PROCEDIMIENTO
ORDINARIO
GENERALIDADES
Está reglamentado en el Libro II del CPC (arts. 253 a 433).
(Dentro de este libro está también el Dº probatorio, que fue
estudiado el año pasado)
- Es por esencia un procedimiento escrito.
- Se aplica a contiendas cuya cuantía sea superior a 500 Unidades
Tributarias, (m. o m. $ 19.569.000 a enero de 2012) o
contiendas de cuantía indeterminada, siempre que por ley,
dicha contienda no tenga fijado un procedimiento especial.
- Es un procedimiento de primer grado.
- Es declarativo, pues persigue el reconocimiento o la declaración
de un Dº controvertido, o que nos es desconocido o nos ha sido
negado. No busca el cumplimiento de una obligación
- Es de aplicación general. De modo que si una contienda no tiene
fijado un procedimiento especial, se aplica el ordinario. Art. 3º.
Cuando un procedimiento no resuelve la forma de llevarse a cabo
algún trámite se aplica en forma supletoria la norma pertinente del
procedimiento ordinario v.gr: la prueba de testigos; la tacha de los
mismos, etc.
ESTRUCTURA DEL PROCEDIMIENTO ORDINARIO
- Pasos a partir de la demanda:
emplazamiento
- Sus tres períodos básicos:
* Período de discusión
* Período de prueba
* Período de decisión
- Graficar las etapas
M
E
D
I
D
A
S
P
R
E
J
U
D
I
C
I
A
L
E
S
Periodo de
discusión
Periodo de
Prueba
Periodo de
decisión
DEMANDA
Sentencia
PERIODO DE DISCUSION
Está constituido, en su tramitación simplificada, por
cuatro presentaciones fundamentales:
- Demanda
- Contestación
- Réplica
- Dúplica
En la tramitación compleja, pueden darse en él:
- Excepción dilatoria
- Reconvención
- Excepción dilatoria y/o Contestación a la
reconvención y sus
respectivas réplica y
dúplica
- Contestación a la réplica
- Contestación a la dúplica
En este período queda fijado el ámbito de la
contienda y enmarcada la actividad del juez y
su pronunciamiento.
MANERA DE INICIAR EL PROCEDIMIENTO
El procedimiento ordinario puede iniciarse:
a)
Por medio de la petición de una medida
prejudicial, que puede ser cautelar o probatoria.
b) Por medio de una demanda.
El primer medio es siempre antecedente de la
demanda que es la forma en que, por esencia se pone
en marcha la actividad jurisdiccional del Estado.
Por consiguiente, a continuación nos dedicaremos a
estudiar la demanda.
LA DEMANDA
Concepto: Es el acto inicial de la relación
procesal, concepto válido tanto para los
procedimientos especiales como para los
ordinarios.
Benavente la define como:
“El medio legal de hacer valer una acción y esta, a su vez, como
el medio de hacer valer en juicio el derecho que se reclama”.
Casarino:
“Aquél acto procesal del actor mediante el cual ejercita una acción
tendiente a su declaración, en el sentido amplio, por parte del
tribunal, de un derecho que le ha sido desconocido o menoscabado”.
La demanda según estos autores, en la forma de ejercitar la acción en
juicio esta la de reclamar judicialmente un derecho controvertido.
La Corte Suprema la ha definido de esta última manera:
“Es el medio legal de hacer valer una acción y ésta, a su vez, como el
medio de hacer valer en juicio el derecho que se reclama”.
LA DEMANDA DA VIDA A LA ACCION.
Su importancia
Es la manera de representar la contienda en el
procedimiento ordinario. De lo anterior se deduce
su gran importancia, pues así la representación no
es fiel, el procedimiento nacerá defectuoso para el
demandante y su pretensión, porque ella señala
los límites de las expectativas del actor y de la
actividad jurisdiccional.
-Si el juez concede más de lo pedido: ultra
petita (768 Nº4)
-Sus defectos permiten la interposición de
la excepción dilatoria de ineptitud del libelo.
(303, Nº4).
-Al dictarse la interlocutoria de prueba se
debe tomaren cuenta los hechos alegados
en ella. (318).
Obligatoriedad o Voluntariedad de la demanda
Sabemos que, por norma general, la voluntariedad
rige en la materia.
Existen, sin embargo, en Chile casos en que es
obligatorio demandar:
a) Cuando el tribunal accede a la concesión de una
medida cautelar en el carácter de prejudicial (art.
280) debe presentarse demanda en el plazo de 10
días .
b) La jactancia (269)
c) La reserva en el procedimiento ejecutivo (474)
d) El caso del Art. 21.
Efectos que produce por su sola interposición
a) Queda abierta la instancia: el juez está obligado a conocer de las
peticiones e instruir el proceso. Si no lo hace incurre en responsabilidad de
carácter disciplinaria, civil y hasta criminal (denegación de justicia), arts. 224
y 225 Nº 3º C.Penal, 324 COT.
b) El juez debe estudiar si dá o no curso a ella cuando no contenga las
indicaciones ordenadas en los tres primeros numerales del Art. 254.
c) Importa una prórroga tácita de competencia por parte del actor, cuando
ésta procede (187, Nº 1: Queda fijada la competencia en relación con el actor).
d) Fija los límites de la contienda determinando las defensas del demandado, las
que solo pueden referirse a ella, salvo que haya reconvención y limita los poderes
del juez, quien en la sentencia, sólo podrá referirse a lo en ella expuesto.
e) El actor no puede entablar una nueva demanda contra el demandado por el
mismo objeto e idéntica causa de pedir pues habría LITIS PENDENCIA (AÚN
CUANDO ESTE EFECTO REQUIERE NOTIFICACIÓN).
Se trae a colación porque el demandado se puede notificar sin voluntad del actor.
f) En ciertos casos dicen los autores que produce efectos respecto del
derecho. v.gr: alimentos se deben desde la primera demanda (331 C.C.). No
estamos de acuerdo, porque este es un efecto de su notificación y estamos
haciendo referencia sólo a los efectos de su interposición.
Modificaciones a la demanda
Para estudiarlas deberemos distinguir:
a) Antes de la notificación
b) Después de la notificación y antes de la contestación
c) Después de contestada
Antes de la notificación
Puede ser ampliada, restringida, modificada o
retirada sin límite alguno.
- La modificación, ampliación o restricción se hace
mediante un mero escrito.
- El retiro es un simple acto material
Después de la notificación
y antes de su contestación
Podrá el demandante ampliarla o rectificarla
(Art. 261).
Puede variar los hechos en que funda su
pretensión y también el derecho.
Después de la contestación
No podrá ampliarse, restringirse o modificarse la
demanda sino en los términos que lo autoriza el Art.
312.
Si desea el actor retirar su demanda deberá desistirse
de ella y la tramitación de dicho desistimiento se rige
por las normas de los arts. 148 a 151, que
estudiaremos más adelante en detalle.
Contenido y forma de la demanda
a) Requisitos de todo escrito:
- Se encabeza con una suma que indique su contenido o
el trámite de que se trata. (30). En Santiago,
adicionalmente, debe llevar la pre suma
- Junto con el original deberá dejarse copias, cuantas
sean las partes a quienes debe notificarse (31).
- Si es la primera presentación, ella deberá ir patrocinada
por abogado habilitado para el ejercicio de la profesión y – si
es necesario – deberá hacerse la designación de apoderado
(art. 1º Ley 18.120 y art. 2º de la misma ley).
b) Requisitos especiales de la demanda
Además de los escritos comunes, la demanda debe
contener las menciones especiales que señala el 254.
Analicemos los requisitos de la demanda (254)
(dando por establecido los comunes):
1º. Designación del tribunal ante quién se entabla:
S.J.L. (Puede ser de Menores, Laboral, Policía Local – si es
letrado – del Crimen, especificaciónes que no son
imprescindibles).
I.C. (o Iltma. Corte), si es la Corte de Apelaciones
E.C.S. (o Excma. Corte), si es la Suprema
2º. (Analizar Nº 2 del 254)
Nombre: se exige para saber quién es el sujeto activo,
debe ser individualizado completamente:
“Juan Isabelino del Carmen Tapia Machuca”
Domicilio: para saber donde notificar.
Profesión u oficio: para que no haya duda de la
individualización y, en definitiva, saber a quién afecta o
beneficia: litis pendencia; acción o excepción de cosa
juzgada, y que el demandado sepa a ciencia cierta
quién lo demanda.
También se debe individualizar a los representantes
señalando la naturaleza de la representación.
3º. Nombre, domicilio y profesión del demandado.
(Utilización de los términos “profesión u oficio ignoro”).
El fundamento de esta exigencia es idéntico al caso
anterior (Nº 2º).
Cabe hacer presente, además:
- El domicilio determina la competencia, porque si el
demandado vive fuera del radio urbano puede oponer la
excepción dilatoria de incompetencia.
Si el procedimiento ha empezado por una cautelar
decretada como prejudicial, la individualización
completa no es imprescindible, pero sí conveniente.
No se dice nada sobre la individualización del representante
del demandado, a diferencia del caso anterior. Nosotros, la
estimamos necesaria.
4º. La exposición clara de los hechos y fundamentos
de derecho en que se apoya.
Se refiere al señalamiento de aquellos
antecedentes que harían procedente la acción
instaurada ante los preceptos de la ley positiva. En
consecuencia el FUNDAMENTO INMEDIATO DE LA
ACCION ES EL HECHO JURIDICO QUE LE SIRVE DE
BASE; y a falta de una definición legal, deben
entenderse tales aquellos de los cuales se deriva
la existencia, la modificación o la cesación de
una voluntad concreta de la ley. (Chiovenda).
¿Qué obligación impone ese número 4º y cuál es su
fundamento?
Un análisis de la jurisprudencia nos servirá para clarificar
la situación.
La o las pretensiones del actor se fundan en determinados
hechos recepcionados por el ordenamiento jurídico.
En la demanda dichos hechos deben ser expresados con
gran claridad, pues todo el procedimiento girará en torno
a ellos:
“La ausencia de una clara exposición de los hechos
determina la traba defectuosa de la litis y, por lo
mismo, la producción de una prueba también
defectuosa. Y, siendo así la sentencia deberá
forzadamente rechazar la demanda”. C.S. (1930).
En lo que dice relación con los fundamentos de derecho:
Debe ser enunciado dicho fundamento de tal manera que facilite la
calificación jurídica de la relación de derecho sustancial o material
controvertida. No se traba necesariamente de citar artículos determinados.
Incluso se ha fallado que:
“La cita de un precepto legal hecha en la demanda no puede modificar la
naturaleza de la acción ejercitada”, y también que: “El error en que incurrió
la demandante al encuadrar su acción en un artículo erróneo carece de
trascendencia pues la acción judicial quedó configurada por la concurrencia
de sus elementos integrantes y no por la cita de leyes que pueda hacer el
actor, toda vez que el Código Procesal exige al efecto que la demanda
contenga “la exposición clara de los hechos y fundamentos de derecho en
que se apoya”, pero no requiere de igual manera, que se mencionen
determinados preceptos legales puesto que es a los tribunales y no a las
parte a quienes corresponde aplicar la ley pertinente en la resolución de los
asuntos litigiosos.
C.Suprema, 24 marzo 1955. R., t.52, secc.1ª, p.148.
También se ha dicho que:
“La acción que se interpone no se califica por las
disposiciones legales que se aducen, sino por la causa de
pedir, que se basa siempre en un hecho jurídico o material
que se ha de matizar con el derecho”. C.S. 1957.
Y que el tribunal “puede y debe suplir ese oficio la errónea
e imperfecta interpretación del derecho”. C.Concepción
1958.
