• EL DERECHO INTERNACIONAL
HUMANITARIO
• Si no se pueden prohibir los conflictos
armados, debe tratarse de prohibir el trato
inhumano a las personas víctimas de los
mismos. Los combatientes heridos en
campaña, en el mar y náufragos, la población
civil, los prisioneros de guerra están
protegidos por el Derecho internacional
Humanitario.
• Las bases de los Convenios de Ginebra son el
respeto y la dignidad del hombre. En ellos se
estipula que las personas que no participan
directamente en las hostilidades y las que
están fuera de combate por enfermedad,
herida, cautiverio o cualquier otro motivo,
deben ser respetadas, protegidas contra los
efectos de la guerra, y las que sufren deben
ser socorridas y atendidas sin distinción.
• En los Protocolos Adicionales se extiende esa
protección a toda persona afectada por un
conflicto armado. Además se impone a las
partes en conflicto y a los combatientes
abstenerse de atacar a la población civil y los
bienes civiles y conducir sus operaciones
militares de conformidad con las normas
reconocidas y de la humanidad.
• El espacio de validez del Derecho
Internacional Humanitario, antes derecho de
guerra es el más cercano al Derecho
Internacional Universal, regula a casi todos los
miembros de la comunidad internacional y
ningún país desconoce un convenio hay
sanciones dadas por la Corte Internacional de
Justicia.
CONFLICTO ARMADO
• Cuando hay un conflicto armado entre por lo
menos dos Estados, solemos hablar de guerra,
en muchas ocasiones alguna de las partes se
niega a reconocer este hecho, por diversas
razones de índole política, comercial,
económica, etc., para evitar las consecuencias
que podrían darse, muchas veces en relación a
diversos pactos o alianzas con otros Estados
de la Comunidad Internacional y que podría
provocar la intervención de un tercer Estado
agravando el conflicto.
• En razón de lo anterior en el artículo 2 común
para los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 se
menciona: “Se aplicará en caso de guerra
declarada o de cualquier otro conflicto armado
que surja entre dos o varias de las Altas Partes
contratantes , aunque el estado de guerra no
haya sido reconocido por alguna de ellas”, por lo
tanto “Todo litigio que surge entre los Estados
provocando la intervención de las fuerzas
armadas es un conflicto armado aun cuando una
de las partes impugne el estado de
beligerancia…(sin importar) la duración del
conflicto”; ya que lo que se pretende en esencia
es la protección de las víctimas causadas sin
tomar en cuenta las consideraciones políticas.
• De igual forma se estipula que “El Convenio se
aplicará también en todos los casos de
ocupación de la totalidad o de parte del
territorio de una Alta Parte Contratante,
aunque la ocupación no encuentre resistencia
militar”, lo cual implica en amplio sentido la
existencia de un conflicto armado.
DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO
• Es el cuerpo de normas internacionales, de
origen convencional o consuetudinario,
específicamente destinado a ser aplicado en
los conflictos armados internacionales o no, y
que limita por razones humanitarias, el
derecho de las partes en conflicto a elegir
libremente los métodos y medios utilizados en
la guerra, o que protege a las personas y a los
bienes afectados, o que pueden estar
afectados por el conflicto.
• Es parte del Derecho Internacional Público
Positivo, ocupa el lugar de reglas que antes se
conocían como derecho de guerra. Está
formado por las medidas a aplicar para la
protección de las víctimas en un conflicto
armado que suele llamarse Derecho de
Ginebra y por las reglas relativas a los
métodos y los medios de combate así como la
conducción de las hostilidades llamado
Derecho de la Haya.
• JUS AD BELLUM Y JUS IN BELLO
• JUS AD BELLUM: DERECHO A LA GUERRA
JUS AD BELLUM: DERECHO A LA GUERRA
• La finalidad de éste, era reglamentar el
derecho a la guerra que tenía el Estado
soberano. Esta reglamentación de la guerra
lícita, se refería a los procedimientos para
recurrir a la fuerza y excluir del ámbito de las
relaciones internacionales el recurso abusivo a
la guerra, para disminuir su frecuencia para
solucionar las controversias internacionales.
