Mateo 27:33-61
Jesús fue al Gólgota
por amor a su iglesia

33
Llegaron a un lugar
llamado Gólgota (que
significa «Lugar de la
Calavera»).
 34 Allí le dieron a Jesús
vino mezclado con hiel;
pero después de
probarlo, se negó a
beberlo.
Jesús prefirió tomar la copa de la
cruz por amor a su iglesia
35

Lo
crucificaron
y
Jesús se despojó de todo
por amor a su iglesia
repartieron
su ropa
echando
suertes.
Jesús sufrió como pecador
por amor a su iglesia
38 Con él
crucificaron a
dos bandidos,
uno a su
derecha
y otro a su
izquierda.
Burlas y blasfemias del pueblo
 39 Los que pasaban meneaban la
cabeza
 y blasfemaban contra él:
 40 —Tú, que destruyes el templo y en
tres días lo reconstruyes, ¡sálvate a ti
mismo!
 ¡Si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz!
Burlas y blasfemias
de los religiosos






41
De la misma manera se burlaban de él los jefes de
los sacerdotes, junto con los maestros de la ley y
los ancianos.
42 —Salvó a otros —decían—, ¡pero no puede salvarse a
sí mismo!
¡Y es el Rey de Israel!
Que baje ahora de la cruz, y así creeremos en él.
43 Él confía en Dios; pues que lo libre Dios ahora, si de
veras lo quiere.
¿Acaso no dijo: "Yo soy el Hijo de Dios" ?
Burlas y blasfemias de los mismos
bandidos
44

Así también lo
insultaban los
bandidos que estaban
crucificados con él.
La creación se entristeció previo a
la muerte de Jesús
45

Desde el mediodía y
hasta la media tarde
toda la tierra quedó en
oscuridad.
Jesús mismo se entristeció
46
 Como a las tres de la tarde,
Jesús gritó con fuerza:
—Elí, Elí, ¿lama sabactani?
(que significa: "Dios mío,
Dios mío, ¿por qué me has
desamparado?" ).
La muerte de Jesús
50

Entonces Jesús
 volvió a gritar con
fuerza,
y entregó su espíritu.
La muerte de Jesús trajo fin a la
ley
51

En ese momento la
cortina del santuario
del templo se rasgó en
dos, de arriba abajo.
La muerte de Jesús fue sentida por
la misma creación
La tierra
tembló y
se
partieron
las rocas.
La muerte de Jesús trajo vida
 52 Se abrieron los sepulcros,
 y muchos santos que habían muerto
resucitaron.
 53 Salieron de los sepulcros
 y, después de la resurrección de Jesús,
 entraron en la ciudad santa
 y se aparecieron a muchos.
La muerte de Jesús trajo fe
 54 Cuando el centurión
 y los que con él estaban custodiando a Jesús
vieron el terremoto
 y todo lo que había sucedido,
 quedaron aterrados y exclamaron:
—¡Verdaderamente
éste era el Hijo de Dios!
La muerte de Jesús trajo
compromiso al discipulado








57
Al atardecer,
llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José,
que también se había convertido en discípulo de Jesús.
58 Se presentó ante Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús,
y Pilato ordenó que se lo dieran.
59 José tomó el cuerpo,
lo envolvió en una sábana limpia
60 y lo puso en un sepulcro nuevo de su propiedad que
había cavado en la roca.
 Luego hizo rodar una piedra grande a la entrada del
sepulcro,
 y se fue.
El diccionario define la palabra
redención de esta manera:
 Rescatar de la esclavitud a un cautivo mediante un
precio.
 Comprar de nuevo una cosa que se había poseído
antes.
 Dejar libre una cosa sujeta a una carga u obligación
que pesa sobre ella.
 Librar de una obligación, o extinguirla.
Vemos tres obras de la redención:
 La prosperidad en general
 La sanidad de nuestros cuerpos
 El perdón de pecados y la prosperidad de nuestras
almas
Isaías 53:4-5
 “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades,
y sufrió nuestros dolores;
 y nosotros le tuvimos por azotado, herido de
Dios y abatido.
 Mas él herido fue por nuestras
rebeliones, molido por nuestros pecados;
 el castigo de nuestra paz fue sobre él,
 y por su llaga fuimos nosotros curados.”
Dios colocó la salvación y la
sanidad en un mismo paquete.
En la cruz Jesús pagó el precio
de nuestra salvación y sanidad
Mateo 8:17,
“Para que se lo dicho por el
profeta Isaías cuando dijo: El
mismo tomó nuestras
enfermedades y llevó nuestras
dolencias.”
1 Pedro 2:24:
“Quien llevó él mismo nuestros
pecados en su cuerpo sobre el
madero, para que nosotros,
estando muertos a los pecados
vivamos a la justicia;
y por cuya herida fuisteis curados.”
 Jesús perdonó nuestros pecados y sanó nuestras
enfermedades.
 La sanidad sigue vigente el día de hoy.
 En Hebreos 13:8 dice: “Jesucristo es el mismo ayer, y
hoy, y por los siglos.”
 En estos tres pasajes, se habla de la sanidad en tiempo
pasado: “Él llevó,” “Él sufrió,” “Por sus llagas fuimos”;
estas cosas nos hablan de un hecho en el pasado, por
tanto, la sanidad es un hecho consumado.
Tú ya estás sanado,
Jesús ya completó su obra,
recibe lo que te pertenece.
Descargar

Mateo 27-b