Evelyn Leony 1ºAH
Minos
Minos, uno de los hijos de Europa era rey de Creta. Era un
hombre muy ambicioso puesto que no se limitó a gobernar sobre
su isla, sino que conquistó otros territorios en la orilla del norte
del Mediterráneo. Conquistó territorios como Atenas y Mégara
lo que convirtió a Minos en un hombre muy respetado.
Pasífae, la mujer de Minos, había tenido dos
hijas con él, pero el rey deseaba tener un hijo
varón para que fuera el heredero de su imperio.
Pasífae se quedó embarazada y Minos se alegró
porque presintió que lo que él tanto esperaba
venía en camino.
Sin embargo, cuando su mujer dio a luz el rey
se entristeció porque su hijo era un ser
monstruoso, con cabeza de toro y cuerpo de
hombre, así que lo llamó Minotauro, “el toro de
Minos”.
Llorando, Pasífae confesó la verdad a Minos. Lo engañó con un
toro blanco, que había visto pastando en un valle de Creta.
Minos creía que el toro era un dios, puesto que su madre llegó a
Creta a lomos de un falso toro, y sospechó que tal vez el animal
que había enamorado a Pasífae era el mismo. Así que decidió no
matarlo para no provocar la ira de los dioses.
Minos decidió llamar a un arquitecto que se
llamaba Dédalo y le mandó construir un
laberinto tan complejo que quien entrara en
él jamás encontraría la salida. El laberinto
estaba compuesto por miles de salas y
pasillos comunicados entre si. Sólo un dios
podría descubrir la salida. Minos encerró el
Minotauro en el laberinto.
Para alimentar al Minotauro, el rey
Minos obligaba todos los años a siete
muchachas y siete muchachos a entrar
en el laberinto para ser devorados por
el monstruo. Las víctimas procedían de
las ciudades que Minos había
conquistado en el norte. Nueve años
después llegó a creta un grupo de
jóvenes procedentes de Atenas. Entre
ellos se encontraba el príncipe de la
ciudad, Teseo, que tenía la fama de
valiente. El propósito de Teseo era
derrotar al Minotauro y volver con
vida a Atenas.
El día en que Teseo llegó a Creta,
Ariadna hija del rey Minos, estaba en el
puerto. Al ver Teseo la joven se
enamoró de él y se entristeció al saber
que el joven sería devorado por un
monstruo. Ariadna decidió salvarlo y
preguntó a Dédalo qué podría hacer. El
arquitecto le dijo que Teseo necesitaba
de un hilo de seda y una espada y le
contó todo lo que Teseo debería de
hacer para salvar su vida. Ariadna
entregó a Teseo un carrete de hilo de
seda y una espada la hoja de oro y le
explicó como tenía que usar las dos
cosas . Teseo prometió a Ariadna salir
con vida del laberinto y llevarla a
Atenas con él.
Cuando Teseo entró en el laberinto, ató el cabo del hilo de seda
a las puertas del laberinto, y luego, avanzaba iba desenrollando el
carrete. Así cuando quisiera volver a la calle, sólo tendría que
enrollar el carrete otra vez. Teseo se enfrentó al Minotauro y le
dio muerte clavándole la espada en su corazón. Teseo cumplió su
promesa y llevó la joven Ariadna con él a Atenas.
Descargar

Presentación de PowerPoint