1.La esperanza que podemos cambiar.
LA PREGUNTA GRANDE: ¿Qué esperanzas y
objetivos dan dirección a tu vida?
Los seres humanos son "buscadores del significado".
Cuando sufrimos, luchamos, logramos algo o nos
relajamos, nos preguntamos, conscientemente o
subconscientemente, "¿Cuál es el punto? ¿Cuál es el
objetivo? ¿Qué significa esto?" Las respuestas que nos
damos a nosotros mismos — los sentidos que damos a
nuestros pensamientos y acciones —
Nuestros días son mezclados.
Seguramente sonreímos y nos reímos,
pero antes de que el día se acabe también
podemos fruncir el ceño, gritar, o llorar.
Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo soñando
con lo que podría ser.
Si sólo el jefe fuera más paciente. Si sólo mi marido
se preocupara más. Si sólo mi padre no bebiera
tanto. Si sólo mi hijo dejara de discutir y escuchara.
Si sólo nuestra vecindad fuera más amistosa. Si sólo
hubiéramos sido capaces de conseguir aquella casa.
Al hacer esto, tenemos cuadros en nuestra mente.
Miramos nuestras vidas y nos decidimos dónde el
cambio es necesario y a qué esto
debería parecerse. El problema es que hasta nuestras
mejores definiciones del cambio nos fallan.
La Biblia nos confronta con una
realidad difícil de aceptar: el cambio más
necesario en nuestras vidas no es el cambio de
nuestras situaciones y relaciones, sino de
nosotros mismos.
Soñamos con el cambio de lo derredor,
mientras Dios trabaja en medio de lo derredor
para cambiarnos a nosotros. ¿De qué y a qué
quiere él cambiarnos?
De nosotros mismos.
para que...llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la
corrupción que hay en el mundo a causa de la
concupiscencia" (28 Pedro 1:4 RVR). ¡Este
es el verdadero cambio! ¡Mi naturaleza egoísta
y pecadora siendo reemplazado por su
naturaleza divina! Dios me está formando en
su propia imagen.
Dejando objetivos de comodidad personal y
autorrealización, comienzo a extender la mano
hacia Cristo, deseando cada vez parecerme más a
él. Cuando haga esto, me preparo cada vez más
para mi destino final con él.
Aquí está la parte dura:
no nos sale natural unir los modos que
pensamos, sentimos, y actuamos en
medio de la lucha, con nuestro destino
final de la vida en el cielo con Cristo.
De eso se trata este plan de estudio. Es
para ayudarte a unir la gracia
transformadora de Dios y tu futuro
en la eternidad con las luchas que
enfrentas a diario.
Busca Filipenses 1:3-11.
¿Notaste el entusiasmo de Pablo en este pasaje? ¡Está
lleno de realidad y esperanza! ¡Pablo se dirige
claramente a gente que necesita crecer, quiénes
viven en el mundo verdadero con todas sus
presiones, problemas, e imperfecciones, sin embargo
cuando él piensa en ellos, él rebosa de confianza!
¿Cuál es la fuente de esta confianza?
No es la capacidad de sus lectores de
salir adelante por si mismos, o hacer
que sus relaciones estén bien, o
ajustar todas sus circunstancias.
¡Para nada!
Un Cuadro de Nuestro Destino Final
Para una vislumbre más llena de nuestro futuro, busca
Apocalipsis 7:9-17.
Este pasaje permite que nosotros escuchemos a escondidas en
la eternidad. ¿Te ves en la muchedumbre? Nos dan el
privilegio de oír las alabanzas de las personas que sufrieron
bajo el calor ardiente del sol en un mundo caído. Ellos ahora
están parados, cambiados, purificados, y libres ante del trono
del Cordero quién es su Pastor. ¡Este es nuestro destino final!
¡Qué diferentes nuestras vidas pueden ser aquí cuando
aprendamos a vivir con este cuadro en mente!
Efesios 4:24
24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia
y santidad de la verdad.
Aquí es donde Dios te está guiando. El destino
final es su cuarto de trono donde juntos, en trajes
blancos de justicia y corona en nuestras cabezas,
celebraremos el verdadero por qué vivir: el
Cordero y su salvación.
¿Puedes verte allí? ¿Te anima esto cuando miras tu
vida?
Promesas Presentes para Aquel Destino
Final
Piensa otra vez: ¿para qué vives? ¿Cuál es tu
objetivo en la vida? Cada vez que le alzas la
voz, esperas llevar a cabo algo. ¿Cuál es
aquella esperanza? ¿Cuál es aquel objetivo? Si
trabajas cuarenta y ocho horas por semana,
estás pensando en un objetivo. Ciertas
esperanzas y promesas dirigen tu vida.
