MIGUEL ÁNGEL
CLARA IRANZO
INTRODUCCIÓN:
Al ser elegido como Papa, en 1513, un Medicis, Miguel Ángel
vuelve a Florencia. En 1516 León X le encarga la fachada de
la iglesia brunelleschiana de San Lorenzo, pero el contrato
fue revocado por el de una nueva sacristía en la que se
situarían las tumbas de Giuliano y Lorenzo de Medicis.
Cuando Lorenzo de Médicis el Joven murió en 1519, se
decidió usar la Nueva Sacristía de la Iglesia de San Lorenzo
de Florencia, como capilla funeraria de la generación joven de
la familia, de la misma forma que la Sacristía Vieja había sido
usada para la anterior generación (Lorenzo el Magnifico, y
Giuliano).
Fue ideada por el cardenal Julio de Médicis y el papa León X.
Miguel Ángel empezó a construirla en 1521, y en 1524 ya
había concluido la bóveda; sin embargo, la expulsión de los
Médicis en 1527 y el asedio de Florencia provocaron un
notable retraso en las obras. La partida definitiva de Miguel
Ángel de Florencia, en 1534, hizo que la obra quedara
incompleta: el artista logró terminar solamente dos de los
cuatro monumentos, la tumba de Lorenzo, duque de Urbino,
(muerto en 1519) y la tumba de Juliano de Médicis, duque de
Nemours, (muerto en 1516).
INICIO:
La composición se encuentra en la
Iglesia de San Lorenzo, Florencia y el material
predominante es el mármol de Carrara.
La primera idea de Miguel Ángel constaba de
levantar un monumento exento con 4 lados
idénticos en el centro de la capilla pero vacilaba
entre hacer un monumento exento y un sepulcro
adosado a la pared, pues quería continuar el
diseño de la Sacristía vieja de Brunelleschi.
Entre 1520 y 1524 se extrajeron las placas de
mármol para iniciar la construcción. Finalmente,
la tumba se integra a la capilla, mientras la luz
penetraba por el alto techo y baña los muros que
aparecen tallados. Se
Destacan las 4 estructuras alegóricas que
representan el día como a la noche, la aurora y el
crepúsculo, situadas en el
Sepulcro de Lorenzo, duque de Urbino, y en el de
Juliano, duque de Nemours.
COMPOSICIÓN:
Las estatuas resultan las dueñas del espacio, supeditando la
arquitectura y el espacio a ellas. Se ha identificado el orden de
la capilla con el universo: a bajo las almas difuntas, al medio la
arquitectura racional con su plano terrenal, y los lunetos y la
cúpula, la esfera celestial. La gradación de la luz acompaña
esta idea.
Pero la composición de las tumbas es también una alegoría del
tiempo y de los ríos del Hades, destino inexorable de la vida de
los mortales. Las figuras atléticas reclinadas sobre los
sarcófagos guardan los cuerpos perecederos de los duques ,
mientras la rupturas de las Lajas permiten salir a las almas de
los difuntos , no hay emblema ni epitafio que aluda a sus
nombres ni hazañas, indicando una intención mas idealizante
que celebrativa.
En la tumba de los Médici se pueden contemplar las líneas
platónicas sobre la inmoralidad del alma que caracterizaron a
muchas obras de Miguel Ángel. Las figuras de la exposición
yaciente son tomadas de modelos clásicos: son figuras más
esbeltas, de fornidos torsos que terminan en delicadas manos y
pies, y cabezas pequeñas. Cada figura tiene un eje curvilíneo
entorno al cual tiene un movimiento de rotación en espiral que
nos anticipa lo que luego será el movimiento artístico
Manierista.
CARACTERÍSTICAS:
1. Línea serpentinata: brazo Lorenzo.
2. Dominio de la anatomía: perfección de
los cuerpos.
3. Centro de la composición: Lorenzo
Médici
4. Arquitectura clásica: 3 hornacinas, las
laterales con un entablamento
rematado con un arco de medio punto.
5. Non finito: rostros de las esculturas no
terminadas.
6. Gran monumentalidad, realismo y
naturalismo.
7. Mausoleo: obra funeraria.
Descargar

Descarga