El sistema óseo humano
El sistema óseo humano
El esqueleto es un armazón estructural formado
por los huesos y los cartílagos, que están
articulados entre sí y permiten el movimiento
del cuerpo.
Los cartílagos no están formados por tejido
óseo, sino por un tejido conjuntivo duro.
Están presentes en algunas partes del cuerpo
adulto (porción articular de algunos huesos,
oreja, punta del esternón) y forman el esqueleto
fetal.
Funciones de los huesos
Sostén mecánico del cuerpo y de sus partes blandas: Funcionando como
armazón que mantiene la morfología corporal.
Mantenimiento postural: Permite posturas como la bipedestación.
Soporte dinámico: Colabora para la marcha, locomoción y movimientos
corporales, funcionando como palancas y puntos de anclaje para los
músculos.
Contención y protección de las vísceras: Ante cualquier presión o golpe
del exterior, como, por ejemplo, las costillas al albergar los pulmones,
órganos delicados que precisan de un espacio para ensancharse.
Almacén metabólico: Funcionando como moderador (tampón o
amortiguador) de la concentración e intercambio de sales de calcio y
fosfatos.
Transmisión de vibraciones
Tipos de huesos
Huesos largos: son más largos que
anchos.
Actúan como palancas en el movimiento.
Huesos cortos: son más o menos cúbicos.
Ocupan lugares pequeños y su función es
transmitir la fuerza.
Huesos planos: actúan como protectores de órganos
o para la inserción muscular.
Estructuras del hueso
Epífisis
Son las zonas ensanchadas y
terminales de un hueso largo.
Metáfisis
Zona de transición entre la
epífisis y la diáfisis. En
épocas de crecimiento esta
zona se encuentra separada
de la epífisis por el cartílago
de crecimiento.
Cavidades
Lugares donde se alojan las
apófisis, los tendones, las
arterias, los músculos o los
órganos.
Diáfisis
Es la zona alargada del
hueso. También se le
denomina caña.
Agujeros
Cnductos óseos, son zonas
donde entran o salen
arterias y venas con la
función de nutrir al hueso.
Tejidos óseos
TEJIDO ÓSEO ESPONJOSO
Se encuentra en la zona interna de huesos largos y
planos. Forma la epífisis en los huesos largos. En los
huesos cortos forman el interior y zonas del exterior.
TEJIDO ÓSEO COMPACTO
Se encuentra en la capa externa de los huesos largos
formando la diáfisis, en el exterior y en el interior de
los huesos planos y en distintas zonas en los huesos
cortos, según cada hueso en concreto. Es un tejido
duro, denso y frágil.
Organización del S.O.H
Está compuesto por aproximadamente 206 huesos
que pueden clasificarse en dos grupos funcionales,
los que forman parte del esqueleto axial y los del
esqueleto apendicular.
El esqueleto humano es perfectamente simétrico: si
se divide con un plano vertical, separando la parte
izquierda de la derecha, ambos lados son
idénticos. Puesto que el esqueleto es simétrico, los
huesos que son impares y únicos tienen una forma
simétrica, mientras que los pares tienen forma
irregular, pero están situados en lugares
simétricos.
Esqueleto axial
El esqueleto axial tiene como misión el soporte de todo el cuerpo y
comprende los huesos de la cabeza y del tronco.
El esqueleto de la cabeza se divide en dos partes: cráneo y cara.
En el esqueleto del tronco encontramos la columna vertebral y la caja
torácica.
El cráneo
La caja torácica
Columna vertebral
Esqueleto apendicular
El esqueleto apendicular se compone de los huesos de las cinturas y de
las extremidades (brazos y piernas).
Los huesos de las cinturas unen los huesos de las extremidades al
esqueleto axial.
Sus funciones son hacer posible la locomoción y proteger los principales
órganos de la digestión pero sobre todo la de la reproducción, por lo que
su papel protector no debe ser minimizado sobre el del transporte.
Extremidades superiores
Extremidades inferiores
Articulaciones
La articulación es una estructura que pone en contacto dos o más hueso
mediante un tejido, más o menos blando, que permite al esqueleto rígido
adoptar distintas posturas.
Tipos de Articulaciones
Articulaciones inmóviles, fijas o sinartrosis
Se encuentran generalmente entre huesos planos, produciéndose una
unión estable que no permite el movimiento.
Los huesos se unen directamente entre sí mediante bordes con entrantes
y salientes (dentados), formando una sutura.
Por ejemplo, encontramos este tipo de articulación en los huesos que
conforman el cráneo.
Articulaciones semimóviles o anfiartrosis
Son aquellas que permiten cierta movilidad. Los huesos de la articulación
no entran en contacto; entre ellos se localiza una estructura denominada
fibrocartílago de unión.
Todo ello tiene como elementos de sujeción a los ligamentos, que están
formados por un tejido conjuntivo fibroso. Un ejemplo claro lo
encontramos en la columna vertebral.
Articulaciones móviles o diartrosis
Articulaciones que permiten gran variedad de movimientos debido a su
complejidad.
Enfermedades del sistema óseo
Fracturas y contusiones
Infecciones
Raquitismo
Osteoporosis
Artritis
Hematrosis
Hidratosis
Dislocación
Osteomielitis
Bibliografía
Tomado
de
http://co.kalipedia.com/ciencias-vida/tema/relacioncoordinacion/esqueletohumano.html?x=20070417klpcnavid_189.Kes&ap=1
Descargar

El sistema óseo humano