DIVERSOS ENFOQUES RESPECTO A
LA ALFABETIZACIÓN INICIAL
Los últimos treinta años…
Los años “80”
En América Latina se tiene registro de los millones
de niños que abandonan prematuramente la
escuela primaria. Sin embargo, faltan datos acerca
del fracaso de los niños en su proceso de
alfabetización.
En estos años, abandono escolar-no alfabetización
no se ven vinculados entre sí.
Teoría del déficit
“Las dificultades y el fracaso escolar de los niños,
especialmente de sectores desfavorecidos, se intentan
explicar como consecuencia de carencias en el lenguaje,
tanto en el léxico –deficiencias en el vocabulario- como en
la sintaxis –utilización de estructuras gramaticales
relativamente simples o incorrectas”.
Se supone que las deficiencias lingüísticas se traducen en
dificultades cognitivas (en la formación de conceptos,
modos de razonamiento, etc.), y que estas originan el
fracaso escolar.
(Diccionario de Ciencias de la Educación, Buenos Aires, Santillana, 1983).
Las prácticas escolares
(predominantes) en los “80”
El aprestamiento
Ejercitación de diversos desempeños motrices,
visuales, auditivos… que se suponían previos a la
posibilidad de aprender a leer y escribir.
Ejercitación en prácticas no relacionadas con la
cultura escrita antes de iniciar la enseñanza de la
lectura y la escritura.
Las prácticas escolares
(predominantes) en los “80”

Presentación progresiva (y lenta) de los
grafemas -según un ordenamiento arbitrario de
dificultad- y en relación con los fonemas.

Consideración del “error” como indicador de la
deficiencia y la dificultad (es la época de auge de
dislexia y otras deficiencias)
Whole Language
(Lenguaje Integral)
Kenneth Goodman se manifiesta contra la
patologización del error y contra el entrenamiento en
habilidades y destrezas aisladas.
“(…)Trata[n] a la lectura como una identificación
secuencial de palabras”
K. Goodman, 1994
Lenguaje Integral

“…lo que los lectores o los oyentes comprenden
depende tanto de lo que ellos mismos aportan a
la transacción como de lo que el autor aportó a
su texto. […] La comprensión se verá influida
por el grado de capacidad que tenga el escritor
para construir el texto y el lector para
reconstruirlo y construir el significado. Pero el
significado no pasa del escritor al lector”
K. Goodman, 1994
Lenguaje Integral
“Los hechos auténticos de alfabetización tienen que
convertirse en el foco de la actividad diaria de la escuela”
Por ejemplo: firmar en un registro, rotular los materiales,
escribir recetas y menús, escribir prescripciones médicas,
registrar experiencias y experimentos, leer los carteles del
centro comercial, participar de muchas experiencias de
lectura y escritura y hablar sobre ellas, organizar un “centro
de publicaciones” para cada aula
El WL colaboró para que se introdujeran en el aula múltiples
situaciones de enseñanza que hoy resultan familiares
Lenguaje Integral

La atención a las unidades menores (la
segmentación del lenguaje en partes, incluidos
los fonemas) aparece en el contexto de las
mismas prácticas de lectura y escritura

“Los maestros del lenguaje integral tratan las
partes del lenguaje –letras, sonidos, frases,
oraciones– en forma integrada en el contexto
real de uso del lenguaje”, sin “obligar a los niños
a analizar el lenguaje como lo haría un lingüista”
Lenguaje Integral
Condiciones que favorecieron la difusión y
(relativa) inserción del Lenguaje Integral

Avances en el campo de la comunicación,
desarrollo de nuevas teorías de la lectura y la
escritura y de investigaciones históricas acerca
de ellas.

Gran desarrollo editorial de las publicaciones
dedicadas al público infantil
Lenguaje Integral
“Para darle sentido a la lengua escrita, la lectura se vale de
claves mínimas del texto (claves léxico-gramaticales,
semánticas, pragmáticas); valiéndose de ellas, los lectores
ponen en juego estrategias de predicción e inferencia,
predicen lo que los ojos verán”
K. Goodman, 2010
Lenguaje Integral

Tanto desde el punto de vista psicolingüístico como
sociolingüístico, el WL ha hecho una enorme contribución a
la despatologización del error, rompiendo el círculo que
naturaliza y legitima la relación pobreza-fracaso.

