4
Marcos 12, 28ss.
El primero es: «Escucha, Israel: El Señor, nuestro
Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios,
con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda
tu mente y con todas tus fuerzas»
Macos 12, 31ss.
El segundo es «Amarás a tu prójimo como a
ti mismo» No existe otro mandamiento
mayor que éstos.
Marcos 12, 34ss.
No estás lejos del Reino de Dios.
Marcos 12, 35ss.
¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de
David? David mismo dijo, movido por el Espíritu
Santo: «Dijo el Señor a mi Señor»»
Marcos
12, 35ss.
«Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus
enemigos debajo de tus pies» El mismo
David le llama Señor; ¿cómo entonces puede
ser hijo suyo?
Marcos
12, 38ss.
Guardaos de los escribas, que gustan
pasear con amplio ropaje, ser
saludados en las plazas, Ocupar los
primeros asientos en las sinagogas
Marcos 12, 38ss.
Y los primeros puestos en los
banquetes; y que devoran la
hacienda de las viudas so capa
de largas oraciones.
Marcos 12, 38ss.
Esos tendrán
una sentencia más rigurosa.
Marcos 12, 43ss.
Os digo de verdad que esta viuda pobre ha
echado más que todos los que echan en el arca
del Tesoro.
Marcos 12, 43ss.
Pues todos han echado de lo que les sobraba,
ésta, en cambio, ha echado de lo que necesitaba,
todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir.
Marcos 13, 1ss.
¿Ves estas grandiosas construcciones? No quedará
piedra sobre piedra que no sea derruida.
Marcos 13, 5ss.
“Mirad que no os engañe nadie.
Vendrán muchos usurpando mi
nombre y diciendo: «Yo soy", y
engañarán a muchos.
Marcos 13, 7ss.
Cuando oigáis hablar de guerras y de
rumores de guerras, no os alarméis;
porque eso es necesario que suceda,
pero no es todavía el fin.
Marcos 13, 7ss.
Pues se levantará nación contra nación y
reino contra reino. Habrá terremotos en
diversos lugares, habrá hambre: esto será el
comienzo de los dolores de alumbramiento.
Marcos 13, 9ss.
Pero vosotros, juzgad por vosotros
mismos; os entregarán a los
tribunales, seréis azotados en las
sinagogas
Marcos 13, 9ss.
Y entonces compareceréis ante
gobernadores y reyes por mi
causa, para que deis testimonio
ante ellos.
Marcos 13, 9ss.
Y es preciso que antes sea
proclamada la Buena Nueva a
todas las naciones.
Marcos 13, 9ss.
Y cuando os lleven para
entregaros, no os preocupéis de
qué vais a hablar.
Marcos 13, 9ss.
Sino hablad lo que se os comunique
en aquel momento. Porque no seréis
vosotros los que hablaréis, sino el
Espíritu Santo.
Marcos 13, 12ss.
Y entregará a la muerte hermano
a hermano y padre a hijo; se
levantarán hijos contra padres y
los matarán.
Marcos 13, 12ss.
Y seréis odiados de todos por
causa de mi nombre; pero el
que persevere hasta el fin,
ése se salvará.
Marcos
13, 14ss.
Pero cuando veáis la abominación de la
desolación erigida donde no debe (el que lea,
que entienda)
Marcos
13, 14ss.
Entonces, los que estén en Judea, huyan a los
montes; el que esté en el terrado, no baje ni entre
a recoger algo de su casa, y el que esté por el
campo, no regrese en busca de su manto.
Marcos
13, 14ss.
¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos
días! Orad para que no suceda en invierno.
Marcos
13, 19ss.
Porque aquellos días habrá una tribulación cual
no la hubo desde el principio de la creación
que hizo Dios, hasta el presente, ni la volverá a
haber.
Marcos
13, 19ss.
Y si el Señor no abreviase aquellos días, no se
salvaría nadie, pero en atención a los elegidos
que Él escogió, ha abreviado los días.
Marcos
13, 21ss.
Entonces, si alguno os dice: "Mirad, el Cristo aquí"
"Miradlo allí", no lo creáis.
