Por
Melquisedec y
por Lisbet
Rey de Salem
CLASE 664 EL AVENTADOR
Melquisedec y el Arcángel Miguel nos enseñan que el aventador es Dios mismo que sopla la paja y deja el
templo bien limpiecito, no parara de soplar hasta no sacer el ultimo insensato de entre nosotros. Nuestra Madre
nos explica que Jesús siempre hablo en parábolas para los que tienen oído para oír, oigan y los que pueden
reconocer su voz lo entiendan. Si tu oído es dócil, significa que es fácil educarte y obedeces. Los que son
humildes se dejan ceñir con esta palabra del evangelio eterno.
Veamos quiénes tienen ese oído para oír y quiénes no lo tienen. Mateo 13:3-9 “Y les habló muchas cosas por
parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó
junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra;
y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz,
se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena
tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.”
¿Por qué dice, el que tiene oídos para oír, oiga? Porque esto es solo para los que escuchan bien los detalles. Y
para escuchar bien los detalles tú tienes que estar totalmente descontaminado de toda carne y espíritu. Cuando tú
andas en la luz, tú oyes clarito.
Veamos el propósito de esa parábola en Mateo 13:16-23 “Mas bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y
vuestros oídos, porque oyen. Nosotros somos los bienaventurados porque vemos y oímos”. ¿Por qué
ustedes sí ven y ellos no? Porque por andar en la oscuridad, no pueden ver esta gloria tan maravillosa en la que
estamos nosotros. “Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo
vieron: y oír lo que oís, y no lo oyeron.” Ellos hablaban de este momento, pero a ellos no se les dio verlo ni
oírlo. Por eso es que nosotros somos bienaventurados grandemente. “Oíd, pues, vosotros la parábola del que
siembra: Oyendo cualquiera la palabra del reino, y no entendiéndola, viene el malo, y arrebata lo que fue
sembrado en su corazón: éste es el que fue sembrado junto al camino. Y el que fue sembrado en
pedregales, éste es el que oye la palabra, y luego la recibe con gozo. Mas no tiene raíz en sí, antes es
temporal que venida la aflicción o la persecución por la palabra, luego se ofende. Y el que fue sembrado en
espinas, éste es el que oye la palabra; pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas, ahogan la
palabra, y se hace infructuosa. Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la
palabra, y el que lleva fruto: y lleva uno á ciento, y otro a sesenta, y otro a treinta.” Hemos visto pasar por
aquí esos tipos de terrenos. Todos tienen que pasar por aquí, porque el reino es aquí. Y nosotros somos el terreno
bueno que cuando José Luis sembró en nosotros y la semilla cayó, murió y dio fruto. Los que no dan fruto es
porque su terreno no es bueno y la semilla no muere y cuando viene el aventador, se los lleva enredados. Pero
nosotros que estamos bien cimentados, cuando pasa el aventador, solo nos echa fresco en el rostro pero no nos
mueve. Qué rico es el aventador verdad, te da fresco y saca la paja del medio.
Ahora vamos a ver lo que pasa cuando el trigo y la cizaña crecen en el mismo terreno. Mateo 13:24-30 “Les
refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla
en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se
fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los
siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde,
pues, tiene cizaña? Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que
vayamos y la arranquemos? Él les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el
trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los
segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi
granero.” Quiere decir que en tu terreno puede venir el enemigo y sembrar cizaña. Pero si tu terreno es bueno, la
cizaña es sacada al tiempo de la siega. Pero no le hace daño a tu terreno. Por eso es que el Rey deja que la
cizaña crezca junto al trigo. Al Rey le encanta aventar, a él le encanta limpiar. Él siempre está aventando y a los
que no estén bien cimentados y no han escuchado bien los detalles, ellos pasan muchos dolores hasta que dejen
de ser.
Que bueno que nosotros hemos respetado a nuestro Dios y hemos sido obedientes a sus instrucciones y ahora él
está tan agradado con nosotros y pronto lo vamos a ver. Ya llegamos a la tierra prometida Abba MelquisedecMiguel!
Rey de Salem
CLASE 664 EL AVENTADOR
Los niños de Gracia damos gracias a nuestro Dios Melquisedec-Miguel; porque nos enseñan
que esto es solo para los que escuchan bien los detalles. Y para escuchar bien los detalles tú
tienes que estar totalmente descontaminado de toda carne y espíritu. Ellos nos felicitan por
estar dispuestos para la batalla a toda hora. Sabemos que aquí solo caben los valientes de
Melquisedec-Miguel y esos somos nosotros.
Abba Melquisedec-Miguel, viven para siempre nuestros Reyes!!!
CUESTIONARIO
1. ¿Quién es el Aventador?
____________________________________________________________________
2. ¿Que significa que tu oído es dócil?
_______________________________________________________________
3. ¿Por qué dice, el que tiene oídos para oír, oiga?
______________________________________________________________________
______________________________________________________________________
4. ¿Por qué ustedes sí ven y ellos (los insensatos) no?
____________________________________________________________________
5. ¿Que pasa cuando el trigo y la cizaña crecen en el mismo terreno?
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
6. Completa el texto:
Que bueno que _______________ hemos _________________ a nuestro Dios
y hemos sido _________________________ a sus instrucciones y ahora él
está tan ___________________ con nosotros y pronto lo vamos a _________.
Ya llegamos a la _______________
____________________ Abba
Melquisedec-Miguel!
elquisedec y
iguel
Rey de Salem
CLASE 664 EL AVENTADOR
Los niños de Gracia damos gracias a nuestro Dios Melquisedec-Miguel; porque nos enseñan
que esto es solo para los que escuchan bien los detalles. Y para escuchar bien los detalles tú
tienes que estar totalmente descontaminado de toda carne y espíritu. Ellos nos felicitan por
estar dispuestos para la batalla a toda hora. Sabemos que aquí solo caben los valientes de
Melquisedec-Miguel y esos somos nosotros.
Abba Melquisedec-Miguel, viven para siempre nuestros Reyes!!!
Trigo
Cizaña
-------------------------------------------------------------------------------Por Melquisedec-Miguel!
Lisbet es mi Madre
Soy de JH
Soy de Melquisedec-Miguel
JH va a volver
M-M me limpian
Yo solo leo las 14 epístolas de Pablo
Obedezco a mi Madre Lisbet
No me someto a Lisbet
Lisbet no es uno con Melquisedec
Los niños de Gracia recortan las frases y las separan y pegan donde corresponden. También pueden
colorear el aventador. El colaborador le recuerda a la SR que nuestro Dios es el aventador y nos limpia
con las instrucciones que trae nuestro Arcángel Miguel, para poder oír bien los detalles y así El separa
el trigo de la cizaña. Abba Melquisedec-Miguel porque ya llegamos a la tierra prometida!!!
Descargar

Presentación de PowerPoint