LA CONSAGRACIÓN
LA CONSAGRACIÓN
O LA PROMESA de
Dios es: "Me
buscaréis y me
hallaréis porque me
buscaréis de todo
vuestro corazón"
(Jeremías 29: 13).
O Dame, hijo mío, tu corazón
y no pierdas de vista mis
caminos, Prov. 23:26).
Debemos dar a Dios todo el
corazón o, de otra manera, el
cambio que se ha de efectuar
en nosotros, y por el cual
hemos de ser transformados
conforme a su semejanza,
jamás se realizará. Por
naturaleza estamos
enemistados con Dios.
LA CONSAGRACIÓN
O El Espíritu Santo describe
nuestra condición en
palabras como éstas:
"Muertos en las
transgresiones y los
pecados" (Efesios 2: 1), "la
cabeza toda está ya
enferma, el corazón todo
desfallecido", "no queda ya
en él cosa sana" (Isaías 1: 5,
6). Estamos enredados
fuertemente en los lazos de
Satanás, por el cual hemos
"sido apresados para hacer
su voluntad" (2 Timoteo 2:
26).
LA CONSAGRACIÓN
O La guerra contra
nosotros mismos es la
batalla más grande que
jamás hayamos tenido.
El rendirse a sí mismo,
entregando todo a la
voluntad de Dios,
requiere una lucha; más
para que el alma sea
renovada en santidad,
debe someterse antes a
Dios. (CC, p 43).
LA CONSAGRACIÓN
O La guerra contra nuestros
propios miedos, nuestros
prejuicios, contra mi
propio yo, orgullo…
O El rendirse a sí mismo,
entregando todo a la
voluntad de Dios:
reconocer mis
debilidades, deficiencias,
que tengo pecados y
debo de confesarlos y
llevarlos a Cristo, y
reconocer que sólo él
puede sanarme…
LA CONSAGRACIÓN
O El gobierno de Dios no
está fundado en una
sumisión ciega y en una
reglamentación irracional.
Al contrario, apela al
entendimiento y la
conciencia. "¡Venid, pues,
y arguyamos juntos!"
(Isaías 1: 18) , es la
invitación del Creador a
todos los seres que ha
formado. Dios no fuerza la
voluntad de sus criaturas.
LA CONSAGRACIÓN
O Así que sométanse a
O
Dios. Resistan al
diablo, y él huirá de
ustedes.
Acérquense a Dios, y
él se acercará a
ustedes. ¡Pecadores,
límpiense las manos!
¡Ustedes los
inconstantes,
purifiquen su corazón!
(Sant.4:7-8).
O El amor, los
sufrimientos y la muerte
del Hijo de Dios, todo da
testimonio de la terrible
enormidad del pecado y
prueba que no hay
modo de escapar de su
poder, ni esperanza de
una vida más elevada,
sino mediante la
sumisión del alma a
Cristo. P,30
LA CONSAGRACIÓN
O El gobierno de Dios no
está fundado en una
sumisión ciega y en una
reglamentación irracional.
Al contrario, apela al
entendimiento y la
conciencia. "¡Venid, pues,
y arguyamos juntos!"
(Isaías 1: 18) , es la
invitación del Creador a
todos los seres que ha
formado. Dios no fuerza la
voluntad de sus criaturas.
LA CONSAGRACIÓN
O Al consagrarnos a Dios,
debemos
necesariamente
abandonar todo aquello
que nos separe de él.
Por esto dice el
Salvador: "Así, pues,
cada uno de vosotros
que no renuncia a todo
cuanto posee, no puede
ser mi discípulo«
(S. Lucas 14: 33).
LA CONSAGRACIÓN
O Debemos dejar todo lo
que aleje el corazón de
Dios.
O Los tesoros son el ídolo
de muchos.
O El amor al dinero y el
deseo de las riquezas son
la cadena de oro que los
tienen sujetos a Satanás
O Otros adoran la
reputación y los honores
del mundo, p 44
LA CONSAGRACIÓN
O Una vida de comodidad
egoísta, libre de
responsabilidad, es el ídolo
de otros.
O No podemos consagrar una
parte de nuestro corazón al
Señor y la otra al mundo. No
somos hijos de Dios a menos
que lo seamos enteramente.
O Hay algunos que profesan
servir a Dios a la vez que
confían en sus propios
esfuerzos para obedecer su
ley, formar un carácter recto
y asegurarse la salvación.
LA CONSAGRACIÓN
O Deléitate en el
SEÑOR, y él te
concederá los
deseos de tu
corazón.
(Salmo 37:4).
O Encomienda al
SEÑOR tu camino;
confía en él, y él
actuará.
(Salmo 37:5).
LA CONSAGRACIÓN
Si tú de mañana buscares
a Dios, si le pides perdón
al Todopoderoso, y si
eres puro y recto,él saldrá
en tu defensa.. Y hará
próspera la morada de tu
justicia.
Modestas parecerán tus
primeras riquezas,
comparadas con tu
prosperidad futura
(Job 8:4-7)
EL EJEMPLO DE JESÚS
O Muy de madrugada,
cuando todavía
estaba oscuro,
Jesús se levantó,
salió de la casa y se
fue a un lugar
solitario, donde se
puso a orar
(Marcos 1:35).
