La Anécdota Del Luchador Que No Se Da Por
Vencido
Personajes
O
Mr. Alden P. Ricks, mejor conocido como “Cappy
Ricks”, fue el fundador y el espíritu dirigente de una
importante empresa maderera y de vapores. En teoría,
ya se había retirado de la dirección activa del negocio,
pero en realidad continuaba siendo su principal guía y
consejero, rehusando – como él mismo se expresó- a
abandonar su actividad mental no obstante haber
suspendido su actividad física.
Los ayudantes y administradores activos de “Cappy”
eran: Mr. Skinner, encargado del negocio de maderas,
y Matt Peasley, quién dirigía el de vapores. Ambos
eran hombres competentes en quienes Cappy tenía plena
confianza,
aunque a veces le entraban dudas de su buen criterio,
especialmente en lo que se refiere a juzgar la capacidad
de otros.
El problema que estos tres personajes
confrontaban, era la situación que existía
en su oficina de Shanghái. El empleado que
habían enviado a hacerse cargo de ella
estaba dando mal resultado, aunque esto
no sorprendía a Cappy porque en su
opinión carecía de ciertas cualidades que
él consideraba esenciales.
Fue a pedir empleo a la compañía de Cappy, hablo con
Skinner, y con Matt Peasley, sin obtener una
respuesta positiva, pidió hablar con el dueño de la
compañía «Cappy».
El cual le realizo una serie de preguntas, le hizo ver
que sus incapacidades físicas, le serian obstáculo para
realizar cualquier tarea asignada.
Sin que esto le detuviese, Peck le insistió y le dijo que
no importaba que tarea le encomendaran, que el quería
trabajar en este lugar.
O Entonces Cappy tomo la decisión de
enviar a Shanghái a Andrews, y darle
el cargo de Andrews a Peck. Se le
empezó a encomendar tareas difíciles
para probar sus habilidades. Al cabo
de un tiempo demostró ser un gran
vendedor, pues subieron las ventas en
la compañía.
O Le surgieron diferentes dificultades que sin
que el supiese, ya estaban previamente
planificadas por Cappy y Skinner, como: la
dirección del bazar equivoca, el bazar
cerrado, llamar a casa 19 personas con el
apellido del dueño del bazar, volver a llamar
varias veces, tratar de robar el jarrón, suplicar
que abrieran y vendiesen el jarrón, no tener el
dinero necesario para pagarlo y conseguirlo a
como diese lugar, dar de sus pertenecías para
pagar el jarrón que no era para el sino para su
jefe, volar para alcanzar a su jefe y entrar casi
en un estado de locura.
Después de todo ello, al llegar hasta donde
estaba Cappy, el mismo Cappy le explico que
todo había sido planeado y Peck se molesto por
la broma tan cruel que se habían atrevido a
jugarle.
Cappy le explico que, era necesario probarle para
saber si era apto para la tarea que le quería
encomendar, le explico que de 15 personas a las
que le había encomendado la tarea del «Jarrón
azul» el era el segundo en cumplirla. Que podía
retirarse tranquilo y con un nuevo puesto de
Gerente en Shanghái, pues, había logrado
demostrar que era un luchador y que nunca se
daba por vencido.
Cuando tenemos una meta, debemos ser
realistas y saber que las metas tienen un
proceso y después una recompensa,
pero para poder pasar por ese proceso
debemos tener actitud positiva, buena
voluntad, y no debemos de ser
conformistas y acomodados. Saber que
si somos buenos podemos ser mejores, y
si somos mejores podemos ser
excelentes. Saber que hay algo mas, y
que por ese algo, debo de buscar la
manera de lograr mis objetivos. Y que
podamos decir:
Descargar

El Jarrón Azul