“No es necesario citar los artículos de las leyes en que
la demanda se funda; basta señalar los principios o
razones jurídicos en que se apoya; consecuentemente,
si en una demanda ejecutiva se ha omitido la cita de
disposiciones legales en que se funda, pero se han
señalado en ella los fundamentos de derecho que
autorizan la ejecución forzada de la obligación, se
cumple con la exigencia del artículo 254, Nº4º, del
Código de Procedimiento Civil”.
C.Valparaíso, 27 noviembre 1927. G. 1927, 2º sem., Nº
151, p.665.
C.Concepción, 31 julio 1953, R., t. 50 sec. 2ª, p.66.
“Toda acción judicial se caracteriza principalmente por
su causa de pedir, esto es, por el fundamento
inmediato del derecho deducido en juicio; y para
encontrar esta causa de pedir, que fluye del derecho
aplicable, ninguna relevancia tienen los preceptos
indicados por el actor.
El derecho que gobierna la especie litigiosa es el que
el juez tiene el deber de buscar, aún fuera de las
alegaciones de las partes”.
C.Suprema, 19 diciembre 1955, R., t.52, sec. 1ª,
p.444.
“La circunstancia de haberse omitido citar en la
demanda una de las disposiciones legales atinentes a la
cuestión discutida, no altera la causa de pedir. La ley
no veda al tribunal citar en apoyo de su decisión los
preceptos que él estime pertinentes, aunque hayan sido
omitidos por las partes”.
C. Suprema, 12 diciembre 1956, R., t.53, sec.1ª, p.310.
v
“Nuestro derecho no exige fórmulas sacramentales a las que el
actor deba someter su acción y el reo sus defensas; pero exige
que la petición sometida al fallo del tribunal sea clara y
precisamente enunciada y sea igualmente claros sus
fundamentos de hecho y de derecho, a fin de colocar la litis
dentro de un marco del cual el juez no pueda salirse sin
¡ncurrir en ultra petita.
El juez, en la petición de la demanda, debe buscar la causa
misma que el actor persigue y cuya concesión pretende,
pudiendo para este efecto desentenderse de las palabras con
que aquél define su acción”.
C.Santiago, 8 Julio 1941. R., t.39, sec.2ª, P.41.
C.Suprema, 3 Mayo 1943. R., t.41, sec.1ª, p.354.
Los sentenciadores están llamados
fundamentalmente, atendida su misión, a interpretar
y aplicar la ley, y, en consecuencia, es deber suyo, en
uso de sus propias atribuciones, apreciar la
procedencia legal de las acciones y excepciones
hechas valer en el pleito, cualquiera que sean las
alegaciones que en este hayan formulado las partes.
Por tanto, no falla ultra petita la sentencia que
rechaza la acción de demarcación porque los predios
no son contiguos o colindantes, aunque tal
fundamento no lo haya invocado ninguna de las
partes”.
C. Suprema, 25 noviembre 1963. R., t.60, sec.1ª,
p.356.
“Los sentenciadores tienen atribuciones bastantes para apreciar
la procedencia jurídica de las acciones o excepciones sometidas
a su conocimiento y para dar las razones legales que hayan
tenido para aceptarlas o rechazarlas sin incurrir en el vicio de
ultra petita, aunque tales apreciaciones o fundamentos no hayan
sido expresamente alegados, por las partes, porque están
obligados a resolver en derecho el asunto sometido a su
conocimiento y, en consecuencia, deben establecer si la acción
deducida es legalmente establecida. Por consiguiente, solicitada
la de declaración de nulidad de un contrato de compraventa, es
necesario resolver si adolece o no de algún vicio, de acuerdo
con las disposiciones legales en que se apoya la demanda, aún
cuando sus argumentaciones no hayan sido invocadas por los
demandados.
C. Suprema, 17 julio 1964. R., t.61, sec. 1ª, p. 212.
“Los jueces tienen libertad para exponer las razones legales que,
a su juicio, justifican su decisión, hayan sido o no alegadas por las
partes”.
C. Suprema, 3 noviembre 1964. R., t.61, sec. 1ª, p.358.
“Es un axioma jurídico, que como tal no requiere demostración, el
que, planteados por las partes los hechos en que se fundan sus
respectivas acciones y excepciones, es el tribunal a quien
corresponde la decisión del asunto litigioso, dar aplicación a las
reglas legales que, en su concepto, son las atinentes al caso.
Esta libertad de los jueces en la aplicación del derecho es lo que
constituye la esencia de la facultad de juzgar, la que si fuere
restringida a las argumentaciones de los litigantes haría ilusoria la
justicia, puesto que la falta de una defensa adecuada en este
aspecto, podría traer como consecuencia la pérdida o negación de
un derecho indiscutible”.
C. Suprema, 11 agosto 1965. R., t.62, sec. 1ª, p.272.
5º. Enunciación precisa y clara, consignada en la
conclusión, de las peticiones que se someten al fallo
del tribunal.
Es la PARTE PETITORIA y se ubica al final del escrito.
Es como el último subtítulo de la demanda.
La sentencia podrá referirse, para aceptarlas o
rechazarlas, tan solo a lo pedido, petición consignada en la
conclusión, salvo que la ley faculte al Tribunal para actuar de
oficio.
“ La enunciación precisa y clara, consignada en la
conclusión de las peticiones que se someten al fallo del
tribunal, sirve para determinar los puntos sometidos a la
resolución judicial, únicos sobre los cuales tiene
competencia el tribunal, quién, al pronunciar sentencia,
debe conformarse estrictamente a dichas peticiones”.
C.Suprema, 21 octubre 1905, R., t. 3, sec. 1ª p.176
C.Suprema 31 diciembre 1906, R., t.4, sec.1ª, p.152
C.Suprema, 30 octubre 1928, R., t.27, sec. 1ª, p.10
Resolución que recae en la demanda si esta
cumple con los requisitos establecidos por los
3 primeros números del 254.
“Admitida la demanda, se conferirá traslado
de ella al demandado para que la conteste” 257.
Como se trata de una resolución de mero
trámite es un decreto, providencia o proveído.
Esta resolución debe cumplir con los
requisitos de toda resolución judicial:
1º Lugar y fecha
2º Traslado
3º Pronunciamiento sobre los otros capítulos
(otrosíes).
4º Fijación de cuantía del negocio (¿es actualmente
necesaria?).
5º Firma del juez y del secretario.
Santiago, doce de marzo de dos mil cuatro
A lo principal, por interpuesta la demanda en procedimiento
ordinario de mayor cuantía, traslado;
Al otrosi,...............
Firma Juez
Firma Secretario
Si la demanda no cumple con los 3 primeros
números del 254
“PUEDE el juez no dar curso a la demanda,
actuando de oficio” (256).
Si el tribunal desea hacer uso de esta facultad
dispondrá que se subsane el defecto de que la
demanda adolece. Esto se deberá practicar en un
escrito que se tendrá como parte integrante de la
demanda.
Si se omiten los requisitos contemplados en los
números 4 y 5 del 254, el juez debe acoger a
tramitación la demanda y el demandado podrá oponer
la excepción dilatoria de ineptitud del libelo.
EL EMPLAZAMIENTO
En el derecho romano se lo denominaba: la IN JUS
VOCATIO, o sea la intimidación que el actor hacía al
demandado para que compareciera ante el juez.
El emplazamiento es una notificación legal a la cual se
agrega
(+)
la orden que el demandado comparezca al tribunal
(plazo para hacerlo)
a causa de que hay una acción interpuesta en su contra
o de que se ha deducido un recurso legal.
El demandado tiene un plazo para reaccionar.
El emplazamiento consta pues de dos elementos:
a) Notificación hecha en forma legal
b) Transcurso del término que la ley señala al demandado
para que comparezca al tribunal.
Analicemos separadamente cada uno de sus elementos.
a) Notificación legal de la demanda
Una vez presentada y proveída, la demanda y su
providencia se pone en conocimiento del demandado
mediante su notificación.
Como generalmente es la primera gestión, la notificación
deberá ser personal, entregándose al demandado copia
íntegra de la resolución y la demanda (art. 49).
En cambio al actor, la notificación de la resolución se
practica mediante su inserción en el estado diario (art.
40 inc. 2º).
La notificación debe ser practicada EN FORMA LEGAL, si así
no se hace no tiene ningún valor.
Esta notificación legal es extremadamente importante.
La Corte Suprema ha dicho:
Existe juicio – procedimiento – RELACION PROCESAL entre las
partes, desde que la demanda, presentada ante tribunal
competente ha sido válidamente notificada al demandado. Desde
ese momento nacen relaciones jurídicas de carácter procesal que
vinculan a las partes entre sí y a ellas con el tribunal, obligando a
éste a tramitar y fallar la causa y a aquellos a aceptar y acatar
todos los pronunciamientos y resoluciones emanadas del juez.
Esta relación procesal produce múltiples y complejos efectos, tanto
en lo sustantivo como en lo procesal; pero los efectos de este
orden que se han señalado precedentemente, tienden a destacar la
función trascendental que en la litis desempeña la notificación del
demandado, pues hace nacer el vínculo que lo liga con el actor y el
tribunal, el que, con respecto del demandante y el tribunal ya se
había producido con la interposición de la demanda”.
Si el procedimiento se siguiera sin previa notificación
legal, siendo ésta un PRESUPUESTO de validez DE
LA RELACION PROCESAL, nada de lo actuado sería
válido.
b) Transcurso del plazo o TERMINO DE
EMPLAZAMIENTO.
A la materia se refieren los arts. 258 a 260.
Es el plazo que tiene el demandado para
reaccionar, o sea, comparecer ante el tribunal
haciendo las alegaciones u oponiendo las
excepciones que procedan.
Veamos cual es el plazo del procedimiento ordinario:
1. Si el demandado es notificado en la comuna donde funciona el
tribunal: 15 días (258).
El “lugar donde funciona el tribunal” se refiere a su “territorio
jurisdiccional”.
2. Si el demandado se encuentra en el mismo territorio jurisdiccional,
pero fuera de los límites de la comuna que sirve de asiento al tribunal, el
plazo anterior (15) se aumentará en 3 días, o sea, será de 18 días (258
inc. 2º).
3. Si el demandado se encuentra fuera del territorio jurisdiccional del que
funciona en el tribunal o fuera de la República: 18 días más el término
que corresponda de conformidad a una Tabla de Emplazamiento que
confeccionará la Corte Suprema, tomando en consideración las distancias
y facilidades o dificultades que exista para las comunicaciones (259).
(Ver ejemplos concretos).
¿Qué sucede si los demandados son varios?
(260 leerlo).
Resolver un ejemplo en que un demandado
vive en Santiago, el otro en Punta Arenas y
el tercero en Nueva Zelandia.
El de Santiago, fue notificado el 12 de Marzo
de 2004; el de Punta Arenas, el 19 de Marzo
del mismo año y, el de Nueva Zelanda, en
26 de Marzo de 2004
Consecuencialmente: características generales del plazo
para reaccionar.
a) Es de días y por consiguiente se suspende en los
feriados (66.CPC).
b) Es legal, por ende no puede ser prorrogado (67)
c) Es variable: (15, 18 o 18 + TE) pues difiere en su duración
según el lugar donde es notificado el demandado.
d) Es fatal, por consiguiente su solo transcurso lo extingue
y no necesita acusación de rebeldía (64 + 78)
e) Si los demandados fueren varios, el plazo es individual en
su iniciación y común para su extinción o vencimiento
(260).
Importancia del emplazamiento
- Si se omite notificación
- Si se notifica en forma distinta a lo legal
- Si se da por evacuado el trámite sin que esté
vencido el término:
Casación: artículos 768 Nº 9 + 795 Nº 1.
Efectos del emplazamiento
- Notificada la demanda y con su contestación queda
trabada la relación procesal.
- Trabada la relación procesal, queda determinado el
tribunal que resolverá la contienda.
- Queda determinado el número e individualizadas las
personas a quienes afectará el fallo y será obligatorio su
pronunciamiento.
