FINALES DEL S.XIX
El realismo
ROMANTICISMO
El paso de las luces al romanticismo
•
http://www.eldiario.es/politica/Orsay-destapa-oscuro-Romanticismoextrano_0_107439784.html
•
Lee el artículo
•
Basándonos en lo que dice, ¿Qué puedes decir del romanticismo?
•
¿Coincide con tus ideas previas?
•
¿Por qué se menciona la importancia de Goya?
•
¿Por qué se habla de romanticismo “negro”?
•
http://museoromanticismo.mcu.es/colecciones.html
Contexto de los romanticismos europeos
•
Espíritu liberal que lleva a la Revolución francesa y a la independencia de Estados
Unidos
•
Nacionalismos: formación de nuevos países
•
•
Unificación italiana (1840-1970)
Unificación alemana (1848-1871)
•
Gobiernos de restauración absolutista tras Napoleón
•
Por otro lado: revolución francesa de 1830
Mientras en España..
•
1797 se traduce Werther de Goethe y obras de Rousseau
•
Revoluciones liberales que llegan tarde (1808-1812)
•
Restauración del absolutismo que llega demasiado pronto (1814)
•
Vuelta de los liberales exiliados a su muerte en 1833
•
•
Triunfa el romanticismo
Procede del francés y del inglés
No es solo un estilo literario
•
Nueva conducta: impulsos emocionales
•
Rechaza el racionalismo
•
Exalta la LIBERTAD del individuo y el “yo”
•
Enaltece
Esencias nacionales
• Pasado histórico
• Lo exótico
• La Edad Media
• El regionalismo (español)
http://www.cervantesvirtual.com/obra/cuentos-de-la-alhambra--0/
•
Dos tendencias románticas
Tradicional
•
Tras la Restauración absolutista
•
Tradición
•
Religiosidad
•
Arcaizante: admirador de la Edad
Media
•
Nacionalista
•
Walter Scott, José Zorrilla
Liberal
•
Destrucción de dogmas morales,
políticos y estéticos
•
Individualismo
•
Mirada al pasado
•
Ansia de libertad
•
Lord Byron, Victor Hugo, Espronceda
Dos romanticismos
Donoso Cortés
Schlegel
‘los malditos románticos [. . .] adoran
una musa que no es más que un
fantasma asesino, se abandonan a un
pesimismo excesivo, se complacen en
la inmoralidad y se solazan escribiendo
incestos y desmanes’ (Aymes 1988)
“Romanticismo sublime, ‘traductor de
una noble preocupación espiritual y
admirador del periodo medieval en que
triunfaron una fe religiosa activa y el
espíritu caballeresco’” (Aymes 1988)
El costumbrismo
•
Mariano José de Larra (1809 – 1837)
•
http://www.cervantesvirtual.com/bib/bib_autor/larra/
•
(o Fígaro) (o el pobrecito hablador)
•
“Romanticismo militante y populista” (Iris M. Zavala)
•
•
•
•
Defensa del partido progresista
Ataque a la iglesia contrarrevolucionaria
Aspira a despertar a España al progreso
Artículo “Vuelva usted mañana”
http://bib.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/lrr/12923858
616709384876213/p0000001.htm#I_1_
-Mirad -le dije-, monsieur Sans-délai -que así se llamaba-; vos venís decidido a pasar quince
días, y a solventar en ellos vuestros asuntos.
-Ciertamente -me contestó-. Quince días, y es mucho. Mañana por la mañana buscamos un
genealogista para mis asuntos de familia; por la tarde revuelve sus libros, busca mis
ascendientes, y por la noche ya sé quién soy. En cuanto a mis reclamaciones, pasado
mañana las presento fundadas en los datos que aquél me dé, legalizadas en debida forma; y
como será una cosa clara y de justicia innegable (pues sólo en este caso haré valer mis
derechos), al tercer día se juzga el caso y soy dueño de lo mío. En cuanto a mis
especulaciones, en que pienso invertir mis caudales, al cuarto día ya habré presentado mis
proposiciones. Serán buenas o malas, y admitidas o desechadas en el acto, y son cinco días;
en el sexto, séptimo y octavo, veo lo que hay que ver en Madrid; descanso el noveno; el
décimo tomo mi asiento en la diligencia, si no me conviene estar más tiempo aquí, y me
vuelvo a mi casa; aún me sobran de los quince cinco días.
Al llegar aquí monsieur Sans-délai traté de reprimir una carcajada que me andaba retozando
ya hacía rato en el cuerpo, y si mi educación logró sofocar mi inoportuna jovialidad, no fue
bastante a impedir que se asomase a mis labios una suave sonrisa de asombro y de lástima
que sus planes ejecutivos me sacaban al rostro mal de mi grado.
