¿Qué ves?
La historia desde el
punto de vista de un
niño
La lluvia me desperto
de mi sueño (dream).
Mi mamá dice que no
todos los sueños son
verdaderos. Pero en
mi sueño de esa
noche, 3 pájaros
(birds) de gigantes
alas llegaron a
nuestra bahia. Estos
pájaros eran muy
diferentes, porque
tienen dientes blancos
y grandes.
Salté de mi hamaca (hammock) y
caminé hasta la playa. Y ahí
encontré a los 3 pájaros de mi
sueños, pero estos pájaros eran
de verdad. Los observé toda la
noche. Y cuando salió el sol cada
canoa grande dió a luz (gave
birth) a muchas canoas pequeñas.
Le conté mi sueño a mi jefe y le
dije que era una advertencia
(warning).
Le supliqué:
- ¡No les de dé la bienvenida!
Pero el dijo:
-Eso es solo un mal sueño. No
eres más que un niño pequeño.
Todos los niños tienen malos
sueños.
En nuestro pueblo es tradición dar
la bienvenida a los extranjeros,
darles hoja de tabaco, darles
pimientos (peppers), intercambiar
regalos (gifts).
En las canoas viajaron criaturas extrañas. No eran
personas, porque ocultaron (to hide) sus cuerpos
bajo colores, como los loros (parrots). También
ocultaron los pies. Llevaron cabello en sus rostros
(face), como plantas. Eso me asustó mucho.
Nuestros personas
abandonaron la
protección de los
árboles. Yo lloré mucho
y dije:
- ¡No les den la
bienvenida, no los
llamen amigos!
-Debemos (we must)
comprobar que
realmente son
humanos. Entonces
tomé la mano de uno y
lo pellizqué (pinch).
Nuestro jefe
dijo:
-Mirar que
palidos (pale)
son. Nadie
que proceda
de la tierra
puede tener
ese color. No
hay duda que
son del cielo
Los regalos:
Nuestro jefe les dió lanzas
para que puedan pescar (to
fish) y no tengan hambre,
bolas de caucho (natural
rubber) para jugar, y loros.
Ellos nos dieron bolitas de
color sujetas por un hilo,
conchas vacías (empty
shells) con lenguas que
cantaban, y tejidos para la
cabeza.
Por un rato me olvidé de mi
sueño.
Nuestro jefe enrolló hojas de tabaco y fumarón.
Preparamos comida para celebrar y cocinamos
pimientos, boñatos (sweet potatoes), yuca y pescado
(fish) fresco.
Sus ojos eran grises y
azules como el mar. Miré
a los extranjeros a los
ojos y ellos no me
miraron. Los extranjeros
del cielo miraron y
tocaron nuestros
brazaletes de oro pero
no nuestra piel (skin).
Reían con la sonrisa de la
serpiete (snake).
Salté y lloré:
-¡No les den la
bienvenida!
Regresé
corriendo y rezé:
-¡Quiero que los
extranjeros
pálidos del cielo
se vayan lejos!
Mi cemí estaba
en silencio, el ya
me habló en mis
sueños.
Cuando regresé a la
fiesta, uno de los
extranjeros me dejó
tocar su afilado palo
de plata (sharp silver
stick). Lo sujeté (to
grab) fuerte y mostré
que no tengo miedo.
El palo me mordió (to
bite) con mucha
fuerza y mi mano lloró
sangre. Pero nadie
escuchó porque nadie
queria escuchar.
Nuestras personas
desearon (to wish)
todo lo que los
extranjeros regalaron.
Continuar con otro tiempo
verbal…
Descargar

Encuentros