Problemas de cascos
MVZ Juan Carlos de León Morales
Cascos del caballo
• El casco del caballo está formado por un
tejido llamado queratina la cual se produce
constantemente y permite que el casco tenga
cierta elasticidad de expansión para soportar
el peso del equino y repartir las fuerzas de
golpe en el mismo. Presenta dos estructuras,
una lámina sensitiva y una insensitiva
• En la sensitiva se encuentran gran cantidad
de nervios y vasos sanguíneos los cuales
nutren al casco de sangre aportando al
mismo de nutrientes para su desarrollo y
mecanismos de defensa en casos de
inflamación o de infección.
• En la insensitiva encontramos una zona
totalmente diferente donde no hay
inervación ni irrigación sanguínea, es la zona
donde se colocan las herraduras y los clavos
sin dañar al casco, y que sirven para
protegerle.
Limpieza de los cascos
• La ranilla es una de las partes más sensibles de los
cascos y la que demanda más atención porque en sus
surcos colaterales se suelen incrustar piedras o
elementos punzantes, además de ser el lugar donde
reposan las bacterias, por lo que es un foco constante
de infecciones en el caso de que no se limpien a
menudo.
Descuido o negligencia
• El no proporcionar un cuidado regular y
competente del casco es la principal causa de
problemas en esta estructura. Los descuidos
incluyen permitir que un casco no herrado se
desgaste o crezca demasiado, de forma que
rompa; dejar la herradura mucho tiempo de
manera que el casco crezca sobre la herradura y
se desequilibre; sobrealimentación o
subalimentación; no examinar el casco con
regularidad en busca de piedras, clavos u otros
cuerpos extraños incrustados.
Daños en el casco
• Los cascos rotos pueden alterar su equilibrio
y causar claudicaciones. Son embargo, es
común que los cascos acompañados se
rompan, aun cuando el caballo siga andando.
Da forma similar, a un caballo se le puede
romper la herradura y trozos de la muralla y
ser herrado nuevamente de forma rutinaria
Cascos de mala calidad
• Un casco de buena calidad es seco, duro y
resistente; no es blando, esponjoso ni
quebradizo. La mala nutrición, los defectos
metabólicos, los ambientes insanos, el
manejo inapropiado, la enfermedad, algunos
fármacos y el trauma también pueden afectar
a la calidad del casco
• En algunos casos, los cascos de mala calidad
son el resultado de una mala nutrición. En
otros, el problema se encuentra en una
incapacidad por parte del caballo para
sintetizar nutrientes esenciales. Una ración
debe aportar cantidades adecuadas de
aminoácidos esenciales como la DLmetionina, la biotina (un componente del
complejo de vitamina B) y otros nutrientes.
Casco torcido
• Un casco torcido (desequilibrio-lateral diagonal) es un
deformación que suele aparecer, aunque no siempre, con
rotura de talones. Un casco torcido está causado,
principalmente, por un desequilibrio medial-lateral. Este
desequilibrio puede ser el resultado de un rebajado
impropio, de dolor en el miembro.
Tratamiento
• Para hacer que un casco torcido recupere una
configuración normal, se rebaja la pared
acampanada y se hierra el casco con una
herradura cerrada centrada debajo del
miembro. Esto significa que la herradura se
extiende más allá de la muralla que dobla
hacia abajo unos 0,6 a 0,9 cm y se hierra
junto a la muralla sobre el lado acampando.
Colocación de una
herradura en un casco
A. la herradura se coloca
donde debería estar el pie
B. La muralla acampanada se
rebaja (línea descontinúa).
Rotura de talones y cuartas partes
(desplazados)
• El desequilibrio medial-lateral puede conducir a la
rotura de talones y cuartas partes. En un miembro
recto, las líneas que van desde el rodete coronario
hasta el suelo, en los lados medial y lateral del
casco, tienen la misma longitud, y la corona forma
una línea lisa alrededor de la parte superior del
casco. El casco contacta con el suelo de forma plana
durante el paso.