LA CONSAGRACIÓN: EL
EJEMPLO DE JESÚS
O En las primeras horas del
nuevo día, Dios lo despertaba
de su sueño, y su alma y sus
labios eran ungidos con gracia
para que pudiese impartir a los
demás. Sus palabras le eran
dadas frescas de las cortes del
cielo para que las hablase en
sazón al cansado y oprimido.
O El dice: "El Señor Jehová me
dio lengua de sabios, para saber
hablar en sazón palabra al
cansado; despertará de mañana,
despertaráme de mañana oído,
para que oiga como los sabios«
(PVGM, 105).
LA CONSAGRACIÓN
O Cristo dijo: "Todo lo que
orando pidiereis, creed
que lo recibiréis, y os
vendrá". "Todo lo que
pidiereis al Padre en mi
nombre, esto haré, para
que el Padre sea
glorificado en el Hijo". Y
el amado Juan, por la
inspiración del Espíritu
Santo, dice con gran
claridad y certeza: "Si
demandáremos alguna
cosa conforme a su
voluntad, él nos oye.
CONSÁGRATE A DIOS
O Conságrate a Dios todas
las mañanas; haz de esto
tu primer trabajo. Sea tu
oración: "Tómame ¡oh
Señor! como
enteramente tuyo. Pongo
todos mis planes a tus
pies. Úsame hoy en tu
servicio. Mora conmigo
y sea toda mi obra hecha
en ti". Este es un asunto
diario.
O Cada mañana
conságrate a Dios por
ese día. Somete todos
tus planes a él, para
ponerlos en práctica o
abandonarlos según te lo
indicare su providencia.
Sea puesta así tu vida en
las manos de Dios y será
cada vez mas semejante
a la de Cristo.
O La vida en Cristo es una
vida de reposo (CC, 70).
LA CONSAGRACIÓN
O Y si sabemos que él nos
oye en cualquier cosa
que demandáremos,
sabemos que tenemos
las peticiones que le
hubiéremos
demandado".
Presentad, pues, vuestra
petición ante el Padre
en el nombre de Jesús.
Dios honrará tal
nombre (PVGM, 114).
LA CONSAGRACIÓN
O El amor de Cristo es el móvil de
la acción. Aquellos que sienten
el constructivo amor de Dios no
preguntan cuánto es lo menos
que pueden darle para satisfacer
los requerimientos de Dios; no
preguntan cuál es la más baja
norma aceptada, sino que
aspiran a una vida de completa
conformidad con la voluntad de
su Salvador. Con ardiente deseo
entregan todo y manifiestan un
interés proporcionado al valor
del objeto que buscan (CC, 44).
EL EJEMPLO DE JESÚS
O Jesús vino a este mundo en
humildad. Era de familia
pobre. La Majestad de los
cielos, el Rey de gloria, el Jefe
de las huestes angélicas, se
rebajó hasta aceptar la
humanidad y escogió una vida
de pobreza y humillación. No
tuvo oportunidades que no
tengan los pobres. El trabajo
rudo, las penurias y
privaciones eran parte de su
suerte diaria. "Las zorras
tienen cuevas -decía,- y las
aves de los cielos nidos; mas el
Hijo del hombre no tiene
donde recline la cabeza."
(S.Lucas 9:58.)
EL EJEMPLO DE JESÚS
O Jesús no buscó la
admiración ni los aplausos
de los hombres. No mandó
ejército alguno. No gobernó
reino terrenal alguno. No
corrió tras los favores de los
ricos y de aquellos a
quienes el mundo honra.
No procuró figurar entre los
caudillos de la nación. Vivió
entre la gente humilde. No
tuvo en cuenta las
distinciones artificiosas de
la sociedad. Desdeñó la
aristocracia de nacimiento,
fortuna, talento, instrucción
y categoría social (MC,149).
EL EJEMPLO DE JESÚS
O Jesús era el Príncipe de los
cielos, y, sin embargo, no
escogió a sus discípulos de
entre los sabios
jurisconsultos, los
gobernantes, los escribas o
los fariseos. A todos éstos los
pasó por alto porque se
enorgullecían de su saber y
su posición social. Estaban
encastillados en sus
tradiciones y supersticiones.
Aquel que podía leer en
todos los corazones eligió a
unos humildes pescadores
que se prestaban a ser
enseñados (MC,149).
EL EJEMPLO DE JESÚS
O Jesús te llama en esta noche
y te dice:
¿Quieres ser mi discípulo?
O El profesar pertenecer a
Cristo sin sentir amor
profundo, es mera charla,
árido formalismo, gravosa
y vil tarea.
O ¿Creéis que es un sacrificio
demasiado grande dar todo
a Cristo? Haceos a vosotros
mismos la pregunta: "¿Qué
ha dado Cristo por mí?
(CC, 44).
EL EJEMPLO DE JESÚS
O Jesús, El Hijo de Dios dio
todo para nuestra
redención: la vida, el amor
y los sufrimientos.
O ¿Quieres consagrar tu vida
al Salvador para enfrentar
tu futuro con todas sus
incertidumbres?
O CRISTO TE LLAMA.
O ¿Le seguirás?
Descargar

Descarga