Un día una mujer cocinó
una galleta especial, un
hombre de jengibre.
Al sacar del horno el
hombre de jengibre saltó y
corrió hasta la puerta.
--¡Espera!, ¡Párate!
--gritó la mujer.
Corro, corro, lo más
rápido possible.
No puedes cogerme.
¡Yo soy el hombre de
jengibre!
Encontró a un pato.
--¡Espera!, ¡Párate!
—gritó el pato.
Corro, corro, lo más
rápido possible.
No puedes cogerme.
¡Yo soy el hombre de
jengibre!
Encontró a un gato.
¡Espera!, ¡Párate!—gritó el gato.
Corro, corro, lo más rápido
possible.
No puedes cogerme.
¡Yo soy el hombre de
jengibre!
Encontró a un cerdo.
¡Espera!, ¡Párate!
gritó el cerdo.
Corro, corro, lo más rápido
possible.
No puedes cogerme.
¡Yo soy el hombre de
jengibre!
Encontró un río. Ahora
¿Cómo paso el río?
Encontró a un zorro cerca del
río. ¡Espera!, Dijo el zorro. ¿Te
puedo ayudar a pasar el río?
¡Rapido súbete en mi espalda y
te ayudo a pasar el río!. Y el
hombre de jengibre se subió.
¡Ahora súbete en mi nariz!. Y
el hombre de jengibre se
subió.
Y de repente, el zorro movío
su cabeza y se comío el
hombre de jengibre.
El zorro estuvo muy feliz
después de comerse el
pequeño hombre de jengibre.
Descargar

Un día una mujer cocinó una galleta especial, un hombre de jengibre.