Había una vez una oveja llamada Ana que tenia unos
padres muy trabajadores. Ana era muy miedosa, tenía
miedo casi siempre, sobre todo a que la cortaran la lana.
Sus padres animaban y le decían que no tuviera miedo.
Un día salió a tomar el aire fresco al parque y encontró a unos
lindos conejitos, uno se llamaba Llena y el otro Esteban. Siempre
les habían tratado muy mal pero Ana al enterarse se fue a buscar a
un amiguito para ayudarles, pero no encontró, ya que era muy
tarde, se fue a su casa. Más tarde salió de nuevo a buscar amigos
pero encontró a un oso y fueron amigos para siempre.
NUNCA TE NIEGUES A ENCONTRAR AMIGOS
Había una vez un peluche llamado Matías
que estaba locamente enamorado de Lulú,
la peluche.
A Matías le parecía la peluche más bonita
de peluchelandia.
La mama de Lulú no le gustaba que fuera
amiga de Matías.
Pasaron los años y Matías le pidió a Lulú que fuera su novia, los padres
de Matías fueron a hablar con los papas de Lulú para establecer una
buena relación y para que su hijo fuera feliz con la peluche y su familia.
La mama de Lulú le dijo a la mama de Matías que no que estaban
muy de acuerdo con esa relación, pero ellos ya tenían diecinueve años
y tenían que empezar a decidir sus propias decisiones. El papa de
Matías hablo con el papa de Lulú y le dijo que si, que se casaran.
Así hicieron, al poco tiempo, Lulú y Matías
se casaron, tuvieron peluchitos bebes y
fueron felices para siempre.
Y colorín colorado, este cuento se a acabado.
Descargar

LA OVEJA MIEDOSA