Por Benjamín Feliz
EL MINISTRO Y SU TRABAJO
El Ministro y Su Trabajo
 Noventa por ciento de los pastores
trabajan más de cuarenta y seis horas a la
semana.
 Setenta y cinco por ciento informa que han
tenido una crisis de importancia
relacionada con el estrés, por lo menos
una vez durante su ministerio.
El Ministro y Su Trabajo
 Cuarenta por ciento informa haber tenido
un conflicto serio con un miembro de su
iglesia, por lo menos una vez cada mes
 Diecinueve por ciento de los pastores
afirma que han sido forzados a dejar el
ministerio al menos en una ocasión; otro
seis por ciento dice que los han despedido
de alguna posición ministerial'.
El Ministro y Su Trabajo
 El pastor típico causa su mayor impacto
con su ministerio en los años quinto a
decimocuarto de su pastorado;
lamentablemente, el pastor promedio solo
dura cinco años en una iglesia.
 Ochenta y seis por ciento de los pastores
dicen que escogerían el ministerio como
carrera si lo tuvieran que volver a hacer.
El Ministro y Su Trabajo
 Ochenta y siete por ciento de los pastores
dicen que escogieron el ministerio como
carrera porque sentían fuertemente el
llamado de Dios’.
 Los pastores que trabajan menos de
cincuenta horas a la semana tienen treinta
y cinco por ciento más de posibilidades de
que los despidan.
El Ministro y Su Trabajo
 Las dos terceras partes de los pastores
informan que su congregación pasó por algún
conflicto durante los dos últimos años; más
de veinte por ciento de esos conflictos eran
tan importantes, que hubo miembros que se
fueron de la congregación’
 Las personas que asisten a las iglesias
esperan de su pastor que realice un promedio
de dieciséis tareas de importancia. (llenar las
expectativas de la gente).
“Procura con diligencia, presentarte a Dios
APROBADO, como obrero que no tiene de
que avergonzarse, que traza bien la
palabra de verdad.”
EL MINISTRO Y SU
PREPARACIÓN
EL Ministro Y Su Preparación
 Procura con diligencia, presentarte a Dios
APROBADO, como obrero que no tiene de
que avergonzarse, que traza bien la palabra
de verdad.
EL Ministro Y Su Preparación
 Treinta y uno por ciento de los pastores
señalan que en la preparación que
recibieron en el seminario o el colegio
bíblico universitario no les enseñaron nada
sobre el manejo de conflictos.
EL Ministro Y Su Preparación

 Cincuenta por ciento se siente incapaz de
satisfacer las necesidades de su labor.
 Noventa por ciento se siente que no está
preparado adecuadamente para
enfrentarse a las exigencias del ministerio.
EL MINISTRO Y SU VIDA PERSONAL
El Ministro y Su Vida Personal
 Cuarenta y cinco por ciento de los pastores
dicen que han pasado por la depresión o el
agotamiento nervioso hasta el punto de
necesitar ausentarse por un tiempo del
ministerio’.
 Setenta por ciento de los pastores dicen
que en estos momentos se estiman menos
a sí mismos que cuando comenzaron en el
ministerio
El Ministro y Su Vida Personal
 Cincuenta y siete por ciento de los pastores
carecen de una rutina de ejercicios
programada y llevada a cabo de manera
regular.
 Las ocho cosas que más estrés les causan a
los pastores, ordenadas al azar, son: el
tiempo, las limitaciones, el aislamiento, los
conflictos, la movilidad, la vida en la casa
pastoral, la preocupación por sus hijos y su
cónyuge, y la dinámica de su familia'.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cincuenta y cinco por ciento de los
pastores dicen que su trabajo durante las
noches y los fines de semana le pone
presión a su familia’.
 Sesenta por ciento de los pastores dicen
que «nunca han dudado de su llamado»;
setenta por ciento dicen que nunca han
pensado seriamente en abandonar el
ministerio.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cincuenta y seis por ciento de los pastores
tienen la costumbre de tomarse un día
libre cada semana; veintiuno por ciento
dicen que nunca tienen un día libre’.
