Chile que respondiera a
sus inquietudes.
Esto llevó a aquellas jóvenes a pensar en
crear una congregación, resolviendo así
vivir en comunidad y orientadas a la
misión de la diócesis, dependiendo
directamente del Obispo.
Tener una formación apostólica
a partir del evangelio, y como
centro a Jesucristo.
Surgen
críticas
que
algunos
Sacerdotes presentan al Obispo, y él,
sin quitar el permiso otorgado opta
por dejar esta iniciativa totalmente
bajo la responsabilidad del Padre
Enrique Salman.
Ante esta realidad el Padre
Salman decide ir a Francia
para ponerse en contacto
para conocer la experiencia
de las religiosas llamadas
auxiliares del Clero, pero
antes pasa por Lourdes a
confiarle a la Virgen esta
difícil tarea.
Pbro. Enrique Salman
En una conversación con los Padres
asesores de la JOC donde el se
hospedaba, uno de estos al escuchar lo
que estaba buscando le dijo que fuera a
Lyón a hablar con Monseñor Ancel.
Monseñor Ancel, muy interesado lo puso
en contacto con la Hermana Marie Claire,
superiora general del las Hermanas del
Prado.
ESTA ENTREVISTA FUE DESICIVA
PARA EL PASO SIGUIENTE QUE
TUVIERON QUE DAR.
IR A FORMARSE A FRANCIA.
Es así que en abril de 1961
viajan a Francia:
•
•
•
•
•
Margarita López,
Petronila Adasme,
María isabel Cortés-Monroy,
Mónica Acevedo, y
Gabriela Mesa
Entre 17 y 25 años de edad.
Hacen su primera formación en
Limonest, después de 4 años vuelven
a Chile el 27 de abril de 1965, junto a
3 Hermanas Francesas:
Marie Noël Anselme,
Juanita Vandel, y
Elizabeth Lyan
La primera fundación fue en la
ciudad de Talca, En un sector muy
pobre llamado Abate Molina de la
Parroquia Santa teresita.
Permaneciendo 3 años allí.
Desde la llegada a Chile las hermanas
tienen la preocupación de ganarse la
vida por medio del trabajo, como una
manera de compartir la vida de la
gente en medio de la que vivían.
Nuestros compañeros y compañeras
de trabajo si valoran nuestra
presencia en ese codo a codo con
ellos, sin privilegios.
Como un pequeños signo de esta
Iglesia sin poder, donde todos somos
iguales.
Etapas vividas…
Vivencias que nos han marcado
Durante el Gobierno militar (dictadura) hubieron
algunos Sacerdotes y religiosas, entre ellas
nosotras; que se organizaron para defender a las
victimas de los derechos humanos… entre ellos:
Monseñor Silva Henríquez, cardenal, Don Carlos
González, obispo de Talca. Santiago y Talca eran
las dos diócesis en donde en ese tiempo nos
encontrábamos.
Lo que más nos ha marcado…
En el año 1980, la salida de la Hermana
María Isabel Cortés-Monroy, una de las 5
primeras Hermanas. Este fue un duro
golpe para nuestra Congregación.
La fundación en Bolivia
Que no llegó a concretarse,
La alegría de la fundación en Colombia,
El nombramiento de Juanita Vandel, que
era nuestra regional y fue llamada al
consejo general, en Francia.
Otras Hermanas francesa vinieron a
compartir con nosotras y cada una dio lo
mejor de si en el anuncio de Jesucristo y
en el «vivir-con»
Lugares donde se ha ejercido la Misión
En 1966 por un llamado del cardenal Raúl Silva
Henríquez se funda una comunidad en el Salto.
A la vez el Obispo Fernando Aristía, hace un
llamado para que nuestra Congregación se vaya a
una población muy marginal de la zona oeste de
Santiago, nueva Matucana, a orillas del rio
Mapocho. Las Hermanas allí enviadas trataron de
organizar la vida Pastoral en medio de la pobreza y
marginalidad.
En la diócesis de Talca
En el año 1969 se funda la comunidad del
Esfuerzo, en las búsqueda de vivir en medio de
los más pobres.
A nivel Pastoral trabajamos en la Parroquia
respondiendo a las necesidades del sector,
(JOC, MOANI, ANECAP), Pastoral Sacramental.
En 1967 se funda una nueva
comunidad en Santa Rosa de
Lontué, sector rural.
Esto porque a nivel diocesano
había mucho interés de estar cerca
del mundo campesino, sobre todo
por la reforma agraria que se vivía
en ese momento.
Es por ello que se crea la Pastoral
Rural. Trabajando en la formación
de
pequeñas
comunidades
cristianas de base.
En 1975 se funda la comunidad del
Barrero, sector norte de Santiago. Las
Hermanas venían del Salto donde ya
había laicos que podían asumir el trabajo
pastoral.
Era el Barrero un lugar más
pobre, la hermana Toya hacía
clases en la población en un
bus que estaba habilitado
como aula de clases.
En 1978 se funda la comunidad
de Hualañé, en la Costa de
Curicó de la diócesis de Talca.
Esta inserción duró 13 años,
con atención especial en la
formación de responsable de
comunidades de Base.
1969 se fundó el Primer
Noviciado, donde se formó la
Hna. Carmen.
1974 se abrió nuevamente el noviciado en La
Reina, sector del Salto, donde se formaron las
Hermanas: Toya, Nora, Lucía, acompañadas por la
Hna. Ma Noël como formadora.
1978 se trasladó el noviciado a Maipú, zona oeste
de Santiago, siendo Teresa Cuëpel la formadora.
En 1984 se cambiaron a Los Pionero, sector de
Maipú, allí se formó la Hna. Magaly. Desde
entonces hasta ahora es el noviciado, siendo
formadoras sucesivas. Teresa, Nora y María Elena.
Siempre el noviciado se ha tratado de que
esté en un sector popular donde las
jóvenes puedan tener tiempo de desierto,
pero también el «vivir-con» y el trabajo
pastoral.
En 1994 se va a una nueva diócesis,
Chillán, a la población el Roble, a petición
del Obispo Alberto Jara Franzoy.
Tras un discernimiento en la región,
decidimos cerrar las comunidades donde
llevábamos más tiempo;
• El Esfuerzo, Talca, 30 años;
• El Barrero, Santiago, 24 años;
• Santa Rosa de Lontué, 27 años;
SE ABREN NUEVAS COMUNIDADES
Pelarco, sector rural de Talca,
parroquia con 22 comunidades
donde
las
Hermanas
acompañan junto al Párroco
desde el año 1999.
El Rodeo, Santiago, sector muy
pobre y estigmatizado por la
drogadicción, de la misma
parroquia del Barrero. En el
sector norte, se abrió en 1999
y se cerró el 2009.
En el año 2008 se funda la comunidad
de Vallenar, en la diócesis de Copiapó,
en el norte de Chile, en una población
nueva, gente de trabajo duro por ser
sector minero, marcado por la falta
de agua y de fuentes de trabajo.
Las hermanas comparten con la
gente la denuncia por las grandes
transnacionales que por conseguir
el oro, destruyen la ecología, en
especial las reservas de agua
dulce.
Actualmente estamos en 4 diócesis, con
una comunidad en cada una, estas son:
•
•
•
•
Santiago, el noviciado en Maipú;
Copiapó, en Vallenar;
Talca, en Pelarco;
Chillán, en el Roble:
Descargar

Hermanas_Prado_Chile..