TECNICAS DE
INMOVILIZACION
, MOVILIZACION
Y TRASLADO DEL
PACIENTE
ANDREA Gómez
ENFERMERA
2103
URGENCIAS – ESSPC
POSICIONES CORPORALES DEL PACIENTE
Son las formas de alineamiento y disposiciones
relativa de las partes del individuo, se adopta por si
mismo o con ayuda con un fin.
El sistema músculo esquelético debe mantenerse en
movimiento ya que la rigidez y limitación prolongada
disminuye el grado de movilidad, además la presión
del cuerpo pueden causar deformidad y zonas de
presión es por eso que si el estado clínico de los
pacientes nos permite movilizarlos o ellos mismos
movilizarlos no lo debemos desaprovechar esa
oportunidad para realizar movimientos o ejercicio.
Al promover la alineación corporal y
el funcionamiento normal de todas
las partes y órganos del cuerpo.
Proporciona comodidad y descanso
como también facilita la realización
de algunos exámenes; facilita la
salida de secreciones o ayuda al
tratamiento de los usuarios.
PRECAUCIONES:
- Las articulaciones se mantendrán en ligera
flexión.
- La posición funcional de la mano es como
si sostuviera una esfera.
- La posición funcional del pie es la que se
necesita para una postura
erecta.
- Las posiciones deben cambiarse con
relativa frecuencia.
- Utilizar soportes o cojines.
- Utilizar dos o más personas para movilizar el
usuario.
POSICIÓN
ANATOMICA
Las manos a cada lado
del cuerpo, los pulgares
en aducción, la cabeza
se mantiene erecta y
los pies dirigidos hacia
delante.
Las rodillas y los dedos
están en ligera flexión.
MECANICA CORPORAL
Disciplina que estudia el uso eficiente del
cuerpo.
OBJETIVO:
· Disminuir el gasto de energía muscular.
· Prevenir anomalía músculo esqueléticas.
ELEMENTOS BASICOS DE LA MECANICA
COORPORAL
· Centro de gravedad (pelvis)
· Línea de gravedad (línea vertical,
imagina que pasa por el centro de
gravedad)
· Base de apoyo (brinda estabilidad)
· Usar los músculos largos y fuertes
(miembros superiores e inferiores
pero no espalda)
· Usar la cintura interna y alargar el
diafragma
· Trabajar cerca del objeto que se va a
levantar o a mover.
· Usar el peso del cuerpo como fuerza para
empujar o jalar, apoyándose
en los pies o inclinarlos
· Deslizar, rodar, empujar o jalar un objeto
en vez de levantarlo
· Separar los pies para tener una base de
apoyo
HALLAZGOS FÍSICOS EN EL PACIENTE
Si se encuentran cualquiera de los
siguientes hallazgos al realizar la evaluación
del paciente, está indicado realizar
inmovilización espinal completa (Clase III
evidencia).
• Pacientes inconscientes o con Glasgow
menor de 14 (estado mental alterado).
• Heridas penetrantes de cabeza, cuello o
tórax.
• Fracturas de clavícula o costales altas (1°
y 2°).
• Daño significativo del casco en los
motociclistas.
• Trauma pélvico o de miembros inferiores, o
lesiones localizadas en el área de la
columna vertebral.
• Trauma facial severo.
• Signos de trauma cerrado en el torso.
• Signos de trauma craneoencefálico
Presencia de cualquiera de los siguientes
signos:
- Dolor en el cuello o en la espalda en
reposo o durante la movilización.
- Deformidad de la columna cervical.
- Defensa muscular del cuello o la espalda.
Déficit neurológico.
- Disnea que aparece con la movilización
del cuello.
- Shock Neurogénico.
- Priapismo en los hombres.
FACTORES ASOCIADOS
La presencia de los siguientes factores, indica la
realización de inmovilización espinal completa
(Clase III evidencia).
• Incapacidad para comunicarse (alteraciones en
el lenguaje, niños menores, extranjeros).
