6. ¿Qué es el Cristo?
6. ¿Qué es el Cristo?
1. Cristo es el Hijo de Dios tal como Él lo creó. 2Cristo
es el Ser que compartimos y que nos une a unos con
otros, y también con Dios. 3Es el Pensamiento que
todavía mora en la Mente que es Su Fuente. 4No ha
abandonado Su santo hogar ni ha perdido la inocencia
en la que fue creado. 5Mora inmutable para siempre en
la Mente de Dios.
2. Cristo es el eslabón que te mantiene unido a Dios, y
la garantía de que la separación no es más que una
ilusión de desesperanza, pues toda esperanza morará
por siempre en Él. 2Tu mente es parte de la Suya, y Ésta
de la tuya. 3Él es la parte en la que se encuentra la
Respuesta de Dios, y en la que ya se han tomado todas
las decisiones y a los sueños les ha llegado su fin.
4Nada que los ojos del cuerpo puedan percibir lo afecta
en absoluto. 5Pues aunque Su Padre depositó en Él los
medios para tu salvación, Él sigue siendo, no obstante,
el Ser que, al igual que Su Padre, no conoce el pecado.
6. ¿Qué es el Cristo?
3. Al ser el hogar del Espíritu Santo y sentirse a gusto
únicamente en Dios, Cristo permanece en paz en el
Cielo de tu mente santa. 2Él es la única parte de ti que
en verdad es real. 3Lo demás son sueños. 4Mas éstos se
le entregarán a Cristo, para que se desvanezcan ante Su
gloria y pueda por fin serte revelado tu santo Ser, el
Cristo.
4. El Espíritu Santo se extiende desde el Cristo en ti
hasta todos tus sueños, y los invita a venir hasta Él para
que puedan ser transformados en la verdad. 2Él los
intercambiará por el sueño final que Dios dispuso fuese
el fin de todos los sueños. 3Pues cuando el perdón
descanse sobre el mundo y cada, uno de los Hijos de
Dios goce de paz, ¿qué podría mantener las cosas separadas cuando lo único que se puede ver es la faz de
Cristo?
6. ¿Qué es el Cristo?
5. ¿Y por cuánto tiempo habrá de verse esta
santa faz, cuando no es más que el símbolo
de que el período de aprendizaje ya ha
concluido y de que el objetivo de la
Expiación por fin se ha alcanzado?
2Tratemos, por lo tanto, de encontrar la faz
de Cristo y de no buscar nada más. 3Al
contemplar Su gloria, sabremos que no
tenemos necesidad de aprender nada, ni de
percepción, ni de tiempo, ni de ninguna otra
cosa excepto del santo Ser, el Cristo que Dios
creó como Su Hijo.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 271
Hoy sólo utilizaré la visión de Cristo.
1. Cada día, cada hora y cada instante elijo lo que
quiero contemplar, los sonidos que quiero oír y los
testigos de lo que quiero que sea verdad para mí.
2Hoy elijo contemplar lo que Cristo quiere que vea;
hoy elijo escuchar la Voz de Dios, así como buscar
los testigos de lo que es verdad en la creación de
Dios. 3En la visión de Cristo, el mundo y la creación
de Dios se encuentran, y según se unen, toda
percepción desaparece. 4La dulce visión de Cristo
redime al mundo de la muerte, pues todo aquello
sobre lo que Su mirada se posa no puede sino vivir
y recordar al Padre y al Hijo: la unión entre Creador
y creación.
2. Padre, la visión de Cristo es el camino que me conduce
a Ti. 2Lo que Él contempla restaura Tu recuerdo en mí.
3Y eso es lo que elijo contemplar hoy.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 272
¿Cómo iban a poder satisfacer las ilusiones al Hijo
de Dios?
1. Padre, la verdad me pertenece. 2Mi hogar se
estableció en el Cielo mediante tu voluntad y la mía.
3¿Podrían
contentarme los sueños? 4¿Podrían
brindarme felicidad las ilusiones? 5¿Qué otra cosa sino
Tu recuerdo podría satisfacer a Tu Hijo? 6No me
contentaré con menos de lo que Tú me has dado. 7Tu
Amor, por siempre dulce y sereno, me rodea y me
mantiene a salvo eternamente. 8El Hijo de Dios no
puede sino ser tal como Tú lo creaste.
