LA FE VIVIDA A LA LUZ
DEL BEATO FRANCISCO PALAU Y QUER OCD
NIÑEZ Y ADOLESCENCIA
Ya de jovencito en su decisión inicial de entrar en el
seminario. Una vez allí debe tomar una decisión: continuar
en el seminario diocesano que le da cierto prestigio u optar
por seguir a Jesucristo en la vida religiosa como carmelita.
Nuevamente entra a jugar la fe. Por fe se lanza a una nueva
aventura al lado de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la
Cruz, venciendo dificultades de tipo familiar y eclesiástico
(beca).
PROFESIÓN RELIGIOSA COMO
CARMELITA DESCALZO
Es capaz de abrazar la vida religiosa aún sabiendo la situación difícil que
estaban viviendo en ese entonces las órdenes religiosas. Es la fe la que le
lleva a la entrega absoluta. Sabe que se expone a un peligro inminente pero
no duda en hacerlo, porque cree poder responder en fidelidad a sus
compromisos. Dice el Padre en Vida Solitaria: “Para vivir en el Carmen
solo necesitaba de una cosa que es la vocación. Muy persuadido
estaba de ello. No ignoraba yo el peligro apremiante a que me
exponía…. Me comprometí, sin embargo, con votos solemnes a
un estado, cuyas reglas creía poder practicar hasta la muerte,
independiente de todo humano acontecimiento”.
RELIGIOSO EXCLAUSTRADO
Obligado por la abolición de los conventos y de las
órdenes religiosas en España en 1835, a no tener domicilio
estable y a vivir fuera del claustro. Sin embargo no se apartó
de la vocación recibida y fue capaz de armonizar la
contemplación y la misión. Todas estas circunstancias no
pudieron arrancar de su corazón su amor por el Carmelo y no
le impidieron comportarse como un verdadero carmelita, fiel
al espíritu de la orden.
DESTERRADO A FRANCIA
POR 11 AÑOS
Sufre persecuciones y dificultades que pusieron a prueba su fe; especialmente cuando
su vida religiosa y su ministerio sacerdotal fueron objeto de incomprensión por parte
de las autoridades.
En la obediencia pese a las duras pruebas, manifiesta una fe extraordinaria. Escribe en
1851 en el Solitario de Cantayrac: “Yo espero, ayudado de la gracia del Señor,
perseverar en esta misma fe, y en estos sentimientos de obediencia hasta
el último instante de mi existencia, y en esta misma fe y obediencia
confío morir entre sus brazos”.
Un apóstol tan diligente siempre tuvo personas que se le acercaron. Discípulos que
querían seguirlo. Se fueron agregando en torno suyo grupos de hombres y mujeres
atraído por sus virtudes y enseñanzas.
INTENTOS
FUNDACIONALES
En Lérida y Aytona su tierra natal. Y ante su fracaso donde prevalecieron
intereses humanos, aceptó este nuevo golpe con fe, tratando de reconocer en
medio de la adversidad la voluntad de Dios. Escuchemos lo que nos dice en
la carta 19 escrita en 1854, escrita desde la isla de Ibiza a Juana Gratias.
Carta dramática en la cual los dos están en búsqueda: “Yo quería asociarte
con hermanas. Dios se ha manifestado. No ha aprobado que
salieran de mi espíritu comunidades religiosas. Conocida ahora
ya claramente su voluntad, no trabajaré más en eso”. Sin embargo
como señal divina, a donde quiera que iba encontraba seguidores.
Escuela de laVirtud en Barcelona
 Fue un gran empeño por defender la fe católica, formando en las verdades de la fe cristiana. Y
además para el mismo Francisco era un ejercicio personal de su fe, obra que fue acogida y dio
copioso fruto. Sabemos que a raíz de la obra de la Escuela de la Virtud, el Padre Palau fue
acusado injustamente y confinado a la isla de Ibiza. Su confinamiento lo consideró también una
consecuencia y una ocasión de la profesión de su fe. Nos dice él en su carta 18: Yo no me veré
toda mi vida sino en persecuciones…y por conservar mi comodidad no torceré
nunca el camino… mi destierro me ha dado ocasión de conocer que la impiedad
prevalece y el justo apenas tiene fuerza para hacer su confesión de fe.
 Luego con qué abandono y fe lee la situación que está viviendo; no se acobarda ni doblega su
ánimo por eso dice: No está en nuestra mano el ordenar nuestros pasos. Dios los ha
contado todos y yo estoy ligado a su voluntad y por lo mismo caminaremos por
donde Él querrá.