¿Entonces, cuáles son?
La pregunta es si aquellas esperanzas,
proyectos, objetivos y promesas son dignos
de tu llamamiento verdadero como un hijo
de Dios. ¿Reflejan ellos los objetivos de
Dios de renovar y refinar tu corazón y
mente para hacerte más como Jesús? ¿Están
ellos de acuerdo con tu destino final? ¿Y te
traen ellos más cerca al que te llevará allí?.
Preparando Para Aquel Destino Final
El enfoque en Cristo y nuestro destino final
tiene un gran impacto en nuestras
respuestas a problemas en el presente.
Somos tentados a creer que somos
impotentes de cambiarnos y que todo el
esfuerzo no tiene sentido.
Pero la esperanza y las noticias buenas del
evangelio son que Cristo ha triunfado al
pecado y la muerte, y junto con ellos cada
fin sin sentido y destructivo.
La Biblia dice que Cristo nos da su
"plenitud" (Colosenses 2:9, 10). Aquella
plenitud es el Espíritu Santo. Dios
mismo viene para vivir dentro de
nosotros, y en él tenemos todo lo que
necesitamos para ser progresivamente
transformados de lo que somos en la
propia imagen de Cristo.
Oremos que el Señor nos dé ojos
para ver la plenitud de lo que ya
nos ha sido dado. Sólo entonces
podemos nosotros realmente ser
cambiados.
¿Cuándo la gente amenaza tus esperanzas
y objetivos, como reaccionas?
Escoge un lugar de oportunidad o presión,
dificultad o bendición, donde necesitas
verte cambiado y llevado por Cristo.
¿Cómo cambiará aquella perspectiva tu
respuesta a tal situación?
Escoge un lugar de oportunidad o presión,
dificultad o bendición, donde necesitas
verte cambiado y llevado por Cristo.
¿Cómo cambiará aquella perspectiva tu
respuesta a tal situación?
2.La persona que nos cambia:
El cambio, según la Biblia, es sumamente
personal y relacional. La escritura usa el término
"pacto" para describir la buena voluntad de Dios
de unirse en la relación con nosotros y elige el
matrimonio como el mejor modo de representar
lo. Sólo cuando entiendes lo que quiere decir estar
casado con Cristo vas a entender lo que él ha
estado haciendo para ti y en ti.
Así que estas casado con Cristo Jesús
2 Corintios 11:1-3
¿Tiendes a pensar en Cristo como un buen
premio de consuelo? ¡Sabes, si todo lo demás
en la vida te falla, todavía tienes a Cristo para
echarte la mano! ¿Te encuentras invirtiendo tu
tiempo, energía, y esperanza en la aprobación
de otros, éxito de la carrera, estado físico,
estilo de vida cómodo, etc., viendo a Cristo
como una red de protección?
Así que estas casado con Cristo Jesús
2 Corintios 11:1-3
En contraste absoluto, Pablo presenta
una visión de vida que hace a Cristo la
cosa más importante y apreciada en la
vida. Todo lo demás es un premio de
consuelo.
Pablo ve estas otras cosas como
bendiciones para ser apropiadamente
disfrutadas, su preocupación por los
Corintios (así como por nosotros) es
que no olvidemos nuestra relación
con Cristo.
La preocupación de Pablo por "el
compromiso sincero y puro" de los
Corintios hacia Cristo, modela cómo
mi relación con Cristo debería afectar
mi plan para mi propia vida.
Pero aquí, Pablo nos recuerda que la
vida cristiana es mucho más íntima,
personal, y completa que asistir solo a
La iglesia.
Pero aquí, Pablo nos recuerda que la
vida cristiana es mucho más íntima,
personal, y completa que asistir solo a
La iglesia.
Nota al menos tres implicaciones profundas
de mi unión con Cristo:
1.Si estoy espiritualmente casado con
Cristo, entonces lo central de mi vida
actual no es la felicidad personal presente,
sino la pureza espiritual.
2. Mi compromiso con Cristo da este
pasaje una estructura de "ahora y
después."
3. Para Pablo, la vida cristiana tiene que
verse con algo más que tener devocionales,
dando dinero, y participando en el
ministerio.
El Cristianismo de Pablo es sumamente relacional.
¡Si es verdad que Cristo es el único premio
por lo cual vale la pena vivir, entonces
ciertamente él debe de ser maravilloso y
asombroso! Busca Colosenses 1:15-23 para
ver a nuestro novio.
Cristo el Novio
Ciertamente, la pregunta más importante
para alguna novia es "¿Quién es esta persona con
quien me voy a casar?"