- Crea para el demandado la obligación de comparecer –
defenderse. Puede o no hacerlo. ¿Qué pasa en cada caso?
Actitudes del demandado
Hay tres posibilidades
- El demandado acepta las peticiones del demandante o
en sus presentaciones no contradice en materia
sustancial y pertinente los hechos.
- El demandado no reacciona.
- El demandado reacciona de manera diferente a la
primera analizada.
Analicemos las consecuencias de las tres posibilidades:
a) Demandado que reacciona aceptando o no
contradiciendo sustancialmente los hechos.
Se aplica el 313: (leerlo).
Aceptar la demanda significa reconocer sus
fundamentos y allanarse a sus peticiones.
Ojo: para aceptarla se requiere mandato con la
facultad extraordinaria para ello.
Si el demandado acepta los hechos, pero no el
fundamento de derecho que invoca los actos
también rige el 313.
NO HAY HECHOS CONTROVERTIDOS y, por ende, se
prescinde de la prueba.
b) Demandado no reacciona
¿ Se debe certificar rebeldía expirado el término de
emplazamiento.........?????????
Ya conocemos los efectos de la rebeldía en 1ª y 2ª
instancia.
Certificada la rebeldía se produce la CONTESTACION
FICTA, lo que no importa más que la necesidad de
probar los fundamentos de hecho por parte del actor.
Porque, en derecho el que calla no dice nada.
c) El demandado reacciona.
Es lo que normalmente ocurre.
El demandado puede reaccionar:
a) Oponiendo una o varias excepciones
dilatorias
b) Contestando derechamente la demanda, y
c) Reconveniendo
Las clases siguientes las
dedicaremos a estudiar estas
tres reacciones del demandado.
Excepciones dilatorias
Concepto: Para nuestra ley, podemos
decir que son las que se refieren a la
corrección del procedimiento sin
afectar el fondo de la acción
deducida. (303 Nº 6)
Para entender el concepto señalemos que la
excepción, en general, podemos definirla como la
reacción del demandado que tiende a paralizar
o extinguir los efectos de la demanda.
La excepción puede tener un contenido substancial
en cuyo caso se llama EXCEPCION PERENTORIA:
contiene toda la defensa de fondo, la reacción del
demandado frente a las pretensiones del actor.
O puede tener un contenido adjetivo que no afecta al
derecho pretendido del actor, sólo tiene por objeto
corregir vicios del procedimiento y se llaman
DILATORIAS porque DILATAN o DIFIEREN la entrada
al debate de la contienda.
La Corte Suprema ha señalado que “Las excepciones
dilatorias, retrasan la entrada misma al pleito, mientras
no se subsane el defecto, pero no enervan el derecho del
actor”.
GRAVEDAD DE LAS CAUSALES QUE LA JUSTIFICAN
Los hechos en que se apoya una excepción dilatoria
deben ser de importancia relevante. Los hechos que
sirven de fundamento a las excepciones dilatorias deben
revestir una gravedad tal, que necesariamente lleguen a
producir la nulidad de la relación procesal. Por ello no es
dable cimentarlas en defectos u omisiones que, en un
caso dado y atendidas las circunstancias que lo rodean
vayan a resultar de escasa importancia o intrascendentes.
C.Concepción, 28 marzo 1955, R., t.52, sec. 2ª, p.27.
Excepciones dilatorias v/s ETICA Y PRINCIPIO
DE BUENA FE.
a) Si son reales: ¿es lícito mejorar la demanda
del actor?
b) Si no son reales:
- Pueden tener por objeto ganar tiempo para
llegar a mejores antecedentes a la defensa de
fondo
- Pueden tener por objeto simplemente, diferir,
retrasar el procedimiento
Estudio de las excepciones que permite
nuestra legislación
Están señalados en el Art. 303 (leerlo) el
que tiene una “curiosa” redacción, pues del
encabezamiento pareciera deducirse que
contiene una numeración TAXATIVA (“....”)
pero al leer su numeral 6º tenemos que
concluir que su enumeración es
simplemente ENUNCIATIVA.
a) Incompetencia del tribunal
Contemplada en el Nº 1º del art. 303
(leerlo).
La aludida incompetencia puede ser
ABSOLUTA o RELATIVA
Es incompetencia absoluta aquella que priva al
tribunal para conocer de una contienda por falta
de jurisdicción en razón de la materia, o lo priva
de la posibilidad de conocerla en razón de la
cuantía o del fuero.
En cambio es incompetencia relativa cuando la materia,
cuantía y fuero permitiría al tribunal conocer la
contienda, pero esta debe ser resuelta por un tribunal
con JURISDICCION TERRITORIAL DIVERSA DEL SUYO.
Entonces Tenemos 4 factores que determinan la competencia:
-Materia
-Cuantía
incompetencia absoluta
-Fuero
-Territorio
incompetencia relativa
Recordemos que la importancia que esta excepción
tiene es grande, porque la competencia es un
PRESUPUESTO DE VALIDEZ PROCESAL sin el cual no
existe relación procesal válida.
Tiene pues, por objeto evitar la pérdida de tiempo de
entrar a todo un procedimiento ante un tribunal
incompetente para que este declare dicha incompetencia
en la sentencia definitiva.
Mediante esta dilatoria se puede alegar la incompetencia
absoluta o relativa. Aunque recordemos que la absoluta
debe el tribunal declararla de oficio (inc. 2º1, 84; 10 COT).
INCOMPETENCIA V/S FALTA DE JURISDICCION
Función jurisdiccional:
Facultad de administrar
justicia, de dirimir conflictos
Competencia:
Es la facultad que tiene cada
órgano público para actuar válidamente en los asuntos
que la ley ha puesto en la esfera de sus atribuciones.
¿Puede fundarse en el numeral 1º la excepción de falta de
jurisdicción?
v.gr.: por tratarse de un problema contencioso
administrativo; por haber una cláusula arbitral, etc.
¿Qué ha dicho la jurisprudencia?
“Excepción de incompetencia y excepción de falta de jurisdicción; diferencias. La simple
excepción dilatoria de incompetencia supone reconocida la jurisdicción de los tribunales
nacionales, ya que la incompetencia se refiere a la distribución y medida de la jurisdicción.
C. Iquique, 1º agosto 1919. G. 1919, 2º sem., Nº 109, p.554
“ La excepción de incompetencia que tiene por objeto negar a los tribunales la facultad de
intervenir en un negocio, es excepción perentoria y no puede oponerse como dilatoria.”
.C.Suprema , 27 agosto 1915. R., t.13. sec. 1º, p.485
.C.Suprema, 1º diciembre 1928, R., t.27, sec. 1º, p.70
“ Son instituciones jurídicas diferentes, la excepción dilatoria de incompetencia de los
tribunales ordinarios de justicia, sea esta absoluta o relativa, a que se refiere el número 1º
del articulo 303 del Código de Procedimiento Civil, la que - precisamente por ser dilatoria
– tiende a corregir los vicios del procedimiento sin afectar al fondo de la acción deducida-,
y la excepción perentoria de falta de jurisdicción de esos mismos tribunales, que atañe a
uno de los requisitos de procedencia de la acción instaurada, por lo cual su decisión debe
ser materia de la sentencia definitiva que resuelva la controversia. En consecuencia, los
jueces recurridos han carecido de facultad, al conocer por la vía de la apelación de una excepción
dilatoria, para formular el oficio después de oír a su Fiscal declaración de que la incompetencia del
tribunal es absoluta por falta de jurisdicción para conocer de la materia, causando un agravio al
recurrente que corresponde enmendar por la vía disciplinaria, dejando sin efecto la antedicha
resolución.
C.Suprema, 27 septiembre 1963. T., t.60, sec. 1ª, p.294
No concordamos con esta posición y hay fallos en sentido contrario que acogen nuestra tesis.
2º La falta de capacidad del demandante, o de
personería o de representación legal del que
comparece en su nombre.
(Analizar la confusión que se suele producir con el
patrocinio y poder)
Esta excepción contempla tres situaciones diversas::
a) La falta de capacidad: para interponer una acción se
requiere tener capacidad, lo que procesalmente importa
poder accionar por el mismo, sin el ministerio,
autorización o intervención de otra persona.
b) Insuficiencia de representación (personería): como v.gr. si
un socio acciona en nombre de la sociedad sin que el pacto
social le otorgue la representación judicial; o que se demande
en representación de un tercero sin que el mandato que se
tenga habilite al efecto.
c) Falta de representación legal del actor: como sería el caso
que demandara el padre por el hijo emancipado.
La legislación procesal no señala normas
sobre la representación, APARTE DE LAS QUE
SEÑALAN LO ARTICULOS 7 Y 8 del C.P.C.,
razón por la que para analizar si concurre o
no alguna de las tres situaciones en que este
artículo se pone, debemos atender lo que al
respecto señala la legislación general: civil,
mercantil, etc.
Esta excepción dilatoria está establecida porque la CAPACIDAD
PROCESAL, la SUFICIENTE REPRESENTACION CONVENCIONAL o la
REP. LEGAL son requisitos fundamentales para que pueda
establecerse una relación procesal válida. De no concurrir, la relación
procesal que se produzca sería nula y la sentencia que se dicte,
ineficaz.
Insistamos o recalquemos que esta excepción DICE RELACION CON
EL DEMANDANTE, CON EL ACTOR O PRETENDIENTE, lo que por lo
demás así ha sido reconocido por la jurisprudencia.
“La excepción 2ª solo rige respecto de causales inherentes al demandante.
No es excepción dilatoria aceptable la de falta de personería o
representación legal del demandado; solo lo es respecto del demandante”.
C.Concepción, 14 agosto 1912. G. 1912, 1er sem., Nº 670, p.1.095
Por consiguiente, si concurre alguna de las tres situaciones que esta
supone en relación con el DEMANDADO, no es esta la excepción que debe
oponerse, en virtud de la interpretación restrictiva de las leyes procesales.
Tal situación podría encuadrarse tal vez en la excepción dilatoria general
del numeral 6º.
También señalemos que sí se opone como dilatoria la excepción de falta de
personería basado no en la capacidad procesal del actor, sino en la calidad en
que obra, la excepción así opuesta debe ser rechazada, pues no es dilatoria
sino de fondo, pues ATACA UNO DE LOS ELEMENTOS DE LA PROPIA ACCION
DEL DEMANDANTE. V.GR. se demanda de alimentos congruos invocando la
calidad de hijo, calidad que no se detenta.
En este caso el tribunal, al rechazarla, tan solo deberá señalar que lo hace por
tratarse de una excepción que dice relación con la materia debatida y – como no
se pronuncia sobre el fondo – podrá renovarse como excepción perentoria.
Finalmente, señalemos que si esta excepción se opone conjuntamente con otras,
de acogerla, el tribunal no puede entrar a conocer de otras opuestas en subsidio
de ésta. v.gr. se alega la falta de personería y el beneficio de excusión.
“ Aceptada la excepción de falta de personería, no puede el tribunal
entrar a conocer de la de pago, también opuesta.”
C.Suprema, 13 octubre 1930, G.1930, 2º sem., Nº 29, p.119
3º. Litis pendiente (denominada por la ley “litis
pendencia”)
Ya sabemos que, para que concurra, deben darse
cuatro requisitos COPULATIVOS.
a) Que exista proceso PENDIENTE, sea ante el mismo
tribunal o ante otro.
b) Que haya identidad LEGAL de personas
c) Identidad de objeto
d) Identidad de causa de pedir
a) El que exista proceso pendiente importa:
- Que se haya producido – en el procedimiento previo – la trabazón
o relación procesal, por consiguiente: que a lo menos esté notificada
la demanda.
- No es suficiente una simple petición incidental en otro
procedimiento sino que se requiere de una demanda formal.
- No hay proceso pendiente si el mismo ha terminado por sentencia
firme; desistimiento; abandono del procedimiento o transacción.