 Sesenta y tres por ciento de los pastores
indican que no tienen suficiente tiempo de
vacaciones al año’
El Ministro y Su Vida Personal
 Ochenta y seis por ciento de los pastores
dicen que su relación con Dios tiene la
mayor de las prioridades en su vida.
 Cincuenta y cinco por ciento de los
pastores indican que son miembros de un
pequeño grupo que les da apoyo y les
exige responsabilidad.
El Ministro y Su Vida Personal
 Treinta y dos por ciento de los pastores
dicen que la lectura es la actividad que les
proporciona una renovación constante en
su espíritu; treinta y uno por ciento dicen
que la renovación les viene cuando están
solos’.
 Cincuenta por ciento de los pastores dicen
que irían a buscar a otro pastor si sintieran
necesidad de consejería personal.
El Ministro y Su Vida Personal
 Veinte coma cinco por ciento dicen que no
acudirían a nadie.
 Setenta por ciento no tienen nadie a quien
consideren amigo intimo'.
Quien no gobierna bien su casa, como
podrá gobernar la Iglesia de Dios?
EL MINISTRO Y SU FAMILIA
EL Ministro y Su Familia
 Doce por ciento de los pastores dicen que
su familia es la que tiene la mayor
prioridad.
 Ochenta por ciento cree que el ministerio
pastoral afecta de forma negativa a su
familia.
 Treinta y tres por ciento dice que estar en
el ministerio constituye un claro peligro
para su familia.
El Ministro y Su Vida Personal
 Veinticinco por ciento de las esposas de
pastores ven en el calendario de trabajo de
su esposo una fuente de conflictos’.
 Trece por ciento de los pastores han sido
divorciados.
 Los que están en el ministerio tienen las
mismas probabilidades de que su
matrimonio termine en divorcio, que los
demás miembros de las iglesias.
El Ministro y Su Vida Personal
 El clero se halla en segundo lugar en
cuanto a proporción de divorcios entre
todas las profesiones.
 Veinticuatro por ciento de los pastores han
recibido consejería matrimonial.
 Ochenta por ciento de los pastores dicen
que no es suficiente el tiempo que pasan
con su cónyuge'.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cuarenta y ocho por ciento de los pastores
piensan que estar en el ministerio es
peligroso para el bienestar de su familias.
 Cincuenta y ocho por ciento de los pastores
afirman que su esposa trabaja por horas o a
tiempo completo fuera del hogar porque la
familia necesita esos ingresos; 34,5% dicen
que su esposa no trabaja en nada fuera del
hogar'.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cincuenta y seis por ciento de las esposas
de pastor dicen que no tienen amigas
íntimas.
 Veintiuno por ciento de las esposas de
pastor quieren menos intromisiones en su
vida privada.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cuarenta y cinco por ciento de las esposas de
pastor dicen que el peligro mayor para ellas y
para su familia es el agotamiento físico,
emocional, mental y espiritual.
 Treinta y ocho por ciento de las esposas de
pastor dicen que la mayor frustración en el
ministerio es el manejo del tiempo.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cincuenta y tres por ciento de las esposas
de pastor dicen que tienen dificultades con
la educación de sus hijos.
 Treinta y cinco por ciento de los pastores
dicen que el caminar de sus hijos con Dios
es su mayor preocupación en cuanto a su
familia.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cincuenta y dos por ciento de los pastores
dicen que se toman fielmente por lo menos
un día entero libre cada semana para pasarlo
con su familia.
 Cincuenta y dos por ciento de los pastores
dicen que tanto ellos como sus esposas creen
que el hecho de estar en el ministerio pastoral
es un peligro para el bienestar y la salud de su
familia.
El Ministro y Su Vida Personal
 Sesenta y siete por ciento de los pastores
creen que a sus hijos les encanta -la mayor
parte del tiempo, o todo el tiempo- el
hecho de formar parte de una familia
ministerial.