• Cuando un lado del casco es demasiado corto, por
desgaste o rebajado, todo el casco soporta un estrés
desigual. Cuando se apoya una cantidad
desproporcionada de peso sobre un lado del casco,
todo ese lado de la muralla puede desplazarse hacia
arriba, produciendo una rotura de los talones entre
los pulpejos
Tratamiento
• El tratamiento para la rotura de talones es permitir que la
pared del casco desplazada baje a su posición original. El
casco se rebaja en equilibrio, como si no tuviese dicha
rotura, y se coloca una herradura cerrada. Antes de colocar
esta herradura, la superficie palmar de la zona de los
talones desplazada se rebaja nuevamente (se dejan
“flotante”) de forma tal que no apoye sobre la herradura. Se
deja un espacio de 0,6 a 1,25 cm entre la herradura y el
casco, estrechándose hacia la zona media de las cuartas
partes.
• Se dejan flotante los
talones
• Tratamiento de rodete
coronario desplazado
Grietas o fisuras
• Las grietas son separaciones o roturas en la muralla.
Las grietas verticales entre los túbulos del casco se
denominan según su localización. Las que se
originan en el rodete coronario se denominan
incompletas mientras que aquellas que comienzan
en la superficie palmar se denominan grietas tipo
“grass”.
• Una grieta en la muralla puede ser horizontal
y se denomina “blow-out”. Este tipo de
grietas está causado por una lesión en el
rodete coronario o por un golpe contra la
muralla. Por lo general, este tipo de grieta no
produce claudicación y muchas veces no se
observa hasta que el herrero la ve.
• Las grietas incompletas descendentes pueden ser el
resultado de una lesión en el rodete coronario o
una infección de una lesión en la línea blanca que se
abre en la zona coronaria. Algunas veces, un caballo
se golpea el rodete coronario cuando se sube o se
baja de un remolque, o puede golpearse la zona
coronaria durante un trabajo rápido o un
movimiento no coordinado.
Tratamiento
• El primer paso en el tratamiento de las fracturas
incompletas descendentes es determinar la causa y
eliminarla. Esto acompañado del rebajado y el
herrado para equilibrar el casco, puede ser todo lo
necesario para estabilizar el casco a medida que
sustituye el tejido corneo dañado. Las grietas graves
pueden inmovilizarse por medio de varios métodos
hasta que el casco crezca.
Métodos para tratar grietas o fisuras
• Estos métodos incluyen enclavijamiento o fijación
con tornillos; perforamiento de orificios a cada lado
y pasar cordones para atarlos; fijación con placas
metalicas a ambos lados de la grieta con alambre de
acero inoxidable calibre 22 colocando patrón en U
horizontal; uso de pinzas de acero ajustables; y
rellenar la grieta con plástico, cintas de fibra de
vidrio ricas en resinas o cintas de fibra de vidrio
sujetas con tornillos.
•
•
•
•
Tratamiento de una grieta
A. Disminuyendo presión
B. Recesión
C. Por flotación
• Estabilización de una
grieta
• A. Parche acrilico.
• B. Placa con tornillos.
• C. Parche fijado con
puntos en U
horizontal
• D. Parche fijado con
pegamento. Las áreas
sombreadas indican
unas lumbres
cuadradas.
Laminitis
• La laminitis es una infección en zonas sensitivas del
pie. Es más frecuente en los cascos delanteros. Las
causas pueden ser: uso excesivo (como pudiera ser
el casco de una larga cabalgata sobre carreteras
asfaltadas, si el caballo coloca más peso sobre una
pierna, al tener algún tipo de cojera en la otra).
• Una reacción alérgica, en particular hacia
algún tipo de comida (demasiada hierba y
poco ejercicio), o permanecer con la
guarnición puesta, parado, demasiado
tiempo.
• La laminitis puede ser provocada también
por otra infección en cualquier parte del
cuerpo.
