El Árbol de la existencia de
Luzbel
Dan 2:22 El revela honduras y
secretos, conoce lo que ocultan las
tinieblas, y la luz mora junto a él.
Dan 2:23 A ti, Dios de mis padres, doy
yo gracias y alabo, porque me has
concedido sabiduría y fuerza; y ahora
me has dado a conocer lo que te
habíamos pedido, la cosa del rey nos
has dado a conocer.»
Dan 4:7 «En mi lecho, contemplaba las
visiones de mi cabeza: «Un árbol había en
el centro de la tierra, de altura muy grande.
Dan 4:8 El árbol creció, se hizo corpulento,
su altura llegaba hasta el cielo, su
expansión, hasta los confines de la tierra.
Dan 4:9 Era hermoso su ramaje,
abundante su fruto; había en él
comida para todos, a su sombra se
cobijaban las bestias del campo, en sus
ramas anidaban los pájaros del cielo, y
toda carne se alimentaba de él.
Dan 4:10 Yo contemplaba, en mi
lecho, las visiones de mi cabeza. En
esto, un Vigilante, un santo, bajaba del
cielo.
Dan 4:11 Con recia
voz gritaba así: “Abatid
el árbol, cortad sus
ramas, arrancad sus
hojas, tirad sus frutos;
váyanse las bestias de
debajo de él, y los
pájaros de sus ramas.
Dan 4:12 Pero dejad en
tierra tocón y raíces con
ataduras de hierro y bronce,
entre la hierba del campo.
Sea bañado del rocío del
cielo y comparta con las
bestias la hierba de la tierra.
Dan 4:13 Deje de ser su corazón de
hombre, désele un corazón de bestia y
pasen por él siete tiempos.
Dan 4:14 Es la sentencia dictada por
los Vigilantes, la cuestión decidida por
los Santos, para que sepa todo ser
viviente que el Altísimo domina sobre
el reino de los hombres: se lo da a
quien le place y exalta al más humilde
de los hombres.”»
Dan 4:15 «Tal es el sueño que he
tenido yo, el rey Nabucodonosor.
Tú, Beltsassar, dime su
interpretación, ya que ninguno de
los sabios de mi reino ha podido
darme a conocer su interpretación;
pero tú puedes, porque en ti reside
el espíritu de los dioses santos.»
Eze 28:2 Hijo de hombre, di al príncipe
de Tiro: Así dice el Señor Yahveh: ¡Oh!,
tu corazón se ha engreído y has dicho:
«Soy un dios, estoy sentado en un
trono divino, en el corazón de los
mares.» Tú que eres un hombre y no un
dios, equiparas tu corazón al corazón
de Dios.
Eze 28:2 Hijo de hombre, háblale
al príncipe de Tiro; le dirás esta
palabra de Yavé: ¡Eres muy
engreído, te consideras un dios en
su residencia divina, en medio de
los mares! ¿Te vas a hacer pasar
por Dios, tú que eres hombre y no
Dios?
Eze 28:3 Tú eres seguramente más sabio
que Daniel, y ningún misterio te quedó
grande.
Eze 28:4 Tienes inteligencia, has sabido
actuar y te ha llegado la riqueza: el oro y la
plata han repletado tus cofres.
Eze 28:5 Gracias a tu inteligencia, gracias a
tus negocios, ha aumentado tu riqueza y te
ha crecido el orgullo en la misma medida
que tu riqueza.
Eze 28:6 Por eso, esto dice Yavé al que
se hace pasar por Dios:
Eze 28:7 Enviaré contra ti a
extranjeros, los sepultureros de los
pueblos; su espada se medirá con tu
bella cultura, pisotearán tu gloria.
Eze 28:8 Te harán bajar a la tumba y
morirás allí, en el corazón de los
mares.
Eze 28:9 ¿Acaso dirás: "Yo soy
Dios" cuando vengan a matarte?
En manos del matador serás
hombre y no Dios.
Eze 28:10 Sufrirás la muerte de los
paganos, y por manos de
extranjeros, yo lo digo, palabra de
Yavé."
Eze 28:12 Hijo de hombre,
entona esta lamentación por el
rey de Tiro. Le dirás esta palabra
de Yavé:
Tú eras la obra maestra,
lleno de sabiduría, y de una
belleza perfecta.
Eze 28:13 Vivías en el Edén, en el
jardín de Dios,
sobre ti sólo había piedras
preciosas:
cornalina, topacio y diamante,
crisólito, ónix y jaspe,
zafiro, malaquita, esmeralda,
con aros, pendientes labrados en
oro,
desde el día en que fuiste creado.
Eze 28:14 Querubín protector de alas
desplegadas te había hecho yo,
estabas en el monte santo de Dios,
caminabas entre piedras de fuego.
Eze 28:15 Fuiste perfecto en su
conducta desde el día de tu creación,
hasta el día en que se halló en ti
iniquidad.
Eze 28:16 Por la amplitud de tu
comercio se ha llenado tu interior
de violencia, y has pecado. Y yo te
he degradado del monte de Dios, y
te he eliminado, querubín
protector, de en medio de las
piedras de fuego.
Eze 28:17 Tu corazón se ha pagado
de tu belleza, has corrompido tu
sabiduría por causa de tu
esplendor. Yo te he precipitado en
tierra, te he expuesto como
espectáculo a los reyes.
Eze 28:18 Por la multitud de tus
culpas por la inmoralidad de tu
comercio, has profanado tus
santuarios. Y yo he sacado de ti
mismo el fuego que te ha
devorado; te he reducido a ceniza
sobre la tierra, a los ojos de todos
los que te miraban.
Eze 28:19 Todos los pueblos que te
conocían están pasmados por ti.
Eres un objeto de espanto, y has
desaparecido para siempre.
Eze 28:20 La palabra de Yahveh me
fue dirigida en estos términos:
Isa 14:13 Tú que habías dicho en
tu corazón: «Al cielo voy a subir,
por encima de las estrellas de Dios
alzaré mi trono, y me sentaré en el
Monte de la Reunión, en el
extremo norte.
Isa 14:14 Subiré a las alturas del
nublado, me asemejaré al Altísimo.
Isa 14:15 ¡Ya!: al seol has sido precipitado, a lo
más hondo del pozo.»
Isa 14:16 Los que te ven, en ti se fijan; te miran
con atención: «¿Ese es aquél, el que hacía
estremecer la tierra, el que hacía temblar los
reinos,
Isa 14:17 el que puso el orbe como un desierto,
y asoló sus ciudades, el que a sus prisioneros no
abría la cárcel?»
Isa 14:18 Todos los reyes de las naciones, todos
ellos yacen con honor, cada uno en su morada.
Descargar

El Árbol de la existencia de luzbel