- Algunas legislaciones extranjeras – y antes la nuestra – exigían que
el juicio debió tramitarse ante otro tribunal, lo que en Chile no es
necesario. En efecto, el Poyecto de C.P.C. del año 1893 señalaba:
“La L.P. ANTE OTRO T. COMPETENTE”.
La Comisión Revisora suprimió la frase última y se dejó constancia en
actas que procede con juicio pendiente ante cualquier tribunal (otro
o el mismo).
b) Identidad legal o jurídica: no es suficiente
la identidad física
c) Cosa pedida: beneficio jurídico pedido en el
juicio, no se refiere al objeto material.
d) Causa de pedir: hecho jurídico o material que
sirve de fundamento al derecho que se reclama.
“Excepción 3ª:
“Litis pendencia” tiene la significación de juicio
pendiente, esto es, de un juicio en el cual no hay
sentencia de término, y en el que unas mismas
partes han ejercitado unas mismas acciones.
C.La Serena, 27 mayo 1958, -R., t.55, sec 2ª, p.22
Para que exista litis-pendencia se requiere que el
juicio que da origen a esta excepción sea de la
misma naturaleza a la del juicio a que se opone.
1.C.La Serena, 30 octubre 1912, G. 1912, 2º sem.,
Nº 992, p.478
2.C.Santiago, 31 julio 1914, G. 1914, 2º sem. ,
Nº357, p.1004
La excepción de litis-pendencia sólo es admisible si
existe con anterioridad a la nueva demanda un
pleito sin resolverse todavía sobre lo mismo que es
objeto de ella, y, por consiguiente, requiérase que
esta nueva demanda sea entablada por y contra las
mismas personas que litigan en ese juicio anterior.
C. Tacna 31 julio 1913, G. 1913, 2º sem. Nº 599,
p.1940
No puede fundarse la excepción de litis-pendencia
en la existencia de un incidente sobre medidas
prejudiciales.
C. Suprema, 9 junio 1928, R., t. 26, sec. 1ª, p. 214.
Para que proceda la litis-pendencia es necesario no
solamente que haya identidad de litigantes y del
contrato del cual se derivan las acciones ejercitadas
(lo cual daría mérito para una acumulación de
artículos), sino que sean iguales las acciones
entabladas en ambos juicios.
C.Concepción 8 agosto 1928, G. 1928, 2º sem., Nº
188, p. 869.
Las medidas prejudiciales, ya que no constituyen un
juicio, no pueden invocarse como fundamento de
excepción de litis-pendencia.
C.Santiago, 9 junio 1928. R., t. 26, sec. 2ª, p. 214
(No estamos de acuerdo).
La excepción de litis-pendencia es improcedente si
se funda en actuaciones del mismo juicio en que se
deduce.
C.Concepción, 11 junio 1915, G. 1915, 1er sem., Nº
347, p. 858
La excepción de litis-pendencia requiere como
requisito esencial, además de la triple identidad
exigida para la cosa juzgada, que el litigio esté
pendiente y que haya sido iniciado por el mismo
demandante.
C.Suprema, 7 mayo 1937. R., t. 34, sec. 1ª, p. 240
Para que proceda la litis-pendencia es menester que
el pleito o litigio pendiente sea, más que semejante,
idéntico al juicio en que se promueve.
Esta
identidad no es otra que la que regla el artículo 177
del Código de Procedimiento Civil al estatuir la
excepción de cosa juzgada, con la triple identidad
copulativa de personas, cosa pedida y causa de
pedir. Para desechar la excepción de litis-pendencia
basta que una de esas identidades no exista.
La Serena, 27 mayo 1958, R., t.55, sec. 2ª, p.22
Faltando el requisito de identidad de la causa de
pedir, no puede prosperar la excepción de llitispendencia y debe ser rechazada.
C. Santiago, 6 mayo 1959. R., t.56, sec. 2ª, p.67”
El fundamento es doble:
- Evitar la duplicidad jurisdiccional, y
- Evitar fallos contradictorios.
Hay quienes señalan que su objeto es evitar
subsanar los errores que una parte haya
cometido en un juicio iniciando otro (Casarino).
No creemos que ese sea su fundamento, aún
cuando, en su virtud puedan subsanarse los
errores.
Objeto de esta excepción.
I. La ley no ha definido expresamente lo que debe entenderse por “litispendencia”, ni ha señalado los requisitos que deben cumplir los procesos
para la procedencia de esta excepción; no obstante, puede sostenerse –
como principio general – que su fundamento radica en la necesidad de evitar
la duplicidad de la actividad jurisdiccional; impedir la dictación de fallos
contradictorios.
C. Suprema, 7 julio 1951, R., t.48, sec. 1ª, p.264
II. La excepción dilatoria de litis-pendencia tiene su origen en el principio de
que no debe existir más de una relación procesal entre las mismas personas y
sobre el mismo objeto.
C. Suprema, 9 agosto 1951, R., t.48, sec. 1ª, p.405
III. La institución de la litis-pendencia tiene por finalidad evitar una dualidad de
sentencias sobre un mismo asunto y entre unas mismas partes, lo que, a más de
ser oneroso para ellas, conduce a una sentencia superflua e inútil, como tendría
que ser la última de las que se dicten.
Por otra parte, tiene a evitar se atente contra el principio de la competencia, que
se vulneraría al discutirse unos mismos pleitos ante jueces distintos, en
circunstancias que sólo un juez es competente para ello, el que previno en el
conocimiento del negocio.
C. La Serena, 27 mayo 1958, R., t.55, sec. 2ª, p.22
4º La ineptitud del libelo por razón de falta de
algún requisito en el modo de proponer la
demanda.
Recordemos que libelo = demanda.
El libelo es inepto cuando falta alguno de los requisitos
que debe contener toda demanda (recordemos el 254).
Recordemos que si faltan los 3 primeros números, el juez
puede negarse a acoger a tramitación la demanda. Si no lo
hace, o falta alguno de los otros requisitos estaremos en
presencia de una ineptitud que debe ser alegada por la
interpretación de esta excepción.
La jurisprudencia ha señalado que no basta cualquier
ineptitud.
“La excepción de ineptitud del libelo sólo
puede fundarse en defectos que hagan
ininteligible la demanda. La excepción de
ineptitud del libelo, debe fundarse en
deficiencias o defectos tales, que hagan
ininteligible, vaga y mal formulada la
demanda, sin que sea posible comprenderla.
C. La Serena, 28 enero 1904, G. 1904, 1er.
sem., Nº 664, p.812
C. Valdivia, 19 junio 1914, G.1914, 1er sem.,
Nº 273, p. 752
Y, concordante con lo anterior se ha resuelto que:
“No es inepta en un juicio entre
cónyuges, la demanda en que se omite la
designación del domicilio y profesión del
actor. Carece de toda relevancia la falta de
las indicaciones de domicilio y profesión y
procede, en consecuencia, desestimar la
excepción de ineptitud del libelo fundada en tal
omisión, si la litis se ha trabado entre dos
personas ligadas por el vínculo matrimonial,
sin que el demandado en ningún momento, y
no podía hacerlo, haya pretendido ignorar la
individualización de la actora.
C. Concepción, 28 marzo 1955, R., t.52, sec.
2ª, p.27”
“La omisión de cita de disposiciones
legales no confiere a la demanda el
carácter de inepta. I. Si el actor en la
demanda ejecutiva ha señalado los
fundamentos de derecho que le asisten para
perseguir el cumplimiento forzado de la
obligación, la omisión en que incurre al no
indicar ninguna disposición legal que sirva de
apoyo a las peticiones que somete a la
decisión del tribunal, no constituye a la
demanda en inepta.
C. Conepción, 31 julio 1953. R., t.50, sec. 2ª,
p.66
“Es inepta la demanda que carece de
peticiones concretas. El no hacerse en la
conclusión de la demanda la enunciación
precisa de las peticiones que se someten al
fallo del tribunal, es un motivo suficiente para
interponer esta excepción dilatoria.
C. Valparaíso, 24 noviembre 1906, G. 1906, º
sem., Nº 964, p.546
“No es inepta la demanda que el indicar
el domicilio del demandado señala solo la
ciudad. No precisándose por una ley lo que
para sus efectos se entiende por domicilio,
debe estarse a lo que dispone el Código Civil.
En consecuencia, no infringen los jueces del
fondo los artículos 20, 22, 59 y 61 del Código
Civil y 464 Nº 4º del Procedimiento Civil, al
desestimar la excepción dilatoria de ineptitud
del libelo que se hace consistir en que no se
habría indicado el domicilio de los demandados
al consignarse en la demanda la ciudad, pero
no la calle y el número de la casa.
C.Suprema, 18 agosto 1954, R., t. 51, se. 1ª,
p. 282
“No es inepta la demanda por equivocada
indicación del domicilio y profesión del
demandado. Conteniendo la demanda la
indicación del domicilio y profesión de los
demandados, no procede acoger la excepción
de ineptitud del libelo que se funda en que
esas indicaciones están equivocadas.
C. Valdivia, 9 septiembre 1926. R., t. 25, sec.
2ª, p. 14”
“La falta de firma del abogado no hace
inepto el libelo.- La excepción de ineptitud
del libelo, dice relación con los requisitos en el
modo de proponer la demanda, pero no con la
falta de firma de abogado que exige la ley
respectiva.
C. Talca, 16 junio 1941. G. 1941, 1er sem., Nº
55, p. 310”
“Solo la falta absoluta de determinación
del ejecutado da origen a esta
excepción.- Para que proceda la excepción de
ineptitud del libelo por falta de designación de
la persona del ejecutado, es menester que la
identificación de éste falte de una manera
absoluta o de tal modo que haga imposible su
determinación o precisión.
C. Concepción, 2 junio 1921, 1er sem., Nº 209,
p. 890”
También se ha resuelto que no puede ser el juez
pronunciarse sobre las excepciones de fondo
opuestas, que tener el carácter de incompatibles con
la aceptación de la ineptitud del libelo.
“Acogida la ineptitud del libelo, el juez
no puede pronunciarse sobre las
excepciones de fondo opuestas a la
demanda.- Aceptada la excepción de la
ineptitud del libelo, el juez no puede
pronunciarse sobre las excepciones de
fondo opuestas, que tienen el carácter de
incompatibles con la aceptación de la
primera.
C. Suprema, 21 abril 1928, R., t.26, sec. 1ª,
p. 155”
5º El beneficio de excusión: Para entender esta excepción
debemos recurrir al art. 2357 del Código Civil.
Es el derecho del fiador en virtud del cual puede exigir que
antes de proceder contra él se persiga la deuda en los
bienes del deudor principal y en las hipotecas o prendas
prestadas por este para la seguridad de la misma deuda.
Casarino indica que “Si con estas nuevas acciones interpuestas por el
acreedor, no obtiene el pago de su crédito, no habrá más camino que
reiniciar el juicio que había seguido primitivamente en contra del fiador,
el cual se hallaba paralizado, a virtud del beneficio de excusión hecho
valer en forma de excepción dilatoria!.
Pensamos que no, estimamos que, acogida la excepción dilatoria del
beneficio de excusión el procedimiento termina y cuando se
haya ejercido las otras acciones deberá iniciarse un nuevo juicio,
cuyo fundamento será la fianza más el haber perseguido la
deuda por parte del deudor principal.
6º En general las que se refieren a
la corrección del procedimiento sin
afectar al fondo de la acción
deducida.
Este numeral es el que le quita el
carácter
de
taxativa
a
la
enumeración del artículo 303.
EXCEPCIONES PERENTORIAS QUE PUEDEN OPONERSE
COMO DILATORIAS
Las excepciones de:
- Cosa Juzgada y
- Transacción
-Son excepciones que dicen relación con el fondo de
la acción deducida.
No obstante, el art. 304 permite oponerlas como dilatorias.
El fundamento de esta disposición es la economía procesal.