• El caballo arquea la espalda, estira mucho la
cabeza hacia delante, y lleva sus piernas
traseras bajo cuerpo, con el fin de aliviar un
poco el peso sobre las manos. Si la
enfermedad no se cura con rapidez, puede
volverse crónica, de forma que el tejido,
separado del tejido duro del casco y del
hueso de las cuartillas, gire.
Causas
Las principales causas que provocan laminitis son:
 Exceso de grano en la alimentación
 Alto contenido de carbohidratos en la dieta.
 Consumo de grandes cantidades de pasto verde y
leguminosas
 Como consecuencia de un cólico o una cirugía de cólico.
 Infecciones después del parto a causa de la retención
placentaria.
Infecciones sistémicas bacterianas
Obesidad.
Ingestión de agua fría inmediatamente
después del trabajo sin previo enfriamiento
del caballo.
Golpes no atendidos a tiempo en los cascos,
abscesos, etcétera.
Tratamiento
• Se debe evitar que la enfermedad avance y se
produzca la rotación del hueso podal.
• Administración oral de aceite mineral en caso de
sobrecarga de granos.
• Aplicar compresas de agua fría o hielo en los
cascos afectados para ayudar a desinflamar los
vasos.
• Utilizar pasta de clorhidrato de isoxsuprina
como vasodilatador periférico.
• Administrar antiinflamatorios como meglumina
flunixínica, fenilbutazona.
Contusiones, callos y abscesos
• Cuando se rebaja un casco, la muralla externa debe tener la
longitud suficiente como para que esta, y no la palma, sea la
estructura de apoyo. La presión sobre el perímetro de la
palma por dentro del nivel de la línea blanca puede causar
dolor y comprimir los vasos sanguíneos que se localizan por
debajo de la palma. Si el casco se rebaja demasiado corto, si
la palma es muy plana o si un caballo no herrado son planas
o protruyen por debajo de la muralla, es probable que la
palma se contusione.
• Los callos son contusiones o abscesos que se
producen por dentro de la masa donde la muralla se
curva para unirse a las barras; este punto se
denomina ángulo de inflexión. Por lo general están
causados por la presión ejercida por la herradura o
por una piedra metida entre esta y el casco. El
rebajado para eliminar la presión puede ser todo lo
que se necesita.
Clavo halladizo
• Un clavo de herradura conducido dentro de la
muralla ejerciendo presión sobre las estructuras
internas sensibles sin perforarlas se denomina clavo
arrimado. Éste puede provocar que el caballo
manifieste una molestia inmediata o puede no
observarse durante muchos días o hasta que
comience a trabajar.
• Un clavo que es conducido a través de las
estructuras sensibles del casco se denomina
clavo halladizo. Por lo general, éste hace que
el caballo muestre dolor inmediato, a menos
que esté bajo los efectos de la sedación.
• Por lo común se quita la herradura y el casco
se lava con agua caliente y solución de sales
de Epsom, 2 veces al día durante 2 o 3 días.
Cuando la infección ha cedido se puede
volver a colocar la herradura.
Arestín
• Las bacterias anaerobias (Spherophurus necrophorus) que
prosperan en los recesos oscuros y calientes del casco
causan esta patología. El exudado negruzco y maloliente de
las bacterias se encuentran con frecuencia en las lagunas de
la ranilla; si se deja sin tratar, puede invadir los tejidos
sensibles, en especial a la laguna central, y causa
claudicación. También se puede producir separación del
casco y grietas en él.
• La limpieza es la mejor prevención. El azúcar
es eficaz para tratar esta enfermedad: se
hace una pasta con azúcar blanco y con
povidona yodada (Betadine) en solución o en
pomada y se extiende sobre la zona 1 vez al
día hasta que el problema esté resuelto.