Las ideas del WL dejaron herencias innegables: el énfasis en
la lectura del adulto “tal como se hace en el hogar”, las
bibliotecas de aula y los libros verdaderos por sobre los
libros de texto, las prácticas lingüísticas entendidas como
un todo no directa ni fácilmente disociable en habilidades,
la ubicación del “error” en el plano del desarrollo en vez de
en el plano de la deficiencia o de la dificultad
Conciencia fonológica
La CF forma parte de los conocimientos
metalingüísticos y no se desarrolla al mismo
tiempo que se aprende a producir y percibir el
habla. En un sentido más específico, sería la
capacidad de ser consciente de las unidades en que
puede dividirse el habla: desde palabras que
componen las frases hasta las unidades más
pequeñas, los fonemas (conciencia fonémica)
Conciencia fonológica
Respecto a la adquisición de la lectura y la
escritura, una parte de quienes adhieren a la CF
consideran que la capacidad de aislar los sonidos es
una condición previa vinculada con el éxito en el
aprendizaje de la lectura y la escritura. Esta
consideración lleva al desarrollo de ejercicios de
entrenamiento.
Conciencia fonológica
El sonido del día: se elige un sonido y a lo largo del día se realizan
distintas actividades con él.
Se puede jugar a cambiar el primer sonido del nombre de cada chico
por el sonido del día (por ejemplo, si el sonido del día es l, en lugar
de María, se dice Laría). El maestro puede decir una lista de palabras
y los niños deben darse cuenta cuándo una de ellas comienza o
termina con el sonido del día. También pueden buscar en el aula
objetos cuyo nombre comience con ese sonido.
Cuando se introduce la escritura en estas situaciones, se puede pedir
a los niños que busquen en algún texto palabras que comiencen con
la letra que representa al sonido del día.
(Propuestas para el aula, EGB 1 – Lengua Segunda Serie – Ministerio de
Educación)
Conciencia fonológica
Los ejercicios de entrenamiento en CF (Delfior, 1996) son ejercicios de
análisis de la oralidad y se constituyen –para esta autora y otros – en
prerrequisitos para la alfabetización .
Algunos de los ejercicios de entrenamiento consisten en la
comparación de la duración acústica de las palabras, identificación de
la cantidad de palabras que contiene un enunciado dicho,
identificación de unidades dentro de las palabras escuchadas,
identificación de rimas orales, clasificación de palabras orales por sus
sonidos iniciales, conteo de sonidos en una palabra dada, sustitución
de
unidades, supresión de unidades, escritura “inventada”,
pronunciación lenta para separar entre sí unos sonidos de otros, entre
otros.
Conciencia fonológica
La relación entre reflexión fonológica y adquisición
de la lectura es objeto de debates internos, dentro
de la línea: o bien la CF precede a la adquisición de
la lengua escrita (precedencia que puede ser
definida de diversas formas: facilitar, correlacionar,
provocar…) o bien se reconoce alguna
reciprocidad en las relaciones entre CF y
adquisición de la lectura. El punto de inflexión
entre ambas posturas es la presencia de la
escritura.
Conciencia fonológica



