Scherzo de la Sonata Primavera para violín
y piano de Beethoven.
Este es el tercer
movimiento de la sonata
nº 5 para violín y piano
opus 24 de Beethoven.
Vamos a hacer un
análisis de este
movimiento atendiendo
al uso que hace el
compositor de los
silencio en esta pieza.
La principal función es la de separar frases
distintas, pero además tiene una forma ternaria
muy clara que iremos viendo según avance la
obra.
Espero que la disfrutéis, porque aunque breve,
es una pieza hermosa.
La pieza es pertenece al periodo del
Romanticismo que abarca aproximadamente,
entre principios del siglo XIX y principios del
siglo XX. Esta obra fue publicada en el 1801,
por lo que es un Romanticismo temprano con
características propias aún del periodo anterior,
el Clasicismo.
Esta es la parte A de la pieza, que se da al principio y luego vuelve a sonar al final, repetida
exactamente igual. Fijaos en los tres pentagramas que van unidos por una línea. Todas esas
partes van sonando a la vez. El pentagrama de arriba es lo que va tocando el violín, y los dos
de abajo el piano, siendo el de arriba de los dos lo que toca la mano derecha del pianista y el
de más debajo en el que aparece lo que se toca con la mano izquierda,
TEMA A
VIOLÍN
PIANO
MANO DERECHA
MANO IZQUIERDA
Esta segunda parte de la pieza que se denomina B, es la parte central de este
movimiento. En esta parte los silencios no tienen la función de intentar dar carácter a
la pieza, sino la de separar dos frases musicales distintas, que aunque variadas, sin
embargo tienen la misma base, ya que fíjate cómo lo que hacía el violín en la primera
frase, lo hacen las dos manos del piano en la segunda, y cómo la parte que iba
haciendo la mano izquierda del piano en la primera frase, sin embargo desaparece en
la segunda.
Elemento que desaparece
en la frase B
TEMA B
FRASE
A
FRASE
B
La función de los
silencios señalados con
estos cuadros, que son
los únicos momentos
de silencio que hay, es
la de separar las dos
frases musicales de las
que se compone esta
parte B del Scherzo.
Los silencios en el tema A tienes una función principalmente
juguetona. Pensad que se llama Sonata Primavera por algo. Durante la
primavera, todo brota de nuevo y cuanto todo comienza, no siempre
está acompasado. De ahí que los silencios a veces coincidan, como
sucede con los cuadros azules, pero otras veces no, como sucede con
los cuadros y círculos rojos.
En cambio, si vamos al tema B, todo parece concordar. Violín y piano
suben y bajan juntos en las escalas, como si de pronto, todo cuadrara,
como si todo se ajustase como por arte de magia y los dos
instrumentos cantasen juntos y a la vez porque de pronto, todo
armoniza. De ahí que los silencios en esta parte sirvan para finalizar la
frase musical y es por ese mismo motivo por el que coinciden, y por
tanto están en azul. En la frase A del tema B cantan juntos ambos
instrumentos, en la frase B del tema B, parece que han cuadrado tan
bien, que incluso llegan a contestarse y a jugar el uno con el otro
porque, porque primero las escalas las hace el piano y después parece
contestar el violín en un juego propio de la primaveral.
Descargar

Scherzo Sonata Primavera nº 5 de Beethoven