Enfermedad de la línea blanca (tapa cavernosa
purulenta)
• Cuando se produce un área de separación en la muralla, ésta
proporciona un ambiente ocuro y húmedo, ideal para el
crecimiento de microorganismos que atacan los túbulos
córneos. La tierra y el estiércol pueden ser empujados hacia
dentro del espacio interlaminar a medida que la línea blanca
se deteriora. La enfermedad de la línea blanca, parece estar
causada por la invasión de los cuerno internos por bacterias,
hongos (onicomicosis) o levaduras.
• Un caballo afectado puede mostrar síntomas
similares a los de la infosura: claudicación,
calor, palma tendente a ser plana, lento
crecimiento de los túbulos córneos,
sensibilidad cuando se colocan clavos y dolor
en la palma cuando se ejerce presión con las
tenazas de exploración.
Tratamiento
• El tratamiento de los casos graves de la
enfermedad de la línea blanca supone la
resección de la muralla separada y la
colocación tópica de un antiséptico (como
merthiolate) o la aplicación de un material de
reparación de cascos impregnado con
antibióticos.
Podredumbre del pie (cáncer de pie o higo)
• La pododermatitis hipertrófica crónica es una rara
enfermedad que se diagnostica con frecuencia en
caballos que viven en climas semitropicales del sur
de los Estados Unidos. Puede afectar a uno o mas
pies y produce inflamación localizada; es común la
presencia de dolor que da lugar a una claudicación.
Se piensa que los agentes causales son
Fusobacterium necrophorum y una o más especies
de Bacteroides.
• El tratamiento es difícil y la recurrencia es
frecuente. El desbridamiento quirúrgico, la
aplicación tópica de antimicrobianos y el
vendaje parecen ser factores importantes.
Fracturas de la falange distal
• Dependiendo de la localización y la gravedad de la fractura,
es posible que el tratamiento pueda hacer que el caballo
vuelva a su nivel de rendimiento anterior. La herradura con
ganchos contiguos de Klimesh o una herradura de canto
continuo puede ser de ayuda para lograr este objetivo. Estos
tipos de herradura inmovilizan con eficacia la capsula del
casco y la falange distal en su interior.
Tipos de fracturas de la falange distal
Pie topino
• El pie topino es un desequilibrio dorsopalmar/plantar que se
caracteriza por una configuración corto de lumbares y largo
de talones. Este tipo de desequilibrio puede afectar a un
caso que no se ha sometido a apoyo durante cierto periodo
de tiempo. En este caso, la alteración suele ser temporal y se
puede volver a la forma normal por medio de un rebajado
acertado y el ejercicio apropiado.
Los pies topinos se han clasificado, según la gravedad
de la enfermedad:
• Grado 1. Los pies son desiguales y el ángulo podal
del pie afectado es de 3 a 5° mayor que el del
opuesta.
• Grado 2. El ángulo del pie afectado es de 5 a 8°
mayor que el del pie opuesto.
• Grado 3. La muralla crece en anillos, tiene el doble
de anchura en los talones que en las lumbares y
está cóncava.
• Grado 4. El ángulo de la muralla afectada es de 80°
o más y está significativamente cóncava.
Prevención
• Los potrillos con pie topiano de leve a
moderado, si se les diagnostica y trata de
forma precoz tienen una posibilidad regular
de no afectarse cuando sean adultos. El
tratamiento intravenoso con oxitetraciclina
se puede usar en potrillos neonatales con
deformación flexora congénita.
Pies desiguales
• Esta alteración suele afectar a los miembros
anteriores y a menudo tiene efectos en el pie
posterior configuración en diagonal. Un casco
tiende a la largo de lumbares y bajo de
talones y el otro tiende a ser recorto.
• Una forma de tratarla es bajar los talones del
casco alto y elevar lo talones del casco bajo,
de tal forma que los ángulos podales sean
similares. Cuando la diferencia inicial entre
ambos pies es leve (menos de 5°) este
método suele funcionar bien y no afecta al
rendimiento del caballo.
Descargar

Descarga