En Colosenses 1, Pablo nos da una rica
descripción de Cristo nuestro novio.
Encontramos una lista impresionante de
nombres, cualidades del carácter, y papeles de
Cristo. Observe la manera que Cristo es
descrito:
.Él es Dios (v. 15)
.El es el primogénito sobre toda la creación (v.15)
.Él es el Creador de todas las cosas (v.16)
.Todas las cosas fueron creadas para él (v.16)
.Él es eterno ("antes de todas las cosas") (v.17)
.Él es él quien sostiene todas las cosas (v.17)
.Él es la Cabeza del cuerpo (v.18)
.Él es el principio y el primogénito entre los muertos (v.18)
.Él es supremo (v.18 )
.Él es la plenitud de Dios (v.19)
.El es quien reconcilia todas las cosas (vv.20, 22)
.El es el pacificador (v.20)
¡En él está la plenitud y el gozo! El es
mi Creador, Redentor, Sustento... mi
marido verdadero.
Cristo es el fundamento para el cambio
Lo es para tu vida?
?
3.El contexto maravilloso para
el cambio:
Eres parte de una familia Efesios 2:14-22
Cuando Cristo nos incluye en la familia de Dios,
no importa cuánto hemos fallado, nunca estamos
solos otra vez. Aún muchos creyentes se apegan a
la esperanza del cambio personal todavía
aferrados al individualismo de nuestra sociedad.
Lo que Dios hace en cada uno de nosotros como
individuos es parte de una historia más grande de
redención que involucra a toda la gente de Dios
por todos los siglos. Eres parte de la historia y
parte de la familia ya, y ese es el contexto en el
cual el cambio personal ocurre en tu vida.
En este pasaje, ¿qué procura Dios producir en
nosotros, su gente? El quiere que seamos gente
que se mueve el uno hacia el otro en comunidad.
Él se ha llevado todas las barreras de modo que
podamos ser gente que espera, ama, adora, y
sirve juntos.
No es solamente en el cielo que seremos unidos
alrededor del trono de Dios. Nuestra relación
personal con Dios nos une con otros creyentes
ahora.
No podemos llegar a ser los cristianos que debemos
de ser solo estando a solas con Dios.
No es el objetivo de Dios. Lo que llegamos a ser, lo
llegamos a ser juntos.
¿Cómo te afecta esta visión? ¿Te sorprende esto?
¿Te intimida? ¿Te enoja? ¿Te anima? ¿Cuánto
permite actualmente tú vida a desarrollar
relaciones que son bastante profundas para
ayudarte a crecer y cambiar? ¿Cuáles son algunos
obstáculos a tales relaciones?.
Ser Amado como una Familia Busca Efesios
3:14-21.
¿Para qué ora Pablo en este pasaje? El quiere que
los creyentes en Éfeso tengan la fuerza para
comprender el carácter del amor de Dios. Hay
una tentación de ver esto como una oración para
individuos quienes realmente conocen a Dios y
entienden su amor, pero este conocimiento "y
poder por su Espíritu" nos viene cuando somos
parte de una comunidad.
La oración de Pablo que ellos serían, juntos,
arraigados y establecidos en el amor es el único
modo que ellos puedan estar llenos de la
plenitud y el poder de Dios. Como individuos
aislados, ellos no pueden alcanzar el nivel de
madurez que Dios ha diseñado para ellos. Esta
plenitud sucede al vivir en una comunidad
cariñosa redentora el uno con el otro.
Si Dios mismo vive en comunidad, como vemos en
Efesios 4:4-6, ¿podríamos realmente esperar que él quisiera
algo diferente para nosotros? Si sus propósitos redentores
hicieran que él entrara en nuestro mundo y se pusiera cerca
de nosotros, ¿debemos nosotros estar sorprendidos que él
llama a sus hijos para hacer lo mismo los unos con los otros?
Las cosas que tenemos que hacer para disfrutar el amor
profundo y la comunión con Dios y el uno con el otro son las
mismas cosas que nos hacen menos egocéntricos y más como
Cristo. ¡Ese es el cambio que él busca!
4.Ejemplos bíblicos del cambio
continuo:
Cuadro Grande: Aunque esta lección se refiere al "cuadro
grande" de Dios, somos los primeros en decir que la Biblia
no explica el modelo que introducimos en un pasaje
específico. Mejor dicho, elementos diferentes de este
modelo son tejidos por muchos pasajes de la Escritura.
La misma forma Dios nos introduce en un cuadro grande
que se va desenredando con nuestra relación con Cristo.
El Calor:
(?Cuál es tu situación?)