-Permitidme, monsieur Sans-délai -le dije entre socarrón y formal-, permitidme que os
convide a comer para el día en que llevéis quince meses de estancia en Madrid.
•
¿Cuál es el tema?
•
¿Dónde se ve la crítica social?
Teatro
•
Se inspira en el siglo de Oro
•
Duque de Rivas: Don Álvaro o la fuerza del sino (1835)
•
•
http://www.youtube.com/watch?v=eGcYMi7gKrs
José Zorrilla: Don Juan Tenorio (1844)
•
http://www.youtube.com/watch?v=HFzqiLIcFtQ
Gustavo Adolfo Bécquer
•
http://www.cervantesvirtual.com/bib/bib_autor/becquer/
•
Sevilla 1836 – Madrid 1870
•
Tradición y revolución
•
Apoliticismo y literatura
•
Neorromanticismo
Las leyendas
•
http://www.vicentellop.com/TEXTOS/becquer-leyendas/leyendasbecquer.htm
•
http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/rimas-y-leyendas--0/html/
•
¿Qué elementos de los mencionados encontráis?
-Tengo... miedo -exclamó la joven con un acento profundamente conmovido.
-¡Miedo! ¿De qué?
-No sé..., de una cosa sobrenatural... Anoche, mirad, yo os había oído decir que teníais
empeño en que tocase el órgano en la misa, y, ufana con esta distinción, pensé arreglar sus
registros y templarle, al fin de que hoy os sorprendiese... Vine al coro... sola..., abrí la puerta
que conduce a la tribuna... En el reloj de la catedral sonaba en aquel momento una hora...,
no sé cuál... Pero las campanas eran tristísimas y muchas..., muchas...; estuvieron sonando
todo el tiempo que yo permanecí como clavada en el dintel, y aquel tiempo me pareció un
siglo.
La iglesia estaba desierta y obscura... Allá lejos, en el fondo, brillaba, como una estrella
perdida en el cielo de la noche, una luz moribunda... la luz de la lámpara que arde en el altar
mayor... A sus reflejos debilísimos, que sólo contribuían a hacer más visible todo el profundo
horror de las sombras, vi..., le vi, madre, no lo dudéis, vi un hombre que en silencio y vuelto
de espaldas hacia el sitio en que yo estaba recorría con una mano las teclas del órgano
mientras tocaba con la otra a sus registros... y el órgano sonaba, pero sonaba de una manera
indescriptible. Cada una de sus notas parecía un sollozo ahogado dentro del tubo de metal,
que vibraba con el aire comprimido en su hueco, y reproducía el tono sordo, casi
imperceptible, pero justo.
Y el reloj de la catedral continuaba dando la hora y el hombre aquél proseguía recorriendo
las teclas. Yo oía hasta su respiración.
El horror había helado la sangre de mis venas; sentía en mi cuerpo como un frío glacial, y en
mis sienes, fuego... Entonces quise gritar, pero no pude. El hombre aquél había vuelto la cara
y me había mirado...; digo mal, no me había mirado, porque era ciego... ¡Era mi padre!
-¿Quién eres tú? ¿Cuál es tu patria? ¿En dónde habitas? Yo vengo un día y otro en tu busca, y ni
veo el corcel que te trae a estos lugares, ni a los servidores que conducen tu litera. Rompe de una
vez el misterioso velo en que te envuelves como en una noche profunda. Yo te amo, y, noble o
villana, seré tuyo, tuyo siempre...
El sol había traspuesto la cumbre del monte; las sombras bajaban a grandes pasos por su falda;
la brisa gemía entre los álamos de la fuente, y la niebla, elevándose poco a poco de la superficie
del lago, comenzaba a envolver las rocas de su margen.
Sobre una de estas rocas, sobre una que parecía próxima a desplomarse en el fondo de las
aguas, en cuya superficie se retrataba, temblando, el primogénito de Almenar, de rodillas a los
pies de su misteriosa amante, procuraba en vano arrancarle el secreto de su existencia.
Ella era hermosa, hermosa y pálida como una estatua de alabastro. Uno de sus rizos caía sobre
sus hombros, deslizándose entre los pliegues del velo, como un rayo de sol que atraviesa las
nubes, y en el cerco de sus pestañas rubias brillaban sus pupilas, como dos esmeraldas sujetas
en una joya de oro.
Cuando el joven acabó de hablarle, sus labios se removieron como para pronunciar algunas
palabras; pero sólo exhalaron un suspiro, un suspiro débil, doliente, como el de la ligera onda
que empuja una brisa al morir entre los juncos.
-¡No me respondes! -exclamó Fernando al ver burlada su esperanza- ¿Querrás que dé crédito a lo
que de ti me han dicho? ¡Oh! No... Háblame; yo quiero saber si me amas; yo quiero saber si
puedo amarte, si eres una mujer...
-O un demonio... ¿Y si lo fuese?
Descargar

File