Sin embargo, “SI SON DE LATO CONOCIMIENTO” se mandará contestar la
demanda y se reservarán para fallarlas en la sentencia definitiva”.
Esta es una facultad del juez, quien deberá ponderar si los fundamentos
de hecho y de derecho de la excepción así opuesta son susceptibles de ser
resuelta lisa y llanamente o si requieren de un lato conocimiento
NO ES NECESARIO – En sentido de imprescindible – oponerlas como
dilatorias, pueden oponerse como tales o como perentorias, lo que queda
entregado al arbitrio del demandado.
Excepciones dilatorias que pueden oponerse
en 2ª instancia.
De acuerdo con el art. 305 inciso final, hay
excepciones dilatorias que pueden oponerse en 2ª
instancia.
Estas son:
-Incompetencia
-Litis pendencia
Se tramitan en forma de INCIDENTE.
Se ha resuelto que estas excepciones deben ser
consideradas y falladas por medio de un simple auto,
antes de la sentencia definitiva.
Procedimiento que rige la
interposición de las
excepciones dilatorias.
- Forma y oportunidad de interposición
Forma: Deben oponerse en un mismo escrito (305):
(buscar un ejemplo en que se opongan 4).
La razón de esto es evitar que se vayan oponiendo una
en pos de otra, con lo que un litigante de mala fe puede
dilatar por medio tiempo el procedimiento (es una
concreción del principio formativo de la preclusión y del
de la buena fé).
Oportunidad: DENTRO del término de emplazamiento (305
inc. 1º).
Si no se alegan como dilatorias podrán oponerse más
adelante, por la vía de alegaciones o defensas (inc. 2º art.
305). Esta situación la estudiaremos poco más adelante.
Tramitación:
- Se tramitan como incidentes (307 inc. 1º) en el
cuaderno principal, sin formarse cuaderno separado.
- Opuestas se confiere traslado y rige el 89 y 90.
- Deben fallarse todas a la vez, pero si entre ellas figura
la incompetencia y el tribunal la acepta, se abstendrá de
pronunciarse sobre las demás (306).
Si el Tribunal de alzada, conociendo de la apelación
contra la resolución que acogió la incompetencia decide
revocar, se aplica el art. 208 (leerlo) entrando a conocer
de las otras sin necesidad de pronunciamiento del inferior.
- Si se desechan o se subsanan los defectos se debe contestar
la demanda los 10 días siguientes: plazo fatal y fijo o no
variable (leer 308): buscar ejemplo de ambos casos.
Apelaciones:
- La resolución que falla las dilatorias es
una sentencia interlocutoria (158 inc. 3º)
y la regla general es que este tipo de
resoluciones son apelables (187).
- Si se desecha, la apelación se concede
en el solo efecto devolutivo (307 inc.
2º).
Excepción dilatoria opuesta como
alegación o defensa
El art. 305 inc. 2º al hacer
referencia a los arts. 85 y 86 está
aceptando expresamente que las
causales enumeradas en el 303
pueden servir de base para
plantear incidentes de nulidad de
todo lo obrado en el procedimiento.
Si analizamos las excepciones dilatorias comprendidas
en los 3 primeros números del 303, veremos que ellos
corresponden exactamente a los elementos o
presupuestos de la relación procesal.
- Competencia del tribunal
- Capacidad de las partes
- Libelo apto
Si estos elementos no concurren no hay relación procesal
válida y, consecuencialmente, todo lo que se haya actuado
podrá ser anulado.
En este caso, estas excepciones dilatorias
- Incompetencia
- Falta de capacidad y personería
- Ineptitud del libelo,
-Servirán de base del incidente que se plantea para anular
todo lo obrado
La contestación de la
demanda
De conformidad con el 308 (leerlo).
Si no se han opuesto dilatorias
deberá contestarse derechamente
dentro del término de
emplazamiento.
Concepto
Es la principal presentación del
demandado, pues con ella se opone a las
pretensiones del actor, vertiendo en este
escrito las excepciones o defensas que
opone a las aludidas pretensiones.
Importancia
Es precisamente la demanda y su contestación las que
conforman la cuestión controvertida o el contenido exacto
de la contienda.
Con su presentación – efectiva o ficta – queda completa
la relación procesal formada por:
Tribunal
Demandante
Demandado
Consecuencialmente, contestada la demanda, están
enmarcados los poderes del Juez, quién, al resolver en la
sentencia deberá tomar en cuenta:
a) Todas las acciones del actor
b) Todas las excepciones o defensas del demandado
Si así no lo hace, la sentencia será nula por
falta de decisión del asunto controvertido.
Esta nulidad se hace efectiva mediante el
recurso de casación en la forma.
Por otra parte, si falla más allá de las
acciones o excepciones, también sería nula por
ultra petita.
Síntesis de sentencias de la C. Suprema:
“El asunto controvertido que debe ser objeto del fallo es el que resulta de las
acciones y excepciones opuestas en los escritos de demanda y contestación,
ya que en los escritos posteriores o modificar aquellas mismas acciones y
excepciones.
C. Suprema Rev. XXVII-II-1ª-114
Si no se ha contestado la demanda, y las excepciones y defensas se hacen
valer en la dúplica, el pleito queda limitado a la justificación de la demanda.
C. Suprema Rev. XXV-II-1ª-415
El juez no tiene obligación de fallar las excepciones opuestas en el escrito de
dúplica, por cuanto el asunto controvertido queda fijado en los escritos de
demanda y contestación, quedando fuera de él las excepciones opuestas
extemporáneamente.
C. Suprema Rev. XXVIII-II-1ª-20
Las sentencias definitivas deben pronunciarse sobre las acciones y
excepciones que las partes deduzcan.
C. Suprema Rev. XXXII-II-1ª-200
Otra importancia de la demanda la señala
el 318 en sentido que, con ella, quedan
fijados los hechos sobre los cuales las
partes deben rendir su prueba.
Requisitos formales
Debe cumplir con los requisitos generales
de todo escrito (nos remitimos a lo señalado al
respecto al estudiar los requisitos formales de
la demanda).
Si es la primera presentación del
demandado, debe designar abogado
patrocinante y mandatario – salvo que él
mismo esté habilitado para comparecer en
juicio-.
Debe cumplir con los requisitos especiales indicados en
el 309 (leerlo).
Analicemos cada requerimiento:
1. Designación del tribunal: nos remitimos a lo
señalado al estudiar la demanda.
2. Individualización del demandado: Su importancia
es para:
a) Notificaciones (leer Art. 49) y
b) Cosa juzgada: pues queda “fijada la persona”.
3. Excepciones que se oponen y fundamentos de
hecho y de derecho en que se apoya: lo analizaremos al
referirnos al contenido.
4. Peticiones concretas: Nos remitimos a lo señalado al
estudiar la demanda.
Contenido de la contestación
Al hablar de CONTENIDO de la
contestación estamos haciendo referencia a las
EXCEPCIONES y a las ALEGACIONES O
DEFENSAS, términos que no son sinónimos,
según veremos, aún cuando el Art. 309 los
engloba o comprende a ambos en la expresión
EXCEPCIONES.
Concordante con ello la Corte Suprema ha señalado:
“Excepciones; clasificación.- Nuestra legislación no
ha definido lo que es una excepción que se opone a la
demanda; tampoco las ha señalado todas y no ha
podido hacerlo debido a su número y variedad.
Los autores que se han preocupado de esta materia no
están de acuerdo en su clasificación; pero en nuestro
Código de Procedimiento Civil, dada la circunstancia de
haber enumerado las dilatorias, deben considerarse
perentorias las demás.
Entonces, implícitamente las clasifica en dilatorias y
perentorias.
C. Suprema, 18 agosto 1964. R., t.61, sec. 1ª, p.252
Esta frase no distingue entre excepciones y alegaciones
o defensas, pero tiene la importancia de dejar
establecido que es imposible precisar su número y
variedad.
No obstante, en la misma sentencia la Corte Suprema reconoció
la diferencia al señalar:
“Excepciones perentorias; concepto y objeto.- La etimología del adjetivo
perentorio proviene de la palabra perinere, que significa destruir, extinguir
y el Diccionario de la Lengua Castellana, entro otros significados, le da el
de concluyente, decisivo, determinante.
El derecho que el actor persigue sea declarado en su demanda, se
ejercita por medio de la acción y el demandado, a su vez, con el objeto
de enervar la acción de un modo decisivo y concluyente, opone la
excepción perentoria. Un demandado, al oponer esta excepción, no ataca
el fondo del derecho mismo que el demandante pretende se le declare, y
bien puede aún reconocerlo de un modo expreso o implícito; lo que ataca
es la acción, que es el medio que la ley le proporciona a una persona para
recurrir a la justicia a fin de que se le reconozca su derecho. El
sentenciador no desconoce en su fallo el derecho que el actor ejercita, y
no entra a estudiar su fondo, porque es innecesario hacerlo; sólo se
preocupa de que dicho derecho haya podido ejercitarse por medio de la
acción que lo hace efectivo, frente a la excepción que el demandado
deduce con el objeto de destruir dicha acción.
De los principios sentados anteriormente, se
colige que, ante nuestra ley procesal, es
excepción perentoria todo título o motivo
jurídico que el demandado invoca para
destruir, enervar y, más propiamente
dicho, para hacer ineficaz la acción del
actor, como, por ejemplo, la prescripción,
el pago de la deuda, etcétera.
C. Suprema, 18 agosto 1964, R., t. 61, sec. 1ª,
p. 252”
Existe un articulo publicado en la Revista de Derecho y Jurisprudencia
(XL-I-100) bajo el título “De la alegación de la prescripción” en que su
autor HECTOR MENDEZ EYSSAUTIER, precisa, a mi entender en muy
buenos términos las diferencias y hace una síntesis sobre la materia:
Ente las excepciones y las defensas existen estrechas
relaciones, de especie a género, pero que en ningún caso
llegan a identificarlas. La similitud que entre ellas existe ha
provocado cierta confusión tanto entre legisladores como
tratadistas. Algunos han creído que se trata de términos
distintos y otros, por el contrario, idénticos.
En nuestra legislación hay disposiciones que emplean
indistintamente uno u otro término y otras que dan a cada
uno un significado especial.
Entre las primeras podemos citar la del articulo 170, Nº 3º
del Código de Procedimiento Civil que dice: “Las sentencias
definitivas de primera o de única instancia y las de segunda
que modifiquen o revoquen en su parte dispositiva las de
otros tribunales, contendrán.... 3º Igual enunciación de las
excepciones o defensas alegadas por el reo. Igual cosa
sucede con el Auto Acordado sobre la forma de las
sentencias, dictado por la Corte Suprema el 30 de
septiembre de 1920, que dice: La enunciación breve de las
peticiones o acciones deducidas por el demandante e igual
enunciación de las excepciones o defensas alegadas por el
demandado.
Entre las disposiciones que dan a cada término un empleo
específico se cuenta el artículo 309 del Código de
Procedimiento Civil, que prescribe: “La contestación a la
demanda debe contener: 3º Las excepciones que oponen a
la demanda....”
Otro ejemplo en igual sentido es el artículo 464 del
mismo cuerpo de leyes, que dice: “La oposición del
ejecutado sólo será admisible cuando se funde en
alguna de las excepciones siguientes”.
Pertenece también a la segunda categoría de disposiciones
a que nos hemos referido la del artículo 640 del Código
antes citado: “La sentencia del árbitro arbitrador
contendrá: 3º La misma enunciación de la defensa alegada
por el demandado”.
Por último, citaremos la disposición del artículo 725 del
mismo Código, que dice: “La sentencia definitiva deberá
expresar: 2º La enunciación brevísima de las peticiones del
demandante y de las defensas del demandado y de sus
fundamentos respectivos”.