• Evidencia de uso de drogas o tóxicos (alcohol,
analgésicos, sedantes, estimulantes).
• Presencia de lesiones distractoras: lesiones que
pueden disminuir la capacidad del paciente para
apreciar otras lesiones. (Fracturas de huesos largos,
lesiones viscerales, lesiones por aplastamiento,
quemaduras extensas, o lesiones que alteren
algunas funciones corporales).
• Los pacientes con trauma penetrante asociado
a déficit neurológico.
INMOVILIZACIÓN DEL PACIENTE
POLITRAUMATIZADO
Ante todo paciente politraumatizado, la
asistencia debe comenzar en el lugar del
accidente.
Tras la evaluación inicial, y una vez
atendidas las lesiones con riesgo inminente
de muerte, se procederá a la inmovilización
y traslado.
Si un paciente, tras un accidente está
atrapado, se solicitará la asistencia de los
equipos de desincarceración y extricaje.
OBJETIVOS DE LA INMOVILIZACIÓN
DEL PACIENTE POLITRAUMATIZADO
Limitar los movimientos.
Evitar el dolor y el shock.
Disminuir el daño a tejidos cercanos
a la lesión.
Corregir la deformidad.
Disminuir el sangrado.
Limitar el efecto iatrogénico.
CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS
DISPOSITIVOS DE INMOVILIZACIÓN DE
PACIENTES
Deben inmovilizar adecuadamente.
Ser utilizables para todo tipo de
pacientes.
Ser de fácil utilización.
Permitir el acceso a la vía aérea del
paciente.
Ser radiotransparente
(sin componentes metálicos).
SIGNOS/SÍNTOMAS QUE INDICAN QUE
DEBEMOS INMOVILIZAR LA COLUMNA
VERTEBRAL DEL PACIENTE TRAUMATIZADO
Clínica de déficit neurológico (sensitivo o
motor).
Alteración del nivel de conciencia
(Glasgow<15).
Dolor en cualquier punto de la columna
de manera espontánea o a la palpación.
Shock Neurogénico.
Priapismo.
Deformidades anatómicas de la
columna.
Incapacidad para comunicarse.
Debemos tener en cuenta que la
ausencia de un déficit neurológico no
descarta una lesión ósea o
ligamentosa de la columna ni otros
problemas que supongan una
sobrecarga para la médula espinal.
En caso de duda: inmovilizar.
PRINCIPIOS GENERALES DE INMOVILIZACIÓN DE
PACIENTES
Mantener alineados las líneas y ejes del cuerpo.
Almohadillar en los puntos donde las eminencias
óseas se ponen en contacto con la férula.
No reducir fracturas en el lugar del accidente
como norma general.
En fracturas de metáfisis de huesos largos
inmovilizar la articulación proximal y la articulación
distal.
Si existe una herida, cubrirla con un apósito estéril
antes de colocar la férula.
1.DISPOSITIVOS DE INMOVILIZACIÓN COLLARINES CERVICALES
En el politraumatizado la inmovilización cervical siempre es
una prioridad y se realiza simultáneamente al manejo de la
vía aérea, por las consecuencias que puede acarrear una
lesión vertebral con manipulación incorrecta.
Pese a la existencia de otros tipos de collarines como son los
blandos o de alerta (inmovilizan mal), los semirrígidos de
Thomas, o los de vacío (útiles en luxaciones vertebrales), los
indicados en el manejo del paciente politraumatizado son los
collarines rígidos.
La columna debe ser inmovilizada en posición neutra y
alineada.
Los collarines solo limitan la flexoextensión, siendo poco efectivos en la
restricción de otros movimientos para
los que debemos utilizar elementos
complementarios (manos del
rescatador en un principio y
elementos inmovilizadores laterales
que impidan la rotación en un
segundo tiempo).
El collarín no inmoviliza
adecuadamente por sí solo.
