Breve estudio de los
elementos fonéticos
en “Elegía a Ramón
Sijé” de Miguel
Hernández
ELEGIA A RAMÓN SIJÉ
.
(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
.Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra partea parte
a dentelladas secas y calientes.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte
.
Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera
.
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
.
A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
Conocimientos previos
Palabras acentuadas en español:
• El sustantivo: / el gáto / el gato,/.
• El adjetivo: / el gáto négro / el gato negro / .
• El pronombre tónico, que funciona como sujeto o
complemento indirecto: / tú sábes póko / tú sabes
poco, / para mí i para ti / para mí y para ti, etc.
• Los indefinidos, adjetivos o pronombres, apocopados o
no: / algún óNbre / algún hombre, / etc.
• Los pronombres posesivos: / la kúlpa és mía / la culpa
es mía, etc.
• Los demostrativos, tanto pronombres como
adjetivos: / kiéro éste libro / quiero este libro, /
prefiéro akél / prefiero aquél.
• Los numerales, tanto cardinales como ordinales: /
dós kásas / dos casas. Sin embargo, en un
compuesto numeral, el primer elemento no se
acentúa: / dos míl kásas / dos mil casas.
• El verbo, aunque sea el auxiliar: / el gáto kóme / el
gato come, / pepé á komído / Pepe ha comido.
• El adverbio: / kóme póko / come poco.
Las formas interrogativas qué, cuál, quién, dónde,
cuándo, cuánto, cómo.
• Las conjunciones tónicas:
a) las disyuntivas ora, ya, bien;
b) b) la consecutiva así;
c) c) la temporal apenas;
d) d) las compuestas: adversativas: no obstante, con
todo, fuera de; consecutivas: en efecto, por tanto,
por consiguiente, así que; temporales: aún no, no
bien, ya que, etc., las condicionales: a no ser que,
dado que, con tal que; las concesivas: por más que,
a pesar de que, mal que, ya que. (QUILIS, 1981,
11-14)
Palabras inacentuadas en español:
• El artículo determinado: / el álma / el alma, /
Sin embargo el artículo indeterminado se acentúa: / ún
sáko / un saco.
• La preposición: / trabáxa para koméR / trabaja para
comer. (Se exceptúa según, que, tanto como
preposición como adverbio, es tónica).
En la conjunción hay que tener en cuenta que son
átonas:
a) las copulativas y, e, ni.
b) las disyuntivas o, u.
c) la polivalente que.
d) las adversativas pero, sino, mas, aunque (ya sea
adversativa, ya concesiva).
e) las causales pues, porque, como, pues que, puesto
que, supuesto que.
f) las consecutivas pues, luego, conque.
g) las condicionales si, cuando.
h) las concesivas aunque, aun cuando.
4) Los términos de tratamiento: / doN xóse / don José, /
5) El primer elemento de los compuestos: / dos míl /
dos mil.
6) Los pronombres átonos que funcionan como
complemento directo, y el reflexivo se.
7) Los adjetivos posesivos, apocopados o no: / mi pádre
i mi mádre / mi padre y mi madre.
8) Las formas que, cual, quien, donde, cuanto, como,
cuando no funcionan como interrogativas.
9) Los vocativos y expresiones exclamativas cortas de
cariño o reproche. Usadas como tratamiento, en formas
vocativas, pierden su acentuación palabras como señor,
señora, señorito, -a, hermano, etc. (QUILIS, 1981, 12-15)
Acento enfático o de insistencia: Ocurre cuando por
un énfasis especial que tiene por objeto poner de
relieve una palabra determinada, o por afectación
propia de algunas personas, se señala por medio de un
segundo acento una de las sílabas acentuadas de la
palabra o una palabra átona. (Quilis, 1981, 15-16)
Anticadencia.- [Junto con la semianticadencia son]
variantes del tonema ascendente. (Sosa, Juan Manuel,
La entonación del español, p. 72)
Cadencia.- [Junto con la semicadencia son] variantes
del tonema descendente. (p.72)
Semicadencia.- [Junto con la cadencia son] variantes
del tonema descendente. (, p.72)
Semianticadencia.- [Junto con la anticadencia son]
variantes del tonema ascendente. (72)
Sílaba.- Unidad mínima prosódica. (35)
Está constituida por un ataque, un núcleo vocálico y
una coda, de los cuales tanto el primero como el
último elemento son opcionales en español. (48)
La silaba es, como señala Paul Garde 1968, la unidad
«acentuable» en la inmensa mayoría de las lenguas, y
en tanto que unidad prosódica, puede delimitarse sin
tomar en consideración el significado y la
segmentación en unidades significativas. (51)
Sílaba átona.- Sílaba que carece de la energía
articulatoria [que sí tiene la sílaba tónica]. (60-61)
Sílaba tónica.- Sílaba acentuada. (60)
Tonema.- Conjunto de tonos que marcan el final de un
enunciado y que coincide con las sílabas finales a
partir de la que lleva el último acento. (31)
Un mayor número de tonemas en un texto va a afectar
su sentido global, puesto que cada uno
individualmente es portador de significado de acuerdo
a su tipo general (ascendente, descendente,
suspensivo). (32)
El tonema, que es una unidad obligatoria de todo
grupo melódico, también ha sido denominada núcleo,
con un significado análogo, aunque no totalmente
coincidente, […] Tanto el núcleo como el tonema
tienen como eje la silaba de mayor acentuación, que es
generalmente la ultima acentuada del enunciado. Es
esta silaba más prominente, por los tonos que se le
asocian y constituyen la base del contorno, la que
cobra mayor importancia para la interpretación
semántica del grupo melódico. (33)
Se compone en realidad de dos tipos de unidades
discretas, un acento tonal […] y un tono de juntura.