• Prácticamente ha desaparecido, con la
prohibición de recurrir a la fuerza en la Carta
de las Naciones Unidas, los Estados se ven
impedidos para resolver sus litigios por ese
medio. Actualmente solo hay tres situaciones
en las que se da la excepción a esta regla:
• MEDIDAS DE SEGURIDAD COLECTIVA, que la
Organización de las Naciones Unidas puede
tomar, como órgano de la comunidad
internacional, con respecto a un Estado que
represente una amenaza para la paz.
• GUERRA DE LIBERACIÓN NACIONAL, No se
permite el recurso abusivo al pretexto de la
guerra de liberación nacional para infringir la
prohibición general de recurrir a la fuerza.
• GUERRA DEFENSIVA, Hay dificultades de la
comunidad internacional para definir la
noción de agresión y la de agresor, así como
de la politización a nivel mundial de todo
litigio internacional, dada la estructura actual.
JUS IN BELLO: DERECHO EN LA GUERRA
• Es la parte medular del Derecho Internacional
Humanitario, de éste derivan los
ordenamientos destinados a la protección de
personas y bienes en tiempo de conflicto
armado, para la humanización de los
conflictos.
• Recogidos en el Derecho de la Haya y el
Derecho de Ginebra.
• Su finalidad es limitar los sufrimientos
provocados por la guerra garantizando
protección y asistencia a las víctimas. Aborda
un conflicto sin entrar en consideraciones de
los motivos o la legalidad. Sólo regula los
aspectos humanitarios. Sus disposiciones se
aplican, a todas las partes en conflicto,
independientemente de los motivos del
conflicto y de la justicia de la causa defendida
por una u otra parte. No supedita su
aplicación a la designación del culpable.
DERECHO DE LA HAYA
• Es el derecho de la guerra, determina
derechos y deberes de los beligerantes en las
operaciones y limita la elección de medios
nocivos. Son 14 Convenios, 12 de ellos tratan
sobre las hostilidades y sus efectos.
• En La Haya se prohibió lanzar proyectiles
desde globos en el aire, emplear gases
asfixiantes y balas “dum-dum”. Igualmente se
redactó el “Reglamento sobre las Leyes y
Costumbres de la Guerra en tierra”.
Respecto a las relaciones entre beligerantes:
• Para el comienzo de las hostilidades sería
precisa una notificación previa, ya sea
declaración de guerra o ultimátum (III
Convenio), pero desde que existe la Carta de
las Naciones Unidas, esta disposición no se
aplica más que en muy contados casos.
Respecto a la calidad de beligerante:
• Se reconoce la calidad de beligerante a las
milicias y cuerpos de voluntarios. Ningún
convenio da una definición de fuerzas
armadas. Es una noción de derecho
consuetudinario.
Respecto a las hostilidades:
• No se debe matar a un enemigo que se rinde.
Respecto a la sanción:
• Se admiten las represalias, proporcionales a
las violaciones que se intenta suprimir.
Respecto a los derechos y deberes de los
neutrales:
• Los beligerantes deben respetar la
inviolabilidad de los países neutrales, pero
éstos, no deben favorecer a un beligerante en
perjuicio del otro. Las tropas pertenecientes a
los ejércitos beligerantes y que penetran en
territorio neutral deben ser internadas.
Respecto de la guerra marítima
• Se reglamenta el derecho de captura de los
buques enemigos, el contrabando de guerra,
la inspección de los barcos mercantes, la
estancia de los barcos de guerra en los
puertos neutrales, la colocación de minas
submarinas y el bombardeo por fuerzas
navales.
Respecto de la guerra aérea
• En cuanto al derecho de la Haya, no ha sido
revisada la reglamentación existente desde
1907, resulta pues en esta área anticuado e
insuficiente en muchos puntos.