Como puede verse, nuestro legislador empleó
indistintamente los términos excepción y
defensa. Hay autores, como don Fernando
Alessandri, para quien entre ambas expresiones “no
hay diferencia alguna”. Pero la mayoría de los
tratadistas se esfuerzan por dar a cada una de ellas su
verdadero significado, que desde luego, no es igual
para ambas.
Alessandri, Fernando, Derecho Procesal Civil. Primer año, pág. 57. Citado
por Méndez.
José B. Lira dice que “se llama excepción en general, toda
defensa alegada por el reo para entorpecer, enervar o
rechazar la acción intentada contra él.
Más – agrega – aunque en el lenguaje de las leyes y de
los autores se usa promiscuamente estas voces
excepción y defensa, suele hacerse distinción entre
ellas.
Se da el primer nombre a la contestación que procede
cuando el reo pretende excluir una acción constituida
por derecho; y el segundo a la que tiene lugar cuando se
niega absolutamente la existencia de la acción. La
excepción propiamente dicha supone, pues, por una
parte, que ha existido o existe la acción deducida por el
actor y por la otra, que ha caducado o que no puede
hacerse valer en todo o en parte porque le falta alguna
de las condiciones esenciales para su validez o porque
reside en el demandado un derecho superior que
estorba su ejercicio de aquella.
Lira, José B., Prontuario de los juicios T.I. pág.
138. Citado por Méndez
La defensa se encierra en una mera negación del derecho
reclamado.
En igual sentido Alberto Herrera A., De las excepciones y de
las defensas particularmente de las excepciones. Artículo
publicado en la Revista de Derecho de la Universidad de
Concepción, Nº 31 y 32, pág. 2.522. citado por Méndez
Una opinión muy parecida es la que sostiene Chiovenda. Según
él, la expresión excepción tiene tres acepciones: 1º En un
sentido generalísimo, comprende cualquier defensa del
demandado incluso la simple negación del fundamento de la
demanda; 2º En un sentido más estricto, comprende la
contraposición de un derecho impeditivo o un extintivo que
excluye la acción; y 3º En un sentido restringido, comprende
hechos que no excluyen la acción, pero que dan al demandado
el poder jurídico de anularla. Este último es el significado
sustancial de excepción. Tanto las excepciones como las
defensas tienen por objeto exteriorizar la disconformidad del
demandado con las pretensiones del demandante; son sus
armas de defensa.
Chiovenda, José, Principios de Derecho Procesal Civil, T.I,
pág. 315. Citado por Méndez.
Las defensas son todos los argumentos, los actos, en
general toda manifestación de la actividad del
demandado tendiente a impedir que la demanda
prospere. En este sentido es defensa aún la mera
negación del fundamento de la demanda. Si una
persona demanda a otra para que le pague cierta
suma de dinero y la demandada se limita a decir que
nada debe, está oponiendo una defensa. Así como
ésa, puede oponer cuantas imagine. La excepción
según la definición de Chiovenda, es un contraderecho
frente a la acción.
Chiovenda, ob.cit., pág. 315. Citado por Méndez
Según esta definición y al decir de Manresa, las
excepciones dan por supuesta la existencia de la
obligación o derecho en que se funda la demanda y la
de un hecho concurrente o posterior que destruye o
invalida dicha resolución. Tal es lo que acontecería en
el caso propuesto si el demandado en lugar de negar
simplemente su calidad de deudor, dice que pagó la
suma que se le cobra. En este caso reconoce la
existencia de la obligación y la de un hecho posterior
que la hace ineficaz, reconocimiento que lo obliga a
probar la veracidad de su aserto.
Manresa, José M., Comentarios a la Ley de Enjuiciamiento Civil, T. II. Pág.
102. Citado por Méndez
La jurisprudencia distingue, como lo hace la doctrina, entre
excepciones y defensas y considera que no se trata de términos
idénticos. La Corte de Apelaciones de Santiago dijo en una
oportunidad que no deben confundirse los conceptos jurídicos
excepción y defensa, ya que si toda excepción es defensa, no
toda defensa es excepción.
La excepción se funda particularmente, en una situación de hecho,
ignorada del juez, en que se coloca el demandado para enervar la
acción y es por eso que para evitar sorpresas y desigualdades en la
prueba judicial, ha de ser invocada en cierto estado del juicio, porque
permitiendo la discusión, dé al mismo tiempo oportunas bases para la
prueba que, según el artículo 308 del Código de Procedimiento Civil, ha
de recaer sobre los hechos convertidos, en tanto que la defensa que
mira a los requisitos de la acción, se apoya en el derecho que el juez
debe conocer y tener presente para el fallo, ya que administrar justicia
es aplicar la ley solamente.
- C. De Santiago, Rev. XXVIII-II.2º-29, citada por Méndez
- En el mismo sentido jurisprudencia de la C.Suprema: Rev. XXXI-II-1ª-426; XXXVI-1ª-330; XXXVIIII-1ª-64 G.T. 1920, 2º, s.42, pág. 181; 195, s.27, pág. 180. Todas citadas por Méndez
- C. Suprema XLIII-II-18
a) La defensa es la total negación del derecho reclamado; la
excepción reconoce su existencia y sólo pretende que ha caducado
por un hecho independiente de su existencia y constitución;
b) La defensa ataca el derecho mismo; la excepción a la falta de
acción;
c) La defensa se funda en los requisitos del derecho que alega el actor,
que debe ser conocido por el juez; la excepción se funda en una situación
de hecho que el juez desconoce;
d) La defensa niega el derecho; la excepción niega solamente su vida;
e) Si el demandado invoca una defensa, nada tiene que probar. La
existencia de los vínculos jurídicos es excepcional, de ahí que si el
demandado niega la existencia de un vínculo de esa naturaleza, no tiene que
probar; si invoca una excepción, el peso de la prueba recae sobre él. En
esto reside, principalmente, la importancia práctica de la distinción entre
excepciones y defensas”.
Sobre la base de lo anterior, tratemos
de tomar una posición personal frente
al tema.
Excepciones perentorias que
pueden oponerse en cualquier
estado.
Dijimos que la demanda y su contestación
conforman la cuestión controvertida, situación
que podríamos calificar de normal o general.
No obstante el 310 consagra una excepción (leerlo).
Este artículo permite pues, oponer
excepciones de:
- Prescripción
- Cosa juzgada
- Transacción
- Pago efectivo, cuando se funda en
antecedente escrito más allá de la
contestación de la demanda o su
ampliación.
Para que opere:
a) Debe alegarse por escrito (innecesario,
porque todo el procedimiento ordinario es
escrito).
b) Debe alegarse antes de la citación para oír
sentencia (1ª instancia) o antes de la vista de la
causa (2ª instancia)
c) Solo pueden alegarse como excepción. Si se
pretende alegarlas como acción sólo puede hacerse
con la contestación (en la reconvención).
Estas excepciones, opuestas fuera de la
demanda se sujetan en su tramitación a lo
que establece el 310 inc. 2º, que
distingue, si se oponen en 1ª instancia o
en 2ª instancia
(leerlo).
Veamos alguna jurisprudencia del 310.
La excepción que opone el demandado, por falta de acción en el demandante para ocurrir a
los Tribunales de Justicia, no es dilatoria sino perentoria y conduce al rechazo completo y
definitivo de la demanda.
C. Temuco, 20 mayo 1934, G. 1934, 1er sem., Nº 90. P.474
C.Suprema, 30 Agosto 1991, R., t.17, sec. 1ª, pág. 462
C.Suprema, 23 noviembre 1938, R. T. 36, sec. 1ª p. 368
La facultad de alegar la prescripción o cosa juzgada en cualquier estado del juicio, se
refiere únicamente a la prescripción o cosa juzgada como excepción, o sea, como un medio
de extinguir las acciones y derechos ajenos, que es a la vez título y modo de adquirir.
C. Tacna, 30 junio 1904. G. 1904, 2º sem., Nº 1.285, p.285
C. Suprema, 21 noviembre 1904, R., t. 1, sec. 1ª, p.96
C.Valparaíso, 31 octubre 1905. G. 1905, 1er sem., Nº 721, p.1.115
C.Suprema, fecha no expresada, “La Unión”, 11 diciembre 1909
C.Valdivia, 25 octubre 1911, G. 1911, 2º sem., Nº 1.098, p.638
C.Valparaíso, 3 julio 1918. Gg. 1918, 2º SEM., nº 340, P. 1.034
C.Valparaíso, 9 JULIO 1918. G. 1918, 2º sem. Nº 341, p. 1.045
C. Suprema, 14 septiembre 1918. R., t.16, sec. 1ª, p. 216
C. Suprema, 8 abril 1922, G.1922, 1er sem., Nº 43, p.236, R., t.21, sec. 1ª, p. 1.924
C.Suprema, 3 mayo 1924. R., t. 22, sec. 1ª, p. 953
C.Suprema, 23 abril 1930. R., t.27, sec. 1ª, p. 819
C.Santiago, 20 mayo 1931. R., t.32, secc. 2ª,, p. 138
La prescripción solamente puede alegarse en cualquier estado del juicio como excepción,
no como acción. Las peticiones de toda demanda deben fundarse en acciones legales.
C. Valdivia, 1º agosto 1917. G. 1917, 2º sem. Nº 332, p. 1.095
C. Talca, 8 junio 1922, G. 1922, 1er sem. Nº 219, p. 971.
C. Talca, 27 mayo 1925, G. 1925, 1er sem. Nº 98, p. 644
La excepción que la ley permite alegar en cualquier estado de la causa es la excepción de
este nombre que un demandado puede emplear para hacer ineficaz la acción promovida en
su contra. El demandante, por el rol jurídico que inviste en el juicio, no puede deducir la
prescripción como excepción.
C. Suprema, 22 junio 1920. G. 1920, 1er sem., Nº 29, p. 207
Las excepciones a que esta disposición se refiere, solo pueden oponerse por el
demandado.
C.Suprema 26 mayo 1909. G. 1909, 1er sem., Nº 320, p.481
La ley solo autoriza alegar en cualquier estado del juicio la prescripción como excepción, a
objeto de enervar o extinguir el derecho que se ejercita en la demanda, pero no como
acción para adquirir por ese medio un título de dominio.
C.Santiago, 30 mayo 1931, R., t.32, sec. 2ª, pág. 138
La prescripción adquisitiva, como modo de adquirir que es y por la declaración de dominio
que persigue, es por su naturaleza de lato conocimiento y, por ello, aunque el artículo 310
del Código de Procedimiento Civil, al referirse a la prescripción, no la haya limitado ni haga
distinción alguna a su respecto, no puede estimársela incluida en esa referencia. Tal
precepto no ha podido sino referirse únicamente a la prescripción extintiva con que terminan
las acciones judiciales provenientes de un vínculo de obligación y que no corresponde a la
prescripción adquisitiva. En consecuencia, es improcedente la excepción de prescripción
adquisitiva, opuesta por el demandado en ejercicio del derecho que confiere el artículo 310
del Código de Procedimiento Civil.
C. Santiago, 16 julio 1952. R., t.49, sec. 2ª, p.100
C. Suprema, 9 septiembre 966, “Fallos del Mes, Año VII, Nº 94, p.206, sent. 3
La excepción de prescripción extintiva o liberatoria puede oponerse en cualquier estado de
la causa; en cambio, el ejercicio de la prescripción adquisitiva es materia propia de una
acción que el demandado debe hacerse valer por vía reconvencional”.
En consecuencia, no pueden tomarse en cuenta las alegadas en la vista de la causa.
C. Suprema, 23 agosto 1965. G. 1905, 2º sem., Nº 843, p. 138
C. Suprema, 15 junio 1908. R., t.7, sec. 1ª, p. 539.
C. Suprema, 27 abril 1909. G.1909, 1er sem., Nº 205, p.301
C. Suprema, 13 enero 1914. G. 1914, 1er sem., Nº 7, p.16
No debe tomarse en cuenta las excepciones que se contengan en la dúplica salvo las
prescripciones, cosa juzgada, transacción y pago.
