OVEJA
PERDIDA
MONEDA
PERDIDA
Lc 15, 1-32 En aquel tiempo,
solían acercarse a Jesús los
publicanos y los pecadores a
escucharle. Y los fariseos y los
escribas murmuraban entre
ellos: "Ése acoge a los
pecadores y come con ellos."
Jesús les dijo esta
parábola: "Si uno de
vosotros tiene cien ovejas
y se le pierde una, ¿no
deja las noventa y nueve
en el campo y va tras la
descarriada, hasta que la
encuentra?
Y, cuando la encuentra, se la carga
sobre los hombros, muy contento; y,
al llegar a casa, reúne a los amigos y
a los vecinos para decirles:
"¡Felicitadme!, he encontrado la oveja
que se me había perdido." Os digo
que así también habrá más alegría
en el cielo por un solo pecador que
se convierta que por noventa y nueve
justos que no necesitan convertirse.
Y si una mujer tiene
diez monedas y se le
pierde una, ¿no
enciende una lámpara y
barre la casa y busca
con cuidado, hasta que
la encuentra?
Y, cuando la encuentra,
reúne a las amigas y a las
vecinas
para
decirles:
¡Felicitadme!, he encontrado
la moneda que se me había
perdido." Os digo que la
misma alegría habrá entre los
ángeles de Dios por un solo
pecador que se convierta."
El evangelio de hoy va para los que
señalan los pecados de los demás
Si delante
del amor
inmenso de
Jesús no te
notas
pecador, no
sigas
leyendo
OVEJA
PERDIDA
MONEDA
PERDIDA
LA FE
PERDIDA
LA PAZ
PERDIDA
¿Cómo nos
podemos perder
LA FE Y LA
PAZ?
LOS PECADOS CAPITALES
-la soberbia -no soy pecador –
no me confieso
--la avaricia- yo tengo pocodoy poco;
-la lujuria -ante el apetito
sexual;
-la ira pérdida del control en la
dificultad;
-la gula -comida y bebida
-la envidia -no se alegra del
bien de los demás porque se ama
solo a sí mismo
-la pereza -del desgano por
obrar en el trabajo
¿Cómo
podemos
RECUPERAR
LA FE Y LA
PAZ?
LAS VIRTUDES CAPITALES
-la humildad -soy pecador –me
confieso a menudo
-la generosidad –tengo bastante
para poder ser muy generoso
-la castidad – controlar los
pensamientos y la mirada;
-la paciencia -sufrir con paz y
serenidad las adversidades
-la templanza –moderación en el
comportamiento, en palabras
–la caridad-desear y hacer el bien
del prójimo
-la diligencia-disponibilidad de
ánimo para obrar el bien
Cuando nos dejamos coger por
Dios, hay alegría en el cielo
La moneda
perdida
puede ser mi fe.
¿Soy
consciente que
la tengo que
buscarla y
pedirla cada
día?
El amor del
Pastor es un
amanecer sin
ocaso
Luminoso
como
el sol,
inmenso
como el
mar...
Jesús, ayúdanos a
aumentar siempre
nuestra fe siguiendo
los valores de Tu
Reino.
Descargar

Lectura Domingo XXIV - Calvariomarbella.com