• Los únicos textos nuevos adoptados desde
entonces son por una parte el Protocolo de
Ginebra del 17 de junio de 1929 que prohíbe
el empleo en la guerra de gases asfixiantes o
tóxicos y de medios bacteriológicos y el
Convenio de la Haya de 1954 para la
protección de los bienes culturales en caso de
conflicto armado.
DERECHO DE GINEBRA
• Encuadrado en el Jus in Bello, se refiere a la
protección de las víctimas de los conflictos
armados.
DERECHOS HUMANOS Y SU DIFERENCIA CON EL
D.I.H.
El lugar que ocupa el D. I. H. es complejo dado
que se trata de las relaciones que se dan entre
el derecho y el sistema de la protección del
individuo, de ahí que surjan confusiones
acerca de la aplicación de los derechos
humanos y del derecho internacional
humanitario. De lo anterior se dan tres
tendencias:
• INTEGRACIONISTA: Preconiza la fusión de
ambos términos, ya que el derecho
humanitario es parte de los derechos
humanos, para otros la primacía cronológica
del derecho internacional humanitario sobre
los derechos humanos demuestra que el
primero, en un sentido amplio es la base de
los derechos humanos.
• SEPARATISTA: Se basa en la idea de que se trata
de dos ramas del derecho totalmente diferentes y
que toda contigüidad puede provocar una
confusión en su aplicación. Acentúa las
diferencias entre sus finalidades, ya que los
derechos humanos protegen al individuo contra
lo arbitrario del propio orden jurídico interno y el
derecho humanitario lo protege en situaciones en
que el orden nacional ya no puede brindarle una
protección eficaz, cuando dicho individuo es
víctima de un conflicto armado.
• COMPLEMENTARISTA: Afirma que son dos
sistemas distintos que se complementan. El
derecho humanitario se integra por el
Derecho de la Haya en el que se establecen los
derechos y los deberes de los beligerantes en
la conducción de las hostilidades y se limita su
libertad de elección de los métodos y los
medios para dañar al enemigo y por el
Derecho de Ginebra que tiende a proteger a
los militares fuera de combate, así como a las
personas que no participan en las
hostilidades.
• En cuanto a los derechos humanos, tienen
como objetivo garantizar en todo momento a
los individuos en el disfrute de los derechos y
las libertades fundamentales y protegerlo
contra las calamidades sociales.
La primer condicionante para que surja el
derecho humanitario es que se violen los
derechos humanos en tiempo de conflicto
armado, de lo anterior, se deriva que el
derecho internacional humanitario es un
derecho de excepción, de urgencia, que
interviene en caso de ruptura del orden
jurídico internacional, hay reglas más
detalladas que en los derechos humanos,
Mientras que los derechos humanos, aun
cuando algunos de ellos son aplicables en
cualquier circunstancia, se aplican sobre todo
en tiempo de paz; hay disposiciones que en la
práctica son difíciles de aplicar durante un
conflicto armado tales como la libertad de
reunión y de asociación.
DERECHO INTERNACIONAL
HUMANITARIO
DERECHOS HUMANOS
1864
1948
En tiempo de conflicto armado
En todo tiempo
No es restringible
Restringibles en determinadas situaciones
Aplicable por las partes en conflicto
El Estado es quien se encarga
Es promovido por la C.I.C.R.
Son promovidos por la O.N.U.
Protege a todas las personas que ya no
Protegen a todo ser humano por simple
son combatientes o que nunca lo han sido hecho de serlo
Para evitar abusos de los Estados
enemigos, del propio Estado, grupos o
individuos armados
Por abusos del propio Estado y sus
instituciones.
• Los organismos encargados de desarrollarlos y
promoverlos son diferentes, en el caso del
D.I.H. es el C.I.C.R., (Comité Internacional de la
Cruz Roja); y en el caso de los derechos
humanos las Naciones Unidas o zonales, como
la Comisión y la Corte Interamericana o la
Comisión y el Tribunal Europeos.
