MÁS QUE UNA MAESTRA
Así comienza esta historia…
Paola Villasana Lozoya
1998
La historia comienza en el Jardín
de niños Sor Juana Inés de la
Cruz, ubicado en Durango Dgo.
Entre a este Jardín de niños
porque quedaba cerca de mi
casa aparte mi hermano había
estado en este.
La maestra que me dio los dos
años de preescolar se llamaba
Ana Salgado; mi querida
maestra ANI así me gustaba
llamarla de cariño…
La maestra Aní era amiga de mi
mama y algunas veces íbamos a
su casa o ella nos visitaba a
nosotros.
Sabia muchas cosas de mi vida ya
que mi mama y ella se la pasaban
platicando, estaba siempre muy
al pendiente de mi y me
consentía mucho.
Se notaba que disfrutaba de ser
maestra ya que le tenia mucha
paciencia a mis compañeros y
siempre los temas nos los
enseñaba jugando, que creo que
fue lo que me ayudo a
comprender todo lo que nos
enseñaba fácilmente.
Ella no siempre nos tenia en el salón de clases,
procuraba sacarnos a lugares que tenían que
ver con el tema que estábamos viendo como
a una granja, al zoológico etc.
Era una maestra que
transmitía
mucha
confianza y nos era fácil
platicar con ella, había
veces
que
mis
compañeros y yo ya no
querían salir del Jardín
o que se terminara la
clase porque no la
pasábamos
muy
entretenidos.
¿Por qué la recuerdo?
Era una maestra muy bonita y con una personalidad única que
todos los compañeros del Jardín querían que ella les diera clases
ya que ella tenia cariño para todos y en los recreos salía a jugar
con todos, a sido la maestra con la que mejor me he llevado y con
la que me he sentido completamente agusto, a lo mejor era muy
pequeña pero que un maestro te transmita seguridad y
confianza ayuda mucho en la relación y siempre cumplía con
todo, porque ella era capaz de hacernos responsables de una
buena manera; nunca recuerdo haber recibido un regaño por
parte de ella.
Es un gran ejemplo para mi y
ahora que estoy tomando la
misma profesión que ella; me
gustaría mucho ser como
ella, que los pequeños me
tuvieran mucho cariño y me
fuera fácil que los niños
entendieran los temas.
Siempre llevaba material que
nos gustaba y muy creativo,
al igual que tenia el salón
adornado según las fechas
que se celebraban y así nos
asía parte de ellas.
Toda su vida entera era su vocación, siempre me brindo un sonrisa
y todo su apoyo, de sus manos unas tiernas caricias y abrazos de
aliento, de sus bolsillos miles de sorpresas, de sus labios las
mejores palabras de aliento, de su corazón nos dio todo el
cariño posible para que fuéramos unos niños felices, ya que al
llegar al Jardín era un mundo diferente.
Mi querida educadora Ani, siempre fue
maestra para mi…
mas que una
Inicio
Descargar

MÁS QUE UNA MAESTRA