La Genética Forense aplicada a casos históricos
- 3200 a. C: Ötzi, el hombre de hielo
- Origen
- Modo de vida
- Últimos días
Ötzi, el hombre de hielo
Otzi, el hombre de hielo fue encontrado
en 1991 por unos turistas alemanes en
los alpes Otztal, en la frontera entre
Austria e Italia, debido al deshielo de la
zona originado por el calentamiento
global. La momia se encontraba en un
estado excepcionalmente bueno de
conservación debido a la presencia
constante de hielo.
Ötzi, el hombre de hielo
Se extrajo con poco cuidado y durante un tiempo se permitió que los visitantes lo tocaran. Incluso se llevaron
varios fragmentos, incluído el pene y parte del escroto.
Ötzi, el hombre de hielo
Inicialmente fue transportado a Austria y estudiado allí, pero con el tiempo se descubrió que estaba 90 m en el interior de Italia,
por lo que actualmente se expone en un museo italiano. Puede observarse el lugar donde apareció la momia, en rojo
Ötzi, el hombre de hielo
Entre los numerosos análisis que se le han realizado, se
compararon las proporciones de iones de Plomo y Estroncio, de
Oxígeno y Carbono, así como las proporciones de Argon 40/Argon
39 de la mica (utilizada para hacer fuego) entre sus restos
(intestino, huesos, esmalte dentario, etc) y en lugares
muestreados por la zona.
Ötzi, el hombre de hielo
Val Venosta
Velturno
Los resultados sugieren que Otzi nació y vivió durante sus primeros
años cerca del actual pueblo italiano de Velturno y vivió su edad
adulta en Val Venosta.
Ötzi, el hombre de hielo
Vivió hace unos 5200 años y ofrece una
visión sin precedentes del Calcolítico
europeo (Edad de Cobre). Así, por
ejemplo, mediante un análisis de
espectrometría de masas, se ha
observado que la piel de sus pantalones
y su abrigo eran de oveja y la de sus
zapatos de vaca. A la derecha, una
reconstrucción de su aspecto.
Piel de oveja
Piel de oveja
Piel de vaca
Ötzi, el hombre de hielo
A partir del análisis antropológico, se dedujo que el individuo tendría unos 46 años en el momento de su muerte, mediría alrededor de
158 cm, pesaría unos 61 Kg, con una complexión baja pero ancha y calzaría un 38.
A partir de análisis de tomografía computerizada de los huesos largos, se encontró que las proporciones y los desgastes implicaban un
modo de vida con una alta movilidad sobre el terreno, por encima de la media de la gente del Neolítico y más parecido al modo de vida
Mesolítio. Es posible por tanto que siguiese una estrategia de subsistencia basada en el pastoreo.
Su fémur era relativamente corto y su tibia relativamente larga. El fémur mostraba además desgaste mediolateral. Es decir, tenía artritis.
Ötzi, el hombre de hielo
Tenía varios dientes rotos y desplazados como consecuencia de algún trauma, caries muy profundas y periodontitis muy avanzada.
Ötzi, el hombre de hielo
Se ha podido secuenciar su genoma, encontrándose que
los europeos más similares en la actualidad serían
algunos habitantes de Córcega y Cerdeña. Aún más
parecidos eran los antiguos pobladores de Cerdeña.
Ötzi, el hombre de hielo
Otras características:
- Tendría los ojos marrones
- Su grupo sanguíneo era O
- Fue incapaz de digerir la lactosa después de la infancia
- Tenía predisposición para las enfermedades cardiovasculares, lo
que explica las calcificaciones encontradas en la aorta.
Además, se ha encontrado que sufría la borreliosis de Lyme,
originada por una espiroqueta y transmitida por las garrapatas, que
produce artritis. Esto explica la artritis en el fémur, de modo que
tendría dolores e inflamación en las articulaciones, particularmente
en la rodilla.
Tenía parásitos intestinales.
Sus pulmones se encontraban ennegrecidos, probablemente por
respirar el humo de los hogares de las cabañas en que vivió.
Tenía contaminación de arsénico y cobre en el pelo, por lo que es
posible que en algún momento trabajase en la metalurgia del cobre.
Ötzi, el hombre de hielo
Tenía 57 tatuajes e incisiones, una parte de los cuales
coinciden o se encuentran cerca de puntos de acupuntura
indicados para tratar los síntomas que Otzi padecía por los
parásitos digestivos y la artritis. Para algunos
investigadores, puede implicar algún tipo de acupuntura.