Tú y yo siempre reaccionamos a cosas que
pasan alrededor de nosotros. Si esto es el calor
sofocante de la dificultad o la lluvia inesperada
de bendición, siempre respondes a lo que te
sucede. La Biblia presenta un cuadro
espantosamente real de un mundo caído, las
cosas no son como deberían ser.
Las espinas:
(¿Cómo reaccionas? ¿Qué quieres y crees?)
Tú y yo nunca estamos realmente pasivos. Siempre
estamos actuando, reaccionando, y respondiendo "al
calor" ("o lluvia") en nuestras vidas. Tal vez es un jefe
difícil o una familia extendida loca. Quizás es un niño
rebelde o una enfermedad crónica. Tal vez es una nueva
oportunidad de carrera o una herencia recién adquirida.
No importa lo que sea, la Biblia nos ayuda a ver como
reaccionamos "al calor," en nuestros corazones y nuestro
comportamiento externo.
LA CRUZ (¿Quién es Dios y qué dice y hace en Cristo?)
El Dios de la Biblia se presenta como "nuestra ayuda segura en
momentos de angustia." El ejemplo máximo es Cristo, que
vino a un mundo caído para vivir, morir, y ascender otra vez. El
nos dio todo lo que necesitamos para responder de una manera
agradable a él a lo que afrontamos diariamente. La promesa de
la cruz no se trata solamente de fuerza renovada o aumento de
sabiduría; se trata de un corazón nuevo que comienza a
manifestar nueva fortaleza y sabiduría ante las pruebas y
bendiciones de cada día. Cristo, el Redentor, se nos entrega a si
mismo y al hacer esto, él nos transforma de adentro para
afuera.
EL FRUTO (Buscar a Dios en arrepentimiento y fe.
Responder con amor.)
A causa de lo que Cristo ha hecho, podemos responder a las
mismas viejas presiones de un modo totalmente nuevo. De
corazones renovados por él, nos comportamos diferentemente
en respuesta a las circunstancias de la vida. Estas nuevas
respuestas producen una cosecha de consecuencias fructuosas
en nuestras vidas y las vidas de otros.
Ejemplo 2, Santiago 1:1-18
Probablemente Santiago Jacobo medio hermano de Jesús, escribió la
epístola como resultado de la turbulencia registrada en Hechos 12, por el
año 44 DC, Pero si fue antes del concilio de Hechos 15. Podemos
registrarla entre el 44-45
Otro pasaje que inspira realismo bíblico es Santiago 1:1-18. Como
todos los pasajes bíblicos, este pasaje pierde su impacto cuando es sacado
de su contexto histórico. Es cierto, puede sonar callosa y superficial hasta
que entendemos al escritor y su audiencia. Santiago fue un pastor
prominente en Jerusalén. Su congregación estuvo en medio de ser
perseguida y seguramente ocurrió al mismo tiempo que Esteban fue
apedreado en Hechos 7 y 8. En el fondo podemos apreciar las palabras de
compasión de Santiago; sus consejos son de un pastor con empatía hacia
su congregación. Como pastor, Santiago toma lo que cree sobre Dios, su
sabiduría y su consuelo, y aplica esto a sus amigos quienes están sufriendo
tremendamente
La certeza de las pruebas - v.2. ¿Qué prueba actual te ha tomado por
sorpresa? ¿De qué manera te impactó esta sorpresa la manera que
respondiste?
Los beneficios de las pruebas - w.2-4. ¿Al mismo tiempo que piensas
de esta situación particular, cómo puedes ver a Dios usándola para
hacerte espiritualmente completo? ¿Qué te faltaría si no tuvieras esta
prueba?
La necesidad de la sabiduría - w.5-8. ¿Cómo ha cambiado tu
costumbre de orar como resultado de esta prueba? ¿Saber que Dios
verdaderamente entiende, cambió el modo al que respondiste a
esta situación. ?
Dos tipos de pruebas - w. 9-12. ¿Cómo te ha ayudado a ver que las
dificultades como las bendiciones son formas de pruebas?
Tentaciones y pruebas - w. 13-15. ¿Qué tentaciones te acosan
durante una prueba? ¿Este pasaje, con su enfoque en el individuo y el
corazón, alteró el modo en que piensas sobre tu situación? (CALOR)
Evitando cinismo - w. 16-18. ¿Qué es lo que te ha aclarado más la
bondad y gracia de Dios cuando has tenido estas pruebas? ¿Tu afecto
por Cristo ha incrementado o disminuido como resultado?
El consuelo personal y la dirección son el
resultado de saber que Dios entiende mi mundo
y me ofrece ayuda adecuada a las luchas que
enfrento.
Todo por la Gracia de Dios…podemos cambiar.
Oremos..
Descargar

Diapositiva 1