Basada en una historia real
Chelsea Patton-Lindsey
Hace mucho tiempo
en un pueblo
pequeñito vivía una
niña que se llamaba
Daniela. Daniela era
una niña especial.
A ella le encantaba
la naturaleza, los
animales, y las
plantas. A Daniela
siempre se le podía
encontrar en los
bosques, le hablaba a
los animales.
Su hermano, Mateo, no entendía por qué a Daniela le
encantaban los animales. Mateo cazaba pájaros, ardillas
y conejos por diversión. No le importaban los animales
como a su hermana.
Aunque Mateo no entendía a Daniela, su madre la
entendía perfectamente.
La mamá era cariñosa
y suave como su hija.
Además, ella era muy
bonita con pelo negro y
ojos amables. Daniela
amaba a su madre y a
menudo trabajaba junto
con su madre.
Un día, mientras
Daniela y su mamá
sacaban el agua del rio,
oyeron un ruido. El ruido
provino de un arbusto,
las hojas debajo del
arbusto parecían estar
vivas.
Mientras más acercaban, miraban un pequeño pájaro con un
ala rota. Daniela estaba muy triste y rogó a su Mamá que le
permitirá llevar la pajarita a la casa.
Mamá dijo que no, la pajarita moriría por la noche. Daniela
comenzó a llorar y finalmente, mamá le dio permiso para traer
la pajarita a la casa.
Daniela sostuvo la
pajarita en sus manos y
la llevó a la casa.
En la casa, Mateo dijo
que la pajarita moriría y
debería dársela a él para
que comiera en la cena.
Daniela lo ignoró e hizo
una cama de paja en una
caja para la pajarita. Ella
le dijo, a la pajarita, que
nada dañino le pasaría y
que la ayudaría a que el
dolor desapareciera
pronto.
Daniela se acurrucó cerca
de la caja y se durmió…
A la media noche, Daniela se despertó porque oyó un ruido.
La pajarita revoloteaba mucho en la caja. Ella abrió la caja, pero
la pajarita no podía volar o escapar. De repente, la pajarita
estaba quieta. Daniela trataba de despertarla, pero la pajarita
había muerto. El corazón de Daniela estaba roto.
Ella rogaba a Dios que
salvara a su pajarita
amada, derramaba su
alma en oración. Luego,
escuchó una voz muy
suave diciéndole que su
oración fue escuchada.
La pajarita se levantó y
se le sanó. Daniela
estaba muy feliz y
trataba de hablarle al
pájaro. Excepto, se le
fue la voz. Ella trataba de
hablarle otra vez, pero
su voz se escuchaba
silenciosa.
Aunque Daniela estaba triste, oyó los pensamientos de la
pajarita y esto la hizo sentir feliz. En ese momento, Mateo
entró al cuarto y le preguntó qué había pasado. Ella no podía
hablar, pero le mostraba la pajarita, que el ala se le había
sanado. Mateo dijo que él nunca cazaría otra vez a los
pájaros o a otros animales. Mateo despertó a su mamá y le
explicaba la condición de la pajarita y de Daniela.
Mamá estaba triste,
pero entendió que
Daniela querría esto
para la pajarita.
La historia de Daniela
se contó por todo el
pueblo. Por eso, nadie
del pueblo cazó pájaros
desde ese momento.
Para la gente, la canción
del pájaro significa el
amor, el sacrificio, y la
belleza.
Todas de las picturas y dibujos fueron por Google Images.
El Fin