Trabajo de: Iván de la Valle de Haza ,
Noelia Guadamillas Isaac ,
Rocío Torija Vivar.
Pirámide de la sociedad
Los Campesinos
Con arreglo a las leyes medievales, un campesino no era
dueño de sí mismo. Todo, incluida la tierra que trabajaba,
sus animales, su casa, y hasta su comida, pertenecía al
señor del feudo. Conocidos como siervos de la gleba, los
campesinos estaban obligados a trabajar para su señor, que
les concedía a cambio una parcela de tierra para cultivo
propio. Su vida estaba llena de penalidades. Muchos se
afanaban para producir alimentos suficientes para sus
familias y para cumplir con su señor. Les estaba prohibido
marcharse del feudo sin permiso, y para un campesino, la
única manera de obtener la libertad era ahorrar el dinero
necesario para comprar un lote de tierras, o casándose con
una persona libre.
Las casas de los Campesinos
Las casas campesinas de la
edad media fueron
constituidas por los
mismos campesinos,
fueron de fabricación
casero de una sola
habitación para todos. El
establo, el comedor y la
cocina estaban en la planta
baja; el dormitorio se
encontraba encima del
establo por que así
aprovechaban el calor de
los animales.
Las vestimentas de los Campesinos
Lino pegado al cuerpo, lana
y pieles baratas para el
abrigo, constituían en el
mejor de los casos a lo que
un siervo , o un villano
podía tener. Entre los
pobres abundaban los
colores naturales de las
telas, Gris y marrón.
Generalmente son
representados con
camisolas diversos largos
de manga.
Trabajo y comida.
Trabajaban en las tierras del señor y en la casa del
señor en tareas domesticas, construcción y reparación.
Comían cosas muy pobres como hortalizas, caldos, etc.
la carne la comían muy de vez en cuando (algunos días
festivos).
Los burgueses y los artesanos
Los burgueses: es un término que se usó inicialmente para identificar a la
clase social compuesta por los habitantes de los "burgos", es decir, las
partes nuevas que surgían en las ciudades bajomedievales de Europa
occidental, y que se caracterizaban por no ser señores feudales ni siervos; y
que no pertenecían ni a los estamentos privilegiados (nobleza y clero) ni al
campesinado. Sus funciones socioeconómicas eran las de mercaderes,
artesanos o ejercientes de las denominadas profesiones liberales.
Los artesanos : Los artesanos tenían sus propias asociaciones, los gremios.
Para cada actividad artesanal había un gremio correspondiente: joyeros ,
zapateros, peleteros, armeros, etc. Para poder ejercer algún oficio, era
indispensable pertenecer a un gremio. Este fijaba los precios reglamentaba
la cantidad y la calidad de la producción. Se debía .También los artesanos
se organizaban sociedades; tenían un sello representando, por lo común,
las herramientas de su profesión ; fundaban una cofradía religiosa e iban
juntos a las procesiones y fiestas, portando el estandarte del gremio; tenían
un santo patrono y en su día lo celebraban con una fiesta. Pero, para ejercer
el oficio , previamente, era necesario ser admitido en el gremio y el
aspirante debía pasar por tres grados. El muchacho, primero, era aprendiz.
Su padre lo mandaba a servir a casa de un maestro, al que debía pagar por
la habitación, por la comida y por la enseñanza del oficio.
Los artesanos
El Clero – La Iglesia
En el mundo medieval, la Iglesia cobró un inmenso poder,
unificando a los diferentes y heterogéneos reinos, trascendiendo
de la esfera estrictamente religiosa, teniendo profunda influencia
en asuntos terrenales. distinguió un Alto Clero, primer
estamento privilegiado del antiguo régimen, que compartía con
el segundo estado, la nobleza, concesiones y favores. Dentro del
Alto Clero estaban los Arzobispos, los obispos y Abades. Esta
parte del clero además de su actividad religiosa, podían ser
señores feudales, armaban caballeros para su defensa, estaban
exentos de pagar impuestos, cobraban el diezmo, por los frutos
de las tierras trabajadas en sus parroquias, y poseían tribunales
diferenciados para su juzgamiento. El Bajo Clero lo integraban
monjes , curas y sacerdotes, que debían recibir las tres novenas
partes de los diezmos, pero no siempre esto sucedía.
Vestimenta del Clero
Vivienda Del Clero (Monasterios)
Los monasterios son la
residencia fija de los monjes,
generalmente aislada de las
ciudades o pueblos. También
serbia para hospedar a los
peregrinos. En los
monasterios los monjes y
monjas se dedicaban a
meditar y a rezar . Tambien
en los monasterios tenian un
huerto (del que comian parte
del alimento), y atendian a
los pobres y enfermos.
La Nobleza y el Rey
La nobleza forma la cima de la sociedad feudal. La cúspide la ocupa el rey,
el único legitimado para hacer leyes. La nobleza medieval es heredera
de los grandes latifundistas romanos y de la aristocracia germánica.
Controlaba la vida económica, y tras la desaparición del Imperio
germánico ejerció el poder de manera absoluta, en la plena Edad
Media. Desde el siglo XIII, tras el fin de las cruzadas y la Reconquista,
los reyes tienden a recuperar su poder, la nobleza se transforma en
aristocracia de sangre y las desigualdades internas aumentan. Aparecen
las diferencias entre señorío territorial y jurisdiccional: que no tienen
poder sobre los súbditos de las tierras y pueden volver a la corona, una
vez muerto el señor. Aparece una alta y una baja nobleza, en función de
sus ingresos y de su proximidad al rey. Con la tendencia al realengo el
poder del rey se hace autoritario, a finales de la Edad Media. La nobleza
tendrá sus propias leyes y jueces.
Con el tiempo, la nobleza tiende a emparentarse con la alta burguesía,
tan rica o más que ella.
Castillos en la Edad Media
Durante la Edad Media, el castillo no sólo cumplía funciones
militares, sino que servía también de residencia a los señores de
la nobleza y a los propios reyes, derivando con el tiempo en un
auténtico palacio fortificado. Si bien podía estar enclavado en los
núcleos urbanos, lo común es que se situase en lugares
estratégicos, normalmente en puntos elevados y próximos a un
curso de agua para su abastecimiento, desde donde pudiera
organizarse la propia defensa y la de las villas que de él
dependían. A partir del siglo XVI, con el ocaso del feudalismo y
la consolidación de las monarquías absolutistas, la nobleza
propietaria de los castillos los fue abandonando a cambio de
mansiones palaciegas en la corte. Por este motivo, y porque
quedaron obsoletos en su función militar, los castillos perdieron
todo interés y decayeron hasta la actual ruina de la mayor parte
de ellos.
Castillos en la Edad Media
La vestimenta
Descargar

La Sociedad en la Edad Media