Mons. Luis Sainz
 Estamos
invitados a revitalizar
nuestro Encuentro Personal y
Comunitario con Jesucristo, de
tal forma que
seamos, cada
ves mejores
discípulos y
misioneros.
Para esto necesitamos personas
nuevas, capases de romper
paradigmas, que
observen, analicen
y reflexionen la
realidad en el
que vivimos y sobre
todo que sepan actuar
en esta realidad.
 Dios
quiere libre a su pueblo, parte de
la realidad de opresión en el que vive y
lo comparte en su propio proceso de
liberación (Ex. 3,7-10)
Esta perspectiva teológica supone
para las CARITAS Parroquiales:
a)
Partir siempre de
un análisis crítico
de los signos de
los tiempos,
desde una
mirada de fe en
el Dios liberador.
b) Dar razón de su fe y esperanza centrada
en un proyecto de vida que priorice la
dignidad del ser humano, el bien común,
la justicia social y los derechos
inalienables de la persona.
c) Trabajar por la liberación del
pueblo empobrecido y excluido.

Los profetas del Antiguo Testamento, la
justicia es inseparable del carácter
religioso y social.
“¿no saben cuál es el ayuno que me
agrada? Romper las cadenas injustas,
desatar las amarras del yugo, dejar
libres a los oprimidos…” (Is. 58, 6-7)
En este sentido, las CARITAS Parroquiales, como personas y
grupos, están llamados a unir siempre, su dimensión religiosa
de los sacramentos, su religiosidad popular, devoción y
oraciones con las exigencias de la justicia, desde su
compromiso personal de ser justos en su entorno personal,
familiar, como en su misión de denunciar las injusticias.
La pobreza no es voluntad de
Dios, si no el resultado de
la ambición y egoísmo de
pocas personas que
acaparan lo que estaba
destinado para todos (Gn
1, 29-31).
Las CARITAS Parroquiales en su trabajo
cotidiano a favor de los pobres y en contra
de la pobreza, no deben perder de vista
las causas estructurales de la pobreza
La parábola del rico
Epulón y el pobre
Lázaro, es la
expresión simbólica
más clara de la
denuncia de la
riqueza (países
desarrollados y los
empobrecidos) (Lc
16, 19 ss.)
Las CARITAS Parroquiales están movidas
por la amistad, la solidaridad y el amor y
trabajan con los pobres y para los pobres.
Para ser una Buena Noticia para los
pobres, generando procesos de
liberación.
La palabra de
Dios (Kerigma)
 La celebración de
los sacramentos
(liturgia)
 El servicio de la
caridad
(Diakonía)


Fortalecer parroquias proféticas y solidarias,
con personas voluntarias formadas y
comprometidas, haciendo visible el amor de Dios
y la opción preferencial por los pobres.

Revitalizar el encuentro
personal y comunitario
con Jesucristo que
suscita discípulos y
misioneros; basados
en una espiritualidad
de comunión
En 1993 se decide hacer mas visible el amor
de Dios y la opción preferencial por los pobres.
 1994 se quiere “implementar las Caritas
Parroquiales”.
 De 1995 – 2000 se olvida de esta iniciativa.
 2008 – 2009 se retoma y se vuelve a plantear
como un reto clave de quienes queremos
concientizar, consolidar las Caritas
Parroquiales

puede ser de 3 a 5 miembros por
Caritas Parroquial.
 Nombrar a uno de ellos como
coordinador-a.
 Por naturaleza y por
derecho, el párroco
asume la presidencia
aunque su presencia
no sea frecuente.

 Si
es una parroquia grande y muchos
voluntarios comprometidos, se puede
crear cargos como:
a) tesorero-a,
b) un delegado al
Consejo parroquial,
c) economía solidaria, etc.
 Participación
y colaboración de un
miembro del CEP (consejo económico
parroquial)


Formación
permanente.
Intercambio de experiencias.

Campañas de solidaridad.
Descargar

Crecer en la espiritualidad de comunión y solidaridad.