2. Hoy dejamos atrás las ilusiones. 2Y si oímos a la
tentación llamarnos e invitarnos a que nos
entretengamos con un sueño, nos haremos a un
lado y nos preguntaremos si nosotros, los Hijos de
Dios, podríamos contentarnos con sueños cuando
podemos elegir el Cielo con la misma facilidad
que el infierno. aY el amor reemplazará
gustosamente todo temor.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 273
Mía es la quietud de la paz de Dios.
1. Tal vez estemos ahora listos para pasar un día
en perfecta calma. 2Sl esto no fuese posible
todavía, nos contentaremos y nos sentiremos más
que satisfechos, con poder aprender cómo es
posible pasar un día así. 3Si permitimos que algo
nos perturbe, aprendamos a descartarlo y a
recobrar la paz. 4Sólo necesitamos decirles a
nuestras mentes con absoluta certeza: "Mía es la
quietud de la paz de Dios", y nada podrá venir a
perturbar la paz que Dios Mismo le dio a Su Hijo.
2. Padre, Tu paz me pertenece. 2¿Qué necesidad tengo
de temer que algo pueda robarme lo que Tú has
dispuesto sea mío para siempre? 3No puedo perder los
dones que Tú me has dado. 4Por lo tanto, la paz con la
que Tú agraciaste a Tu Hijo sigue conmigo, en la
quietud y en el eterno amor que Te profeso.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 274
Este día le pertenece al Amor. Hoy no tendré
miedo de nada.
1. Padre, hoy quiero dejar que todas las cosas sean
como Tú las creaste y ofrecerle a Tu Hijo el honor
que se merece por su impecabilidad; el amor de un
hermano hacia su hermano y Amigo. 2De ese modo
soy redimido. 3Y del mismo modo, la verdad pasará
a ocupar el lugar que antes ocupabanlas ilusiones,
la luz reemplazará toda oscuridad y Tu Hijo sabrá
que él es tal como Tú lo creaste.
2. Hoy nos llega una bendición especial de
Aquel que es nuestro Padre. 2Dedícale a Él
este día, y no tendrás miedo de nada hoy,
pues el día habrá sido consagrado al Amor.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 275
La sanadora Voz de Dios protege hoy todas las cosas.
1. Escuchemos hoy a la Voz que habla por Dios, la cual
nos habla de una lección ancestral que es tan cierta hoy
como siempre lo fue. 2Sin embargo, este día ha sido
seleccionado como aquel en el que hemos de buscar y
oír, aprender y entender. 3Escuchemos juntos, 4pues lo
que nos dice la Voz que habla por Dios no lo podemos
entender por nuestra cuenta, ni aprenderlo estando
separados. 5En esto reside la protección de todas las
cosas. 6Y en esto se encuentra la curación que brinda la
Voz que habla por Dios.
2. Tu sanadora Voz protege hoy todas las cosas, por lo tanto,
dejo todo en Tus Manos. 2No tengo que estar ansioso por
nada. 3Pues Tu Voz me indicará lo que tengo que hacer y
adónde debo ir, con quién debo hablar y qué debo decirle, qué
pensamientos debo albergar y qué palabras transmitirIe al
mundo. 4La seguridad que ofrezco me es dada a mí. 5Padre,
Tu Voz protege todas las cosas a través de mí.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 276
Se me ha dado la Palabra de Dios para que la
comparta.
1. ¿Qué dice la Palabra de Dios? 2"Mi Hijo es tan puro
y santo como Yo Mismo." 3Así fue como Dios se
convirtió en el Padre del Hijo que Él ama, pues así
fue como lo creó. 4Ésta es la Palabra que el Hijo no
creó con el Padre, pues nació como resultado de ella.
5Aceptemos Su Paternidad, y todo se nos dará. 6Mas
si negamos que fuimos creados en Su Amor,
estaremos negando nuestro Ser, y así, no tendremos
certeza acerca de quiénes somos, Quién es nuestro
Padre y cuál es nuestro propósito aquí. 7No obstante,
sólo con que reconozcamos a Aquel que nos dio Su
Palabra en nuestra creación, Su recuerdo aflorará de
nuevo en nuestras mentes y así podremos recordar a
nuestro Ser.
2. Padre, he hecho mía Tu Palabra. ?Y es ésta la que les
quiero compartir a todos mis hermanos, quienes me fueron
confiados para que los amara como si fuesen míos, tal como
yo soy amado, bendecido y salvado por Ti.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 277
No dejes que aprisione a Tu Hijo con leyes que yo
mismo inventé.