• A pesar de tener una naturaleza distinta,
tienen puntos de convergencia.
a) Inviolabilidad.- Respecto de la integridad
física y mental
b) No discriminación.- de ningún tipo y para
con ninguna persona
c) Seguridad.- Prohibición de castigos
colectivos, el principio de la responsabilidad
individual y las garantías judiciales
ORIGEN DEL DERECHO INTERNACIONAL
HUMANITARIO
• Fueron normas no escritas basadas en la
costumbre que regularon los conflictos armados.
Luego aparecieron tratados bilaterales que los
beligerantes ratificaban a veces después de la
batalla; había reglamentos que los Estados
promulgaban para las respectivas tropas. El
entonces derecho aplicable estaba limitado, sólo
era válido para una batalla o un conflicto. Las
normas variaban, según la época, lugar, moral,
etc.
• Cuando el Gobierno suizo, con el impulso de
los cinco fundadores del CICR convocó, en
1864, una Conferencia Diplomática en que
participaron 16 Estados que aprobaron el
"Convenio de Ginebra para el mejoramiento
de la suerte que corren los militares heridos
en los ejércitos en campaña".
Sentaba las bases del desarrollo del derecho
humanitario contemporáneo. Las principales
características de ese tratado son:
• Normas permanentes, escritas, de alcance
universal, destinadas a proteger a las víctimas de
los conflictos;
•
Tratado multilateral, abierto a todos los
países;
•
Obligación de prodigar cuidados sin
discriminación a militares heridos y enfermos;
• Respeto e identificación, mediante un emblema
(cruz roja sobre fondo blanco), del personal
sanitario, así como del material y de los
equipamientos sanitarios.
INSTRUMENTOS JURÍDICOS INTERNACIONALES
CONVENIO DE GINEBRA. 1864
Para mejorar la suerte de los militares heridos
en los ejércitos en campaña. Henry Dunant
sugirió que se actuara a dos niveles:
Instituir una organización para socorrer a los
militares heridos: la Cruz Roja y concertar un
tratado internacional para garantizar la
protección de los heridos en el campo de batalla:
el primer Convenio de Ginebra. 1868
Surgió a raíz de la poca ayuda a los heridos y
enfermos en tiempo de conflicto armado en
tierra, el bando contrario no atendía e incluso
llegaba a matar a los heridos.
La primera obligación es respetar al herido, al
enfermo, salvaguardar al adversario fuera de
combate. La segunda obligación es tomar
medidas concretas para protegerlo: buscar,
socorrer, asistir sin distinción de nacionalidad.
Los dos criterios fundamentales son la no
discriminación y la urgencia. La asistencia
incluye los cuidados médicos, y la asistencia
espiritual. Introdujo en el derecho la
neutralidad. Los médicos y enfermeros no
serían considerados combatientes y quedarían
exentos de captura. Se reconoció la
neutralidad de ambulancias y hospitales
militares.
DECLARACIÓN DE SAN PETERSBURGO
• El primer antecedente moderno del derecho de la guerra,
es esta Declaración de 1868, que prohibió el uso de balas
explosivas, busca es humanizar la guerra y evitar
sufrimientos innecesarios. Formula explícita e
implícitamente, los principios de distinción, de necesidad
militar y de prohibición de los males superfluos de la
siguiente manera:
• "Que el único objetivo legítimo que los Estados deben
proponerse durante la guerra es la debilitación de las
fuerzas militares del enemigo; Que, a este efecto, es
suficiente poner fuera de combate al mayor número
posible de hombres;
• Que este objetivo sería sobrepasado por el empleo de
armas que agravarían inútilmente los sufrimientos de los
hombres puestos fuera de combate, o haría su muerte
inevitable.”
