San Martín de Porres
Un ejemplo encarnado de aquella bienaventuranza anunciada por
Cristo para todos los últimos de esta tierra, que aprenden a poner
su confianza en Dios: Bienaventurados los pobres del espíritu,
porque de ellos es el Reino del Señor.
Biografía:


SAN MARTIN DE PORRES, nació en Lima en el
año 1579.
Sus Padres fueron el caballero español Juan de
Porres (o Porras) y una india panameña libre,
llamada Ana Velásquez. El 9 de diciembre fue
bautizado e inscrito como "hijo de padre
desconocido". Debido a que heredó los rasgos y
el color de la piel de su madre, lo cual vio don
Juan de Porres como una humillación.
Dato Interesante: Fue bautizado en la iglesia de San
Sebastián, en la misma pila y por el mismo párroco que había
bautizado a Santa Rosa.
Hacia 1586, el padre de Martín decidió llevarse a
sus dos hijos a Guayaquil con sus parientes. Sin
embargo, estos sólo aceptaron a Juana, y Martín
de Porres regresó a Lima, donde fue puesto bajo
el cuidado de doña Isabel García Michel en el
arrabal de Malambo, en la parte baja del barrio
de San Lázaro.
 En 1591 recibió el sacramento de la Confirmación
de manos del arzobispo Santo Toribio de
Mogrovejo.

Aprendizaje
Inició de boticario en la
casa de Mateo Pastor.
Experiencia clave, ya que
luego sería conocido
como gran herbolario y
curador de enfermos.
 También fue aprendiz de
barbero, oficio que
conllevaba conocimientos
de cirugía menor.

Paso a la Vocación Sacerdotal

A los 15 años logró ingresar en el
Convento de Santo Domingo. Vivió 9
años, practicando los oficios más humildes
y siendo el último de todos. Fue admitido
como hermano de la orden en 1603.
Perseveró en su vocación a pesar de la
oposición de su padre, y en 1606 profesó
los votos de pobreza, castidad y
obediencia.
Importante:

Despreciado por negros y blancos, ayudó a los
más miserables, llegó a tener control sobre los
elementos, juntó perro, pericote y gato, curó
enfermos, levitaba, desaparecía y tenía el don
de poder estar en más de un sitio a la vez. A
pesar de su evidente santidad tuvieron que
pasar más de 300 años para que este pobre
mulato sea elevado a los altares de la Iglesia.


Dentro del convento dormía poco y
fue enfermero y hortelano
herbolario, cultivaba las plantas
medicinales que aliviaban a sus
enfermos. Su amor humilde y
generoso lo abarcaba todo.
Su labor era amplia: tomaba el
pulso, palpaba, vendaba,
entablillaba, sacaba muelas,
extirpaba lobanillos, suturaba,
succionaba heridas sangrantes e
imponía las manos con destreza.
Aprox. Empezó su labor como
enfermero entre 1604 y 1610.
Sus últimos días
Sus obras de caridad se multiplicaron y los frailes
se quejaban de que Martín quería hacer del
convento un hospital, porque a los enfermos que
no eran recibidos en el nosocomio, los llevaba a
su cuarto.
 A los sesenta años de edad, Fray Martín cayó
enfermo y supo de inmediato que había llegado
la hora de encontrarse con el Señor.

Impacto de su muerte
El pueblo se conmovió, y mientras en la
calle toda Lima lloraba, el mismo virrey
fue a verlo a su lecho de muerte para
besar la mano de quien decía de sí mismo
ser un perro mulato, tal era la veneración
que todos le tenían que poco después,
mientras se le rezaba el credo, besando el
crucifijo con profunda alegría, el santo
partió.
 Fray Martín de Porres, el mulato "santo de
la escoba" fue canonizado el 6 de mayo
de 1962 por el Papa Juan XXIII.

Aportes al Mundo Contemporáneo
1.
Es un ejemplo de caridad:

Él siempre busco ayudar a los demás y sobre todo a
los más necesitados, para esto le fue de gran ayuda
todo el aprendizaje como herbolario y como barbero
ya que así pudo curar a los enfermos; aunque también
le daba a los comer a los que no tenían que comer.