La habilidad para analizar la estructura
fonológica de las palabras habladas facilitaría al
niño el descubrimiento del principio alfabético.
El contacto con la escritura alfabética provee
conocimientos explícitos acerca de la estructura
fonológica del lenguaje oral.
La conciencia fonológica y la lectura y la escritura
se desarrollen en forma recíproca.
Conciencia fonológica
“El estudio detallado de los mecanismos que permiten
identificar las palabras escritas. Aprender a leer es crear un
mecanismo capaz de identificar eficazmente todas las
palabras escritas que el lector conoce oralmente. El
procesamiento de la frase es totalmente automático.
Aprender a leer en un sistema alfabético hace intervenir una
dosis considerable de metafonología.
La operación de puesta en relación de unidades ortográficas
y su correspondiente fonológico no ocurre espontáneamente,
exige una enseñanza organizada; y un porcentaje importante
de niños encuentra dificultades para desarrollarla y, por
consiguiente, para aprender a leer” (Jesús Alegría, 2010)
Conciencia fonológica
Aprender a leer en un sistema alfabético exige la
conciencia fonémica y al mismo tiempo la suscita,
pero el niño necesita un “empujoncito” en esta
empresa (y en algunos casos puede llegar a ser
algo más que un simple empujoncito).
Conciencia fonológica
“El método fónico ha sido reformulado en términos
psicolingüísticos en el marco de las investigaciones en CF.
Desde esta perspectiva, se plantea que si los niños
desarrollan CF, pueden inferir las correspondencias letrassonidos, por lo que no es necesaria la enseñanza sistemática
de las correspondencias, como sostiene el método fónico.
De ahí que el planteo de la conciencia fonológica resulta
superador del método fónico y no puede confundirse con él.
(De Mier, Sánchez Abchi, Borzone, 2009)
Como se ve, ni siquiera en esta teoría, se sostiene hoy la
necesidad de enseñar letra a letra.
Conciencia fonológica
Desde la CF, se da cuenta de los procesos de
escritura en las etapas tempranas del aprendizaje.
Berninger distingue, dentro del proceso de
“textualización”, dos subprocesos: “de generación
textual –que supone la transformación de ideas en
lenguaje– y de transcripción que integra los
procesos de nivel inferior. En la transcripción se
involucran habilidades de codificación ortográfica y
habilidades grafo-motoras para el trazado de las
letras.
Conciencia fonológica
“En los primeros grados, la textualización no
depende solo de la coordinación de las habilidades
lingüísticas y ortográficas, sino también del grado
de automatización de dicha coordinación”
(Sánchez Abchi y otros, 2007)
Conciencia fonológica
Las habilidades llamadas de nivel inferior se atienden
simultáneamente con las denominadas de nivel superior,
por medio de intervenciones que se clasifican del siguiente
modo: actividades de CF –juegos y actividades con rimas,
búsqueda de palabras que comparten sonidos, el
reconocimiento de “sonidos intrusos”, etc.–, de trazado –
cuadernillos para agilizar las habilidades motoras a partir de
actividades de completamiento de dibujos, de resolución de
laberintos y de trazado de letras–, de escritura de palabras –
en el contexto de las actividades de producción textual–; en
la composición o nivel superior, actividades de producción
de textos desde el comienzo de primer grado, desde la
situación de “escriben lo que decimos” hasta la situación
de escritura independiente.
CF – WL y otros
La idea de (cómo) atender a las unidades menores (palabras y fonemas) en el
proceso de enseñanza, parece ser el centro de la discusión.
¿Se atiende a las unidades menores en un paradigma de
“instrucción directa” sobre las correspondencias “fonemagrafema”, como si las relaciones entre unidades fuesen
transparentes y producto de la mera mostración del adulto?
¿Se atiende a las unidades menores en el contexto de las
prácticas y su comprensión por parte de los niños resulta de
procesos de reflexión progresiva del alumno, a través de
transitar situaciones propuestas por el docente con
intervenciones específicas para propiciarla? En la literatura
sobre alfabetización, muchos críticos no consideran“
enseñanza a esta segunda postura.
Las propuestas de alfabetización
desde una perspectiva psicogenética
(Contra la reducción de la lengua escrita a un código
de correspondencias) no todas las letras corresponden
