2º Domingo
del Tiempo
Ordinario
20 Enero 2013
Entrada
¡Ay de mí si no evangelizara!
Sería triste, no podría crecer.
Quiero cantar que Tú estás vivo,
que Tú reinas, que vives hoy (2)
Yo soy testigo de tu obra,
cambiaste mi corazón,
diste sentido a mi camino
y hoy vivo para Ti, Señor.
¡Ay de mí si no evangelizara!
Sería triste, no podría crecer.
Quiero cantar que Tú estás vivo,
que Tú reinas, que vives hoy (2)
He de hacerme esclavo de todos,
un instrumento en manos de Él,
en la acogida de sus dones
tendré su fuerza y su poder.
Perdón
-Tú que eres dueño de todo,
Kyrie eléison.
Kyrie eléison (4)
-Tú que eres la esperanza de los
pobres, Christe eléison
Christe eléison (4)
-Tú nos llevas por sendas de justicia,
Kyrie eléison
Kyrie eléison (4)
Salmo
-Mi alma alaba al Señor, (2)
desde lo más profundo de mi corazón.
-Te doy gracias, Señor, (2)
desde lo más profundo de mi corazón.
-Te siento aquí, Señor, (2)
aquí en lo más profundo de mi corazón.
Aleluya
Aleluya, cantará
quien perdió la esperanza
y la tierra sonreirá, Aleluya (3)
El que sufre, mata y muere,
Desespera y enloquece,
Y otros son espectadores,
No lo sienten
Aleuya… (2)
Ofertorio
Cristo, maravilloso eres Tú,
eres tan bueno,
tan lleno de amor.
Brillas como brilla el sol.
Cristo, maravilloso eres Tú.
Santo
Hoy quiero proclamarte,
quiero cantar a tu nombre Santo.
Quiero bailar ante tu presencia
hasta morir.
Y bendecirte, mi Dios, y amarte.
No detenerme hasta encontrarte,
buscar las sendas que me
conducen hacia la luz.
Y grito: Santo, Santo, Santo.
Tú eres Santo, Santo, Santo.
Tú siempre Santo, Santo, Santo.
Santo eres Tú.
Siento en mí tu mirada
que me traspasa hasta lo más hondo,
como una fuerza que me arrastra
hasta tu cruz.
Y allí me limpias, me purificas.
Sacas de mí el corazón de piedra
y me transformas en criatura
viva por Ti.
Y grito: Santo, Santo, Santo.
Tú eres Santo, Santo, Santo.
Tú siempre Santo, Santo, Santo.
Santo eres Tú.
Consagración
La bondad y el amor del Señor
duran por siempre,
duran por siempre. (2)
1. Alabemos al Señor,
nos inunda con su amor. La bondad…
2. Da la paz al corazón,
nos inunda con su amor. La bondad…
Paz
La paz esté con nosotros,
la paz esté con nosotros,
la paz esté con nosotros,
que con nosotros siempre,
siempre esté la paz.
Comunión
Conozco tu fatiga y tu constante esfuerzo,
has sufrido por mi causa y no has sido
sutil al cansancio, pero tengo contra ti
que has dejado enfriar tu primer amor.
Por eso yo, la voy a seducir,
La llevaré al desierto y allí
le hablaré a su corazón,
ella me responderá
como en los días de su juventud. (BIS)
No te sentirás jamás abandonada
ni a tu tierra seguirán llamando
desolada,
pues tu Dios se complacerá en ti.
Tu tierra será desposada.
Como joven se casa con doncella,
se casará contigo tu Hacedor,
y con gozo de esposo con su novia,
se gozará en ti tu Dios.
Por eso yo, la voy a seducir,
La llevaré al desierto y allí
le hablaré a su corazón,
ella me responderá
como en los días de su juventud. (BIS)
Te desposaré conmigo para siempre
te desposará, en fidelidad en amor
y en compasión, y tú conocerás a tu Dios
Ensancha el espacio de tu tienda, sus
clavijas asegura, no te detengas,
pues tus hijos heredarán naciones,
y un pueblo de Dios brotará
Por eso yo, la voy a seducir,
La llevaré al desierto y allí
le hablaré a su corazón,
ella me responderá
como en los días de su juventud. (BIS)
Salida
Hasta los confines de la tierra
anunciaremos tu Reino, Señor.
Proclamaremos la Buena Nueva.
Testigos somos: Tú vives hoy. (2)
Mira, te llamo por tu nombre.
Yo te he elegido, escúchame.
Quiero que lleves mi Palabra.
No tengas miedo, ¡sígueme!.
Hasta los confines de la tierra
anunciaremos tu Reino, Señor.
Proclamaremos la Buena Nueva.
Testigos somos: Tú vives hoy. (2)
Sé sal y luz que alumbre a todos.
Camino para el que no ve.
Fuente para el que está sediento.
Mi espíritu derramaré.
Hasta los confines de la tierra
anunciaremos tu Reino, Señor.
Proclamaremos la Buena Nueva.
Testigos somos: Tú vives hoy. (2)
Y si te olvidas de ti mismo,
dando tu vida a los demás,
te envío como mensajero,
mi Amor se manifestará.
Descargar

Domingo 33º del Tiempo Ordinario