(47)
Aspectos fonéticos
Ritmo
1
1
Yo
2
3
4
ser
quie ro
2
5
Llo
tie
de
la
3
rra
pa
que
-o
5
li
me
n
ór
y
ga
6
a
7
da
las
ré
9
doel
hor
te
y-es
vias
mi
lor
ta
de
len
tan
tem
ca
co
ra
no.
ra
las
tru
sin
ins
me
n
po
das
a
ma
zón
tu
las
co
do
sa
12
no
ter
llu
do
11
pra
ma
nos
10
la
co
pas
del
tan
A
8
al
ro
4
7
cu
ñe
co
m
6
ran
las
men
por
a
li
to.
to
Gráfica del Ritmo
18
16
14
12
10
8
6
4
2
0
12
11
10
9
8
7
6
5
4
verso
1
2
3
4
5
6
3
ENTONACIÓN
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
FIGURAS
RETÓRICAS
FIGURAS DE DICCIÓN
Pleonasmo
El pleonasmo añade palabras innecesarias para la
comprensión del pensamiento, pero valiosas para la
riqueza expresiva.
Temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
(Versos 20 y 21 de “Elegía a Ramón Sijé” de Miguel Hernández, que
en adelante se usará para ejemplificar las figuras.)
Sinonimia
La sinonimia consiste en nombrar una cosa y añadir
palabras de significado análogo, en una especie de
acumulación de términos sinónimos, a fin de insistir o
aclarar una idea.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
Epíteto
De acuerdo con Gonzalo Sobejano epíteto es
<<el adjetivo calificativo atributivo no restrictivo,
o, lo que es lo mismo, es epíteto aquel adjetivo
morfol6gicamente tal que significa cualidad y se
adjunta
al
sustantivo
inmediata
O
mediatamente, pero sin nexo copulativo, para
expresar aquella cualidad referida a una
sustancia, sin necesidad lógica de expresarla».
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado
Por omisión de palabras
Elipsis
La elipsis suprime elementos de la frase (sin perjuicio de
la claridad), dotándola de brevedad, energía, rapidez y
poder sugestivo.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor (está) sin instrumento,
Por repetición de palabras
Anáfora o repetición.
La anáfora reitera una o varias palabras al comienzo de
frases análogas o al principio de cada verso.
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
Conversión
En la conversión la repetición ocurre al final del verso.
He aquí un ejemplo que incluye la anáfora y la
conversión.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
Reduplicación
La reduplicación es una repetición inmediata, por
aposición.
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.
Concatenación
La concatenación es una repetición en serie que pone de
relieve la continuidad. Comienza la frase o el verso con
una palabra que precede; generalmente, la última palabra
de una frase o verso es la primera en la frase o verso que
sigue.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento
Polisindeton o conjuncion.
El polisíndeton repite más conjunciones de las necesarias;
tiñendo de ese modo la frase de gran efectividad y
dotando a la expresión de mayor lentitud y solemnidad.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
Repetición diseminada
En ella se reitera la misma palabra o palabras en
diferentes estrofas.
Primera estrofa:
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Última estrofa:
A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.
Por combinación de palabras
Aliteración
La aliteración consiste en combinar repetidamente ciertos
sonidos iguales o afines a lo largo de un verso, de una
estrofa o de una frase; puede tratarse de letras y de
palabras.
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas
compañero del alma, tan temprano.