TÉCNICA DE COLOCACIÓN DEL COLLARÍN
1. Alinear la columna en posición neutra.
2. Elegir la talla del collarín (según
distancia entre el trapecio y el borde
inferior de la mandíbula).
3. Un rescatador debe mantener la
alineación de la columna cervical y el otro
debe poner el collarín, colocando en
primer lugar la parte posterior y luego la
anterior.
4. Si es portador de un casco debemos
retirar el casco antes de poner el collarín.
TÉCNICA DE RETIRADA DE
CASCO
La retirada del casco debe realizarse
en todos los casos, pues de lo
contrario no podremos hacer un
adecuado control de la vía aérea.
La mayor dificultad es el paso de la
nariz tras el puente anterior del propio
casco, pues tropieza con él, y
provoca una movilización del cuello,
que debemos evitar.
1. Es necesaria la presencia de 2 rescatadores.
2. Un rescatador debe mantener la alineación de
la cabeza de manera continua haciendo
tracción con los dedos en el maxilar inferior del
accidentado mientras el otro rescatador libera la
correa de fijación.
3. Posteriormente el segundo rescatador
inmoviliza la columna colocando una mano en la
región occipital y la otra en la mandíbula.
4. El primer rescatador desliza lentamente el
casco y posteriormente inmoviliza la columna.
5. El segundo rescatador coloca el collarín.
6. Durante todo el proceso siempre debe haber
un rescatador que mantenga la alineación e
inmovilización de la cabeza haciendo tracción
para evitar desplazamientos.
TABLEROS ESPINALES
Se utilizan siempre asociados al
collarín cervical. La fijación de estos
dispositivos debe comenzar por el
tórax y terminar por la cabeza.
En el caso de que sean utilizados
para el traslado se deben
almohadillar los huecos entre el
paciente y el tablero.
FÉRULAS ESPINALES
Son corsés que inmovilizan el tronco,
el cuello y la cabeza del paciente
durante la extracción de víctimas del
interior de vehículos.
Es necesario el uso complementario
del collarín cervical. Para su
utilización son necesarios al menos
dos rescatadores.
TÉCNICA DE COLOCACIÓN DE LAS FÉRULAS
ESPINALES
1. Colocar el collarín con alineación de cabeza,
cuello y tronco en posición neutra.
2. Introducir la férula entre la espalda del paciente
y el asiento.
3. Abrochar las cintas de los muslos. Posteriormente
colocar las alas del tronco abrochando las cintas
de abajo a arriba.
4. Por último colocar las dos alas superiores a
ambos lados de la cara, rellenando el hueco del
occipucio y sujetar todo con las cintas
de la frente y el mentón.
5. Una vez que el paciente esté situado en un lugar
más favorable, retirar la férula para hacer la
valoración y el traslado del mismo.
CAMILLA DE CUCHARA, DE PALAS, TELESCÓPICA O
DE TIJERA
Está indicada para la recogida del paciente del
suelo, o para extraerlo de un vehículo e instalarlo
en el colchón de vacío o en la camilla de
transporte, con el mínimo movimiento.
No es apta para el transporte del paciente.
Durante su colocación debemos evitar que la
ropa sea empujada hacia el centro, impidiendo el
cierre de la camilla, ya que las ramas tienen que
aproximarse hasta que el cierre coincida con la
línea media del paciente, pudiendo utilizar la nariz
como guía.
TÉCNICA DE COLOCACIÓN DE LA CAMILLA DE
PALAS
1. Adaptar a la longitud del enfermo, poniendo la
parte telescópica a nivel de las extremidades
inferiores y la más ancha a nivel de la cabeza.
2. Abrir por sus extremos y poner las palas una a
una, girando al paciente en bloque a uno y otro
lado; después cerrar el anclaje superior y por último
el inferior.
3. Fijar el paciente a la camilla con tres correas
(tórax, pelvis y piernas).
4. Una vez en la camilla de transporte, la camilla de
palas se retira.