 Por otra parte el Padre Palau como director espiritual, como acompañante, va marcando el
ritmo desde un esfuerzo continuo de unirse con Dios en fe, esperanza y amor. Expresión
repetida insistentemente en sus escritos. En la carta 38 nos dice el Padre: En la oración
encontrarás la fe, la esperanza y el amor. Vive unida con Dios y todo lo demás es
vapor y humo y sombras que se desvanecen.
 La fe en el Padre nos habla de paciencia: sabe esperar el tiempo de Dios y sabe leer los
acontecimientos como preparación para aquello que Dios va a regalar. Vemos en el Padre Palau
la larga espera hasta que vivió la gran experiencia fundante: la revelación de la iglesia y su
misión de Padre en ella. Nos dice Francisco: Mi misión se reduce a anunciar a los
pueblos que Tu, oh iglesia, eres infinitamente bella y amable y a predicarles que
te amen.
INTERCESIÓN DE MARÍA
Se destaca en Francisco su gran fe en la intercesión de María.
A ella atribuye el éxito de las misiones populares las cuales
siempre van acompañadas por su presencia. Nos dice el Padre
en las páginas periodísticas: Al pie de la cruz está la
Virgen del Carmen auxiliando, y ésta es la patrona
que preside nuestra misión, como hijos que somos
del Carmen. Bajo el estandarte de la Virgen Reina del
Monte Carmelo, todos los pueblos son una sola
familia.
Por otra parte contempla en María el tipo perfecto y acabado
de la iglesia santa en su dimensión de virginidad y maternidad.
FE Y DEVOCIÓN
EUCARÍSTICA
Es muy grande, demostrada en la solicitud de obtener licencias para celebrar
en todos sus desplazamientos, así como la gran pena experimentada cuando
injustamente se le prohíbe celebrar. Acepta con espíritu de fe y sumisión; con
espíritu obediente, se mezcla entre los fieles para participar de la celebración
eucarística (Livrón, Lérida, Barcelona)
La devoción eucarística está vinculada íntimamente a su amor a la Iglesia,
amor que le lleva a una entrega continua y a renovar su profesión, su
consagración durante la celebración de la misa (por eso un hijo del P. Palau,
debe ser profundamente eucarístico).
Un testigo (Positio) asegura que poseía un voz potente (púlpito- sin
micrófono) pero más potente que su voz era su fe y su celo apostólico.
CREDO ECLESIAL
Una de las expresiones más características de la fe en Francisco
Palau es su Credo Eclesial. A través de él Francisco profesa su fe en
la Iglesia. Fue un defensor de la fe en el campo doctrinal y con el
testimonio de su vida. Con su acto de fe en la iglesia, confiesa los
demás misterios de la revelación divina: Trinidad, Cuerpo Místico,
Eucaristía, Soteriología, Cristología, Pneumatología, Mariología.
LA FE DEL EXORCISTA
Los momentos en que culmina su fe profunda, coinciden con los últimos
años de su vida (1864) cuando el apostolado del exorcistado le procura
tantas y tan dolorosas pruebas. A través de la fe descubre la acción
salvadora de Cristo y la potestad conferida a la iglesia para luchar contra el
mal. Decía el Padre en su diario íntimo de mis Relaciones: “La fe del
exorcista ha de ser pura, sin que le falte ni un cabello de cuanto
requieren las leyes de la justicia de Dios”.
A causa de este ministerio fue incomprendido, perseguido, calumniado,
encarcelado y justo un día antes de morir se anunciaba su inocencia
absoluta, noticia que él no alcanzó a recibir.
AL FINAL DE SU
EXISTENCIA EN LOS
MOMENTOS DE
AGONÍA SE LE OYÓ
REPETIR:
“NO ME HE APARTADO NUNCA EN LO MÁS MÍNIMO (DE LA
DOCTRINA DE LA IGLESIA); EN MIS OPINIONES HE SUJETADO
SIEMPRE MI JUICIO SIN TENER MÁS INTERÉS QUE LA GLORIA
DE DIOS”.
DURANTE SU ENFERMEDAD FRANCISCO EDIFICÓ A TODOS CON
SU PACIENCIA, LA ACEPTACIÓN DE LOS DOLORES Y SU FE EN
DIOS.
De las vivencias de Francisco Palau ¿Qué me llega,
qué me toca, a qué me compromete?
¿Qué acontecimientos son claves en tu vida y
cómo los lees desde la fe?
COMPARTIR EN PAREJAS
Elige un texto bíblico que pueda iluminar lo que
ha sido tu existencia.
Descargar

7 Encuentro Palau 2013