Cuando digo
unos palabras
mágicas con
esta piedra
vas a sentirte
mejor
Gracias me siento
mucho mejor!
El señor estaba
durmiendo en el
bosque cuando
empezó a llover.
Se fue
corriendo
pero se le
olvido su
piedra
Mi hijo
necesita el
ayuda de
tu piedra
mágica
Ay! Lo
perdí!
Necesito la
ayuda de los
animales del
bosque.
Hola amigos
ayúdenme!
Perdí me piedra
mágica y un niño
va a morir si no
tengo la piedra
Pronto llegaron el
venado, la liebre, el
zopilote y el cocay
Ustedes conocen
mejor la selva.
búsquenme mi
piedra y quien la
encuentre será
premiado
Todos llegaron a un
acuerdo
Cuando el señor termino hablando, los animales
corrieron en busca de la piedra verde.
Dónde estará esa
piedra?
Aquí nadie la
descubrirá… A partir
de hoy, yo haré las
curaciones y los
enfermos tendrán
que pagarme por
ellas.
Aunque el cocay fue quien
más se ocupó de la piedra, el
venado la encontró primero
Pero a ver la piedra tan bonita, no
quiso compartirla con nadie
incluyendo el señor y se lo tragó.
Cuando pensó
esas palabras, le
dio un dolor de
panza que tuvo
que vomitar la
piedra.
Luego se fue asustado
El Zopilote volaba
demasiado alto y no
alcanzaba ver el suelo.
El liebre corría muy
aprisa sin ver a su
alrededor.
El venado no
quería saber
de esa piedra
verde.
Después de muchas
horas buscando, el
único que estaba
buscando la piedra
era el cocay.
Un día, después de
horas buscando la
piedra, el cocay
sintió una chispazo
de luz en su cabeza.
Ya sé dónde está!
Al principio no se dio cuenta pero, luego sintió cómo
una luz salía de su cuerpo e iluminaba su camino.
Muy pronto halló la piedra y se la llevó al dueño.
La encontré!
Muchas Gracias… Esa luz
que sale de tu cuerpo
representa la nobleza de
tu sentimientos y lo
brillante que es tu
inteligencia.
Señor busqué
en la selva por
mucho tiempo y
por fin la
encontré.
Esa luz te acompañara
por el resto de tu vida.
Muchas
gracias señor,
hasta luego.
Muy contento, el cocay se fue para
enseñarle su luz a los otros animales.
Todos los animales lo
felicitaron menos la liebre.
La liebre se sintió celosa
del cocay y quiso robarle la
luz.
Es chispa de
luz me
quedaría
mejor y la
tendré.
La liebre esperó que el cocay se despidió y le siguió por
el monte. Cuando estaba seguro que no había nadie
menos ellos le gritó al cocay.
Espérame! Enséñame
tu luz otra vez.
Claro que si!
Cuando el cocay paró de volar, la liebre aprovechó
y le saltó por encima.
La liebre empieza saltar porque pensaba que el cocay se
había escapado. El cocay aprovechó y se escondió
de la liebre. .
Ahora el cocay persiguió la
liebre un rato. Después voló a la cara de
la liebre y se iluminó.
AHHHHH!
La liebre pensaba que un rayo se había
Caído del cielo y que su cabeza estaba
en fuegos.
HAHAHA
HAHAHA
HA!
Creo que es
mejor
acecharme
al agua.
HAHAHA
HAHAHA
HA!
Ahora hasta
los animales
grande le
tienen miedo
al cocay.
La Moraleja De La Leyenda
- Las personas que tienen bondad como al
cocay, reciben recompensas, y los que no
tienen bondad reciben nada o mala suerte.
- Siempre tenemos que luchar por lo que
queremos y nunca vencernos.
Descargar

Document