“El apóstol de la primera comunión”
Francisco Luis Florencio Febres
Cordero Muñoz nace el 7 de
noviembre de 1854 en Cuenca,
Ecuador con los pies chuecos.
Alrededor de sus 5 años Francisco se
encontraba sentado con su mama en el
patio interior de su casa cuando miro a
una mujer hermosa de vestido blanco y
manto azul que le llamaba y le decía que
fuera con ella y al escucharla se levanta y
logra dar sus primeros pasos, luego cae y
la mujer desaparece.
Tres años después los padres de Francisco
lo dejan en casa de un tío. Uno de esos
días fue con sus primos al campo y
mientras jugaban apareció un toro
furioso, al ver sus primos al toro salieron
corriendo y él por su problema con los pies
quedo prácticamente indefenso tirándose
al suelo e invocando a aquella mujer
hermosa que se le apareció. El toro lo
embiste y aun así no le paso nada.
En 1863 los Hermanos llegan a Cuenca y
Francisco es uno de los primeros inscritos
en la escuela , pronto le llama la atención
la vocación de sus maestros y en un
momento dado le nace el querer ser como
ellos.
La reacción de sus familiares es
totalmente negativa, sus papas preferían
que se fuera de sacerdote puesto que los
Lasallistas no eran aún muy conocidos.
Dada esa situación lo sacan de la escuela de los
Hermanos y lo meten al seminario diocesano.
Ya en el seminario Francisco sufría mucho pues
extrañaba la escuela de los hermanos y a partir de
ello comienza a tener problemas de jaqueca que
hacen que el superior del seminario lo regresara a
sus padres y así es como reingresa a la escuela de
los Hermanos.
El 24 de Marzo de 1868 su madre le da la
autorización para ingresar con los
Hermanos y toma el hábito bajo el
nombre de Hermano Miguel.
Su Padre acepto la decisión de la Madre
he intenta interferirse en la decisión de su
hijo y al obtener resistencia de parte de el
rompe sus relaciones.
Cuando el Hermano Miguel es enviado a
Quito, Ecuador su padre insiste en que
regrese a casa y tanto fue la insistencia
del padre que los superiores del Hermano
Miguel hicieron intervenir a las mas
grandes autoridades religiosas.
El Hermano Miguel trabajo
en las escuelas de los
Hermanos en Quito,
Ecuador cerca de 40 años.
Y pronto comenzó a ser un
maestro notable en lengua
y literatura.
El Hermano Miguel se dedico con mayor
entusiasmo a la catequesis sobretodo a la
de primera comunión, tanto fue su
entusiasmo que algunas personas lo
llaman “El Apóstol de la Primera
Comunión”.
En 1907 viaja a Europa pero alrededor de
los años de 1904-1906 se imponen en
Francia leyes contra religiosos que hacen
que los Hermanos salgan de Francia hacia
España y América Latina.
Posteriormente viaja a Bélgica donde
vivió un año, pero el clima no le favoreció
al Hermano Miguel poniéndolo delicado
de salud. Debido a su salud lo mandan a
Premia de Mar, España.
En julio de 1909 llega la revolución. Es
tanto el peligro que los Hermanos corrían
que vieron necesario tener que desalojar
la casa y tomar un barco rumbo a
Barcelona.
Pasada la revolución regresa a Premia.
Pero la salud del Hermano Miguel se
agrava en la ultima quincena de el mes de
enero de 1910, a causa de un resfriado
que le genera una pulmonía doble.
Después de 3 días de agonía muere el 9 de
febrero en Premia del mar rodeado de
hermanos.
La noticia de su muerte llega a Ecuador y un
miembro de la academia declara ese día como
“Luto Nacional”.
En 1937 trasladaron sus restos de Premia a
Ecuador y el 30 de octubre de 1977 lo beatifica
el Papa Pablo VI por la curación de Sor
Clementina Flores Cordero.
El mismo día de su beatificación ocurre otro
milagro la señora Beatriz Gómez de Núñez al
asistir a la celebración ella se siente
totalmente curada por lo que el Papa Juan
Pablo II lo canoniza el 21 de octubre de 1984 .
“El niño sobre cuya cuna se
había llorado como por una
desgracia irreparable, es
ahora estrella del Ecuador y
de la Iglesia.”
Descargar

San Miguel Febres Cordero