Oye, ¿estás despierto?,
¿seguro? Pues no estaría
yo tan seguro… ¿te has
enterado bien de lo que
viene?, ¿Tienes idea de
qué es el Adviento de
verdad? O lo que es mejor,
¿Vives el adviento en tu
interior? ¿ Estás
dispuesto a cambiar algo
de ti en estos días? Ahora
veremos….
“Estad en vela, porque no sabéis
qué día vendrá vuestro Señor.
Comprended que si supiera el dueño
de casa a qué hora de la noche
viene el ladrón estaría en vela
y no dejaría abrir un boquete en su casa.
Por eso estad también vosotros
preparados, porque a la hora que
menos penséis viene el Hijo del hombre”.
“Consolad a mi pueblo
–dice vuestro Dios-. Hablad al
corazón de Jerusalén.
Una voz clama: En el
desierto abrid un camino al
Señor, trazad en la estepa una
calzada recta a nuestro Dios.
Que todo valle sea elevado, y
todo monte y cerro rebajado;
vuélvase lo escabroso llano”.
Isaías 40, 1-4
Una voz clama que abras un
camino hacia Jesús. El adviento
es momento de allanarte. Párate
un momento, y date un paseo
por tu interior. ¿Cómo está?,
¿Qué arrugas tiene?
Isaías, te invita a dejarte
planchar. Haz una lista de todo
aquello que hace que tu interior
esté rugoso y déjate consolar
porque Dios viene a plancharlo
en el Adviento.
Señor, allana nuestros caminos:
Que todo lo que impide
que seamos hermanos desaparezca.
Que la mentira, y los enfados se vengan abajo;
que el perdón y la ayuda mutua crezcan.
Para que tú, que eres todo bondad,
y nos llamas a vivir como hermanos,
puedas llegar hasta nosotros.
“Yo soy la voz del
que clama en el desierto:
allanad el camino al
Señor. Yo bautizo con
agua, pero en medio de
vosotros hay uno a quien
no conocéis. El viene
detrás de mí, aunque yo
no soy digno de desatar
la
correa
de
sus
sandalias.” Lucas 1, 23-27
Juan grita a los cuatro vientos la
llegada del Mesías con fe y
humildad a la vez.
Ahora que has dejado planchar
tu interior, has escuchado,
¿estás dispuesto a anunciar lo
que viene? En ocasiones, nos da
vergüenza reconocer nuestra fe.
Piensa donde puedes proclamar
la llegada de Dios hecho hombre.
¿Alguien de tu alrededor
necesita que le des una buena
noticia, que le animes? ¿A quién
le vas a contar esto?
Jesús, ayúdanos a hacer silencio en nuestras vidas,
para escuchar las necesidades de los demás.
Que seamos capaces de ponernos en marcha,
cuando descubramos que algo podemos hacer por
los demás.
Que seamos capaces, como Juan, de ser mensajeros
tuyos, llevando la paz y bienestar, allí donde
estemos y a quien nos acerquemos.
“María se puso en camino y se fue de prisa a la
montaña,. Entro en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Entonces, Isabel llena de Espíritu Santo, exclamó :-Bendita tú
entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¡Dichosa tú
que has creído! Porque lo que te ha dicho el señor se
cumplirá.
María dijo:“Proclama mi alma la grandeza del Señor
porque ha mirado la humillación de su esclava.” Lucas 1, 39-49
Móvil
Mar
Lucas nos muestra la respuesta
confiada de María y el
agradecimiento a la llamada de
Dios. Para agradecer, María
primero ha tenido que escuchar al
ángel. Una de las actitudes que
caracterizan el adviento es la
Repasa unamomento
tu de
agenda,
respuesta
la escucha
lo que
¿dedicas
algún
momento a
Dios
viene
a decirte.
escuchar lo que Dios tiene que
decirte, o para Él estás sin
cobertura? ¿Recuerdas sus
llamadas?, ¿Son importantes
para ti?
María, tú que eres mujer de respuesta rápida,
que escuchas a Dios y le das tu sí, haznos
estar atentos a Dios nuestro Padre.
Enséñanos el secreto de tu disponibilidad y de
tu entrega. Frente a nuestra manía de decir
siempre no, María, enséñanos a decir sí.
Seguramente, en Navidades
recibas muchos regalos, pero,
si lo piensas, en estas fechas,
hay un regalo mucho más
grande, que siempre te
acompaña en el camino de tu
vida.
¿Cuál va a ser para ti el
regalo de la Navidad este
año? Te invito a que le hagas
un hueco a ÉL, Déjale nacer
en ti. ¡Fíate! No seas tonto….
Descargar

ADVIENTO 2008 - Twitter Parroquia Santa María Micaela