ACTITUDES DEL CATÓLICO
FRENTE A LOS QUE TIENEN
OTRAS CREENCIAS
RESPETO Y COMPRENSIÓN PARA TODOS. ECUMENISMO CON LOS QUE
BUSCAN LA UNIDAD Y COLABORACIÓN CON TODOS LOS HOMBRES DE
BUENA VOLUNTAD.
DOCUMENTO CONCILIAR SOBRE LA LIBERTAD
RELIGIOSA (DIGNITATIS HUMANAE):
• En nuestras relaciones con los que no comparten nuestra misma fe, es importante tener
presentes dos principios, contenidos en el documento conciliar sobre la Libertad Religiosa
(Dignitatis Humanae):
• - Libertad de conciencia
• Consiste en el derecho y el deber que tiene cada hombre de buscar la verdad y seguirla según
su conciencia. Nadie tiene el derecho de imponer a otro una determinada creencia, aunque
parezca como la mejor.
• - Libertad religiosa
• Consiste en el derecho que tiene cada hombre de profesar públicamente su creencia, a solas
o en grupo, sin que nadie se lo pueda impedir.
• Teniendo presentes estos dos principios básicos, he aquí algunas actitudes
frente a los que no comparten nuestra fe:
• 1. Tolerancia
• Consiste en respetar a todos, sin distinción de credo, raza o ideología.
• 2. Diálogo
• Consiste en hablar y escuchar. Es el método más adecuado para favorecer el
conocimiento y el respeto mutuo. El diálogo tiene que estar siempre abierto
para todos, creyentes y no creyentes, confiando en el “esplendor de la
verdad” y tratando siempre de comprender, más que juzgar.
3. Ecumenismo
• Según el Concilio Ecuménico Vaticano II, “por Movimiento Ecuménico se
entienden las actividades e iniciativas que, según las variadas necesidades de
la Iglesia y las características de la época, se suscitan y se ordenan a favorecer
la unidad de los cristianos” (Unitatis Redintegratio, n.4).
• Por lo tanto, no se trata de una especie de convivencia pacífica entre los
discípulos de Cristo, aceptando la división como un hecho normal. Se trata
más bien de un esfuerzo consciente por sanar las divisiones, que se han ido
creando a lo largo de la historia y restablecer la unidad, haciendo realidad el
deseo de Cristo en vísperas de su pasión: “Que todos sean uno” (Jn 17,21).
• Teniendo presente todo esto, no puede haber ecumenismo y proselitismo al
mismo tiempo. Se trata de dos caminos contrarios. Afortunadamente es ya
una hermosa realidad el diálogo ecuménico entre la Iglesia católica, las
Iglesias Ortodoxas y las que tuvieron origen a raíz de la Reforma Protestante.
• Ojalá que algún día pueda darse también con aquellos grupos que
actualmente tienen una actitud sectaria, una vez que tomen conciencia del
grave daño que están provocando a la causa del Evangelio y opten por el
camino de la reconciliación y la unidad.
• 4. Defensa de la Fe (Apologética)
• Es la actitud frente a los grupos proselitistas, que tratan por todos los medios
de socavar la fe de los católicos más débiles para llevárselos a sus grupos.
Frente a esta situación, es preciso fortalecer su fe, ayudándolos a conocer la
identidad católica y a responder a los ataques que vienen de los grupos
proselitistas, “dando razón de la propia esperanza” (1Pe 3,15).
• 5. Colaboración
• Cuando se trata del amor hacia el prójimo, para el discípulo de Cristo no
existen barreras. Dijo Jesús: “Si aman a los que los aman, ¿qué premio
merecen? ¿No hacen lo mismo también los paganos?” (Mt 5, 46).
• Por lo tanto, tenemos que esforzarnos por estar presentes en las luchas que
se libran en favor del hombre y la creación entera, colaborando con todos sin
distinción de credo o ideología. Este esfuerzo común tiene que dirigirse para
remediar los males que afligen nuestra sociedad, como son “el hambre y las
calamidades, el analfabetismo y la miseria, la escasez de viviendas y la injusta
distribución de los bienes” (Unitatis Redintegratio, n. 12).
• Conclusión
• Tenemos que acostumbrarnos a vivir en una sociedad pluralista, respetando a
todos, pero al mismo tiempo guardando nuestra identidad como católicos.
Que la fe, en lugar de dividir, sea un estímulo más para superarnos como
seres humanos y luchar en favor de las grandes causas de la humanidad.
Descargar

Actitudes del católico frente a los que tienen otras creencias