1. Tu Hijo es libre, Padre mío. 2No dejes que me imagine
que lo he aprisionado con las leyes que yo mismo inventé
para que gobernasen el cuerpo. 3Él no está sujeto a ninguna
de las leyes que promulgué para ofrecerle más seguridad al
cuerpo. 4Lo que cambia no puede alterarlo a él en absoluto.
5Él no es esclavo de ninguna de las leyes del tiempo. 6Él es
tal como Tú lo creaste porque no conoce otra ley que la del
amor.
2. No adoremos ídolos ni creamos en ninguna ley que
la idolatría quiera maquinar para ocultar la libertad de
que goza el Hijo de Dios. 2El Hijo de Dios no está
encadenado por nada excepto por sus propias
creencias. 3Mas lo que él es, está mucho más allá de su
fe en la esclavitud o en la libertad. 4Es libre por razón
de Quién es su Padre. 5Y nada puede aprisionarlo a
menos que la verdad de Dios pueda mentir y Dios
pueda disponer engañarse a Sí Mismo.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 278
Si estoy aprisionado, mi Padre no es libre.
1. Si acepto que estoy aprisionado dentro de un
cuerpo, en un mundo en el que todo lo que
aparentemente vive parece morir, entonces mi
Padre está aprisionado al igual que yo. 2Y esto es lo
que creo cuando afirmo que tengo que obedecer las
leyes que el mundo obedece, y que las flaquezas y
los pecados que percibo son reales e ineludibles. 3Si
de algún modo estoy aprisionado, ello significa que
no conozco ni a mi Padre ni a mi Ser. 4Y significa
asimismo que no formo parte de la realidad en
absoluto, 5pues la verdad es libre, y lo que está
aprisionado no forma parte de la verdad.
2. Padre, lo único que pido es la verdad. 2He tenido
muchos pensamientos descabellados acerca de mí mismo
y de mi creación, y he introducido en mi mente un sueño
de miedo. 3Hoy no quiero soñar. 4Elijo el camino que
conduce a Ti en lugar de la locura y el miedo. 5Pues la
verdad está a salvo, y sólo el amor es seguro.
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 279
La libertad de la creación garantiza la mía.
1. Se me ha prometido el fin de los sueños porque
el Amor de Dios no abandonó a Su Hijo.
2Únicamente en sueños parece él estar aprisionado,
en espera de una libertad futura, si es que ésta ha
de llegan 3Pero en realidad sus sueños ya se
acabaron, y la verdad ocupa su lugar. 4Ahora él es
libre. 5¿Por qué he de seguir esperando mi libertad
encadenado, cuando ya he sido liberado de mis
cadenas y Dios me ofrece la libertad ahora?
2. Hoy aceptaré Tus promesas y depositaré mi fe en
ellas. 2Mi Padre ama a aquel a quien creó como Su Hijo.
3¿Me negarías, entonces, los regalos que me hiciste?
6. ¿Qué es el Cristo?
LECCIÓN 280
¿Qué límites podría imponerle yo al Hijo de Dios?
1. Aquel que Dios creó ilimitado es libre. 2Puedo
inventar una prisión para él, mas sólo en ilusiones, no
en la realidad. 3Níngún Pensamiento de Dios ha
abandonado la Mente de su Padre; 4ningún
Pensamiento de Dios está limitado en modo alguno;
5ningún Pensamiento de Dios puede dejar de ser
eternamente puro. 6¿Puedo acaso imponerle límites al
Hijo de Dios, cuando su Padre dispuso que fuese
ilimitado y semejante a Él en libertad y amor?
2. Hoy quiero rendir honor a Tu Hijo, pues sólo así puedo
encontrar el camino que me conduce hasta Ti. 2Padre, no le
impondré límite alguno al Hijo que Tú amas y que creaste
ilimitado. 3El honor que le rindo a él Te lo rindo a Ti, y lo
que es para Ti es también para mí.
El Cristo en ti contempla solamente la verdad y no ve ninguna
condenación que pudiese necesitar perdón. Él está en paz porque
no ve pecado alguno. Identifícate con Él, ¿y qué puede tener Él que
tú no tengas? Cristo es tus ojos, tus oídos, tus manos, tus pies.
Un Curso de Milagros T24.V-3
Descargar

6. ¿Qué es el Cristo?