Autora: Rocío Monsalve Rojas
Ilustradores: niños del 3er grado
sección «A» de la Unidad Educativa
«Juan de Arcos»
Erase una vez en la cima de una colina, una
niña muy bella, blanca y de larga cabellera
negra, con reflejos dorados ; se reunió con
sus amiguitos alrededor de una fogata,
aquella bella niña se llamaba Mistajá en honor
a la valentía demostrada por una bella
doncella que arriesgo su vida para salvar a su
reina.
Brayan
Mariangel
Hace muchos, pero muchos años antes que nuestros abuelitos
nacieran habían pequeñas poblaciones de gente que habitaban
tanto el norte como el sur de nuestra bella Ciudad.
En aquella época olvidada los campos
eran fértiles y con los intentos de
conquista quisieron adueñarse del
territorio…
Marialis
Jorge Luis
La niña se mostro impaciente
y sin dudar exclamo:
- ¡Hola! ¡Me llamo Mistajá!Saben siendo muy pero muy
pequeña mi abuelita Clara,
me contaba preciosas
historias acerca de la
fundación de esta bella
Ciudad privilegiada por Dios
la cual lleva el nombre de
Mérida: y hoy quiero
compartir esta bella historia
con ustedes.
- ¿Saben por que?
- ¡No Mistajá!
- Porque ustedes son mis
amiguitos.
Jesús
Sandra
Mi abuela Clara me contaba que antes de 1558, en Venezuela
había un lugar muy bendecido, lleno de hermosos paisajes
naturales; con grandes y elevados picos imposibles de
escalar, además contaba con verdes y grandes montañas y
un clima muy pero muy frio.
Era un territorio escondido a la vista de muchas personas…
Por allá en el año 1534 un grupo de personas en búsqueda de un
gran tesoro llamado el «DORADO», quisieron llegar a los Andes
y debido a las grandes nevadas no pudieron pasar, pues aquel
manto blanco que cubría las montañas les impedía observar;
estos hombres eran gigantes Welser se hacían llamar eran
altos y de piel tan blanca como la luna y de cabello tan largo,
como cola de caballo…
Pasaron largos días, noches y años, y en 1547 una nueva expedición
recorría Los Andes, pues seguían en búsqueda de aquel metal tan
precioso que brillaba mas que el sol.
Caminaron y caminaron hasta que se cansaron, unos
dicen que huyeron muy Asustados porque se
encontraron con una Cordillera muy alta a sus ojos y
muy estrecha para sus cálidos y olorosos pies…
Tanta era la emoción de aquella maravillosa historia
contada por Mistajá que los niños no se dieron cuenta
de la hora, hasta que llegaron a buscarlos.
Mistajá les prometió que les terminaría de contar
aquella historia sobre la Ciudad de Mérida.
Al día siguiente muy temprano en la mañana, los amiguitos de
Mistajá se encontraban alrededor de la fogata, pues querían
terminar de escuchar aquella interesante historia.
- Mistajá le pregunto a Joaquín- ¿Hasta donde llegue ayer?- Joaquín le contesto:- Cuando las personas huyeron asustados porque no habían visto
una Cordillera tan alta, Mistajá.
- ¡Muy bien! Joaquín ya recordé ahora continuemos:
Fue en el año 1558 cuando un valiente hombre partió desde
Pamplona en búsqueda del tan preciado ORO. Era un hombre alto,
robusto y de rasgos enojados, su nombre era Juan Rodríguez
Suárez, mejor conocido como «El Capitán de la Capa Roja»
Pasaron largas horas, y al caer la noche encontraron una pequeña
población llamada Jamú…
En esta hermosa población aquel Capitán de la Capa Roja, fundo por
primera vez la Ciudad de Mérida, el Día Domingo 09 de Octubre de
1558…
Hoy día este hermoso lugar es conocido con el nombre de «San Juan
de Lagunillas»…
Al pasar los días, los acompañantes del Capitán Juan
Rodríguez Suarez, quisieron apoderarse de los pequeños
tesoros que allí se encontraban; los habitantes del pueblo
Jamú enfurecidos, tomaron sus arcos y flechas y decidieron
defender sus riquezas, y aunque aquellos hombres blancos, los
superaban en armamento no superaban a estos en numero…
Juan Rodríguez
Suarez, decidió seguir
su rumbo para evitar la
tempestad. Luego de
cabalgar horas y horas
encuentran una zona de
clima cálido y
favorable, y al
atravesar la pequeña
montaña se encontraba
un rio puro y
cristalino…
El audaz Capitán de la Capa Roja descubrió, que desde aquel
lugar podría observar y vigilar al pueblo Jamú y así defenderse
de posibles ataques.
Este sitio fue llamado la punta debido a sus características…
- Mistajá pregunto:- ¿Amiguitos saben como se llama ese lugar hoy en día?- No, no sabemos- Mistajá les dijo:- Hoy lo conocemos como Santiago de la Punta «La Parroquia».
Amiguitos saben que al pasar los meses el Capitán de la Capa Roja
«Juan Rodríguez Suarez», es obligado a renunciar a su cargo, ya que
había desobedecido a los Reyes, y es sustituido por El Capitán Juan
de Maldonado, quien para sorpresa de muchos es el fundador de la
Ciudad de San Cristóbal…
El nuevo Capitán Maldonado en 1559 funda nuevamente la
Ciudad de Mérida, en una altiplanicie bendecida pues
frente a ella se observaba las majestuosas montañas que
forman parte de la Sierra Nevada y es bautizada como
«Santiago de Los Caballeros De Mérida»…
Y colorín colorado después de tantos conflictos al fin la Ciudad se a
fundado..
Descargar

Las Aventuras de Mistajá