Ötzi, el hombre de hielo
Yesca
Cinturón de Ötzi con diversos útiles
Llevaba dos especies de hongos, hongos de
abedul con propiedades antibacterianas y hongos
de yesca, que junto con otras plantas, pedernal y
pirita eran parte de un complejo sistema de
obtención de fuego.
Ötzi, el hombre de hielo
Las muestras de contenido de diferentes zonas intestinales
analizadas por microscopia y amplificadas mediante PCR
con cebadores de fragmentos de una amplia gama de
plantas y animales revelaron que en su última comida, una
hora antes de morir había ingerido carne de corzo, pan de
trigo, verdura y quizá queso. Esta comida había sido
precedida por otra con carne de cabra, cereales y fruta.
Además, se pudo deducir que había transitado por un
bosque de coníferas subalpino antes de llegar a los 3.200 m
de altitud, donde fue descubierto.
Ötzi, el hombre de hielo
Durante los últimos días de su vida recibió un
corte en su mano derecha, lo que puede implicar
que se vio envuelto en una refriega de larga
duración. En la imagen superior se señala el lugar
del corte y en la inferior se observan depósitos de
hemosiderina, producto de la descomposición de
la hemoglobina.
Ötzi, el hombre de hielo
El análisis del ADN de restos de sangre en sus ropas y útiles reveló trazas de al menos
otras 4 personas: una en su cuchillo, dos en la misma punta de flecha y la cuarta en su
abrigo.
Ötzi, el hombre de hielo
Tenía cortes en las manos, la muñeca y la barbilla.
Una tomografía computerizada de rayos X reveló una punta de flecha cerca de una costilla, que había rasgado su ropa y le produjo
una hemorragia mortal. El resto de la flecha habría sido movido por un amigo. Tras el impacto de la flecha cayó al suelo y se dio un
golpe, también mortal, en el lado izquierdo de la cabeza. Murió a los pocos minutos.
Ötzi, el hombre de hielo
Probablemente Otzi y al menos dos compañeros se vieron
implicados en una escaramuza que duró varios días con un grupo
rival de al menos tres individuos. Al parecer, hirió a tres personas,
ayudó a desplazarse a un compañero herido, otro compañero le
liberó de la flecha. pero herido de gravedad y debilitado por la
pérdida de sangre, dejó su equipo apoyado contra una roca, se
desplomó y murió.
Ötzi, el hombre de hielo
Mediante un análisis del polen se ha deducido que se desplomó a unos 5 m hacia el Sudoeste de donde fue encontrado,
habiendose desplazado postmortem ligeramente hacia abajo en algún momento en que pudo derretirse el hielo que cubría la zona.
Bibliografía básica
Heiss et al (2009) The plant macro-remains from the Iceman site (Tisenjoch, Italian–Austrian border,
eastern Alps): new results on the glacier mummy’s environment. Veget Hist Archaeobot 18:23–35
Hollemeyer K. (2008) Species identification of Oetzi’s clothing with matrix-assisted laser
desorption/ionization time-of-flight mass spectrometry based on peptide pattern similarities of hair
digests. Rapid Commun. Mass Spectrom. 22: 2751–2767
Keller et al (2012) New insights into the Tyrolean Iceman's origin and phenotype as inferred by wholegenome sequencing. Nat Commun. 3:698.
Nerlich et al (2003) Ötzi had a wound on his right hand. The Lancet. 362: 334
Muller et al (2003) Origin and Migration of the Alpine Iceman. Science. 308:862-866
Rollo et al (2006) Fine characterization of the Iceman’s mtDNA haplogroup. American Journal of
Physical Anthropology. 130: 557-564
Rollo et al (2002) Otzi's last meals: DNA analysis of the intestinal content of the Neolithic glacier
mummy from the Alps. Proc Natl Acad Sci U S A. 99(20):12594-9.
Ruff et al (2006) Body size, body proportions, and mobility in the Tyrolean “Iceman”. Journal of
Human Evolution. 51: 91-101
Seiler R, Spielman AI, Zink A, Ruhli F. (2013) Oral pathologies of the Neolithic Iceman, c.3,300 BC.
Eur J Oral Sci 2013; 121: 137–141.
Descargar

05- Otzi, el hombre de hielo