Aliteración: /r/
Aliteración: /t/
Onomatopeya
La onomatopeya es la aliteración que busca reproducir o
sugerir sonidos reales o movimientos reales, por medio
del ritmo de las palabras o los sonidos. Aunque la
reproducción sea casi siempre convencional, pues se
imita generalmente a los modelos sentados por los autores
clásicos.
Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera
.
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
Similicadencia
La similicadencia (cadencia igual) que dio origen a la
rima románica, consiste en usar palabras de sonido
semejante, o dos o varias en el mismo accidente
gramatical-verbos en el mismo modo, tiempo y persona,
sustantivos en el mismo caso, género y número, etc-.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
Derivación
La derivación es una figura etimológica, emplea en la
misma cláusula palabras derivadas del mismo radical. La
derivación potencia el valor semántico de la palabra.
Temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo
Hipérbaton
EI hipérbaton invierte el orden gramatical de las palabras
y la ilación lógica de las ideas; sea por buscar la elegancia
en el estilo, sea por resaltar la belleza o la sonoridad de
algún vocablo.
.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
(Mi dolor está sin instrumento alimentando lluvias
caracolas y órganos)
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento.
(Daré tu corazón por alimento a las desalentadas
amapolas).
SUMA DE FIGURAS RETÓRICAS
ELEMENTOS SENSORIALES
ENCONTRANDO EL MENSAJE
1era estrofa
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que [tú- Ramón Sijé] ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano [desde niño].
2da estrofa
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor [Miguel Hernández](está) sin
instrumento,
a las desalentadas amapolas
3era estrofa
daré tu corazón por alimento.[referente a la muerte]
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
4a estrofa
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado. [la caída es
comparada con la muerte]
5a estrofa
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
6a estrofa
Ando[yo- Miguel] sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
7a estrofa
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo. [Murió antes de lo
común]
8a estrofa
No perdono a la muerte enamorada, [no perdona y no
acepta que se haya muerto]
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
9a estrofa
En mis manos[yo]levanto una tormenta[se encadena
con la estrofa anterior y refleja su enojo]
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta [la tormenta]de catástrofe y hambrienta
10a estrofa
Quiero escarbar la tierra con los dientes, [no acepta que
se haya muerto]
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.
11a estrofa
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte [no acepta que se haya
muerto y desea que regrese]
12a estrofa
Volverás [tú] a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera [predominio de la idea de
solo transformarse después de la muerte]
13a estrofa
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores. [Relacionada con la estrofa
anterior]
14a estrofa
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas. [Él (Ramón) va a estar
presente en Miguel y su novia]
15a estrofa
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado. [La muerte descrita a
través de la descomposición del cuerpo]
16a estrofa
A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero. . [Miguel expresa la
necesidad de volverlo a ver].
(Hernández 230).
CONCLUSIONES
El poema tiene gran numero de figuras retóricas, tanto
conceptuales como sonoras por lo que su complejidad es
abundante, además tiene un ritmo constante predominante
en la primera, tercera, sexta y décima sílabas, que genera
una entonación armoniosa haciéndolo tan particular. A su
vez se puede considerar el ritmo como un reflejo de las
emociones tan variadas (ira, desesperación, frustración,
negación, etc.) que muy probablemente estaba sintiendo
el autor.
La voz poética nos habla del gran dolor que siente por la
perdida de su “compañero del alma” y la necesidad que
tiene de volverlo a ver. En el salen a relucir todos los
sentimientos del autor sin ningún tapujo, por lo que este
poema más que ser para su amigo es para poder
exteriorizar todo su dolor.
En lo personal lo que me hace sentir es desesperación
principalmente, pues es desgarrador todo lo que escribe
sobre la pérdida de su amigo, de su compañero del alma y
él ya no puede hacer nada. Lo que también implica el
sentir cuanto significaba y quería el autor a Ramón Sijé.
FUENTES
Aguilar, Lourdes. “La entonación”. La expresión oral.
Ariel, 2000. 115- 145. Resp. Santiago Alcoba.
Barrientos, Carmen. “Descubrir los elementos
sensoriales”. La poesía en el aula. Madrid: Narcea, 1985.
29-32.
Fernández, Pelayo. “Figuras de dicción”. Estilística:
figuras estilísticas, tropos. 5ª ed. Madrid: José Porrúa
Turanzas, 1972. 32-56.
Hernández, Miguel. “Elegía a Ramón Sijé” Obras
completas. Buenos Aires: Losada, 1960. 229-230.
Descargar

Presentación de PowerPoint