No sea que el amor
que es don y tarea
sorprenda al deseo
abrazando la muerte.
No sea que el dolor reviva por dentro,
lastime los sueños, nos mire sin manto
nos hunda sin fuerzas.
Descargar

Descarga