• CONVENIOS DE LA HAYA 1899.-sobre las leyes
y costumbres de la guerra terrestre y sobre la
adaptación a la guerra marítima de los
principios del Convenio de Ginebra de 1864
• Protocolo de Ginebra sobre la Prohibición del
Uso en la Guerra, de Gases Asfixiantes,
Tóxicos o Similares y de Medios
Bacteriológicos de 1925• Conferencia sobre el Respeto de los Derechos
Humanos en Período de Conflicto Armado
Teherán 1968
1949-CUATRO CONVENIOS DE GINEBRA:
• I Para aliviar la suerte que corren los heridos y
los enfermos en las fuerzas armadas en
campaña
• II Para aliviar la suerte que corren los heridos,
los enfermos y los náufragos de las Fuerzas
armadas en el mar
• III Relativo al trato debido a los prisioneros de
guerra
• IV Relativo a la protección debida a las
personas civiles en tiempo de guerra
• Los convenios de 1949 fueron firmados por
sesenta y un Estados y se han universalizado por
la vía de adhesión, siendo en la actualidad 188 los
Estados que los han firmado.
• Los Convenios de Ginebra partiendo de la
experiencia de la Segunda Guerra Mundial.
refuerzan la protección jurídica de las víctimas de
la guerra, especialmente los civiles en poder del
enemigo. Hoy la totalidad de los Estados son
partes en los Convenios de Ginebra de 1949,
aceptados por el conjunto de la comunidad de
naciones.
DOS PROTOCOLOS ADICIONALES A LOS
CONVENIOS DE GINEBRA de 1949 que
mejoran la protección de las víctimas de los
conflictos armados internacionales (Protocolo
I) y no internacionales (Protocolo II) 1977
EL D.I.H. Y LA CRUZ ROJA
EL COMITÉ INTERNACIONAL DE LA CRUZ ROJA
(CICR)
Fundado en 1863, por cinco ciudadanos suizos
(H. Dunant, G.-H. Dufour, G. Moynier, L. Appia
y Th. Maunoir), es el órgano fundador del
Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de
la Media Luna Roja. Es una institución
humanitaria imparcial, neutral e
independiente fruto de la guerra.
Desempeña un cometido asignado por la
comunidad internacional. Intermediario
neutral entre los beligerantes. Promotor y
guardián del derecho internacional
humanitario que procura garantizar
protección y asistencia a las víctimas de
conflictos armados, disturbios interiores y
situaciones de violencia interna.
FUNDAMENTOS DE LA ACCIÓN DEL CICR
• En caso de conflicto armado internacional, el
CICR basa sus actividades en los cuatro
Convenios de Ginebra de 1949 y en el
Protocolo adicional I de 1977. Se reconoce el
derecho a socorrer a los militares heridos,
enfermos o náufragos, visitar a los prisioneros
de guerra, intervenir en favor de la población
civil y velar porque las personas protegidas
sean tratadas de conformidad con el derecho
humanitario.
• En conflicto armado no internacional, se prevé
el derecho a ofrecer sus servicios a las partes
en conflicto, para realizar acciones de socorro
o de visitar a las personas detenidas a causa
del conflicto. En situaciones de violencia que
no alcanzan el nivel de conflicto armado, basa
sus actividades en los Estatutos del
Movimiento, en particular, el derecho de
iniciativa humanitaria, que podrá invocarse en
conflictos armados internacionales y no
internacionales.
• No se puede atentar contra su vida ni se les
puede perjudicar de ninguna manera. Serán
recogidos y tratados humanamente y recibirán
en la medida de lo posible y en el plazo más
breve la asistencia médica que exija su estado.
No se hará con ellos ninguna distinción que no
esté basada en criterios médicos. Cada
adversario debe atenderlos como si fueran los
propios heridos.
ART. 3º COMÚN A LOS CUATRO CONVENIOS DE
GINEBRA
• En caso de conflicto armado que no sea de
índole internacional y que surja en el territorio
de una de las Altas Partes Contratantes, cada
una de las partes tendrá la obligación de
aplicar, como mínimo, las siguientes
disposiciones:
• Las personas que no participen directamente
en las hostilidades, incluidos miembros de las
fuerzas armadas que hayan depuesto las
armas y las personas puestas fuera de
combate por enfermedad, herida, detención o
por otra causa, serán en toda circunstancia,
tratadas con humanidad, sin distinción de
índole desfavorable basada en raza, color,
religión o creencia, sexo, nacimiento o fortuna
o cualquier otro criterio análogo.