C. Suprema, 16 diciembre 1932, G. 1932, 2º sem., Nº 590, p.252
No basta que se invoque como excepción un derecho declarado por sentencia con
autoridad de cosa juzgada, para decir que se ha opuesto formalmente la excepción de cosa
juzgada.
C.Suprema, 17 agosto 1917, G. 1917, 2º sem., Nº 35, p.70
No es suficiente alegar la prescripción en términos genéricos; es necesario expresar de un
modo preciso el tiempo desde el cual ha debido comenzar a contarse el plazo.
C. Suprema, 23 marzo 1929, R., t.27, sec. 1ª, p. 549”
Sanción de la sentencia que omite el pronunciamiento sobre las excepciones
mencionadas en la disposición.Es nula una sentencia de alzada que no se pronuncia sobre la excepción de prescripción
opuesta oportunamente.
C.Suprema 7 octubre 1918, R., t.16, sec. 1ª, p. 273
Procede casar de oficio la sentencia que no resuelve la excepción de cosa juzgada opuesta
por el demandado con poserioridad al vencimiento del término probatorio, pero antes de la
citación para oír sentencia, incidente al cual, además, el tribunal omitió dar tramitación
oyendo a los demandantes.
Plazo para presentar la
contestación
15 días: comuna donde funciona el tribunal
15 + 3: en el mismo territorio jurisdiccional, pero
fuera de los límites de la comuna
18 + T. de E.: en un territorio jurisdiccional
diverso o fuera del territorio de la República
Leer artículos 258 y 259
Con dilatorias:
10 días desde que son desechadas o
subsanados los defectos (308)
El plazo varía, de acuerdo con la ACTITUD
del demandado: si contesta derechamente
u opone dilatorias.
Resolución que recae sobre la
contestación
“Traslado” 311 parte 1ª.
Plazo fatal de 6 días para que el demandante
presente réplica.
Santiago, veintiseis de abril de dos mil cuatro.A lo principal, por contestada la demanda, traslado para duplicar; al otrosi, ....
Firma juez
Firma Secretario
Contestación “ficta” de la demanda
¿Qué pasa si el demandado no contesta?
La rebeldía NO PRODUCE NINGUN otro efecto que el
de dar curso al procedimiento, teniendo por contestada
fictamente la demanda: recordemos que en derecho
el que calla no dice nada.
Entendemos que hay legislaciones (Dº canónico y Dº
romano germánico) en que el silencio significa que el
demandado se allana a la demanda.
En nuestra legislación el procedimiento debe continuar en
todos sus trámites y solo se acogerá la demanda si el
actor justifica sus pretensiones.
El demandado rebelde se puede apersonar en
cualquier momento al procedimiento,
debiendo aceptar – es la única limitación que
tiene – todo lo obrado con anterioridad a su
comparecencia, salvo que:
- haya estado impedido de comparecer por
fuerza mayor (79)
- o que no se le haya hecho saber en persona
ninguna de las providencias enteradas en el
procedimiento (80)
Transcurrido el plazo y certificada la rebeldía se
produce lo que los autores denominan la
CONTESTACION FICTA DE LA DEMANDA.
“Alcance y efectos de la abstención de
contestar la demanda.- La
incontestación de la demanda no importa
una aceptación de los fundamentos de la
misma, por lo cual el demandante debe de
todas maneras probar dichos fundamentos.
- C. Santiago, 6 agosto 1904, R., t.1, sec. 2ª, p. 508
- C. Talca, 15 julio de 1905, G. 1905, 2º sem., Nº 427, P. 669”.
Aceptación de la demanda
El demandado contesta la demanda
defendiéndose o ACEPTANDO la demanda,
o sea, allanándose a ella.
Según ALSINA, el allanamiento es el acto por el
cual el demandado admite, más que la
exactitud de los hechos LA LEGITIMIDAD DE
LAS PRETENSIONES DEL ACTOR.
En nuestra legislación, este instituto está
reglamentado en el Art. 313 (leerlo).
El allanamiento puede ser expreso o
tácito.
Es expreso: Cuando el demandado
reconoce categóricamente los hechos y el
derecho invocado en la demanda.
Es tácito:
Cuando deposita la cosa o
ejecuta el acto por el que se reclama
Para allanarse a la demanda se requiere sólo la capacidad
para actuar en juicio. El APODERADO necesita mandato
especial (aceptar la demanda deducida: inc. 12º art. 7º).
El allanamiento solo puede referirse a derechos privados
y renunciables y, por consiguiente, no será admisible si
se refiere a otro tipo de derechos (art. 12 C.C.)
Tampoco puede el demandado allanarse a demandas
que digan relación con:
- Estado civil de las personas
- Derechos ajenos
- Derechos que no existen
¿Qué pasa si el demandado reconoce los
hechos pero controvierte el derecho?:
313 (leerlo en la parte pertinente). ES UNA
SITUACION QUE NO SIGNIFICA
ALLANAMIENTO, aún cuando su concurrencia
sea idéntica en lo que dice relación con la
tramitación.
¿Cuál es la tramitación en caso del allanamiento?: se dá traslado para la
réplica, después para la dúplica y evacuado este último trámite se cita
para sentencia. Es decir, se omite el periodo de la prueba.
“Aceptación por el demandado de una sola de las peticiones
contenidas en la demanda; efectos.- Si la demanda contiene diversas
peticiones, el demandado puede aceptar aisladamente cualquiera de ellas,
terminando la controversia a su respecto. Por ello es inoficioso que la
sentencia analice los fundamentos de tal controversia, bastando para darle
acogida la sola aceptación del demandado.
C. La Serena, 30 mayo 1911. G. 1911, t. I., Nº 426, p. 737”.
“Oportunidad procesal para aceptar la demanda.- La aceptación de la
demanda puede producirse en la contestación de ella o en cualquier otra
gestión antes de la sentencia definitiva y el juez no puede desentenderse de
dicha aceptación, so pena de incurrir en el vicio de ultra petita.
C. La Serena, 30 mayo 1911. G. 1911, t. I. Nº 426, p. 737.”
“Necesidad de que se dicte sentencia por el tribunal aún en el caso de
aceptación de la demanda.- Habiendo demanda y contestación, aunque las
partes se pongan de acuerdo, debe el tribunal dictar sentencia.
C. Talca, 13 junio 1906, G. 1906, 1er sem., Nº 370, p. 598”
La reconvención o
demanda reconvencional
Dijimos que el demandado podría defenderse y, entre
otras actitudes, reconvenir.
Analicemos esta reacción del demandado.
Concepto.- Es la acción deducida por el
demandado en contra del actor, al contestar la
demanda, en el juicio que este ha provocado
(Casarino).
- Es una especie de contra demanda que el reo
interpone en contra del actor al contestar la demanda
(Alessandri).
-Es la pretensión que el demandado solicita se acoja
aprovechando el procedimiento iniciado por el actor
Si el demandado tiene una acción que ejercer
contra el demandante, derivada de la misma
relación jurídica de que surge la demanda O DE
OTRA DISTINTA (señalar ejemplos), puede
interponer contra el actor, al contestar la demanda
de éste, su demanda reconvencional.
Es una verdadera demanda; el sujeto pasivo
de una se convierte en sujeto activo de la otra y
viceversa, pero debe tenerse presente que se trata
de acciones distintas.
En el sistema francés se exige que haya una
relación entre la demanda y la reconvención, lo que
nuestra legislación – siguiendo a la española – no
hace.
Su fundamento: la economía procesal, permitiendo
reunir las diversas contiendas entre partes en un solo
procedimiento.
“Reconvención; concepto; requisitos;
providencia; tramitación y fallo.La reconvención es una verdadera demanda, que
debe substanciarse y fallarse como la principal y en la
que el demandado pasa a desempeñar el papel de
demandante; y siendo la reconvención una demanda,
se ejercita en ella una acción sobre la que debe
pronunciarse la sentencia definitiva, lo mismo que
sobre las demás que se hayan hecho valer, para
enervarla o destruirla.
C. La Serena, 2 abril 1907, R., t. 6, sec. 2ª, p.59
C. Santiago, 3 Septiembre 1942, R., t.40, sec. 2ª, p.8.
La demanda es el medio de iniciar un juicio y tal
carácter reviste, naturalmente, la demanda
reconvencional con respecto del nuevo juicio que ella
promueve, sin que obste a ello la circunstancia de que
la reconvención deba substanciarse y fallarse
juntamente con la demanda principal, ya que ello
debe entenderse sin perjuicio de lo establecido en el
artículo 172 del Código de procedimiento Civil, esto
es, que puedan resolverse separada o parcialmente
las cuestiones que se ventilen en la demanda y en la
reconvención cuando alguna de ellas llegase al estado
de sentencia antes que termine el procedimiento en
las restantes.
C. Suprema, 17 agosto 1938, T., t36, sec. 1ª, p. 147”.
Requisitos para su procedencia
1. Competencia del tribunal : leer 315
El primer requisito para su procedencia es que su
conocimiento corresponde a la competencia del juez que
interviene en la demanda principal.
Siendo pues, procedente la prórroga de competencia, no
podrá el demandado reconvencional –
demandante principal – oponer la excepción
dilatoria de la incompetencia, pues sería
imposible reconvenir si hubiere incompetencia
relativa.
2. Identidad de procedimiento: Es un requisito lógico.
Pedro, no solo surge de la lógica, sino además de la
necesidad que establece el 315 inc. 1º de que se
tramiten y fallle conjuntamente.
Requisitos de forma
Los establece el Art. 314 (leerlo)
Debe pues hacerse en el escrito de
contestación, escrito que debe cumplir con todos los
requisitos del 254, y pudiendo ampliarse o rectificarse en
los términos del art. 261.
La reconvención está sujeta a los mismos requisitos
de la demanda, y entre ellos, que contenga la
enunciación precisa y clara de las peticiones que se
someten al fallo del tribunal. La reconvención que
no reúna estos requisitos, no puede ser materia de
la resolución que contenga la sentencia que se
dicte en la causa.
C. Suprema 17 julio 1914, 2º sem., Nº 291, p. 798
C. Suprema, 17 julio 1914, R., t.12, sec. 1ª, p. 349
¿Quién puede reconvenir?
Cualquier demandado con capacidad de
comparecer en juicio por sí o representado
(norma general respecto de capacidad procesal).
No puede reconvenir el mandatario con
poder simple, pues este es conferido para todos
los trámites e incidencias del procedimiento pero
no para INICIAR una acción por vía de la
demanda reconvencional.
Quienes pueden reconvenir
La facultad de reconvenir la confiere la ley sólo al
demandado.
- C. Talca, 26 septiembre 19031, R., t.30, sec. 2ª, p.6
Un demandado no puede reconvenir a su
codemandado.
- C.Santiago, 14 octubre 1940, G. 1940, 2º sem., Nº 94, p.424
Los coadyuvantes pueden reconvenir porque les
asisten los mismos derechos que a la parte principal.
- C.Valdivia, 8 julio 1913, 2º sem., Nº 671, p. 2.132
El curador especial de unos demandados no puede
reconvenir pues carece al efecto de personería, la que solo
le habilita para contestar la demanda.
- C. De Talca, 8 abril 1913, G. 1913, 1er sem. Nº 194, p. 586”
¿Contra quién se puede reconvenir?
Solo contra el demandante.
No procede la reconvención contra un tercero que no es
el demandante en el juicio.
C. La Serena, 28 julio 1911, G. 1911, 2º sem. Nº 686, p. 1.155
¿Cómo se tramita y falla la reconvención?
Del mismo modo que la demanda.
Contra ella se pueden oponer las excepciones dilatorias
del 303 (hagamos la salvedad ya señalada respecto de
la incompetencia relativa).
Estas excepciones dilatorias deben oponerse
dentro del plazo del 6º día y todas ellas en un
mismo escrito (317).
