DÉJATE GUIAR
POR LA LUZ
DEL FARO
1. LAS TINIEBLAS EN LA
SOCIEDAD ACTUAL
2. LAS TINIEBLAS EN LA
RELIGIÓN ACTUAL
3. LAS TINIEBLAS EN LA
FAMILIA ACTUAL
4. LAS TINIEBLAS EN LAS LEYES
ACTUALES
5. LAS TINIEBLAS EN LA SALUD
6. ILUMÍNANOS POR LOS SIGLOS DE
LOS SIGLOS
LAS ÚLTIMAS TINIEBLAS
• 12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí
hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro
como tela de cilicio, y la luna se volvió toda
como sangre;
• 13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la
tierra, como la higuera deja caer sus higos
cuando es sacudida por un fuerte viento.
• 14 Y el cielo se desvaneció como un pergamino
que se enrolla; y todo monte y toda isla se
removió de su lugar.
• Apocalipsis 16
LAS ÚLTIMAS TINIEBLAS
•
15 Y
los reyes de la tierra, y los grandes, los
ricos, los capitanes, los poderosos, y todo
siervo y todo libre, se escondieron en las
cuevas y entre las peñas de los montes;
• 16 y decían a los montes y a las peñas: Caed
sobre nosotros, y escondednos del rostro de
aquel que está sentado sobre el trono, y de la
ira del Cordero;
• 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y
quién podrá sostenerse en pie?
• Apocalipsis 16
LA LUZ DE LA SEGUNDA VENIDA
• 11 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un
caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba
Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.
• 12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había
en su cabeza muchas diademas; y tenía un
nombre escrito que ninguno conocía sino él
mismo.
• 13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre;
y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.
• 14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino
finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos
blancos.
• Apocalipsis 19
LA LUZ DE LA TIERRA NUEVA
• Vi un cielo nuevo y una tierra
nueva; porque el primer cielo y la
primera tierra pasaron, y el mar ya no
existía más.
• 2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva
Jerusalén, descender del cielo, de
Dios, dispuesta como una esposa
ataviada para su marido.
• Apocalipsis 21
NO HABRÁ LUZ DEL SOL
• 22 Y no vi en ella templo; porque el
Señor Dios Todopoderoso es el templo
de ella, y el Cordero.
• 23 La ciudad no tiene necesidad de sol
ni de luna que brillen en ella; porque
la gloria de Dios la ilumina, y el
Cordero es su lumbrera.
• 24 Y las naciones que hubieren sido
salvas andarán a la luz de ella; y los
reyes de la tierra traerán su gloria y
honor a ella.
• Apocalipsis 21
DÉJATE GUIAR
POR LA LUZ
DEL FARO
Descargar

SERMON VIERNES Iluminanos por los siglos de los siglos