Las Bacrim
 Las llamadas bandas criminales (Bacrim) de hoy son la misma fuerza
narcoparamilitar, no desmontada y dejada como reserva por la
ultraderecha y los narcotraficantes para defender sus intereses
económicos y políticos. El Ex Presidente Uribe Vélez las llamó así,
para hacerle creer al país que éstas son otra cosa distinta y que el
paramilitarismo desapareció en el falso “proceso de paz” adelantado con
los capos del narcotráfico.
Los Paramilitares de ayer han tomado
diferentes nombres con sus respectivas
jefaturas: Rastrojos, Águilas Negras, Urabeños,
Paisas, Nueva Generación, entre otras. Estas
responden a las orientaciones de capos
narco-paramilitares y a acuerdos con la fuerza
pública.
 Los que no se desmovilizaron, unos fueron trasladados a los diferentes centros urbanos y otros dejados
en la zonas de influencia guerrillera y en la frontera con Venezuela, dándole continuidad a la alianza
contrainsurgente y al plan intervencionista y desestabilizador contra Venezuela.
 Los enviados a la ciudad se ubicaron en barrios populares y comunas, camuflados con negocios de
fachada e integrados a la estrategia de control territorial, cumpliendo actividades represivas y de
limpieza social, como informantes y cooperantes con la policía judicial, las fuerzas de control urbana
“FUCUR”, el escuadrón anti disturbios “ESMAD” y los CAI (Comandos de Acción Inmediata) de la
policía.
5 grupos catalogados como
BACRIM los que tienen una
mayor
presencia a nivel nacional. El
primero de ellos es el grupo
llamado Los Rastrojos con
presencia en 23
departamentos de la
geografía colombiana, al
igual que Las Aguilas Negras.
Le siguen Los Urabeños
con presencia en 18
departamentos, y por último
Los Paisas con presencia en
14 departamentos, al
igual que Erpac.
 Descuartizaciones:
Por ejemplo, en el municipio de Moñitos, a dos horas y media de Montería,
capital de Córdoba, las bandas también han comenzado a desplazar a las
familias, "En la vereda Naranjal, el 6 de mayo de 2010, fue hallado el cadáver
descuartizado de Eliécer Tordecilla, un ‘loquito’ muy querido de la población.
Con una motosierra le cortaron las manos, la lengua y la cabeza. Y unos días
después, las mujeres del pueblo que trabajaban haciendo panochas de
coco para vendérselas a los turistas los sábados y domingos en el casco
urbano de Moñitos, decidieron abandonar esa actividad, por seguridad. Son
objetivo de los nuevos ‘Barones’ del crimen. Fue tanta la presión, que la
Asociación de Panocheras se extinguió y, con ella, la posibilidad de
subsistencia de unas 17 familias”
Desplazamiento: el
desplazamiento en Colombia
a causa de las
acciones de las BACRIM ha
aumentado
considerablemente entre el
2006 y 2010.
Secuestro: “Del total de
secuestros ocurridos en 2011
las llamadas nuevas bandas
criminales [son
responsables] del 4% (13). (…)
las bacrim [secuestraron] en
Antioquia, Norte de Santander,
Nariño y Valle”.
 Narcotráfico: Cuentan con redes de cómplices flexibles que les facilitan el
control de rutas de narcotráfico, microtráfico, extorsión localizada e incluso
el control de cultivos de hoja de coca,marihuana, amapola y de los
laboratorios enclavados en zonas rurales. Muchos antiguos “contactos” de
los grandes carteles ahora trabajan para estas bandas con el fin de
facilitar el tráfico de las droga en puertos, aeropuertos y terminales de
transportes.
En los últimos cuatro años se ha registrado una
expansión en la que cada vez son más los
municipios en los que hacen presencia las
bacrim. Para 2008 estaban en 259 poblaciones
colombianas y al año siguiente llegaron a 406,
lo que representa casi el 40% del territorio
nacional. Vichada y Amazonas son los únicos
departamentos en los que las bacrim no han
logrado incursionar.
 Para otros, otro grupo de desmovilizados apoyaría, como integrantes de
las Fuerzas Militares, la lucha contra esas organizaciones criminales. Otros
auguran que ante la eventual desmovilización de las Farc, en el corto
plazo surgirían las ‘Farcrim’, con el mismo significado de las Bacrim. Lo
cierto es que no es claro que el fin del paramilitarismo esté cercano.
Mientras el negocio del narcotráfico sea tan fuerte, ninguna organización
renunciará voluntariamente al dominio de rutas, territorios, poder político y
ejércitos privados.
Descargar

Las Bacrim