El Ministro y Su Vida Personal
 Sesenta y uno por ciento de los pastores
dicen que comenzarían a buscar otra
profesión si supieran que su pastorado
actual le está haciendo daño a su familia:
16,5% afirman que renunciarían de
inmediato'.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cuarenta y uno por ciento de los pastores
dicen que el momento de mayor tensión
en el hogar es la noche".
 Sesenta y seis por ciento de tos pastores y
de sus familias sienten la presión de tratar
de ser e! modelo de familia ideal ante su
congregación y su comunidad.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cincuenta y dos por ciento de los pastores
pasan tiempo libre alejados de sus deberes
pastorales para realizar actividades con su
familia; veintiuno por ciento pasan el
tiempo en sus aficiones o en tareas físicas’.
 Noventa y dos por ciento de los miembros
de las iglesias dicen que su pastor se tomó
unas vacaciones el año pasado'.
El Ministro y Su Vida Personal
 Cuarenta y nueve por ciento de los
pastores dicen que su medio favorito de
relajamiento, escape y liberación -de
cuidar de sí mismos- es la realización de
actividades de descanso como leer, ver
televisión, ver películas o escuchar música;
veintiuno por ciento buscan su escape en
actividades como los ejercicios o los
deportes'.
El Ministro y Su Vida Personal
 Noventa y uno por ciento de los pastores
se sienten muy satisfechos de estar en el
ministerio; el setenta y cinco por ciento
dicen que quieren permanecer en él.
 Treinta y dos por ciento de los pastores
dicen que lo primero que ponen en su
calendario cada semana son las citas, y
cerca de veintiocho por ciento dicen que
son las reuniones.
El Ministro y Su Vida Personal
 Solo trece por ciento dicen que lo primero
que programan son sus momentos de
familia'.
 Así dividen los pastores su tiempo de
trabajo:
14 horas planificando y asistiendo a
reuniones y cultos;
13 horas en estudio y preparación para
enseñar y predicar;
9 horas de cuidado pastoral, consejería y
mediación de conflictos
El Ministro y Su Vida Personal
Continúa
 6 horas dedicadas al desarrollo espiritual
de su persona y
9 horas para tareas diversas.
Esto solo dejaría 4 horas para la
planificación alargo plazo, el desarrollo de
los líderes y la evangelización'.
El Ministro y Su Vida Personal
 Lo típico es que tos pastores comiencen su
día de trabajo a las ocho de la mañana yb
terminen a las seis y media de la tarde
durante seis días a la semana’.
 Cuarenta por ciento de los pastores dicen
que trabajan más horas por semana en
estos momentos, que hace cinco años.
Ten Cuidado de ti mismo
EL MINISTRO Y SU VIDA SEXUAL
EL Ministro y Su Vida Sexual
 Veinte por ciento de los pastores dicen que
ven pornografía por lo menos una vez al
mes.
 Cuarenta y nueve por ciento de los
pastores dicen que pasan menos de cinco
horas por semana en la Internet. Cerca del
treinta por ciento pasan entre cinco y diez
horas por semana.
EL Ministro y Su Vida Sexual
 Veinte por ciento de los pastores admiten
haber tenido alguna aventura amorosa
estando en el ministerio’.
 Doce por ciento de los pastores dicen que,
estando en el ministerio, han tenido
relaciones sexuales con alguien que no era
su cónyuge..
EL Ministro y Su Vida Sexual
 Cincuenta y uno por ciento de los pastores
dicen que la pornografía de la Internet es
una posible tentación para ellos; treinta y
siete por ciento admiten que están
luchando con ella en el presente.
EL Ministro y Su Vida Sexual
 Treinta y tres por ciento de los ministros y
treinta y seis por ciento de los laicos han
visitado un portal sexualmente explícito en la
Internet; de ese número, el cincuenta y tres
por ciento de los ministros y el cuarenta y
cuatro por ciento de los laicos dicen haber
visitado estos portales varias veces en el
pasado año.
EL Ministro y Su Vida Sexual
Continúa
 Un total del dieciocho por ciento de los
ministros que respondieron dicen visitar esos
portales entre un par de veces al mes y más
de una vez por semana'.
