Universidad Nacional San Luis Gonzaga
Facultad de Ciencias de la Comunicación Turismo y Arqueología
Escuela de Ciencias
de la Comunicación

Ing. Cruces Hernández Guerra
SEGURIDAD PERIODISTICA
En los últimos 12 años más de mil cien periodistas y
trabajadores de medios han sido asesinados por su ejercicio
profesional.
Murieron porque alguien no simpatizaba con lo que
escribían o decían, porque estaban investigando lo
que alguien no quería que fuera investigado, porque a
alguien no le simpatizaba el periodista o simplemente
porque estaban en el lugar equivocado, en el
momento equivocado.
Cada trabajo tiene sus riesgos y los
periodistas, quienes deben dar a
conocer lo que alguien quiere que se
mantenga en silencio, enfrentan un
riesgo mayor. Pero hoy día, los
peligros son terriblemente grandes.
En algunas partes del mundo, el
acoso, las amenazas y acciones
peores, se han convertido en parte
inevitable de la profesión.
Al cubrir la guerra o un conflicto
civil los riesgos aumentan y
muchos periodistas pierden su
vida. En el conflicto de los
Balcanes, desde el momento
mismo
en
que
Yugoslavia
comenzó a dividirse en 1991,
aproximadamente
ochenta
periodistas y trabajadores de
medios fueron asesinados.
En otras regiones aumenta la lista de periodistas convertidos en
objeto de agresión: Palestina, Colombia, Argelia, Chechenia, Irak,
Sierra Leona, o Afganistán con el asesinato de ocho periodistas
durante el 2001 y Pakistán, donde fue asesinado el reportero del Wall
Street Journal, Daniel Peral, en 2002. No es sorprendente, entonces, el
cuestionamiento de la Federación Internacional de Periodistas, FIP, en
agosto de 2002: ¿No es muy alto el costo para conseguir la historia
del conflicto?
Cada muerto es una
tragedia para amigos y
familiares y un evidente
desperdicio de talento.
Estas muertes violentas
no recogen la
historia completa, pues
los informes oficiales se
centran
en
aquellos
colegas asesinados en
guerras,
conflictos
civiles, o sobre quienes
han sido amenazados.
Los
ataques
contra
periodistas
transmiten un efecto escalofriante:
desactivan la habilidad investigativa de
muchos colegas y le niegan al público
su sagrado derecho a ser informado.
Muchas veces este es el objetivo. La
violencia contra los periodistas es una
política deliberada de sujetos que
hacen trampa, roban y violentan a sus
comunidades, para evitar la exposición
y permanecer en la sombra.
Los medios de comunicación ha destacado la muerte
de corresponsales internacionales como Daniel Pearl,
reportero del Wall Street Journal, secuestrado y
asesinado en Pakistán en 2002;
Raffaele Ciriello, fotógrafo italiano, quien cayó por el
fuego de una ametralladora israelí en el centro de
Ramala, en marzo del 2002;
Kurt Schork y Miguel Gil Moreno asesinados en Sierra
Leona en mayo de 2000. Sin embargo, es necesario
recordar que de los mil ciento noventa y dos
periodistas asesinados desde 1990, más del 90%
nacieron y trabajaban en la tierra donde fallecieron.
Los corresponsales extranjeros son victimas de alto
perfil pero la mayoría de las víctimas son locales.
Cuando el asesinado es un reportero que trabajaba
en su propia comunidad, la noticia tiene poco
impacto fuera de su país.
Los periodistas locales están expuestos a más riesgos
porque viven en la región donde trabajan. Cuando el
cubrimiento finaliza, no pueden abordar un avión y
huir.
Sin embargo, hay mucho que los
periodistas y trabajadores de
medios pueden hacer para elevar
la seguridad y reducir el riesgo.
no distinguen entre
periodistas “malos” y
“buenos”
Generalmente quienes
atacan a los medios
con violencia,
Los periodistas que trabajan en
cubrimientos peligrosos pueden
cuidarse mutuamente,
aunque lo hagan con
organizaciones de noticias
“rivales”.
La importancia de la
seguridad
La seguridad es una cualidad positiva.
Es necesaria para cumplir bien y de
manera rápida con el trabajo.
Es un atributo, no una obligación. Un buen
periodista cultiva sus conocimientos sobre
seguridad, y desarrolla habilidades al
entrevistar e investigar.
La seguridad se traduce en pensar a futuro,
estar preparado, observar lo que sucede y
reflejarlo en su significado.
Un buen conductor mira la carretera;
un conductor veloz mira el velocímetro.
El
trabajo
del
periodista consiste •Un periodista que se
en
narrar,
no arriesga innecesariamente,
no se está comportando de
convertirse en una
historia.
manera profesional
Por lo tanto puede • Algunos corresponsales en
obstaculizar que la zonas de guerra, están
animados por una cultura
historia
sea machista y una enfermiza y
narrada
o
la competitiva urgencia por el
peligro.
imagen vista.
Pero el buen periodismo hace referencia a la
credibilidad y no a una alta dosis de
Adrenalina.
Los periodistas que adoptan una actitud de “gloria
o muerte”, usualmente se enfocan en la gloria en
vez de la muerte, y pocas veces piensan en los
perjuicios que pueden acabar con sus carreras.
Reporteros imprudentes han puesto en peligro la
vida de técnicos, conductores y traductores que
hacen posible su trabajo. Y en muchas ocasiones,
los riesgos han sido innecesarios
¿Vale la pena morir por cualquier historia o imagen?
no
si
Las mejores historias e imágenes adquieren valor solamente
cuando son vistas o leídas.
Un periodista asesinado o herido no puede escribir o procesar una imagen.
Un
periodista
vivo
es
infinitamente más efectivo que
uno muerto.
Y como nadie puede eliminar todos los
peligros de la profesión, los reporteros
pueden anticipar los peligros, reducir los
riesgos y realizar un cubrimiento de
manera segura.
Descargar

seguridad periodistica