XXVI ASAMBLEA DIOCESANA DE PASTORAL
LA COMUNIÓN ECLESIAL
OBJETIVO GENERAL:
“Experimentar el encuentro
con Cristo vivo desde la fe, la
esperanza y la caridad,
conducidos por el Espíritu
Santo a una profunda
conversión personal y
pastoral para que vivamos
con fidelidad evangélica la
comunión eclesial y de
servicio”.
LUNES 26 DE ENERO
PRIMERA ETAPA: E X P E R I M E N T A R
1. EL ENCUENTRO CON CRISTO VIVO
(Iglesia en camino de santidad)
+ La identidad.
Aspectos a profundizar: + La espiritualidad.
+ El estilo de vida.
2. LA CONVERSION
(Iglesia en renovación permanente)
+ Metanoia.
Aspectos a profundizar: + Experimentar la
misericordia de Dios.
+ Las Bienaventuranzas.
PRIMERA ETAPA: E X P E R I M E N T A R
1. EL ENCUENTRO CON CRISTO VIVO
(Iglesia en camino de santidad)
Aunque toda la historia de salvación expresada en la
Sagrada Escritura es una serie de encuentros donde Dios
“primerea” y donde el hombre siempre queda un poco
retrasado en su respuesta, encontramos en el Evangelio de
San Lucas, el texto de los peregrinos de Emaús, donde el
Peregrino Resucitado se hace el encontradizo para que los
discípulos lo puedan reconocer y una vez sucedido esto,
ellos también “primerearan”.
Lc 24, 13-35
«No se comienza a ser cristiano por una decisión
ética o una gran idea, sino por el encuentro con un
acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo
horizonte a la vida y, con ello, una orientación
decisiva», frase del Papa Benedicto XVI, que aparece
en la Carta Encíclica Deus Caritas est, y que retoma el
Papa Francisco en el número 7 de la Exhortación
Apostólica Evangelii Gaudium.
Aspectos a profundizar:
1.1. La identidad: ser cristiano
1.2. La espiritualidad: nuevo horizonte de
vida
1.3. El estilo de vida: orientación decisiva
1.1. La identidad: ser cristiano
Por lo visto, ser cristiano es partir de una
experiencia, la experiencia del encuentro con Cristo.
Lo determinante en la vida de un cristiano es el
seguimiento de Jesucristo.
1.2. La espiritualidad: nuevo horizonte de
vida
El seguimiento de Cristo, constituye la
espiritualidad, por eso una autentica espiritualidad
cristiana será la que se deja llevar por la acción del
Espíritu Santo, es la “Memoria” (cfr. Jn 14,26.
“Sólo gracias a ese encuentro –o reencuentro–
con el amor de Dios, que se convierte en feliz
amistad, que nos lleve más allá de nosotros mismos
para alcanzar nuestro ser más verdadero.” (EG 8)
1.3. El estilo de vida: orientación decisiva
El Cristo del cristiano es Jesús, una persona.
El cristianismo es la activación de la persona de
Jesús en el mundo de hoy. “El verdadero
dinamismo de la realización personal: que es en
definitiva la misión”, como nos lo recuerda la
Evangelii Gaudium.
2. LA CONVERSION
(Iglesia en renovación permanente)
2.1. Metanoia.
Significa “conversión” o movimiento interior.
El encuentro con Cristo cambia la existencia de una
persona, Zaqueo (Lc 19, 1-7). En la cruz, tiene lugar un
extremo acto de perdón y de esperanza la misión terrena
de Cristo, comenzada con la invitación a convertirse para
entrar en el reino de Dios, se concluye con una conversión
y la entrada de una persona en su reino.
La misión de los apóstoles (Pentecostés) también
comenzó con una invitación apremiante a la conversión.
(Hechos 2, 37-38).
2.2. Experimentar la misericordia de Dios.
La palabra misericordia tiene su origen en las palabras
hebreas Hesed y Rahamin. La mentalidad Judía es dinámica,
práctica. El judío tiene que relacionar todo concepto
abstracto, con algo concreto dinámico.
Hesed: Indica una actitud de profunda bondad y, esta
implica FIDELIDAD recíproca, amor y fidelidad son inmóviles
(matrimonio), Dios es fiel con su pueblo, por su coherencia de
amor (Amor dinámico, amor que salva). Entonces, la
fidelidad comienza siendo fieles a nosotros mismos.
Rahamin, expresa el “amor de madre”. Esta mamá que
construyó en su cuerpo todas las fibras de su hijo, le tiene un
amor gratuito.
La palabra “misericordia” : Miser que significa “pobre”,
y corda que traducimos por “corazón”. La misericordia
es la capacidad de entregar algo de sí mismo a la
pobreza del corazón de mi hermano. La misericordia
pasa siempre por el esfuerzo de arrancar algo de mí,
para que sirva al crecimiento humano del otro.
Para descubrir la realidad de nuestro prójimo, y
ser capaces de ver en él a Jesús que sufre, es necesaria
una vida de plegaria.
2.3. Las bienaventuranzas.
Nuestra relación con Dios no sólo
tiene que moverse en la conciencia cierta
de tener un Dios rico en misericordia,
sino que El mismo nos exige que sean
nuevas también las relaciones con el
prójimo.
El samaritano al ver al hombre
herido siente misericordia.
La actitud del samaritano ante el
dolor del hombre herido, es el mismo
sentimiento de Dios frente al sufrimiento
de sus criaturas. Él añade una acción a
favor de aquel hombre que sufre.
Descargar

5.1 PRESENTACIoN PRIMERA ETAPA