Rafael Gómez Costumero.
EL DILEMA DEL PRISIONERO es uno de los
problemas que más claramente ejemplifican la
teoría de juegos.
TEORÍA DE JUEGOS : Es una rama de las
matemáticas que estudia el comportamiento de los
individuos cuando interactúan entre ellos mediante
una serie de reglas bien determinadas. En el fondo,
plantea la cuestión de si es más “rentable” ser
altruista o, por el contrario, aquellos que son
altamente egoístas son los que finalmente salen
ganando. Los resultados son sorprendentes.
Desde el punto de vista de esta teoría, un juego
consiste en un conjunto de jugadores, un conjunto de
movimientos (o estrategias) disponible para esos
jugadores y una serie de recompensas para cada
combinación de estrategias. Muchas situaciones del
mundo real pueden modelarse como si se tratase de
un juego y ser resueltas -o al menos analizadasmediante el uso de la Teoría de Juegos. Eso es
especialmente interesante en campos como la
biología o la economía, ya que la correcta aplicación
de esta herramienta permite obtener resultados
óptimos incluso cuando los costes y beneficios de
cada opción no están fijados de antemano sino que
dependen de las elecciones de los otros individuos.
Básicamente el juego del dilema del prisionero
consistirá en:
La policía acaba de arrestar a dos sospechosos de un crimen. No
se han encontrado pruebas suficientes para condenarlos y, tras
haberlos separado, un oficial de policía los visita a cada uno y les
ofrece el mismo trato. Si uno confiesa y su cómplice no, el
cómplice será condenado a diez años de prisión mientras que el
delator será liberado. Por el contrario, si calla y el cómplice
confiesa, el primero recibirá esa pena y el cómplice será quien
salga libre. Pero si ambos confiesan el crimen, cada uno recibirá
una condena menor, de sólo seis años. Si ninguno confiesa, ante
la falta de pruebas, no pasarán más de seis meses en la cárcel
acusados de un cargo menor.
Desde un punto de vista lógico el dilema plantea cómo es posible matematizar el
comportamiento de los participantes del jugo a una serie de opciones previamente
fijadas de antemano. Pero elude el hecho de que los comportamientos de los
participantes pueden variar por mínimas circunstancias. Es decir la teoría es válida
para realizar esquemas de posibles comportamientos básicos y racionales. Pero los
comportamientos de sociales muchas veces no se adaptan a este patrón. Estos
podrían ser más explicables por la Teoría del Caos, donde los comportamientos
sociales se ubican dentro de sistemas caóticos sensibles a mínimos cambios. Esto se
cristaliza en el llamado “Efecto Mariposa”
Descargar

Diapositiva 1