EL Ministro y Su Vida Sexual
 Según la División de Ministerio Pastoral de
Enfoque a la Familia, cerca de veinte por
ciento de las llamadas que se reciben al mes
en su línea de atención a los pastores tienen
que ver con una conducta sexual incorrecta y
con la pornografía.
 Treinta y tres por ciento de los pastores
confiesan haber tenido una conducta sexual
inadecuada con alguien de la iglesia.
EL MINISTRO Y EL DINERO
El ministro y el dinero
 Los pastores administran las iglesias de la
misma manera que administran sus
presupuestos familiares
 Transparencia total en el manejo de los
fondos de la iglesia
 Relación profesional con el comité de
finanzas de la Iglesia
 Selección objetiva de un tesorero (no relación
familiar)
El ministro y el dinero
 Control de desembolsos de los fondos de la
Iglesia
 Preparación y manejo del presupuesto
 Control de las deudas personales y las de la
Iglesia.
EL Líder Siervo
 Pero mi SIERVO caleb por cuanto hubo en el
OTRO ESPIRITU, y decidió ir EN POS DE MI,
yo le meteré en la tierra que entro, y su
descendencia la tendrá en posesión.
(Números 14.24) RV
El Líder Siervo
 En cambio mi siervo Caleb, que ha mostrado
una actitud diferente y me ha sido fiel, le daré
posesión de la tierra que exploro y su
descendencia la heredara. Num. 14.24 NVI
I
Siervo (humildad)
 “Dios creo al mundo de la nada y mientras
seamos nada, Dios puede hacer algo con
nosotros”.
Martín Lutero
Humildad
 Dios resiste a los soberbios y da gracia a los
humildes.
Santiago 4:6
Humildad
 “Humíllense bajo la poderosa mano de Dios
para que El los exalte a su debido tiempo”
1 Pedro 5:6 NVI
Acciones de un Verdadero Siervo
1 Siempre esta disponible y atento a las
necesidades de otro.
“Ninguno que milita se enreda en los negocios
de la vida a fin de agradar a aquel que lo
llamo por soldado”
(2 Tim. 2:4).
Si un siervo no sirve, no sirve!
Acciones de un Verdadero
Siervo.
2
Cumple sus tareas prescindiendo del tamaño.
“Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para los
hombres” (Colosenses 3:23).
En el Reino de Dios no hay tareas grandes o pequeñas.
Jesús se especializo en hacer tareas humillantes que
otros evadían: Lavar los pies, ayudar niños, servir
leprosos.
Acciones de un Verdadero Siervo
3
Mantienen un Bajo Perfil
No se promueven así mismo, ni llaman la
atención. No se anuncian.
Mateo 6:1-8
II Diferente/ Otra Actitud
Hubo en el otro espíritu/ Una actitud diferente
Ser diferente tiene un costo
 Daniel: el foso de los leones
 Juan: La cabeza/ Decapitado
 Jesús: La Cruz
 Caleb: Amenaza de ser apedreado
II Diferente/ Otra Actitud
Los Lideres Siervos Hablan Diferente:
Los Diez
Caleb
El pueblo es mas fuerte
Que nosotros.
Los comeremos
como pan.
Éramos como langosta
(saltamontes)
Con nosotros esta
Jehová.
II Diferente/ Otra Actitud
 Los Diez
Caleb
En la Tierra hay
La tierra es buena
Gigantes.
en gran manera
Traga sus moradores
No tienen amparo
de Dios
III
Fidelidad/ Lealtad
 “Me ha sido fiel” “ha ido en pos de mi”
Al final de nuestra vida ministerial el único titulo
por el cual se nos va a llamar siervo.
Bien buen siervo y fiel.-
III
Fidelidad/ Lealtad
Se necesita fidelidad para:
Predicar en medio de:
 Oposición y adversidad
 Amenaza de muerte
 Ir en contra de la corriente
IV Los Siervos terminan Bien
A los 85 años:
 Todavía estoy tan fuerte como 40 años atrás
 Dame ese monte
 Dios estará conmigo
 Echare los gigantes
Descargar

El Ministro y Su Trabajo