PASCUA
Semana 5ª
Domingo de
Ramos
Semana 1ª
Miércoles
de Ceniza
«Hemos conocido el amor que Dios
nos tiene y hemos creído en él» (1
Juan 4,16)
El texto de este ppt tiene como base el mensaje del Papa “ Creer en la Caridad suscita caridad
«He
conocido el
amor que
Dios me
tiene y he
creído en Él»
Sigue el
Camino
de la
Palabra
de Dios
•Como
MARIA
1. La FE como respuesta al
amor de Dios
Cuaresma es una ocasión propicia para meditar sobre la
relación entre fe y razón, entre creer en Dios, "el Dios de
Jesucristo", y el amor que es fruto de la acción del Espíritu
Santo.
la FE muestra a los
hombres que Dios nos ha
dado a su Hijo y suscita
la firme certeza de que
Dios es amor.
El AMOR es una luz -en el
fondo la única- que
ilumina constantemente
a un mundo oscuro
nos da la fuerza para vivir y
actuar y todo ello nos lleva
a comprender que la
principal actitud
característica de los
cristianos es precisamente
el amor fundado en la fe y
plasmado por ella
la FE es conocer la
Verdad y adherirse a
ella y la caridad
"caminar" en la
Verdad. Por ello nunca
se puede separar u
oponer fe y caridad y
menos hacer hincapié
en la prioridad de una
sobre otra.
La FE nos hace
acoger el
mandamiento de
Jesús (amaos unos
a otros como yo os
he amado): la
caridad nos da la
alegría y
satisfacción de
ponerlo en
práctica porque es
así como
demostramos vivir
unidos como
sarmientos a la Vid
que es Cristo.
La FE nos lleva a
reconocer los
dones que el Dios
bueno y generoso
nos encomienda;
la caridad hace
que fructifiquen
cuando
practicamos las
obras de
misericordia
(cf. Mt 25,14-30).
"No se puede dar prioridad a la fe y casi despreciar las obras de
caridad reduciéndolas a un humanitarismo genérico y tampoco se
puede sostener una supremacía exagerada de la caridad y de su
laboriosidad, pensando que las obras puedan sustituir a la fe. Para una
vida espiritual sana es necesario rehuir tanto el fideísmo como el
activismo moralista"
Como todo don de Dios, FE y caridad se atribuyen a la acción
del único Espíritu Santo, ese Espíritu que grita en nosotros
«¡Abbá, Padre!» y que nos hace decir: ¡Jesús es el Señor!
La relación entre estas dos virtudes es análoga a la que existe entre dos
sacramentos fundamentales de la Iglesia: el bautismo y la eucaristía.
El bautismo (sacramento de la FE) precede a la eucaristía (sacramento
de la caridad), pero está orientado a ella, que constituye la plenitud del
camino cristiano. Análogamente, la FE precede a la caridad, pero se
revela genuina sólo si culmina en ella. Todo parte de la humilde
aceptación de la FE («saber que Dios nos ama»), pero debe llegar a la
verdad de la caridad («saber amar a Dios y al prójimo»), que
permanece para siempre, como cumplimiento de todas las virtudes (1
Co 13,13).
NO reducir "caridad"
a la solidaridad o a la simple
ayuda humanitaria; la "mayor
obra de caridad es precisamente
la evangelización".
“Ninguna acción es más benéfica"
y, por tanto, caritativa hacia el
prójimo que hacerle partícipe de la
Buena Nueva del Evangelio,
introducirlo en la relación con
Dios”.
"La evangelización es la
promoción más alta e integral
del ser humano", una fe sin
obras "es como un árbol sin
frutos".
“He conocido el
amor que Dios me
tiene y CREO, VIVO
en Él y Él en mi”
Descargar

power point