Alejandra Patiño Muñoz
Laura Marcela Hilarión Zuleta
Había una ves hace muchos siglos una
diosa, que era la diosa del agua llamada
acua monda que significa agua pura en
latín esta diosa era la encargada de
suministrarle el agua a su aldea, la cual
valoraba mucho el trabajo de la diosa.
Los Aldeanos por mas agradecidos que fueran
poco a poco fueron descuidando el agua y
dándole mal uso, matando así a la diosa
Un día la diosa no soporto más como los
aldeanos malgastaban el agua así que surgió de
las aguas muy molesta ordenándoles a los
aldeanos que tuvieran compasión con ella y con
el agua. Pero, la diosa al ver que los aldeanos se
mostraban indiferentes les castigó
arrebatándoles el agua
Pues así como lo dijo, a los pocos días el agua de la
aldea se fue agotando, y todos se preocuparon pues
le hacían ofrendas a la diosa. Pero la diosa no se las
aceptabas y a cambio creo una nueva aldea a
imagen de ella la cual siempre cuidaría el agua
Poco a poco, los aldeanos se fueron muriendo
pero los que sobrevivían sabían que debían luchar
por el agua
Y así fue.
Una noche los aldeanos
partieron en un barco creado
por ellos mismos, empezando
su viaje en la noche por que
suponían que la diosa dormiría.
Pero lo que no sabían es que
una diosa nunca duerme,
entonces al ver el propósito de
los aldeanos hizo que el agua
de estos mares se volvieran
peligrosos para la navegación
y a si ves la diosa lanzó
tormentas, lo cual creó un
remolino
Esa misma noche cuando los aldeanos
despertaron que las aguas estaban calmadas
pero habían regresado a la orilla de su aldea.
A la mañana siguiente la diosa continuo con la nueva
aldea creando los peces, el sol los arboles y las cosas
necesarias para que los aldeanos estuvieran felices y
respetaran su petición de cuidar el agua.
A los pocos días la diosa tenia sus aldeanos creados
con una mente y un corazón lo suficientemente grande
para comprender su petición y así vivió la aldea.
Pero aun así la diosa no se sentía confiada. Luego
decidió siempre observarlos desde la luna cuando ella
muriera.
Mientras pasaban los años la aldea se iba
desarrollando pero la diosa también se iba
envejeciendo.
La diosa al ver la hora de su muerte llegaba rápido
se poni triste y a la vez preocupada ya que si los
aldeanos no cumplían con su promesa el agua de
todo el mundo se extinguiría, y decidió llevar a esta
aldea al fondo del mar para que así jamás se les
acabara el agua.
Pues como era de esperarse la
diosa murió convirtiendo los
aldeanos en peces y en
criaturas de mar conocidas
como sirenas.
y llevándose la aldea al fondo del mar
para que ningún humano en el futuro
pudiera encontrarla y acabar con su
deber y petición
Mientras eso ocurría se desprendió del cielo un planeta
que ocasionaría el acenso de la diosa hacia la luna
Esa noche se creo una aurora boreal que
significaba que la diosa había terminado su
camino hacia la luna, y ese era la señal
para ellos indicándoles que siempre los
estaría cuidando
Después de su muerte los aldeanos quisieron
hacerle un altar a la diosa, la cual consiste
en que desciende agua desde una colina
formada por ella
Se murmura que en las
noches de noche llena, en
lo profundo del mas espeso
bosque, la diosa exclama
por su creación
Camuflado en los maullidos
de un tigre.