Si no se oponen en ese plazo pueden hacerse valer
posteriormente solo por vía de alegación o defensa. En
general se le aplican las normas de las dilatorias ya
estudiadas.
Excepciones dilatorias opuestas contra la
reconvención; efectos en cuanto al curso de
la causa
Rechazadas las excepciones dilatorias opuestas
contra la reconvención, principia a correr el plazo de
seis días para que el demandante evacúe la réplica
y traslado de la reconvención.
C. Talca, 9 enero 1907, G. 1907, 1er sem., Nº 50, p. 101
Las excepciones dilatorias deducidas contra la
reconvención suspenden el curso de la causa.
C. Talca, 9 enero 1907, 1er sem., Nº 50, p. 101
En cuanto a su fallo (316) se sustancia y falla
conjuntamente con la demanda principal: analizar 316,
365.
“Autonomía e independencia de la acción
reconvencional respecto de la demanda,
litisconsorcio activo, pasivo y mixto;
reconvencional parcial.- En el procedimiento ordinario
de mayor cuantía, entre la acción que ejercita el actor
en su demanda y la que ejercita el demandado en su
reconvención, no exige la ley procesal relación de
ninguna especie, por lo que ambas acciones son
autónomas y, en consecuencia, generan relaciones
procesales totalmente independientes entre sí. No obsta
a la autonomía de la acción reconvencional el que ella
deba substanciarse y fallarse con la acción ejercida en la
demanda, como lo ordena el articulo 316 del Código de
Procedimiento Civil, por cuanto esta disposición se funda
en el principio de la economía procesal, por lo que no se
refiere ni afecta a la naturaleza de la acción deducida.
“En consecuencia, en un proceso en que exista
litisconsorcio activo, por ser varios los demandantes, el
demandado puede reconvenir a uno o varios de los
actores y no a todos ellos, por cuanto la acción
ejercitada en la reconvención es independiente de la
ejercitada en la demanda y , por consiguiente, la
relación procesal generada por aquella es distinta a la
generada por ésta.
A la misma conclusión debe llegarse cuando en el
proceso existe litisconsorcio pasivo o litisconsorcio mxto,
ya que en el primer caso, uno solo de los demandados
puede reconvenir al actor, sin que sea necesario que
todos ellos lo reconvengan y, en el segundo caso, uno
solo de los varios demandados puede reconvenir a uno
solo de los varios demandantes, o varios de los
demandados, sin que tampoco sea necesario que todos
los demandados reconvengan a todos los actores.
- C. Valparaíso, 30 julio 1965, R., t.62, sec. 2ª, p. 122”.
Tramitación
La contestación se provee con un traslado, que
se notifica por el estado.
Santiago, diecisiete de Mayo de dos mil cuatro.Por evacuado el trámite de la contestación (o “Téngase por contestada
la demanda”); traslado para la réplica
Firma juez
Firma Secretario
El plazo para replicar es de 6 días fatales.
El escrito de réplica igualmente se provee con un
traslado, que se notifica por el estado diario, el cual
tiene por objeto que el demandado duplique.
Santiago, treinta y uno de Mayo de dos mil cuatro.Por evacuado el trámite de la réplica;
traslado para la dúplica
.
Firma juez
Firma Secretario
Dúplica
Señalemos que equivale a la
réplica del demandado, por ende este
puede hacer lo que ya señalamos
respecto del demandante al definir la
réplica.
Tramitación
Si hay demanda reconvencional: opuesta
la dúplica se confiere traslado para
duplicar en la reconvención.
Santiago, veinticuatro de Mayo de dos mil uno.Por evacuada la dúplica de la demanda principal,
traslado para duplicar en la demanda reconvencional
Firma Juez
Firma Secretario
Si no hay demanda reconvencional, los
autos quedan para el 318 y con ello queda
clausurado el periodo de discusión y se
inicia el de prueba.
Santiago veinticuatro de Mayo de dos mil uno.Por evacuado el trámite de la dúplica.
Autos para los efectos del artículo 318 del Código de Procedimiento Civil
Firma Juez
¿Qué se entiende por ampliar,
adicionar o modificar las acciones
que se hayan formulado en la
demanda, sin que puedan alterarse
las que sean objeto principal del
pleito? (312)
Veamos alguna jurisprudencia, cuya transcripción y comentario nos puede
ayudar a clarificar la situación.
“Carácter restrictivo de la disposición: las facultades que
otorga son limitadas y taxativas.- El artículo 312 del Código de
Procedimiento Civil concede facultades limitadas al demandante y al
demandado con relación a las acciones y excepciones deducidas en
la demanda y contestación. Establece este precepto que en los
escritos de réplica y de dúplica podrán las partes ampliar las
acciones y excepciones, esto es, extenderlas, o sea, formular nuevas
razones o argumentos para reforzarlas o cimentarlas mejor, sin
salirse de lo que ya han expresado; adicionarlas, esto es, añadir
nuevos argumentos no expresados anteriormente respecto de las
mismas acciones y excepciones que hayan sido deducidas en el
juicio y, por último, modificarlas, esto es, limitar, determinar,
restringir o reducir las cosas a los términos justos, templando el
exceso o exhorbitación. Y todo ello es “sin que puedan alterar”,
estos es, cambiar la esencia o forma de dichas cciones o
excepciones.
La disposición del artículo 312 citado es restrictiva, concede a las
partes las facultades que taxativa y limitativamente pueden usar en
la réplica y en la dúplica y no las autoriza para que formulen en ellas
nuevas acciones o excepciones de las que contienen la demanda y la
contestación.
Procedencia a la introducción en la réplica de
peticiones subsidiarias de las formuladas en
la demanda; alteración de las acciones que
sean objeto principal del pleito.
I.- Si se persigue la entrega de la cosa o su valor,
no constituyendo acciones distintas, sino una sola,
y en la réplica se modifica la petición deducida en
la demanda para que, en subsidio de la entrega de
la cosa legada, se pague su valor sin cambiar los
fundamentos jurídicos de la petición, no se ha
alterado la acción principal del pleito.
- C.Chillán, 19 octubre 1939, G. 1939, 2º sem., Nº 149, p. 625.
II.- No puede interponerse peticiones subsidiarias
en el escrito de réplica, que importan una
modificación substancial de las acciones de la
demanda.
- C. Suprema, 11 noviembre 1914, R., t. 12, sec. 1ª, p.477
“Facultad de las partes para alterar en la réplica y en
la dúplica las calificaciones jurídicas hechas en la
demanda y en la contestación.I.- La circunstancia de que en la réplica se diga que se
incurrió en un error en la demanda al calificar como sociedad
mercantil el contrato a virtud del cual se cobra una
participación, siendo que se trataba de una sociedad civil o,
por lo menos, de otro contrato, cualquiera que sea su
calificación, por lo cual adiciona la demanda en este sentido,
no importa una modificación que implique cambio alguno en
la acción deducida, porque, permaneciendo unas mismas la
cosa pedida y las personas que intervinieron en la litis, las
acciones se caracterizan, individualizan o identifican por los
hechos que le sirven de fundamento o causa de pedir, y tales
hechos no resultan alterados o modificados por la sola
circunstancia de que el actor los califique jurídicamente en la
réplica en forma distinta de cómo los apreció en la demanda.
- C. Suprema, 11 noviembre 1931, R., t.29, sec. 1ª, p. 167
II.- Manteniéndose la causa de pedir, no se altera la acción
por la circunstancia de que en la demanda se califique la
cláusula de un contrato como fideicomiso y en la réplica como
una obligación moral con cláusula resolutoria, si es uno
mismo el hecho jurídico que da nacimiento a la relación de
derecho.
No es la misma causa de pedir, es decir
“fundamento inmediato del derecho deducido en juicio”, que
“fundamentos de derechos en que se apoya la demanda”,
pues estos últimos son los razonamientos o apreciaciones de
índole jurídica que el actor aduce para calificar el hecho. Lo
único que el legislador no autoriza para cambiar durante un
juicio, es el hecho material o jurídico que constituye la
esencia de las acciones deducidas o de las excepciones
aducidas, como quiera que en lo que respecta al derecho, las
partes son libres para hacer las apreciaciones que crean
convenientes, y pueden ser hasta suplidas por el juez. Las
calificaciones jurídicas que hagan las partes litigantes en los
escritos
fundamentales del pleito
no caracterizan
substancialmente la acción.
- C. Santiago, 8 julio 1941. R., t.39, sec. 2ª, p.41
III.- La calificación de las instituciones jurídicas que las
partes hagan en los escritos fundamentales del juicio, no
caracteriza sustancialmente la acción. Lo único que no
pueden alterar es el hecho jurídico o material, vale decir,
las acciones y excepciones principales del pleito, como
quiera que, en lo que respecta al derecho, los litigantes
son libres para hacer las apreciaciones que crean
convenientes y pueden ellas ser suplidas por el juez.
Manteniéndose la causa de pedir, no se altera la acción
principal por la circunstancia de que en la demanda se
califique la cláusula de un contrato como fideicomiso y en
la réplica como una obligación moral con cláusula
resolutoria, si es uno mismo el hecho jurídico que da
nacimiento a la relación de derecho.
- C. Santiago, 8 julio 1941, R., t.39, sec. 2ª, p.41
- C. Santiago, 10 junio 1942, R., t. 39, sec. 2ª, p. 77”
“Ampliaciones o adiciones que no importan
alteraciones de la acción.I.- La acción se altera cuando se cambia por otra y
para operar tal cambio es menester que se
abandone la anterior y se substituya por una
nueva; pero si mantiene ambas, proponiéndose
una como subsidiaria de la otra, teniendo ambas el
mismo fin perseguido en la demanda, no puede
decirse que haya variación.
- C.Suprema, 29 julio 1940, R., t.38, sec. 1ª, p.223.
II.- Manteniéndose la causa de pedir, nos e altera la
acción por la circunstancia de que en la demanda
se califique la cláusula de un contrato como
fideicomiso y en la réplica como una obligación
moral con cláusula resolutoria, si es uno mismo el
hecho jurídico que da nacimiento a la relación de
derecho.
- C. Santiago, 8 julio 19741, R., t.39, sec. 2ª, p.41.
III.- Si se persigue la entrega de la cosa o su valor,
no constituyendo acciones distintas, sino una sola y
en la réplica se modifica la petición deducida en la
demanda para que, en subsidio de la entrega de la
cosa, se pague su valor, sin cambiar los
fundamentos jurídicos de la petición, no se altera la
acción principal del pleito.
- C. Suprema, 7 septiembre 19717, G. 1917, 2º sem Nº 43, p. 114
- C. Chillán, 19 octubre 1939, G. 1939, 2º sem. Nº 149, p. 625
IV.- Si la modificación introducida en el escrito de
réplica consiste en precisar cuál parte del predio
mencionado en la demanda es el objeto de la
reivindicación, no puede sostenerse que se haya
alterado la acción.
- C.Talca, 9 mayo 1913. G. 1913, 1er sem., Nº 318, p. 1.025
- C.La Serena, 23 agosto 1940, G. 1940, 2º sem. Nº 71, p. 319
“La parte afectada debe reclamar oportunamente
de las alteraciones relativas a las acciones de la
demanda.
Si en la réplica se hacen variaciones substanciales a
la demanda y el demandado no las objeta y la
prueba rendida en la causa recae sobre esas
variaciones, la sentencia definitiva no falla ultra
petita al darles acogida.
- C.Suprema, 12 noviembre 1907, G. 1907, 2º sem., Nº 1.051, p.714”.
“Infracción de la disposición; casación.- Aún
suponiendo efectiva la infracción de esta
disposición, ella solo puede dar lugar a un recurso
de casación en la forma.
- C.Suprema, 20 diciembre 1909, R., t.8, sec. 1ª, p.129.
Descargar

Procedimiento Ordinario. Etapa Discusion