POR
SU
ESENCIA,
SU
VALOR
Y
SIGNIFICATIVIDAD EN CUANTO QUE NACE POR
INICIATIVA Y CREATIVIDAD DEL
ESÍRITU
SANTO QUE LA ASISTE Y LA SOSTIENE,
OBRANDO SIEMPRE EN ELLA CON NOVEDAD Y
SANTIDAD.
“Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor
Jesucristo, que nos ha bendecido en Cristo con
toda clase de bienes espirituales en el cielo,
y nos ha elegido en él, antes de la creación
del mundo, para que fuéramos santos e
irreprochables en su presencia, por el amor.”
(Ef.1,3-4)
“De este modo se renuevan espiritualmente y
se revisten del hombre nuevo, creado a
imagen de Dios, para llevar una vida
verdaderamente recta y santa” (Ef.4, 23-24).
“No me eligieron ustedes a mí; fuí yo quien los
elegí. (Jn. 15, 16)
Dame Señor tu Espíritu para que pueda acoger y
comprender tu Don; que sepa estar atento a tus
insinuaciones; me dé discernimiento para saber qué me
quieres decir y sinceridad y fuerza para aceptarlo.
El joven Samuel estaba en el santuario al servicio del
Señor, al pie del Arca del Señor. El Señor lo llamó por
su propio nombre, él fue corriendo y le respondió:
Habla Señor que tu siervo escucha. (Cfr.1ª. Sam.3,
1.4-5)
“Jesús le miró con cariño y le dijo: Una cosa te falta:
vete, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres; así
tendrás un Tesoro en el cielo; luego ven y sígueme.”
(Mc.10, 21)
“Les aseguro: Todo el que haya dejado casa o
hermanos o hermanas o madre o padre o hijos o
tierras por mí y por la Buena Noticia, recibirá en
el tiempo presente, cien veces más… y en el
mundo futuro la vida eterna. “ (Mc.10,29-30)
¡Dichosos los que viven en tu Casa!
Qué deliciosa es tu Morada, Señor todo Poderoso.
Todo mi ser se estremece de alegría ansiando al
Dios vivo. Dichoso el que encuentra en ti su
fuerza. (Salmo 84)
“Vengan benditos de mi Padre, tomen posesión
del Reino preparado para ustedes desde la
creación del mundo” (Mt.25,34)
“Llevamos este Tesoro en vasijas de barro,
para que vean que una fuerza tan
extraordinaria procede de Dios y no de
nosotros” (2ª.Cor.4,7)
Compórtense como corresponde a la vocación
que han sido llamados; esto es la SANTIDAD.
Una sola es la esperanza que encierra la
vocación a la que han sido llamados= una sola
fe, un solo Dios y Padre de todos. (Ef. 4,1.4);
ello, incluye la experiencia de la conversión y
desde luego el testimonio de vida, con la
responsabilidad de hacer que muchos se
acerquen a la iglesia y élla crezca no por
proselitismo sino por convencimiento y
atracción)
“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,
con toda tu alma y con toda tu mente y amarás
a tu prójimo como a ti mismo.” (Mt.22,37)
“Vayan y hagan discípulos a todos los
pueblos… enseñándoles a poner por obra
todo lo que yo les he mandado y sepan
que yo estaré con ustedes todos los días
hasta el fín del mundo.” (Mt.28,19-20)
1.
2.
3.
4.
¿Cómo agradecemos a Dios el Don de nuestra
vocación?
¿De qué manera proyectamos el Don de Dios?
¿Cómo celebramos el Don de Dios en nuestras
vidas?
¿Cuál es realmente el TESORO o “tesorito” que
tengo dentro de mí, que cuido y que entrego a
los demás y cómo lo entrego?
Descargar

Descargar archivo 439.3 kB - Arquidiócesis de Santa Fé de Antioquia