El que gana almas
Es sabio.
1. La esfera de su
influencia
a) Tras la oveja perdida
Lucas 15:1-7
B) No somos de este mundo
No somos de este mundo
14Yo
les he dado tu palabra; y el
mundo los aborreció, porque no
son del mundo, como tampoco yo
soy del mundo. 15No ruego que los
quites del mundo, sino que los
guardes del mal. 16No son del
mundo, como tampoco yo soy del
mundo. 17Santifícalos en tu verdad;
tu palabra es verdad. 18Como tú me
enviaste al mundo, así yo los he
enviado al mundo. Jn. 17:14-18
2. La Sal de la Tierra
Vosotros sois la sal de la
tierra; pero si la sal se
desvaneciere, ¿con qué
será salada? No sirve más
para nada, sino para ser
echada fuera y hollada
por los hombres.
Mt. 5:13-16
3. La luz del mundo
Vosotros sois la luz del mundo;
una ciudad asentada sobre un
monte no se puede esconder. Ni
se enciende una luz y se pone
debajo de un almud, sino sobre
el candelero, y alumbra a todos
los que están en casa. Así
alumbre vuestra luz delante de
los hombres, para que vean
vuestras buenas obras, y
glorifiquen a vuestro Padre que
está en los cielos.
Mt. 5:14-16
¿Cuando ocultamos nuestra luz?
(1) Al no fijarnos en las necesidades de los demás
(2) Al dejar que el pecado empañe nuestra luz
(3) Al callar cuando debiéramos hablar.
(4)Al no dar a conocer nuestra luz a otros.
(5) Al hacer lo que todos hacen.
(6) Al negar la luz.
4. La Gran Comisión.
Por tanto, id, y haced
discípulos a todas las
naciones, bautizándolos en el
nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo;
enseñándoles que guarden
todas las cosas que os he
mandado; y he aquí yo estoy
con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo. Amén.
(Mateo 28:19-20)
5. Estamos llamados a compartir
de Cristo con el mundo.
9Mas
vosotros sois linaje escogido,
real sacerdocio, nación santa, pueblo
adquirido por Dios, para que
anunciéis las virtudes de aquel que
os llamó de las tinieblas a su luz
admirable; 10vosotros que en otro
tiempo no erais pueblo, pero que
ahora sois pueblo de Dios; que en
otro tiempo no habíais alcanzado
misericordia, pero ahora habéis
alcanzado misericordia.
I de
Pedro 2:9-10
6. Somos embajadores de Cristo
Y todo esto proviene de Dios, quien nos
reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos
dio el ministerio de la reconciliación;
19que Dios estaba en Cristo reconciliando
consigo al mundo, no tomándoles en
cuenta a los hombres sus pecados, y nos
encargó a nosotros la palabra de la
reconciliación. 20Así que, somos
embajadores en nombre de Cristo, como
si Dios rogase por medio de nosotros; os
rogamos en nombre de Cristo:
Reconciliaos con Dios.
II de Co. 5:18-20
13Pero
ahora en Cristo Jesús, vosotros que en
otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos
cercanos por la sangre de Cristo. 14Porque él es
nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno,
derribando la pared intermedia de separación,
15aboliendo en su carne las enemistades, la ley
de los mandamientos expresados en
ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos
un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, 16y
mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos
en un solo cuerpo, matando en ella las
enemistades.
17Y
vino y anunció las buenas
nuevas de paz a vosotros que
estabais lejos, y a los que estaban
cerca; 18porque por medio de él los
unos y los otros tenemos entrada
por un mismo Espíritu al Padre.
19Así que ya no sois extranjeros ni
advenedizos, sino conciudadanos
de los santos, y miembros de la
familia de Dios, Efesios 2.13–19
Descargar

El que gana almas es sabio primera parte