a fonemas y mucho menos a unidades aislables en la
emisión
En la investigación de Ferreiro, Teberovsky y otros, se
concibe la escritura como un sistema de marcas social
y culturalmente construido que el niño requiere
reconstruir. La historia de la escritura en la que se
apoya Ferreiro no es lineal y no está desprovista de
condicionantes materiales, de desigualdades, de
conflictos de poder.
… desde una perspectiva
psicogenética
En la investigación de Ferreiro, Teberovsky y otros
(1981) , se concibe la escritura como un sistema de
marcas social y culturalmente construido que el
niño requiere reconstruir. La historia de la
escritura en la que se apoya Ferreiro no es lineal y
no está desprovista de condicionantes materiales,
de desigualdades, de conflictos de poder.
… desde una perspectiva
psicogenética
No es posible suponer que el niño solo puede ser
‘entrenado’ y es incapaz de descubrir por sí
mismo” el modo de funcionamiento del sistema de
escritura en el marco de las prácticas y la
prevalencia del sentido de lo escrito.
Es necesario advertir la capacidad del niño “por
comprender la escritura a través de sus esfuerzos
por producir escritura” (Ferreiro, 2004)
… desde una perspectiva
psicogenética
“La escritura no es un producto escolar, sino un
objeto cultural resultado del esfuerzo colectivo de
la humanidad”, objeto que se interpreta y se
produce desde antes de la escolarización ya que
“el aprendizaje escolar se inserta (aunque no lo
sepa) en un sistema de concepciones previamente
elaboradas, y no puede ser reducido a un conjunto
de técnicas perceptivo-motrices.”
… desde una perspectiva
psicogenética
“Cuando uno trata de entender lo que hacen los
niños que están aprendiendo la lengua escrita, los
errores que producen o la manera como se acercan
a la escritura, uno no puede sino admitir que la
lengua escrita es mucho más que la reproducción
de la lengua oral.” (Celia Zamudio, 2010)
… desde una perspectiva
psicogenética
“Participar en la cultura escrita supone apropiarse de
una tradición de lectura y escritura, supone asumir
una herencia cultural que involucra el ejercicio de
diversas operaciones con los textos y la puesta en
acción de conocimientos sobre las relaciones entre los
textos; entre ellos y sus autores; entre los autores
mismos; los textos y su contexto…” (Lerner, 2001).
… desde una perspectiva
psicogenética
Resultó necesario reformular el objeto de
enseñanza y considerar la necesidad de enseñar las
prácticas sociales del lenguaje, algo mucho más
complejo y amplio que la lengua contenida en tales
prácticas, porque se “apunta a las dimensiones
particulares del funcionamiento del lenguaje en
relación con las prácticas sociales en general, dado
que el lenguaje tiene una función de mediación
respecto de estas últimas” (Lerner, 2001).
… desde una perspectiva
psicogenética
El niño adquirió la lengua oral en situaciones de comunicación
efectiva, en tanto instrumento de interacciones sociales.
Sabe para qué sirve comprender la escritura debe objetivar la
lengua, la comunicación lingüística. Pero al tratar de o sea,
convertirla en objeto de reflexión: descubrir que tiene partes
ordenables, permutables, clasificables; descubrir que las
semejanzas y diferencias en el significante no son paralelas a
las semejanzas y diferencias en el significado, descubrir que
hay múltiples maneras de “decir lo mismo”, tanto al hablar
como al escribir; construir un “meta-lenguaje” para hablar
sobre el lenguaje, convertido ahora en objeto. Las diferencias
en los modos de habla permiten de inmediato plantear el
interés de pensar sobre el lenguaje, porque las diferencias
ponen de relieve una problemática que las semejanzas
ocultan” (Ferreiro, 1994).
… desde una perspectiva
psicogenética
Lo que estamos proponiendo, para el aprendiz que es
hablante de una lengua con una representación alfabética
de la misma, es un proceso dialéctico a múltiples niveles
donde, para empezar, el objeto lengua no está dado.
Ese objeto debe ser construido en un proceso de
objetivación, proceso en el cual la escritura provee el punto
de apoyo para la reflexión.
Tampoco las unidades de análisis están dadas; ellas se
redefinen
continuamente,
hasta
corresponder
(aproximadamente) con las que define el sistema de
representación.
Descargar

Diversos enfoques respecto a la alfabetización inicial - CIIE-R10