COLCHÓN DE VACÍO
Indicado para la inmovilización de forma
completa y de cuerpo entero de los
politraumatizados en general, y para transportes
de larga o media duración en pacientes con
lesiones de columna. Aumentan el aislamiento
del paciente de las fuerzas vibratorias que se
generen en el transporte.
Es una estructura rellena de un material aislante,
con una válvula a la que se le aplica una bomba
que hace vacío. El colchón es moldeable y tras
realizar el vacío toma la forma que se le haya
dado previamente. Se adapta a las curvaturas
fisiológicas y patológicas de todo el cuerpo.
TÉCNICA DE USO DEL COLCHÓN DE VACÍO
1. Poner el colchón en el suelo o sobre una camilla
de transporte, repartiendo sus bolas interiores
uniformemente (contiene en su interior “bolitas de
poliespan”).
2. Poner al paciente encima del colchón, tras
inmovilizarlo en bloque o recogerlo con camilla de
palas.
3. Mantener alineados cabeza-columna cervicaltroncoextremidades.
4. Extraer el aire del colchón con una bomba y
cerrar la válvula.
FÉRULAS
Se emplean para inmovilizar
fracturas, generalmente de las
extremidades, lo antes posible y
para minimizar el daño
producido en estructuras vecinas
como nervios, tejidos blandos,
venas y arterias.
FÉRULAS RÍGIDAS
No deformables: es necesario acolcharlas
siempre. Para fijarlas debe aplicarse un
vendaje. Existen férulas específicas con la
forma de cada miembro.
Deformables: las hay de diferentes
materiales. Dentro de este grupo están las
férulas de vacío, que son inicialmente
flexibles pero se vuelven rígidas con la
aplicación de vacío.
FÉRULAS FLEXIBLES
Son almohadas, vendas, pañuelos y férulas
neumáticas que pueden ser no
compartimentadas, tricamerales o
tetracamerales (previenen el síndrome
compartimental).
El uso de férulas neumáticas está indicado en
fracturas distales de miembros inferiores y
superiores. Tienen como ventaja añadida la
posibilidad de ejercer compresión sobre puntos
de sangrado, siendo recomendable que sean
transparentes.
TÉCNICA COLOCACIÓN DE LAS FÉRULAS DE
MIEMBROS
1. Inspeccionar la lesión, retirar la ropa, relojes,
anillos,…
2. Examinar el aspecto y coloración así como el
pulso distal a la fractura previo a la manipulación.
3. Seleccionar la férula adecuada al tamaño del
miembro, características de la lesión y situación
clínica.
4. Mantener inmóvil y con tracción longitudinal en
el eje la extremidad afecta.
5. Deslizar la férula por el miembro afectado
mientras un ayudante mantiene una ligera
tracción proximal.
La férula debe abarcar una
articulación por debajo y otra por
encima de la fractura.
7. Manteniendo el miembro alineado
en posición neutra proceder a
inflar o a hacer el vacío,
comprabando que la presión
aplicada no perjudica la perfusión del
miembro.
8. Reevaluar perfusión y pulsos distales.
EXTRACCIÓN DEL PACIENTE SENTADO
Es importante recordar que antes de
cualquier intento de movilización se
inmovilizará al paciente para evitar que se
agraven o produzcan lesiones de columna
y extremidades.
1. Colocar el collarín mientras un rescatador
inmoviliza manualmente el cuello.
2. Manteniendo la inmovilización, colocar el
tablero espinal corto o férula espinal.
3. Examinar los miembros descartando
fracturas.
4. Girar al paciente en bloque,
enfrentando la espalda con el hueco
de la puerta y tumbarlo sobre el
tablero espinal largo o camilla de
palas.
5. Colocar al herido sobre el colchón
de vacío, retirando el tablero espinal
o la camilla de palas, haciendo
entonces vacío al colchón.
Descargar

Presentación1 - AUXILIAR DE ENFERMERÍA SEGUNDO NOCTURNO