• A este respecto, se prohíben, en cualquier
tiempo y lugar, por lo que atañe a las personas
arriba mencionadas:
Los atentados contra la vida y la integridad
corporal, el homicidio en todas sus formas, las
mutilaciones, los tratos crueles, la tortura y los
suplicios;
La toma de rehenes;
Los atentados contra la dignidad personal, los
tratos humillantes y degradantes;
Las condenas dictadas y las ejecuciones sin
previo juicio ante un tribunal legítimamente
constituido, con garantías judiciales
reconocidas como indispensables por los
pueblos civilizados.
Los heridos y los enfermos serán recogidos y
asistidos
REPRESIÓN PENAL- EL CASTIGO DE LOS
CRÍMENES DE GUERRA
• De conformidad con el derecho humanitario
se establece la responsabilidad personal de
quienes cometen u ordenan violaciones
contra el derecho humanitario y exige que los
responsables de violaciones graves sean
enjuiciados y castigados como criminales. Las
violaciones más graves contra el derecho
internacional humanitario reciben el nombre
de crímenes de guerra.
• Se consideran infracciones graves algunas de las
violaciones más graves del derecho internacional
humanitario. Son actos concretos enumerados en
los Convenios de Ginebra y en el Protocolo l y que
incluyen el homicidio intencional, la tortura o el
trato inhumano, así como causar
deliberadamente grandes daños. Los Convenios y
el Protocolo l disponen claramente que las
infracciones graves deben ser castigadas, pero no
establecen penas específicas ni un tribunal para
juzgar a los infractores. Exigen que los Estados
tomen medidas legislativas penales para castigar
a los responsables de infracciones graves.
• El derecho penal de un Estado solo se aplica, a
los actos cometidos en su territorio o por sus
ciudadanos, pero el derecho internacional
humanitario va más lejos, impone a los
Estados la obligación de buscar y castigar a
todas las personas que hayan cometido
infracciones graves, sin tener en cuenta la
nacionalidad del infractor o el lugar donde se
cometió el crimen. Este principio, llamado
jurisdicción universal, es un elemento clave
para garantizar la represión efectiva de las
infracciones graves.
En relación con estas infracciones, el derecho
internacional humanitario exige que los Estados
emprendan la siguiente acción específica:
1. Los Estados han de tomar medidas legislativas a
nivel nacional para prohibir y castigar las
infracciones graves, promulgando leyes
especiales o enmendando las existentes. La
legislación debe cubrir a todas las personas, sea
cual fuere su nacionalidad, que cometan u
ordenen cometer infracciones graves, incluidas
violaciones que resulten del incumplimiento de
un deber de actuar. También ha de cubrir los
actos cometidos dentro y fuera del territorio del
Estado.
2. Los Estados han de buscar y encausar a las
personas acusadas de infracciones graves.
Debe juzgarlas o entregarlas a otro Estado
para que sean juzgadas.
3. Los Estados han de exigir que los jefes
militares impidan, hagan cesar y tomen las
medidas necesarias contra las personas bajo
su autoridad que cometan infracciones graves.
4. Los Estados han de prestarse asistencia en todo
lo relacionado con los procedimientos penales
relativos a infracciones graves. Los Estados han
de cumplir estas obligaciones en tiempo de paz y
de conflicto armado.
5. Los Estados deben tomar todas las oportunas
medidas legislativas para evitar y hacer que
cesen todas las violaciones. Estas medidas
pueden incluir reglamentos militares, órdenes
administrativas y otras medidas regulativas; la
legislación penal es el medio más adecuado y
eficaz para castigar las violaciones graves contra
el derecho internacional humanitario.
• Tribunales internacionales y nacionales. El
Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas
ha establecido dos tribunales para reprimir
algunos crímenes cometidos en ex Yugoslavia
y en el marco de los acontecimientos en
Ruanda.
Descargar

derecho de ginebra