Filosofía social: II
Bimestre 2015
Utilizando las
redes sociales
para confesarse.
Pawel Kuczynski.
(…) uno de los elementos de
Facebook que cumple con el
principio de constreñimiento, a
mi parecer, es que las amistades
se vuelven más superficiales.
Tenés razón, pues, se les llama
«amigos» a personas que, quizá,
ni siquiera conocemos. Incluso, la
amistad inicia con tan sólo enviar
una invitación y puede concluir
únicamente al hacer «clic» en
eliminar.
También se da una falta de
privacidad, pues cualquiera puede
entrar a tu muro y publicar lo que
quiera, aunque eso sea en contra
de vos.
¿Y qué me decís de la falsa
imagen? En el facebook todos son
felices y guapos, aunque en la
realidad no siempre sea así.
¿Y que hay de las personas que
pasan horas y horas chateando
con muchas personas en el
facebook pero personalmente
nunca hablan con nadie?
Tenés razón. Los vínculos
humanos son sustituidos por los
vínculos virtuales.
Sí, y es una conversación en la
que no mirás a la cara a quien le
hablás, no sentís su calor
humano.
Es más, no sabés si al mismo
tiempo que habla contigo está
haciendo otra cosa. No es una
conversación de calidad.
Pero bueno, Facebook también
tiene cosas positivas, es decir,
posee elementos que cumplen con
el principio de emergencia.
Si, por ejemplo, hace posible que
la persona amplíe su mundo
cultural y social al entrar en
contacto con personas de otros
lugares.
Permite la
distancia.
relación
Yo tengo un amigo en Italia, una
hermana en México y un tío en
Irlanda, y con todos encuentro un
punto de unión en esta red social.
en
la
Y aunque vivamos cerca. Con mis
cuates yo me comunico muy fácil
y rápido.
Además, yo soy dueño de mi
muro en el que puedo expresar lo
que pienso, siento y quiero.
Tenés razón. Pero bueno, a la
conclusión que llego es que,
citando a Idiáquez (2010), ahora
«la distancia ya no es obstáculo
para conectarse, pero conectarse
ya no es obstáculo para mantener
la distancia».
Muy bien dicho. Bien, iré a
dormir, hablamos otro día.
Dale, chat luego.
Descargar

Diálogo entre un búho y una lechuza