En su ayuda incondicional pudo demostrar su
disposición, dedicación y preocupación por los pobres
ya que no le bastaba con ayudarlos si no que
constantemente pensaba en como ayudarlos más. Un
ejemplo es que sembraba en un huerto una variedad
de plantas que luego combinaba en remedios para los
pobres y enfermos.

Él solía repetir: “No hay gusto mayor que
dar a los pobres”.

Sin embargo, la caridad de San Martin de
Porres no quedaba en ayudar a los pobres sino
que se proyectaba a los animales, sobre todo
cuando los veía heridos o faltos de alimentos.
Tenía separada en la casa de su hermana un
lugar donde albergaba a gatos y perros
sarnosos, llagados y enfermos.
2. Es un ejemplo de humildad y sencillez:

Siempre puso a los demás por delante de sus propias
necesidades. En una ocasión el Convento tuvo serios
apuros económicos y el Prior se vio en la necesidad de
vender algunos objetos valiosos, ante esto, Martín de
Porres se ofreció a ser vendido como esclavo para
remediar la crisis, el Prior conmovido, rechazó su
ayuda.

Usó siempre un simple hábito de cordellate blanco con
una capa larga de color negro , aunque se le propuso
cambiarlo por uno nuevo.

Incluso profesó los votos de pobreza, castidad y
obediencia

Se le representa normalmente con una escoba en la
mano en símbolo de su humildad y sencillez.
3.
Es un ejemplo de paz y amabilidad. Por mas de
que lo trataran de la peor forma el guardaba la
calma y siempre fue pacifico. Un día cortaba el
pelo y hacía el cerquillo a un estudiante: éste
molesto ante la mejor sonrisa de Fray Martín, no
duda en insultarle: ¡Perro mulato! ¡Hipócrita! La
respuesta fue una generosa sonrisa. Es por eso y
muchas cosas mas que es Patrón Universal de la
Paz.
4.
Fue el primer santo negro de América
demostrándole al mundo que hace mucho tiempo
la Iglesia dejo de tener una actitud racista que no
permite que personas de color sean santos.
5.
Su optimismo ya que a pesar de todas las
dificultades que tuvo, estas nunca impidieron que
San Martín fuera un fraile alegre y risueño como
sostienen sus contemporáneos.
Milagros Y Obras
En vida y después de muerto hizo milagros por mayor.
Hacía milagros con la facilidad que otros hacen
versos.
Para probar cuán arraigado estaba en el siervo de
Dios el espíritu de obediencia, refiere que, en
momento de pasar fray Martín frente a un andamio,
cayóse un albañil desde ocho o diez varas de altura, y
que nuestro lego le detuvo a medio camino gritando:
"¡Espere un rato, hermanito!"
Y el albañil se mantuvo en el aire hasta que regresó
fray Martín con la superior licencia.






Se le atribuía el don de la bilocación, lo cual se mostró al ser visto
ayudando a los misioneros en China, Japón, África y México sin
nunca haber salido de Lima.
Se le ha visto también entrar y salir de recintos
Tenía el don de la sanación algunas veces solo con su presencia y
en otras solo diciendo siempre “Yo te curo, Dios te sana.”. Una vez
curó a un niño que se había fracturado las dos piernas con vendas
y vino tibio.
Llegaba a levitar, sin escuchar a nadie de su alrededor.
Tenía control sobre la naturaleza, ya que podía hacer germinar
plantas antes de tiempo y tenía bajo su mandato a diversos
animales hecho comer de un mismo plato a un perro, un gato y
un ratón en total armonía.
Otra facultad atribuida a él fue la de la videncia, llevando a los
pobres materiales que no pedían pero realmente querían.Esta
facultad lo ayudaba también en otras cosas como predecir el
futuro de la vida de algunas personas, incluyendo la suya, de lo
cual se resalta el que halla predicho su propia muerte.
Gracias por su atención 
Descargar

San Martín de Porres