Marcos
13, 21ss.
Pues surgirán falsos cristos y falsos profetas y
realizarán señales y prodigios con el propósito de
engañar, si fuera posible, a los elegidos.
Marcos
13, 21ss.
Vosotros, pues, estad sobre aviso;
mirad que os lo he predicho todo.
Marcos
13, 24ss.
Mas por esos días, después de aquella tribulación,
el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor,
las estrellas irán cayendo del cielo, y las fuerzas
que están en los cielos serán sacudidas.
Marcos 13, 24ss.
Y entonces
verán
al Hijo del Hombre
que viene
entre nubes
con gran poder
y gloria.
Marcos
13, 24ss.
Entonces enviará a los ángeles y reunirá de los
cuatro vientos a sus elegidos, desde el extremo
de la tierra hasta el extremo del cielo.
Marcos
13, 28ss.
De la higuera aprended esta
parábola: cuando ya sus ramas
están tiernas y brotan las hojas,
sabéis que el verano está cerca.
Marcos
13, 28ss.
Así también vosotros, cuando
veáis que sucede esto, sabed
que Él está cerca, a las puertas.
Marcos
13, 28ss.
Yo os aseguro que no pasará
esta generación hasta que todo
esto suceda. El cielo y la tierra
pasarán, pero mis palabras no
pasarán.
Marcos
13, 32ss.
Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los
ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.
Marcos 13, 32ss.
Estad atentos y vigilad,
porque ignoráis cuándo será el momento.
Marcos
13, 34ss.
Al igual que un hombre que se
ausenta deja su casa, da atribuciones
a sus siervos, a cada uno su trabajo,
y ordena al portero que vele.
Marcos
13, 34ss.
Velad, por tanto, ya que no sabéis
cuándo viene el dueño de la casa,
si al atardecer, o a media noche,
o al cantar del gallo, o de madrugada.
Marcos
13, 34ss.
No sea que llegue de improviso y os encuentre
dormidos. Lo que a vosotros digo, a todos lo
digo: ¡Velad!.
Marcos 14, 6,ss.
Dejadla. ¿Por qué la molestáis?
Ha hecho una obra buena en Mí.
Marcos 14, 6,ss.
Porque pobres tendréis siempre con vosotros y
podréis hacerles bien cuando queráis; pero a Mí
no me tendréis siempre.
Marcos 14, 8ss.
Ha hecho lo que ha podido. Se ha anticipado
a embalsamar mi cuerpo para la sepultura.
Marcos 14, 8ss.
Yo os aseguro: dondequiera que se proclame la
Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará
también de lo que ésta ha hecho para memoria
suya.
Marcos 14, 13ss.
Id a la ciudad; os saldrá al encuentro un hombre
llevando un cántaro de agua;
Marcos 14, 13ss.
Seguidle y allí donde entre, decid al dueño de la
casa: «El Maestro dice: ¿Dónde está mi sala,
donde pueda comer la Pascua con mis
discípulos?»
Marcos 14, 13ss.
El os enseñará en el piso superior una sala
grande, ya dispuesta y preparada; haced allí
los preparativos para nosotros.
Marcos 14,
Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará,
el que come conmigo.
Marcos 14, 20ss.
Uno de los Doce que moja conmigo en el mismo
plato. Porque el Hijo del hombre se va, como
está escrito de Él.
Marcos 14, 20ss.
Pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es
entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber
nacido!
Marcos 14, 22ss.
Tomad,
esto es
mi cuerpo.
Esta es
mi sangre
de la Alianza,
que es derramada
por muchos.
Marcos 14, 25ss.
Yo os aseguro que ya no beberé del producto de
la vid hasta el día en que lo beba nuevo en el
Reino de Dios.
Marcos 14, 27ss.
Todos os vais a escandalizar, ya que está escrito:
Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas. Pero
después de mi resurrección, iré delante de
vosotros a Galilea.
Marcos 14, 29ss.
Yo te aseguro: hoy, esta misma noche, antes que el
gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres.
Descargar

14 - arnulfolopez